Tiranía (3 de 3): de cómo el 2011 será menos democrático.


El año 2011 parece empezar bastante mal para la democracia en varios países del mundo: autoritarismo, coerción, recorte de libertades, corrupción y manipulación de los sistemas electorales. A continuación, tres entregas que revisan algunas perspectivas de estos fenómenos en el mundo. Primero intentando dar claridad a qué es un régimen democrático (El ideal democrático), luego identificando los métodos mediante los cuales se manipula y utiliza el prestigio democrático (La democracia como apariencia) y finalmente, revisando algunos eventos puntuales (De cómo el 2011 será menos democrático).

De cómo el 2011 será menos democrático:

Ya hablé de Chávez en el artículo anterior de esta serie, de la forma como su gobierno ataca a las instituciones democráticas venezolanas utilizándolos a ellas mismas para el trabajo sucio. Ahora bien, por más preocupante que estas prácticas puedan ser, un incidente ocurrido hace unos meses parece indicar una posibilidad aún más perjudicial para el futuro de Venezuela que otra reelección del presidente. Así, enfrentado contra la posibilidad de que el chavismo fuera vencido en 2012, un general del ejército venezolano aseguró que las fuerzas armadas no permitirían un gobierno de la actual oposición. Chávez, antes que desmentir la amenaza dictatorial, lo ascendió.

Pero la ‘erosión de la democracia’, como la llama el informe del Índice de Democracia 2010 de la revista The Economist, es un fenómeno mucho más generalizado y que no se limita a los autócratas tropicales como Chávez. El 2010 también vio como el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, se reelegía por cuarta ocasión consecutiva (gobierno desde 1994), entre las acusaciones de fraude de la oposición y la agresión de las fuerzas de seguridad (constituidas y apadrinadas por Lukasehnko) hacia los manifestantes que protestaban el resultado de la elección. El bielorruso, considerado como ‘el último dictador de Europa’, ha constituido en su país un sistema cuasi soviético, donde los medios de comunicación y casi el 80% de la industria es estatal, donde se persigue y aplasta el disenso y se celebran elecciones arregladas cada cuatro años intentando ganar la aprobación de EEUU y la UE para ayuda económica.

Rusia, por otro lado, tampoco mejora. Desde la caída de la URSS, los rusos han luchado con su débil democracia contra el autoritarismo y la plutocracia. Sin embargo, parecía que durante los 90 no encontraban un sistema que pudiera satisfacer a las clases dirigentes, a los políticos e incluso a los nostálgicos del socialismo. Vladimir Putin configuró este nuevo orden desde que ascendió al poder a finales de los noventa, conformando una tripleta oligarquía-plutócratas-gobierno que, no hace falta decirlo, no se comporta muy democráticamente. Recientemente, por ejemplo, un rico industrial y petrolero decidió aislarse de la cámara clientelar y corrupta del gobierno, recibiendo por esto una acusación y condena de la justicia rusa. La condena despertó el rechazo mundial, a lo que el juez ruso respondió aumentando la pena que el petrolero tendrá que pagar en al cárcel.

Así, Putin, del que algunos analistas internacionales guardaban esperanzas de que llevara algo de justicia al difícil sistema ruso cuando accedió al poder, ha decidido finalmente que el camino de su país no es el de la democracia.

Pero los ejemplo, sobran. En Irán se restablecen los procesos judiciales contra miembros de la oposición, leyes de control de los medios de comunicación pasan en Ucrania y otros países de Europa Central, los autócratas de Medio Oriente y el África sub sahárica mantienen indemne su poder y la muralla informática china contra la información pro occidental y democrática en internet parece funcionar mejor de lo que todos habrían pensado.

La democracia retrocede en 2011, lo que hace parte de una tendencia que empezó hace unos años y que la crisis financiera de 2008 sólo ayudó a impulsar. Autócratas y fundamentalistas amenazan lo que se ha ganado con tanta dificultad en las últimas dos décadas en términos de participación política, libertades individuales y, en general, derechos humanos.

¿Cómo se puede corregir la tendencia anti-democrática? ¿De quién es la responsabilidad? ¿La clase gobernante? ¿La ciudadanía?  Cuénteme lo que piensa, comente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: