Calma Latinoamérica, las Malvinas son británicas


Fuente: falklands.gov.fk

Sobre porqué Argentina lleva las de perder con sus pretensiones sobre las Islas Malvinas

Durante las últimas semanas una vieja controversia se ha reencauchado en las discusiones del continente americano. El pasado 2 de abril, hace 30 años, un comando de soldados argentinos ocupó las Islas Malvinas (para ellos, Islas Falklands, para los británicos), un grupo de islas en el Atlántico sur, posesión de Gran Bretaña desde 1830. El gobierno británico respondió con una operación a gran escala y un par de meses después, las islas fueron liberadas de las tropas argentinas.

La Guerra de las Malvinas ha tenido una importante influencia en la política argentina durante años, convirtiéndose en una excusa perfecta para azuzar el nacionalismo en los momentos precisos y como la misma guerra, distraer la atención de problemas domésticos.

El conflicto también ha sido utilizado por varios líderes latinoamericanos para promover la unión de los países de la región, utilizando la supuesta agresión externa en motivación para estrechar los lazos. Al fin de cuentas, casi todos los países de latinoamericanos apoyaron la locura de la dictadura militar argentina, aunque fuera solo en pronunciamientos y llamados, nunca un misil o un barco.

Sin embargo, en la política de la región permanece la idea de que la guerra y la pretensión argentinas fueron y son justificadas; que llevan la razón. El reciente intercambio verbal y muestras de poder en las Islas, por parte de Argentina y Gran Bretaña han reavivado ese sentimiento.

Pero los líderes latinoamericanos olvidan varios elementos del conflicto, que inclinan la balanza hacia la posición de los británicos.

De la primera ya hablé. Se refiere a recordar que la guerra de las Malvinas fue un desesperado acto de la dictadura militar argentina por distraer la atención y no caer bajo el peso de una economía estancada y una represión criminal contra la población argentina, no una gloriosa guerra contra el imperialismo.

La segunda se refiere a ese supuesto imperialismo. Las Falklands de los británicos no son un territorio ajeno ocupado por una potencia, sino un grupo de islas en dónde ejercen soberanía desde hace 180 años, pero, más importante aun, cuya población de identifica mayoritariamente como británica. La organización política de las islas reconoce su adhesión a Gran Bretaña como una opción. De igual manera, el argumento de la cercanía con Argentina no puede sobreponerse al deseo autónomo de su población.

Por supuesto, las reclamaciones actuales también responden a intereses políticos internos. Particularmente, distraer la atención de la difícil situación económica argentina. Hasta los mismos británicos han aprovechado el enfrentamiento para hacer demostraciones de fuerza y meterle algo de dinamismo a la política interna.

Finalmente, las perspectivas de guerra son nulas y suponen un escenario muy improbable. De igual forma, las aspiraciones argentinas, incluso por una vía legal como propuso la presidente Fernández, parecen condenadas al fracaso.

¿Son las Malvinas argentinas o británicas? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

6 Responses to “Calma Latinoamérica, las Malvinas son británicas”


  1. 1 Felipe Arango García 12 abril, 2012 en 10:58 am

    Hola Santiago,

    Yo discrepo un poco de la forma en que planteas el problema. La dictadura echó mano de la soberanía de las Malvinas para opacar sus actos aberrantes, pero ahí el problema no es la veracidad del argumento histórico, geográfico y político para reclamar las islas sino la legitimidad de quien hace el reclamo. Una junta militar autoritaria no es un interlocutor internacional válido, y tal vez el gobierno actual, pese a no ser dictatorial, tampoco lo sea porque la elección de Cristina tiene zonas grises y su coqueteo con la corrupción es muy intenso, pero si el clamor proviene de los ciudadanos argentinos quizás sí sea legítimo. Creo que la mayoría de ellos, incluso los que no combatieron y nacieron después de la dictadura, rechazan el control británico de las islas. Las Malvinas seguirán siendo británicas así como Hawai seguirá siendo estadounidense (los U.S marines derrocaron a la reina de Hawai por oponerse a una plantación de piñas de la multinacional Doyle) y Ceuta y Melilla seguirán siendo enclaves españoles porque la razón del más fuerte prevalece y porque la nacionalidad es hoy en día un título de nobleza, de manera que a los isleños se les pone a escoger entre ser ciudadanos del commonwealth y de la Unión Europea (o sea como ser príncipes) o ser ciudadanos argentinos (léase vizconde o a lo sumo marqués). Pero me parece que hay que reconocer y llamar las cosas como son, y la soberanía británica sobre las islas es fruto del colonialismo. No es imperialismo, esta noción es más ambigua porque se trata de influenciar y dirigir las decisiones en una nación sin administrarla políticamente, mientras que el colonialismo es ocupar y anexar un territorio que ya tenía una estructura política (Argentina tomó posesión de las Islas antes de los británicos luego de la independencia de España). En este sentido, aunque la movida diplomática de Argentina esconda una crisis interna, defender la soberanía británica tal como se ejerce en la actualidad es defender aquello contra lo cual lucharon tantas naciones durante los últimos dos siglos. No quiere decir que las Malvinas deban pasar a manos de Argentina, pero sí que se debería encontrar una fórmula, no sé si exista la práctica del referendo en el Reino Unido, para consultar a los isleños sobre su autodeterminación política: quieren ser británicos? Quieren ser independientes? Quieren ser Argentinos?. La respuesta puede ser obvia, pero esa es la diferencia entre un poder legítimo e ilegítimo.

  2. 2 Santiago Silva Jaramillo 12 abril, 2012 en 3:48 pm

    Pues varias cosas. La primera, sí, tienes razón en que en 1933 los británicos tomaron posesión de las islas que hasta entonces habían sido argentinas (digo hasta entonces pero fueron un par de años), lo que entonces constituía, por supuesto, un claro acto de colonialismo, es decir, apoderarse de un territorio por su valor estratégico o económico. En este caso más el segundo, en tanto las islas podían ser importantes para controlar la exigua ruta comercial que pasaba por el peligroso Estrecho de Magallanes.

    Sin embargo, 180 años después las Malvinas no son más argentinas de lo que es Hawái y aunque la posesión de las islas nació del más descarado colonialismo, en la actualidad no dejan de ser parte de Gran Bretaña en un sentido nacional. Insisto en la importancia de que el hecho de que los isleños se identifiquen ingleses es el mejor argumento a favor de los británicos.

    Igualmente, creo que la guerra de 1982 y sus motivaciones y circunstancias son fundamentales para entender lo que pasa hoy y fortalece las reivindicaciones británicas al respecto.

    Debo confesar por supuesto que este artículo, sobre todo el título, pueden ser simplistas al analizar el problema, pero la contundencia que buscaba la creí necesaria al ver tantas voces que hablaban del asunto de las Malvinas (particularmente de la guerra del 82) como un punto de las unidad del continente, sobre todo en clave latinoamericana. Y yo no estoy de acuerdo en eso, todavía más, estoy convencido que al final del día las Malvinas son más británicas que argentinas y que no podemos crear mitos idiotas de unidad continental a partir de las injusticias y la megalomanía de los políticos de turno, en los 80 por la dictadura militar, en la actualidad, por Cristina Fernández.

    Un saludo, pipe y qué grato tenerte otra vez por acá comentando. Hace semanas tengo ganas de proponerte que si, encuentras un poco de tiempo, escribas algo para el blog. Me gustaría mucho y es sencillo, 500 palabras más o menos, enlaces y una foto. ¡Fácil!

    • 3 Felipe Arango García 14 abril, 2012 en 11:06 am

      Gracias Santiago, será todo un honor contribuir con Realpolitikmundial! Esta semana le saco el tiempo y te lo mando.

      • 4 Santiago Silva Jaramillo 18 abril, 2012 en 1:29 pm

        Perfecto. Quedo pendiente!

  3. 5 Oscar 29 abril, 2017 en 2:15 pm

    He leído la nota. Creo que hay errores graves de conocimiento sobre el tema. Decir que la cuestión de las Malvinas no es un acto de imperialismo es erróneo. En 1833 se produjo la verdadera y primera invasión (la segunda fue el 14 de junio de 1982) de las Islas Malvinas (no Falkland), que pasó a formar parte de los territorios invadidos por Gran Bretaña para acrecentar su poder y robar los recursos de todos esos territorios.

    El otro punto se refiere a la población. Los isleños son una población transplantada, ingleses o súbditos ingleses que fueron llevados allí por los invasores británicos y los dejaron allí, casi abandonados, desde entonces. Ni siquiera eran británicos porque no tenía derecho a viajar y radicarse en Inglaterra. Recién, luego de la guerra, se acordaron de darle ciudadanía británica, con lo cual ahora son tan ingleses como alguien que vive en Manchester.


  1. 1 Calma Latinoamérica, las Malvinas son británicas | Política Internacional | Scoop.it Trackback en 11 abril, 2012 en 7:03 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: