Construcción estatal en Afganistán, el desafío de Estados Unidos.


La única forma de que los estadounidenses abandonen Afganistán, sin que tras de ellos se desmorone el país, es que logren construir un Estado relativamente fuerte que pueda mantener en cintura a las tribus y clanes que antes manejaban la política afgana.

Sin embargo, tras casi nueve años de ocupación, Estados Unidos puede mostrar pocos logros en cuanto a la mejoría de la capacidad de las autoridades afganas para gobernarse a si mismas sin la ayuda de las fuerzas internacionales o, en tal caso, de los extremistas islámicos. Si la efectiva retirada de las tropas de la OTAN y Estados Unidos de verdad se realizará el próximo año, hay algunos desafíos importantes que el General Patraeus (Comandante de las fuerzas en Afganistán) deberá enfrentar con limitaciones de tiempo, recursos y apoyo en casa.

El primer desafío importante es que el gobierno afgano es corrupto, tanto en su funcionamiento, como en la elección de representantes y funcionarios, la democracia afgana es tan insípida como está cooptada por los poderes regionales de clanes y señores  de la guerra. Los afganos votan según son amenazados o comprados, las mujeres son “disuadidas” para que no se presenten a las elecciones y los extremistas han encontrado en la nueva y débil democracia una nueva arma para ejercer presión o hacerse con algo del poder estatal.

Pero no es lo único que los estadounidenses enfrentan, también está el inepto ejercito afgano (ANA, por su siglas en ingles) que aunque ha sido entrenado y equipado exhaustivamente por las fuerzas aliadas, con la idea de que una vez estas se vayan puedan mantener el control del país, mantienen un record poco honroso de acciones ineficaces, fuego amigo e infiltración de militantes talibanes.

Finalmente, el general Patraeus deberá mantener a raya a los pakistaníes, que conservan una importante influencia sobre los talibanes y el gobierno afgano. Es difícil sin embargo, porque la relación entre Estados Unidos y Pakistán no ha hecho sino empeorar en los últimos meses y los intentos de Washington por acercarse a India (queriendo  fortalecer a un contrapeso para China) no le ha gustado para nada a los pakistaníes, que todavía ven en India a su némesis.

El caso es que las perspectivas de una victoria en Afganistán (entendida como que a la ida de las fuerzas internacionales el país no retorne a manos de El Talibán) no auguran un camino fácil para los próximos meses. Sin embargo, me gustaría pensar que las insipientes y jóvenes instituciones de Afganistán han logrado darles a los afganos una probada de valores y derechos que hace diez años ni siquiera soñaban y que no se dejarán quitar con tanta facilidad, ni por El Talibán, ni por sus corruptos gobernantes, ni por la interferencia de Pakistán. A fin de cuentas, es en sus manos, y no en las estadounidenses, en las que reposa el futuro de su país.

¿Qué opinión tiene de la guerra en Afganistán? ¿Cree que es posible una victoria de la OTAN y Estados Unidos? Cuénteme lo que piensa, comente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: