Tensiones nucleares


Sobre Irán, Corea del Norte y sus programas nucleares

Dos eventos mantienen en vilo a la comunidad internacional en estos últimos días: la sucesión en Corea del Norte y la crisis en el Golfo Pérsico causada por el programa nuclear iraní. En efecto, Corea del Norte, el ermitaño país asiático que ha sido gobernado por una dictadura comunista desde los años cuarenta, tiene un nuevo líder, el joven Kim Jong Un, hijo del excéntrico Kim Jong Il, muerto en diciembre de 2011 y nieto del fundador de la dinastía, Kim Il Sung.

Esta sucesión es importante porque Corea del Norte, aunque es una nación pobre y de valor estratégico relativamente bajo, cuenta con un pequeño, pero funcional arsenal nuclear, construido durante un controvertido programa nuclear al que se oponen algunos de sus vecinos y muchos otros países de la comunidad internacional.

El problema es que las esperanzas de que la muerte del antiguo líder norcoreano pudiera abrir paso a un cambio en el régimen que albergaban algunos no se cumplió. Kim Jong Un todavía tiene mucho que demostrar a los militares y la población de su país; establecer su control firmemente, pero los días han pasado sin que un cambio significativo de actitud respecto a su gobierno llegue. Es más, el joven e inexperto nuevo líder tendrá que mostrarse duro y decidido para mantener ese frágil control en que se sustenta su régimen y por eso es probable que, antes de ver una decaída en las hostilidades hacia el exterior, éstas aumenten.

El programa nuclear de norcoreano, posiblemente el único orgullo nacional de Corea del Norte, será con toda seguridad el objetivo de la mayor atención para el nuevo líder, por razones de política interna y externa. Por un lado, le ayuda a mantener contentos a los militares, quienes le devuelven el favor manteniéndolo en el poder, mientras que sirve para disuadir a cualquiera de sus enemigos (sobre todo Estados Unidos, Corea del Sur y Japón) de intentar una acción armada en su contra. Finalmente, sus armas nucleares le sirven al régimen norcoreano para extorsionar a la comunidad internacional y recibir así mayores ayudas internacionales, sin las cuales, su país se vendría abajo.

Por otro lado, está la crisis en el golfo Pérsico y las crecientes tensiones creadas por el avanzado programa nuclear iraní. Las tensiones han estado escalando con facilidad en los últimos días y hace temer cada vez más un dramático desenlace. Por un lado, Irán dice que bloquearía el estrecho de Ormuz si se ve amenazado y Estados Unidos responde que no lo permitiría, también, un científico nuclear iraní es asesinado con una bomba en lo que parece una acción del Servicio Secreto israelí y finalmente, los intentos de alcanzar una solución diplomática parecen haberse estancado en el enrarecido ambiente que domina a los involucrados.

Aun cuando las tensiones y la amenaza de guerra aumentan, Irán, curiosamente, tiene las de ganar. Como el caso de Corea del Norte bien lo ilustra, tener armas nucleares puede, en efecto, volverse una ventaja nada despreciable en el sistema internacional actual. Irán cuenta con todos los incentivos, y solo unos pocos obstáculos en el camino, para alcanzar su objetivo de llevar su programa nuclear a feliz término.

¿Es el mundo más seguro si Irán consigue armas nucleares? ¿Es peligroso para el mundo que países como Corea del Norte e Irán adquieran estas capacidades? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

4 Responses to “Tensiones nucleares”


  1. 1 Felipe Arango García 19 enero, 2012 en 10:27 am

    Otro dilema no ? Durante la guerra fría la sobreabundancia de armas nucleares de parte y parte del conflicto, sumada a la ausencia de “first-strike capability” (posibilidad de destruir completamente al enemigo con un primer ataque) garantizaban que no hubiera escalamiento nuclear. Se podría decir que eran dos jugadores racionales que conocían perfectamente el costo insostenible del uso de su armamento nuclear. Lo difícil es determinar qué tan racionales son Irán pero sobre todo Corea del Norte; este último ha sido siempre el mayor “free-rider” del sistema internacional y además parece que estuviera a punto de perder todos sus estribos sumido en esa ebriedad y demencia totalitaria. Lo triste para Irán y Corea del Norte es que a pesar de ver en el armamento nuclear una garantía de su soberanía y un mecanismo de “deterrence” (eso también llegó a pensar Irak) el nerviosismo de occidente y de Israel podrían tornarse aun más perjudiciales para el uno o el otro que si hubieran optado por la no-proliferación. Lo paradójico es que estos conflictos nucleares, como los demás, tienen siempre un desenlace no-nuclear: Irán planea bloquear Ormuz, no disparar (no sé si aun no tiene ojivas y misiles listos o si sencillamente es racional) y E.E.U.U amenaza con imponerse mediante su quinta flota y sus súper portaviones, no con borrarlo del mapa. Y en este sentido, si nadie se atreve a disparar, no veo la ventaja comparativa de ese arsenal o ese programa pues sólo aumenta la hostilidad, las sanciones y la posibilidad de una pérdida temporal o permanente de soberanía para los retadores.

    • 2 Santiago Silva Jaramillo 14 febrero, 2012 en 10:47 pm

      Que pena responder solo después de varias semanas. Aun así, y en tanto el tema sigue estando en la agenda internacional (la entrada que publico mañana lo aborda nuevamente) quisiera referirme sobre todo a tu cuestionamiento sobre la verdadera ventaja estratégica militar de poseer armas nucleares para un país.

      Creo que tienes toda la razón y pones el dedo sobre un asunto terriblemente irónico: las armas nucleares sirven para muchas cosas, menos para pelear una guerra. En cierta forma, causa curiosidad que estos países pasen por las increíbles dificultades que representa obtener esta capacidad si nadie con dos dedos de frente tiene planeada hacer uso efectivo de ella.

      Me gusta pensar que la mejor explicación (como en tantos otros casos de política internacional) se encuentra al interior de Irán y Corea del Norte en este caso. Es decir, que sus programas nucleares están diseñados como medidas de política interna más que como inteligentes saltos estratégicos para ganar influencia en sus respectivas regiones.

      Mejor dicho, que los gobiernos de Teherán y Pyongyang están más preocupados por crear proyectos nacionales que generen orgullo e identificación que garantice (o por lo menos ayude) a la supervivencia del régimen, antes que en ganar difíciles pulsos con Occidente y los países vecinos.

      Valdrá la pena ver si Occidente e Israel (en el caso de Irán) estarán dispuestos a dar el paso de la guerra.

      Muchas gracias por seguir comentando

      Un saludo


  1. 1 Tensiones nucleares | Política Internacional | Scoop.it Trackback en 18 enero, 2012 en 9:31 am
  2. 2 La estrella y la media luna « RealPolitikMundial Trackback en 15 febrero, 2012 en 7:56 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: