Un presidente para Haití.


El pasado 12 de enero todo el mundo observó con terror las imágenes de todo un país que se venía abajo. Haití, la nación más pobre del hemisferio occidental, sufría los embates de un terremoto que lo dejaba prácticamente en las ruinas. El mundo, movido por compasiones genuinas y cosméticas, prometió miles de millones de dólares en ayuda (10 mil millones más o menos) y movilizó a miles de socorristas y convoyes de ayuda. Una parte importante de la destrucción del país pudo explicarse por la corrupción endémica que durante años ha asfixiado a los haitianos y simbólicamente, mientras la confianza en su clase política tambaleaba, el palacio presidencial se encontraba en ruinas.

Este 28 de noviembre los haitianos elegirán un nuevo presidente y los medios internacionales andan entusiasmados con una inesperada candidatura. El cantante haitiano-americano Wyclef Jean  inscribió su candidatura pocos días antes del límite para hacerlo y ha iniciado ya en regla su campaña para acceder a la presidencia de su país. Su plataforma se sostiene sobre dos fundamentos: su interlocución directa con los jóvenes y su promesa de renovación respecto a los políticos tradicionales que durante décadas se han robado al país.

Pero sus fortalezas también son sus debilidades. Como tantos otros antes que él, su condición de celebridad puede hacerlo ver como poco preparado para el cargo (sin contar con su juventud, tiene 37 años). Si es inteligente, y por lo menos sus asesores estadounidenses lo serán, responderá a esta posible critica como lo propone la revista Time, resaltando que su fama e interlocución internacional lo ayudará a mantener la atención sobre Haití y evitar que se le deje en el olvido. Sus relaciones con el ex presidente Bill Clinton, que lidera el esfuerzo estadounidense en la reconstrucción del país, son bastante buenas y fluidas, lo que no es despreciable.

Apostar en una elección por el apoyo de la juventud es sin embargo un riesgo (algunos casos recientes pueden atestiguarlo) porque los jóvenes son inconsistentes en sus afiliaciones y pueden cambiar con rapidez un entusiasmo inicial por la apatía y las elecciones se pierden cuando ell candidato deja de despertar interés. Mantener la atención de los jóvenes haitianos será el reto de Wyclef, uno para que él mejor que nadie debería estar preparado.

Finalmente, su propuesta de renovación puede ser muy bien acogida, pero tendrá que ser  muy cuidadoso cuando trace la línea entre “ellos y nosotros”, pues la polarización del país en momentos como el que atraviesa no le conviene a nadie. Sin embargo, esta misma imagen le ha ganado la confianza  del entorno internacional y todo el entusiasmo mediático con su candidatura así lo demuestra. La principal preocupación de los estados donantes se refiere al modo en que se distribuye la ayuda y a los reales beneficiados, temen la famosa corrupción de las autoridades haitianas. Y aquí entones reside otra de las ventajas de Wyclef Jean, los donantes podrían sentirse más a gusto despachando sus ayudas con él como presidente. Y esta es una promesa sencilla, pero cierta y poderosa, que le puede ganar el cargo.

¿Cree que los artistas están preparados para ejercer en cargos públicos? Cuénteme lo que piensa, comente.

Anuncios

2 Responses to “Un presidente para Haití.”


  1. 1 Jairo H. Quirós 11 agosto, 2010 en 12:21 pm

    Haití merece toda nuestra consideración: fué el primer estado libre del Nuevo Mundo y el presidente de entonces, su lider, admirador de Bolivar y su causa emancipadora, le ayudó con armamento, barcos de guerra, pertrechos y dinero para que emprendiera la reconquista de Venezuela e iniciara la liberación de las demás colonias españolas de América del Sur, a partir de su desembarco en Cartagena. Así que, los hijos de esa gesta libertadora,tenemos una deuda de gratitud con el pueblo haitiano que nunca hemos saldado; ni siquiera Bolivar. Ya podrás comprender, Santiago,que para los latinoamericanos debe ser un compromiso moral ayudar a salir a este pueblo hermano de una postración que nos indigna.La situación es tal, que para el pueblo haitiano, siempre pondremos nuestra esperanza en que puedan emprender la senda del desarrollo con la ayuda, también, de toda la comunidad internacional, en particular, de aquellos países imperiales que a lo largo de la historia lo han sojuzgado. Me llamó mucho la atención la mención del presidente Santos en su discurso de posesión pero hubiera deseado que mencionara algo en el sentido que yo lo he expresado. Para finalizar, me atrevo a sugerirte que leas “Biografía del Caribe” de Germán Arciniegas, para que te des cuenta de la saga y los avatares de este pueblo hermano.

  2. 2 realpolitikmundial 11 agosto, 2010 en 6:12 pm

    En esta dirección se puede ver un grafico muy interesante sobre las donaciones internacionales a Haití (http://www.informationisbeautiful.net/2010/haiti-earthquake-whos-given-what/). Sobre todo diciente que los países latinoamericanos han tenido un palido papel en este sentido, aunque Brasil es uno de los que más dona.
    Lo que dices es cierto, el terremoto de Haití (pero en la actualidad sobre todo la recostrucción del país) debe despertar el interes de los ciudadanos y gobiernos latinoamericanos. La construcción de un Haití estable y prospero es beneficiosa para todo el hemisferio y en el esfuerzo por hacerlo no todos deben particiar.

    Gracias por leer y comentar.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: