Observatorio revolucionario (1 de 2)


Sobre cómo van las revueltas y manifestaciones de la Primavera Árabe.

Cuando a finales del año pasado y durante los primeros meses de 2011, miles de personas llevaron su frustración y ansias de libertad a las calles de Túnez, El Cairo, Damasco y Trípoli. Las revueltas han seguido caminos diferentes sin embargo, desde el relativo éxito de los tunecinos y la difícil situación post-Mubarak en Egipto, hasta las represiones violentas en Siria y Bahréin, la intervención internacional en Libia y la guerra civil en Yemen.

El resultado de estos procesos determinará la conformación geopolítica de Oriente Medio y el norte de África y el futuro de otras revueltas similares contra regímenes autocráticos en el resto del mundo. ¿Cómo van las revueltas en cada país? ¿Han sido exitosas en encaminarlos a un futuro más democrático? ¿Qué pasará con los enfrentamientos entre gobiernos y manifestantes?

A continuación, una mirada rápida y por país, a cómo van las revueltas árabes:

Túnez: las revueltas se originaron en este país norteafricano, luego de que, en protesta por las arbitrariedades cometidas por el gobierno contra su negocio, un vendedor de las calles de la capital decidiera prenderse fuego frente a un edificio gubernamental. Los ciudadanos tunecinos, conmovidos por la inmolación de su compatriota, iniciaron una serie de protestas que diez días después llevó al presidente Zine el-Abidine Ben Ali, luego de 23 años de gobierno, a exiliarse en Arabia Saudita. Desde entonces, se desarrolló un juicio contra figuras clave del antiguo régimen y se ha iniciado un proceso para conformar una asamblea constituyente. Sin embargo, el entusiasmo revolucionario, enfrentado a las realidades políticas de país, ha ido remitiendo y los líderes tunecinos se debaten entre mantener algunas estructuras del gobierno derrocado o quemar todo y construir sobre sus ruinas. Aún así, en los enfrentamientos entre las diferentes facciones (revolucionarios, islamistas, ex funcionarios del viejo régimen), los primeros han prevalecido y el camino que recorre Túnez, aunque lentamente, parece ser el indicado para el establecimiento de un verdadero régimen democrático.

Egipto: luego del inicio de las manifestaciones en Túnez, el descontento se extendió por otros países, Egipto fue uno de los primeros en seguir. Las protestas se concentraron en El Cairo, en la ahora celebre plaza Tahrir, donde miles de egipcios exigieron la renuncia del presidente Hosni Mubarak, en el poder desde hacia 30 años. Mubarak intentó todas las maniobras posibles para ganar tiempo, pero al perder el apoyo del ejército, que mantuvo su posición neutral durante las protestas, se vio obligado a dejar su cargo. Los altos mandos militares, encabezados por el general Muhammad Tantawi, se hicieron cargo del periodo de transición. Este proceso, sin embargo, ha sido considerado muy lento por los manifestantes egipcios, que temen que el ejército esté dilatando las elecciones para poder afianzar su posición como el verdadero poder detrás de una democracia de papel. Esto ha llevado a nuevas protestas y, ahora si, a la respuesta violenta del ejército, cuyas represiones han inspirado el rechazo y el descontento entre quienes iniciaron la revolución que tumbó a Mubarak.

Bahréin: esta pequeña isla en medio del mar arábigo también descendió en revueltas contra su gobierno durante las primeras semanas de la llamada “primavera árabe”, sin embargo, la naturaleza del descontento de sus ciudadanos cuenta con la complicación de tener, sobre todo, raíces religiosas. En efecto, mientras la mayoría de los ciudadanos de la isla pertenecen al culto chiita de la religión musulmana, su clase dirigente es sunita. Además de esto, detrás de cada facción, juegan intereses geopolíticos mucho más elevados que la contienda religiosa entre jugadores importantes de la región. Arabia Saudita ha utilizado sus fuerzas para ayudar a sostener al régimen, que es aliado suyo y cuya supervivencia representa las perspectivas del mismo reino saudita. De igual manera, intenta detener la posible expansión en el golfo pérsico de la influencia de Irán, que apoya a los manifestantes. Los saudíes y su aliado, el rey Hamad ibn Isa Al Khalifah, han prevalecido, con la mayoría de las protestas sofocadas y una persecución a gran escala de opositores y manifestantes.

(En la segunda parte, los perfiles de Libia, Yemen y Siria).

¿Cuál cree que será el futuro de la ‘Primavera Árabe’? ¿Llevará más democracia? ¿Se estancará en medio del camino? Cuénteme lo que piensa, comente.

Recuerden que por suscribirse al blog (en la columna de la derecha) recibirán en su correo electrónico el artículo inédito “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década”.

Anuncios

1 Response to “Observatorio revolucionario (1 de 2)”



  1. 1 El mundo en 2011 « RealPolitikMundial Trackback en 21 diciembre, 2011 en 2:12 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: