¿Por qué la guerra contra el Estado Islámico sigue empeorando?


syrian_contact_17

Combatiente de las fuerzas leales a Bashar al-Assad en la ciudad de Deir ez-Zor. Fuente: Time (Ver la galería completa).

Por Santiago Silva Jaramillo

Luego de meses de mantenerse neutrales, los turcos han decidido intervenir en la guerra que en su frontera con Siria luchan las fuerzas del Estado Islámico, las tropas leales a Bashar al-Assad, las diferentes facciones rebeldes y los kurdos. Era casi inevitable que el caos en Siria e Irak terminara por arrastrar a los turcos –al igual que lo ha hecho con otros países vecinos como Jordania e Irán y amenaza hacerlo con Líbano, Arabia Saudita e Israel- al enfrentamiento del enemigo común representado por el EI.

La decisión del gobierno turco –que sus aliados occidentales venían esperando desde hace varios meses– llegó luego de que un atentado terrorista en una localidad al sur de Turquía fuera atribuido al Estado Islámico y su intención de golpear a sus enemigos kurdos y a los refugiados sirios que utilizan la frontera turca para refugiarse, aprovisionarse y atacar las posiciones del EI.

Los turcos, que habían evitado el enfrentamiento directo con el EI por razones geopolíticas –aunque prestaban ayuda y apoyo indirecto a fuerzas que combatían a los islamistas- han lanzado varias operaciones aéreas en el norte de Siria y operativos para capturar simpatizantes dentro de su territorio (unos doscientos en cuestión de días). Aunque el gobierno de primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan ha descartado el despliegue de tropas al otro lado de la frontera, los bombardeos aéreos o de artillería a posiciones del EI tenderá aumentar.

La entrada directa de los turcos al conflicto sirio no solo afecta al Estado Islámico. Los kurdos, por otro lado, también se ven perjudicados por la decisión de Turquía. En efecto, las fuerzas kurdas que combaten al Estado Islámico en el norte de Siria están fuertemente relacionadas con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (KPP por sus siglas en inglés), una guerrilla kurda que lucha por la independencia de la etnia en el oriente de Turquía. El gobierno turco, que en muchos sentidos había evitado luchar directamente con el Estado Islámico por no ayudar a los kurdos, ha lanzado operativos simultáneos contra ambas fuerzas para “equilibrar” sus intereses en la región.

De esta forma, el caos de la guerra en Siria aumenta el territorio de las hostilidades a buena parte del sur y oriente de Turquía, donde las fuerzas turcas enfrentarán al Estado Islámico en la frontera, mientras atacan a los militantes del KKP en un intento por evitar que ocupen los vacíos dejados por un eventual retroceso del EI.

20 year-old YPJ fighter Beritan Khabat from Derek, Syria. She joined the YPJ four years ago to protect her homeland and put an end to the suppression of women. "I fought with ISIS in Jezza and Serikani.  Women of YPJ are not scared of ISIS."  Newsha Tavakolian for TIME  Beritan believes that in her society women should be armed with guns and fight for their rights. She says that they have created a new idea for the men of the world. telling them that women too can be good fighters. "I fought with ISIS in Jezza and Serikani. And the first time I heard the sound of bullets next to my ears was in Talala town, while I was fighting with ISIS for the first time. The first time I thought about facing ISIS, my whole body was shivering and the whole thing seemed more like a joke to me. But when I thought deeply, I realized that I was going to fight with a radical group, and this empowered me so much that all my fears faded away. Women of YPJ are not scared of ISIS".

Una de las mujeres que combaten con las fuerzas kurdas cerca de la frontera turco-siria en la localidad de Kobani. Fuente: Time.com (Ver galería completa).

Por último, frente a este nuevo jugador en la guerra, el principal beneficiado es el presidente sirio, Bashar al-Assad, enemigo de los turcos, que verá como tres de sus contrincantes luchan entre sí mientras él puede concentra sus fuerzas e intenta recuperar algo del territorio perdido en cuatro años de guerra. Porque las hostilidades continuarán y solo dan señales de agravarse en el futuro, así en las últimas semanas la diplomacia mundial –en cabeza de la ONU– esté intentando sentar a las partes del conflicto sirio en una mesa de negociación.

Una solución negociada al conflicto parece improbable porque algunos de sus actores más importantes no tienen ninguna intención –al menos por el momento y visible- de ceder en sus posiciones sin exigir demasiado de sus contrapartes (como al-Assad y las mismas fuerzas rebeldes) y otros han ganado mucho en el caos de la guerra para querer que una negociación “prematura” les haga perder sus victorias (como el Estado Islámico o los kurdos).

En este punto, la comunidad internacional solo puede esperar que la guerra, que arrecia, no se siga saliendo por las costuras fronterizas y arrastrando a más partes al conflicto. Pero de esas esperanzas solo suelen quedar tragedias.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

0 Responses to “¿Por qué la guerra contra el Estado Islámico sigue empeorando?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 212 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter


A %d blogueros les gusta esto: