Un mundo de nadie.


De cómo las migraciones están cambiando el mundo en el que vivimos.

El número de migrantes en el mundo en el año 2010 fue de 214 millones de personas, según cifras de la IOM (International Organization for Migration), un incremento importante de los 150 millones de 2000. De esta forma, el 3,3% de la población total del planeta es migrante, es decir, no es nacional el país donde reside. Países como Qatar o Singapur mantienen un amplio porcentaje de población migrante, dado los requerimientos de sus economías de mano de obra y tasas bajas de crecimiento de la población local. De esta forma, más de 400 billones de dólares son enviados por los migrantes de vuelta a sus países de origen en forma de remesas, donde tres cuartos de ésta cantidad se direcciona a países en vías de desarrollo.

Así, las poblaciones migrantes han constituido grandes comunidades lejos de sus países de origen en un mundo donde las distancias se acortan, pero las barreras se amplían. Las dinámicas migratorias (y anti-migratorias) se han convertido entonces en una realidad que cobra cada vez mayor importancia en la realidad demográfica mundial.

Países como Estados Unidos, España e Italia reciben millones de inmigrantes (sobre todo de países en vía de desarrollo) cada año. La mayoría de estos movimientos son ilegales (en tanto los migrantes no cuentan con los permisos para vivir o trabajar en esos países) y constituían hasta hace unos años un problema de mediana importancia en estas sociedades. Sin embargo, con la crisis económica encima, tanto en Estados Unidos como en muchos países de Europa, las legislaciones en temas migratorios se han endurecido.

Desde considerar a los inmigrantes ilegales como a criminales en Arizona, como a aplicar deportaciones masivas con gitanos de Europa o prohibir el velo de las niñas musulmanas en las escuelas francesas. Las migraciones de los últimos veinte años están generando conflictos en las sociedades a donde estas mareas de personas están llegando. En Estados Unidos, el presidente Barack Obama y el Congreso llevan meses dilatando una reforma migratoria cuyo alcance y dureza son todavía materia de intenso debate. Mientras tanto, los partidos de extrema derecha europea ganan terreno en los parlamentos y gobiernos de países como Suecia, Holanda o Francia, al dar voz a la xenofobia general que invade a una parte importante de la frustrada población inmersa en la crisis económica.

Pero la inmigración ilegal no es la única manera de migración que representa problemas políticos en el mundo. En 2009 hubo 27 millones de personas desplazadas internamente en el planeta, un incremento de seis millones una década atrás. De igual manera, el número de refugiados, aunque con un leve declive de sus niveles a comienzos del 2000, alcanza algo más de 15 millones de personas.

Las últimas semanas ha visto cómo miles de norteafricanos, huyendo de la guerra en Libia y las tensas situaciones sociales y políticas en Túnez y Egipto, prueban su suerte en el embravecido mediterráneo con la esperanza de alcanzar las costas europeas. Cientos se han ahogado y los que han sobrevivido a la travesía se encuentran con los gobiernos europeos, recelosos, que buscan todas la maneras para pasarse el problema unos a otros.

¿Es la inmigración un problema o una oportunidad? ¿Puede Europa y Estados Unidos asumir este flujo de personas sin perder algo de su identidad? ¿Será pacífico este proceso? Cuénteme lo que piensa, comente.

Anuncios

7 Responses to “Un mundo de nadie.”


  1. 1 Felipe Arango 16 junio, 2011 en 8:19 am

    Quiubo Santiago. Te felicito por un año de excelentes artículos. Sobre tu última entrada quisiera comentar lo siguiente: creo que la prohibición del porte del velo integral en lugares públicos así como las deportaciones de la población ROM, si bien están relacionadas con los flujos migratorios, tienen causas más profundas que tienen que ver con las políticas de procesamiento de la diversidad cultural. En Francia la población que más reivindica el uso del velo no es inmigrante en realidad; es francesa de origen étnico magreví y confesión musulmana, cuyos padres llegaron al país de manera legal, con permisos de trabajo, en los años 50-60 para suplir las necesidades en materia de desarrollo económico de aquel entonces. El problema es que las políticas asimilacionistas nunca lograron diluir las reivindicaciones culturales que efectivamente se exacerbaron con el debate migratorio. Luego la población, proveniente de Rumania y Bulgaria en su mayoría, goza paradójicamente de la ciudadania europea, cuando estos dos países se integraron a la Unión en 2007. Por lo tanto, las deportaciones no se originaron en su estatus migratorio irregular (de hecho los movimientos de ciudadanos al interior de la union no se clasifican como migración) sino en una cláusula incluida en el tratado de Maastricht creo que le permite a cada Estado deshacerse de aquellos ciudadanos que sean “una carga económica o una amenaza a la seguridad”. Por todo esto, el análisis de estos conflictos no debe reducirse a una cuestión legal y demográfica: debe tener en cuenta variables como el debate multicultural (integrar a costa de la pérdida de la identidad o aceptar el multiculturalismo a costa del principio de igualdad jurídica), la sostenibilidad de los agonizantes Estados de Bienestar (jubilaciones, seguridad social, subsisdios de vivienda y desempleo), entre otras. Pese a todo esto, es muy cierto lo que dices: la globalización borra fronteras pero erige barreras…Será cierto entonces que el mundo se está volviendo “plano” como dice Thomas Friedman? La nacionalidad hoy en dia es sin duda alguna el mayor factor de exclusión, y los pasaportes de los paises desarrollados se volvieron “títulos de nobleza”.

  2. 2 Santiago Silva Jaramillo 16 junio, 2011 en 8:42 am

    Con lo que escribís me hiciste acordar de lo que decía un profesor con el que vi Geopolítica, un realista empedernido, sobre la supuesta ‘ciudadanía mundial’: “muestre su cédula en la inmigración, diga que usted es un ciudadano del mundo y que por eso puede viajar a donde quiera, a ver si lo dejan pasar, dígalo a ver si no se le ríen en la cara”.
    Estoy de acuerdo en que los nacionalismos siguen constituyendo una barrera importante para los procesos de integración en lugares como Europa. Estoy casi seguro (vos me lo podés confirmar) que un francés se considera primero francés antes que europeo e incluso, como en algunos lugares de Colombia, por ejemplo, también tendrá en cuenta su región de origen antes que la ciudadanía de la Unión.
    Por eso los procesos de integración cultural son tan difíciles. Y aunque las migraciones magrebíes a Francia e Italia a mediados de siglo no huyan sigo ilegales, imagino que muchos de los hijos de esos inmigrantes han tenido una difícil experiencia, a pesar de ser franceses, adaptándose a su país. En realidad, incluso bajo el manto del multiculturalismo, la nacionalidad francesa (o alemana o española, etc.) no se alcanza tanto por unos documentos de ciudadanía como por un reconocimiento social de integración. Por eso el debate es tan complejo y por eso, una de las primeras reacciones de muchos ciudadanos europeos durante la actual crisis es mirar con recelo a los que no son como ellos, sin importar si, en efecto, son sus compatriotas.
    Tom Holland decía que para cualquier europeo hubiera resultado inconcebible hace unos cincuenta años, ver minaretes en Ámsterdam o París o Ginebra (donde, por otro lado, los prohibieron seguir construyendo el año pasado). Creo que mi principal objetivo con el artículo, aunque a veces el límite autoimpuesto de extensión me impida hacerlo suficientemente, era plantear a la migración como una de las dinámicas que determinarán los conflictos de este siglo. Lo digo porque ya lo están haciendo y porque lo han hecho en el pasado. La incertidumbre, como siempre, está en la reacción final de las partes involucradas.

    Muchas gracias por seguirme leyendo y comentando, Pipe.

    Un saludo.

  3. 3 Felipe Arango 16 junio, 2011 en 9:49 pm

    Si tenés toda la razón, mientras que existen regímenes internacionales en materia de no proliferación nuclear, lucha contra el crimen organizado, libre comercio, cambio climático-, las cuestiones migratorias, por el contrario, siguen siendo, pese a la globalización y al derecho internacional, potestad exclusiva de los estados-naciones.Creo que este es uno de los mayores desafíos para los procesos de cooperación e integración; por ejemplo no me imagino una completa libertad de movimiento de capitales, bienes y servicios con restricciones migratorias draconianas, y de hecho resulta cómico que un banano o una panela tenga más movilidad internacional que un ciudadano. Tu aproximación al tema es ciertamente un buen aperitivo, aunque queda una anotación final: se le da mucha visibilidad a los flujos migratorios Sur-Norte, pero las migraciones al interior del mismo hemisferio sur representan el 60% del total de dichos movimientos humanos. Qué hay de los éxodos entre Sudan y Chad, entre pakistan e india, etc.

    • 4 Santiago Silva Jaramillo 17 junio, 2011 en 9:01 am

      A proposito de los que dices, aquí hay un foto-ensayo sobre refugiados y desplazados en el mundo de la revista Foreign Policy:

      http://www.foreignpolicy.com/articles/2011/06/15/welcome_to_tent_city

  4. 5 Harrry 24 junio, 2011 en 8:51 pm

    Esto que ustedes señalan sensatamente es uno de los motivos por los cuales la guerra nuclear era una imposibilidad,se habia estudiado la supervivencia de algunos millones pero era imposible predecir los millones que se convertirin en migrantes.
    Saludos.


  1. 1 Cuatro pasos sencillos para destruir un país « RealPolitikMundial Trackback en 16 noviembre, 2011 en 6:38 am
  2. 2 UN MUNDO DE TODOS Y DE NADIE | hibridación Trackback en 10 marzo, 2013 en 7:45 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: