¿E Israel qué?


De cómo Israel ha sido el más perjudicado con las revueltas árabes.

La historia del Estado de Israel ha sido una de terribles dificultades, guerras, coaliciones, terrorismo y ha estado entrelazada, aunque no quisiera, con los palestinos y sus 62 años detrás de su propio Estado. El conflicto palestino-israelí ha vivido contantes cambios durante su larga duración, negociaciones se han entablado y roto con excesiva rapidez y todo esto ha llevado a que una salida sea vista con resignado pesimismo en toda la comunidad internacional. No por nada, ambas partes han aprendido a vivir con el conflicto, buscando adaptarse y no ceder en un solo punto de sus pretensiones y medios, sin importar lo ilegales o injustos que puedan ser.

La situación entre Israel y los palestinos sin embargo, ha presenciado varios eventos externos que inevitablemente afectaran su dinámica; el estancamiento se ha roto, pero el desarrollo de los eventos no parece dirigirse hacia la paz.

Por un lado, están las revueltas árabes. Desde su inicio, Israel mantuvo una actitud prudente, esperando hacia donde soplaba el viento, sin embargo, la posibilidad que los nuevos regimenes en estos países (sobre todo en Egipto) contaran con presencia de partidos políticos o grupos religiosos contrarios a sus intereses, empezaron a presionar a Estados Unidos y Europa para intervenir (o dejar de hacerlo) en la región. Lo cierto es que Hosni Mubarak, el hombre fuerte egipcio derrocado hace unos meses, había construido una relación de cercanía con Israel extraño en el mundo árabe e incluso había participado del cercamiento de la Franja de Gaza, ayudando a las sanciones que Israel mantenía sobre el grupo terrorista Hamas, que la controlaba.

Sin Mubarak en el poder (y con una tenue democracia en desarrollo) Egipto no solo ha dejado de ayudar a Israel, sino que ha empezado a inclinarse por los palestinos.

En segundo problema nace en Siria. El país (que limita con Israel en el noreste, donde tropas israelíes ocupan la zona de los “Altos del Golham”) atraviesa su propia crisis gracias a las revueltas de los musulmanes sunitas en contra del presidente Bashar al-Assad. El líder sirio ha ordenado una represión a gran escala por parte del ejército, que se encuentra bajo su control, pero los sirios han resistido y Assad se ha visto en aprietos para imponerse. Sin embargo,  Bashar encontró hace unos días una manera inteligente (y que muchos otros líderes árabes han utilizado antes) para distraer la atención y el odio de sus compatriotas: el odio a Israel.

En efecto, Siria es uno de los enemigos jurados de Israel, pues no solo han peleado un par de guerras, sino que mantienen una difícil disputa sobre el Líbano y el apoyo sirio al grupo terrorista Hizbolla. En días pasados, sobre las fronteras israelíes protestaron cientos de sirios y palestinos, pero lejos de la espontaneidad de otras demostraciones, éstas coincidieron con las difíciles circunstancias del régimen de Assad en Siria. Es bastante probable que Bashar haya intervenido, promoviendo las revueltas en contra de Israel para ganar algo de tiempo sobre sus problemas internos, pero si las demostraciones toman impulso, pueden volverse una seria amenaza contra los israelíes.

Pero para completar la mala racha de Israel, las últimas semanas han visto como una iniciativa para reconocer un Estado palestino prospera en la ONU, mientras que el presidente estadounidense, en un reciente discurso sobre su política frente a Medio Oriente, reconoció que la única manera de llegar a la paz entre palestinos e israelíes es sobre las fronteras que ambos tenían en 1967. De la misma forma, las dos facciones palestinas (Hamas y Fatah) se reconciliaron después de un par de años, anunciando una nueva unidad Palestina.

Todo esto resulta terriblemente inconveniente para Israel, pero el problema de fondo es que teniendo tanta presión sobre ellos, los israelíes apoyarán las duras posturas de su primer ministro Benjamin Netanyahu, dejando de lado cualquier intento de retomar las negociaciones de paz y abriendo la puerta para el posible recrudecimiento del ya largísimo conflicto.

¿Cómo queda Israel frente a todos estos inconvenientes? ¿Es posible alcanzar la paz en Medio Oriente? Cuénteme lo que piensa, comente.

Anuncios

0 Responses to “¿E Israel qué?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: