Sobre las últimas revoluciones.


Medio Oriente esta en llamas, pero ni es una guerra entre estados, ni una invasión extranjera la culpable. Sus ciudadanos, azuzados por la crisis económica y el alto desempleo, se han tomado las calles de las principales ciudades exigiendo la renuncia de los dictadores que los gobiernan desde hace años. Estas revueltas importan, porque podrían cambiar el panorama del mundo árabe para siempre.

Aún así, un régimen más democrático en los países árabes puede llegar a ser más peligroso para occidente que el de un despiadado autócrata, pues deja abierta la posibilidad de que facciones o partidos islamistas, que habían sido controlados  por los ahora depuestos dictadores, ganen fuerza dentro de los nuevos gobiernos o incluso, se hagan ellos mismos con el poder. Digo esto, claro, intentando sonar lo menos hipócrita que pueda, dadas mis anteriores opiniones. Sin embargo, siempre existe una distancia importante entre las circunstancias en las que nace una democracia.

El problema finalmente, es que los nuevos gobiernos nacidos de estas revoluciones no sean las democracias pro occidentales y sobre todo, anti islamistas que Estados Unidos y Europa quisieran. Este peligro, el de la instauración de regímenes con fuerte presencia de grupos fundamentalistas en países claves para los intereses mundiales, representa un desafío para la estabilidad internacional.

Por dos razones.

La primera, porque la transición de estos países de un sistema autocrático a una democracia supone muchísimos riesgos y desafíos para su institucionalidad y sus fuerzas políticas. El reacomodo de intereses y poderes siempre supone algo de desorden y el cambio abrupto, lo complica todo; la combinación perfecta para mayores desordenes, enfrentamientos y, si todo sale mal, incluso una guerra civil. No hay mucha claridad, ni consenso respecto a qué va a emerger una vez el agua se asiente, aunque muchos temen una “iranización” de la región, donde regímenes similares al iraní se instalen en los países que estrenarían democracias.

La segunda, porque algunos de los países ‘en la mira’ de caer por causa de protestas de sus ciudadanos ocupan lugares estratégicos para los intereses internacionales. La geopolítica es importante. Egipto, por ejemplo, no sólo era un régimen apoyado por Estados Unidos, sino que contaba con una fuerza diplomática importante en la región. De la misma forma, mantenía desde hacia algunos años una relación de cercanía con Israel, luego de luchar tres guerras. Hillary Clinton no exageraba al afirmar que el país se constituye en un “ancla de estabilidad”.  El canal del Suez, por supuesto, siendo el cuello de botella más importante para el comercio marítimo internacional (casi todo el petróleo del Golfo Pérsico que va a Europa pasa por ahí), también representa una preocupación importante para la comunidad internacional.

La situación tiende a empeorar, mediante el ‘virus’ se expande por toda la región y otros países, como Siria o Arabia Saudita, otrora despreocupados de ese tipo de asuntos, empiezan a ponerse nerviosos.

¿Cuál será la extensión de las revueltas? ¿Caerán más gobiernos de la región? ¿Incluso de más lejos? ¿Qué vendrá luego, democracias liberales o teocracias islamistas? Cuénteme lo que piensa, comente.

Anuncios

5 Responses to “Sobre las últimas revoluciones.”


  1. 1 Jairo H. Quirós 2 febrero, 2011 en 10:25 am

    Ciertamente es una situación difícil de predecir. Desde el punto de vista nacional, quisiéramos tener democracias con desarrollo y justicia social , a lo que se opone el fundamentalismo religioso. Y por otro lado, desde el interés internacional, dada la dependencia de Estados Unidos y otras potencias occidentales del petroleo, considero que pocos cambios pueden haber en estos regímenes totalitarios que ya no ocultan su resentimiento cultural contra occidente y la intentona de cambios de occidente podría incrementar los enfrentamientos internacionales. Realmente son muy grandes las diferencias culturales entre estos dos mundos y por tanto, muy difícil una aproximación a soluciones duraderas.

  2. 2 Santiago Silva Jaramillo 2 febrero, 2011 en 7:47 pm

    Claro, los eventos en Oriente, pero sobre todo en Egipto, son muy dificiles de predecir, preguntas por cúando caerá Mubarak, cómo lo hará, quién o qué lo reemplazará. Son todas ellas tan relevantes para las perpectivas de la región y del mundo como complicadas de responder con seguridad.
    Un gusto que me sigas leyendo y comentando, tío.

    Un saludo


  1. 1 El mundo en 2011 « RealPolitikMundial Trackback en 21 diciembre, 2011 en 2:12 pm
  2. 2 Contexto internacional: Entendiendo la “Primavera árabe” | RealPolitikMundial Trackback en 16 julio, 2013 en 7:52 am
  3. 3 best way to smoke weed Trackback en 23 septiembre, 2014 en 9:33 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: