¿Intervenir o no intervenir?: El gran dilema de Obama.


Fuente: The Big Picture - Boston.com

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Sobre la posible intervención armada de la OTAN en Siria

Los reportes de las agencias de inteligencia de Occidente sobre el uso por parte del régimen de Bashar al-Assad de armas químicas (específicamente Gas sarín) contra rebeldes y civiles sirios han aumentado en los últimos días. El autócrata sirio ha cruzado la que el mismo presidente estadounidense Barack Obama había delimitado como la “línea roja” del conflicto; las discusiones sobre qué viene para Siria ahora cae en el dilema estadounidense y europeo de realizar una intervención armada a través de la OTAN.

El presidente de los Estados Unidos se encuentra en una posición especialmente incómoda. Por un lado, él mismo había delimitado que el uso de armas químicas por el régimen de al-Assad implicaría una respuesta fuerte por parte de los estadounidenses. Sin embargo, la opinión pública estadounidense todavía sufre el desgaste de las guerras en Irak y Afganistán y se encuentra poco dispuesta a que su país se involucre en otro conflicto internacional en Medio Oriente. En efecto, según una encuesta de marzo del Pew Reseach Center, el 64% de os estadounidenses sostiene que Estados Unidos no tiene ninguna responsabilidad para intervenir en el conflicto sirio. Es más, el 63% se opone a la estrategia actual de la Casa Blanca de armar a los insurgentes.

Así, Obama deberá sobreponerse a una enorme resistencia interna por parte de la opinión pública estadounidense si llegara a ordenar una intervención armada en Siria. Aun así, el precedente de la intervención en Libia (en donde Obama se unió a la acción armada aunque fuera impopular dentro de su país) puede indicarnos que si la situación se hace insostenible -esto es, las pruebas del uso de armas químicas son incontrovertibles- el presidente estadounidense podría ordenar la intervención.

Fuente: The Big Picture - Boston.com

Fuente: The Big Picture – Boston.com

El segundo gran obstáculo es la política internacional. En efecto, los rusos y los chinos siguen oponiéndose a cualquier posibilidad de una intervención de Occidente, lo que impide una acción aprobada desde el Consejo de Seguridad de la ONU. En ese caso, siempre queda la OTAN, pero las implicaciones estratégicas de implantar (por ejemplo) una zona de exclusión área como en Libia durante la reciente guerra civil, son enormes. La caída de al-Assad podría suponer que Irán, su principal aliado, acelere su desarrollo de armas nucleares; la situación en el inestable Líbano e incluso en Israel, que tendrían que enfrentar lo que sea que salga de un nuevo gobierno sirio, podría desestabilizar aún más la región. Obama tiene todo esto en la cabeza.

Los llamados por la intervención en Siria son bastante viejos; la situación solo ha empeorado desde entonces, con aproximadamente unos 70.000 civiles muertos y más de un millón de refugiados; ambos bandos también se han radicalizado, la insurgencia está cada vez más conformada por islamistas y voluntarios yihadistas y el régimen se ha decidido a usar todos los recursos a su alcance, incluyendo las famosas armas químicas en su poder.

Uno de los mayores temores es que al-Assad esté probando su suerte y tanteando hasta qué punto puede estrechar la respuesta internacional en su contra. En efecto, el autócrata sirio ha escalado el conflicto (usando a cada paso armamento más pesado) mientras con un ojo observa la reacción internacional (particularmente la estadounidense). No actuar ahora podría significar validar la suposición de al-Assad de que no habrá consecuencias para los abusos y las arbitrariedades que se le ocurran para aplastar a los rebeldes.

Sin embargo, con tanto en juego (dentro de Estados Unidos y en el exterior) el prudente presidente Obama se tomará su tiempo para tomar una decisión; mientras tanto, la guerra continúa en las ásperas llanuras sirias y los combatientes miran al cielo, conteniendo el aliento.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

1 Response to “¿Intervenir o no intervenir?: El gran dilema de Obama.”



  1. 1 ¿Intervenir o no intervenir?: El gran di... Trackback en 29 abril, 2013 a las 3:19 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 212 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: