3 lecciones del desastre en Japón.


Terremoto+Tsunami+Desastre nuclear=Lecciones para el mundo.

  1. Nunca se está ‘demasiado’ preparado: es difícil decir que el mejor país para sufrir un desastre de esta magnitud era Japón, pero lo era. No porque lo mereciera, ni mucho menos, sino porque estaba mejor preparado que cualquier otro para enfrentarlo. Los japoneses han vivido siempre con la sombra del desastre sobre ellos, tanto su arquitectura como su cultura de la prevención y la prudencia nacen de milenios de soportar la inestabilidad de la isla. Aún así, incluso los previsores japoneses se vieron superados por el sismo de 9.0 grados en la escala de Ritcher y sus consecuencias, lo que supone un poderoso argumento a favor de las suficientes disposiciones para prevenir y enfrentar estos desastres.
  2. La energía nuclear no es popular, pero eso no la hace menos necesaria: luego de los estallidos y las fisuras de los reactores de la planta nuclear de Fukushima, averiada por el terremoto y el tsunami, países como Alemania y China detuvieron sus proyectos de construir nuevas centrales e incluso adelantan inspecciones sobre las que están en operación. Otros, como Venezuela, detuvieron sus propios programas por completo. El miedo  a sufrir accidentes similares se apoderó de muchas naciones y algunas organizaciones ambientalistas incluso han impulsado protestas buscando presionar una reevaluación de la utilización de la energía nuclear. El problema es que para muchos países (entre ellos Japón) las plantas nucleares ha representado una solución a sus problemas de generación de energía e incluso, a los de la protección al medio ambiente. Porque, sin esta alternativa, las grandes potencias económicas tendrían que recurrir a centrales de gas o carbón, muchísimo más contaminadoras, menos eficientes y más costosas. Y ese es el dilema, que ninguna alternativa en generación de energía (con la tecnología actual) es suficientemente buena.
  3. El liderazgo es una necesidad fundamental: Japón ha sufrido en los últimos años una escasez de liderazgo como pocas en su historia, décadas de primeros ministros sin talante o visión, que se han hundido en el pantanoso escenario de la política local y han sido incapaces de proveer al pueblo japonés de la guía para superar el estancamiento económico y social de una potencia mundial en clara decadencia. Naoto Kan, primer ministro japonés, había sufrido algunos reveses políticos en las últimas semanas y antes del desastre, se estaban reuniendo las condiciones para su renuncia. Sin embargo, el terremoto lo cambió todo e incluso cuando Kan no ha sido especialmente activo o visible en la crisis, todo su gobierno recibió el impulso de la unidad nacional a causa del desastre y la preocupación por el futuro. Lo difícil es determinar cuanto le durará y si logrará utilizar esos réditos políticos para encaminar efectivamente a su país en el el camino de la recuperación.

¿Qué otras cosas se pueden aprender del desastre en Japón, sobre todo, de cómo lo han recibido los japoneses? ¿Cree que el país asiático podrá recuperarse? Cuénteme lo que piensa, comente.

Anuncios

3 Responses to “3 lecciones del desastre en Japón.”


  1. 1 Jairo H. Quirós 23 marzo, 2011 en 6:00 pm

    Quiero aprovechar, Santiago, tu esclarecedor artículo, para referirme a un correo en power point que guardé y que ahora me parece muy actual, ante las posibilidades de un nuevo desastre atómico en Japón y el cuestionamiento que viene teniendo el uso de la energía nuclear.Se trata de la posibilidad real de utilizar la energía radiante para transformarla en energía libre y gratuita, en beneficio de toda la humanidad.Este fue el logro alcanzado por Nicola Tesla, científico serbio colaborador de Thomas Alba Edison y de cuyas patentes científicas se aprovechó Marconi para producir la transmisión inalámbricas de ondas de radio.Dasafortunadamente todos su trabajo científico fue “escondido” intencionalmente y su nombre ignorado por la sociedad científica de su tiempo, por marchar en contra corriente y ser estorbo para los grandes intereses económicos. ¿No es hora, pues, de vencer estos grandes egoísmos y trabajar mancomonadamente en el reemplazo de la energía nuclear por otra fuente más benévola con el planeta y con el ser humano?

    • 2 Santiago Silva Jaramillo 24 marzo, 2011 en 8:46 am

      Es verdad, el debate sobre los beneficios y peligros de la energía nuclear es amplio e implica la discución sobre las necesidades energeticas, pero también ambientales, del desarrollo económico actual.
      Porque sin una fuente real y efeciente de generación de energía, es impensable la posibilidad de sacar a millones de personas de la pobreza. De la misma forma, la sostenibilidad ambiental de esta expansión es también una preocupación fundamental.
      La energía nuclear es buena porque durante el funcionamiento normal de una planta, resulta más barata y limpia que quemar carbon o incluso gas. Es la posibilidad de sufrir un accidente lo que en su mayoría juega en su contra.
      La clave esta en las alternativas, pero mientras no exista una de estas que suponga los mismos beneficios en costos y generación eficiente de energía, es bastante improbable que podamos reemplazar la dependencia del mundo de la energía nuclear.

      Un saludo y gracias por comentar.


  1. 1 África en llamas. « RealPolitikMundial Trackback en 30 marzo, 2011 en 8:02 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: