Search Results for 'Siria'

Infografía: Amigos y enemigos en Siria

Bashar al-Assad y su aliado Vladimir Putin en un cartel propagandístico en Siria.

Por Santiago Silva Jaramillo

La guerra civil en Siria ha dejado millones de desplazados y cientos de miles de muertos; sus consecuencias sobre la población civil siria e iraquí han sido traumáticas, heridas que tomará décadas sanar en una región en donde los riesgos de inestabilidad geopolítica lo condicionan todo. La capacidad de escalamiento también es sustancial, como hemos visto en las últimas semanas en Siria con la intervención de Rusia, que ha estado lanzando bombardeos a posiciones rebeldes y del Estado Islámico y ha apuntalado fuerzas militares en defensa de su aliado Bashar al-Assad; la red de amigos y enemigos se puede volver confusa rápidamente, por eso, miremos un poco cómo se dividen las facciones de la guerra. Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

amigosyenemigosSiria

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

Un realista, un liberal y un socialista discuten la intervención en Siria.

Fuente: The Big Picture - Boston.com

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Un bar, tres comensales discuten las noticias en la barra, en el televisor pasan una nota sobre la guerra en Siria: se suceden imágenes de una ciudad árabe semi-destruida y hombres de camuflado disparando sus fusiles agazapados detrás de escombros; reuniones en Nueva York y Washington, hombres de saco y corbata hablan y manotean; navíos y barcos de guerra navegan sobre las olas de Mediterráneo; y al final, una fila de cuerpos amortajados, los rostros de niños, hombres y mujeres sin vida.

— ¿Qué están esperando?—se pregunta el Liberal, indignado—La comunidad internacional no puede seguir de manos cruzadas mientras los muertos se siguen acumulando en las calles sirias.

—¿Y quién es esa “comunidad internacional”?—le pregunta, con ironía, el Realista—Mientras los intereses de ningún país sean lo suficientemente grandes como para intervenir, nadie lo hará; lo siento si sueno crudo, pero una guerra cuesta dinero y ni europeos, ni estadounidenses van a gastar ese dinero si sus intereses no están amenazados.

—Pero ustedes dan por sentado que la intervención es algo bueno—terció el Socialista— ¿te preguntas por los intereses en juego? La intervención de Occidente atiende a los intereses del imperialismo, el mismo que se debe culpar por toda la violencia en Medio Oriente desde un principio.

—Evitar la muerte de más ciudadanos sirios y la utilización de armas químicas se inscribe dentro de los intereses del pueblo sirio—repuso, algo exasperado, el Liberal— ¡mierda! Se inscribe en los intereses de la humanidad, señores.

—No es tan sencillo—sostuvo el Realista, mientras el Socialista asentía, de acuerdo— se ha cometido errores enormes cuando se combina moral con política internacional.

bp6

Fuente: The Big Picture – Boston.com

—Además —añadió el Socialista— ¿dónde queda el derecho internacional que tanto defiendes, Liberal? La intervención nunca tendrá la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, pase lo que pase, siempre será ilegal, al violar el principio de uso de la fuerza.

—Cuando las instituciones internacionales—sostuvo el Liberal—no son capaces de hacer cumplir las leyes internacionales porque la política las paraliza, son los países, y en este caso solo Estados Unidos cuenta con la capacidad y disposición para hacerlo, los que deben cumplir esa función.

El Socialista rio con gusto antes de preguntar:

—¿De qué sirve un entramado jurídico que puede violarse según las circunstancias? Suponiendo, por ejemplo, que al-Assad sea culpable, que en realidad lo que busca Estados Unidos y Europa en Siria es detener la matanza y no apoderarse de otro país en Medio Oriente.

—¿Otra de tus conspiraciones de masonería, sionistas y el club Bildelberg…?—Inquirió con ironía el Realista.

—El mundo no es lo que reportan CNN y la BBC, señores—Repuso el Socialista—en fin… ¿qué me dicen de que se realice una acción que viola la soberanía de Siria y del pueblo sirio? Los mismos sirios deben resolver este problema, no tenemos derecho a entrometernos, ni los europeos, ni los estadounidenses.

—¿Y Vladimir Putin si puede? ¿Qué me dices del papel de los rusos en la guerra?—preguntó el Liberal—¿O Irán? ¿Sus armas y apoyo al régimen si se justifica?

El Socialista se encogió de hombros.

—No voy a ser yo quien defienda a Putin…

—Quizá yo pueda explicarlo, aunque no lo quiera defender—repuso el Realista y añadió—Putin es un realista político y en Siria le importa muy poco los desfases de Bashar al-Assad…

—En parte—interrumpió el Liberal—porque no ha hecho nada que los rusos no hayan hecho en Chechenia…

—…su intención—continuó el Realista sin hacer caso—se explica en la defensa de la base rusa en el puerto sirio de Tartus, la compra de armas que al-Assad realiza a la industria rusa y finalmente, se juego buena parte de su prestigio internacional como potencia, sacándole todo el jugo posible al poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

bp8

Fuente: The Big Picture – Boston.com

—De acuerdo—repuso el Liberal—pero los simples intereses no solo mueven el mundo, los mismos rusos se comportan con una nostalgia de potencia que no necesariamente defiende sus intereses nacionales más inmediatos.

—Ahora ¿por qué intervendría Estados Unidos?—se preguntó el Realista— según lo veo, solo cuenta con un interés real en juego: su prestigio. En efecto, ya dijo que intervendría, no puede echarse para atrás, al-Assad cruzó la célebre línea roja puesta por el presidente Obama, Estados Unidos no puede darse el lujo de parecer débil en este punto: esa es la única razón.

—No estoy de acuerdo—intervino el Socialista—Estados Unidos busca dar un golpe a los iraníes en la región, mientras se asegura el paso para un gaseoducto que lleve el gas del centro de Asia al Mediterráneo. Al final, todo se reduce a una cuestión de dinero, ni defensa de Derechos Humanos, ni castigo por el uso de armas químicas.

—Lo que sostienes—dice el Liberal—está construido a punta de verdades a medias y suposiciones.

Las voces se pierden, entremezclándose mediante la discusión se hace más acalorada.

—…la culpa es de los rusos, de Vladimir Putin…—se le escucha al Realista.

—…la culpa es de la inacción internacional…—sentencia el Liberal.

—…la culpa es de Estados Unidos y Europa…—sostiene el Socialista.

—…

—…

En la televisión repiten la nota sobre la guerra en Siria, de nuevo, desfilan las imágenes de muerte y destrucción, en el bar, solo los tres hablan sobre el tema.

bp18

Fuente: The Big Picture – Boston.com

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

ENTENDIENDO LA GUERRA EN SIRIA

Bajo La Manga

SANTIAGO SILVAPor: SANTIAGO SILVA JARAMILLO (@santiagosilvaj)

Mediante la situación se vuelve cada vez más compleja en la guerra civil siria, resulta  más importante no olvidar algunos asuntos clave del conflicto y que nos dicen sobre el futuro de Medio Oriente. Precisamente ese es uno de los desarrollos más preocupantes: la regionalización del conflicto. Y ahora que Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia han decidido empezar a enviar armas a los rebeldes, más vale saber porque esta intervención pequeña no cambiará las grandes tendencias que ya están en movimiento.

Así pues, estos son tres niveles de análisis sobre el conflicto en Siria:

  1. Todo empezó en la Primavera Árabe: una vez iniciada la guerra civil, y luego de casi tres años de hostilidades, solemos olvidar que la revuelta en Siria empezó en el marco de la llamada Primavera Árabe; y esto es importante porque nos muestra que fue la decisión de…

Ver la entrada original 383 palabras más

¿Cómo gobernaría el presidente Trump?

Fuente: tomado de ElPais.com

Fuente: tomado de ElPais.com

Aceptémoslo, la posibilidad de que Donald Trump sea el candidato presidencial  estadounidense por el partido Republicano es una realidad. Y esto aumenta su chance -teórico, por supuesto- de convertirse en el hombre más poderoso del país más poderoso del planeta.

Ignoremos el escalofrío y evaluemos lo que, según sus principales propuestas y declaraciones, sería la presidencia de Donald Trump.

Aunque sus propuestas para la política interna de su país resultan inconvenientes, no se diferencian sustancialmente de las ideas de algunos de sus contendores republicanos. Curiosamente, las diferencias más sustanciales en términos programáticos entre los republicanos se refieren a sus posiciones de política internacional. Las ideas de Trump, además, lindan con el absurdo pero revisarlas levantan dos dudas ¿se pueden hacer? Y ¿qué consecuencias tendrían para su propio país y el planeta?

Empecemos con el vecindario. Trump ha señalado su intención de apretar la política migratoria de Estados Unidos, aumentando los controles para la llegada de ilegales y persiguiendo a los que ya viven en Estados Unidos para expulsarlos. Lo primero se realizaría, sobre todo, con la construcción de un muro en la frontera con México que Trump ha sostenido sería pagado por el mismo gobierno mexicano. La bravuconada -que lo es- no solo tendría serias consecuencias en una de las relaciones más subestimadas pero importantes de los estadounidenses. De hecho, México es uno de los principales socios comerciales de Estados Unidos y un acto hostil como la construcción de un muro en toda la frontera, además de la exigencia de pago al gobierno mexicano, ganarían un incidente internacional bastante grave.

Todavía más, la sola presencia de Trump en la presidencia estadounidense implicaría un resentimiento como pocos en la imagen internacional de Estados Unidos. En efecto, los únicos líderes mundiales que han señalado algún reconocimiento a Trump como líder político son enemigos geopolíticos de Estados Unidos como Vladimir Putin –e incluso de sus elogios a Trump habría que desconfiar, pues tener a un inexperto e impulsivo hombre como Trump sería terriblemente conveniente para Putin-.

Otra de las propuestas más populistas de Trump –y apreciadas por sus seguidores, por supuesto- es la amenaza de adelantar una guerra comercial contra China que, según el candidato republicano, balancee el intercambio comercial en rojo que tiene Estados Unidos con la potencia asiática e incluso haga regresar las fábricas de varias empresas estadounidense a suelo propio. Esta propuesta, delirante por sí misma, podría tener profundas consecuencias sobre el comercio internacional y la economía global si Trump intenta llevarla a cabo. Las importaciones estadounidense de China suponen ya una buena parte de los bienes de consumo de sus ciudadanos y reemplazarlos resultaría imposible, esto sin contar que el comercio es de lado y lado y que seguramente China respondería con sanciones propias a los productos estadounidenses su los suyos son vetados.

Finalmente, su ligera afirmación de derrotar al Estado Islámico y “tomar el petróleo” en su poder. Trump ha bravuconeado –de nuevo- con la que sería su estrategia efectiva para derrotar a la organización terrorista Estado Islámico rápidamente y luego apropiarse de las fuentes de petróleo que controla. En su simpleza, esta idea ignora la complejidad de los conflictos en Siria e Irak y el campo minado que supone la política regional en Medio Oriente. Más allá de su torpeza, la idea parece señalar el poco conocimiento de Trump en asuntos como estos y/o su disposición a decir tonterías grandilocuentes para ganar puntos en las encuestas y concretar votos en las votaciones.

Algunos meses atrás habíamos analizado las razones de la popularidad inesperada de Trump y sus perspectivas de ganar las elecciones estadounidenses. En ese momento su candidatura no era más que una situación peculiar, pero ahora que sus perspectivas son reales es imposible no preguntarse ¿en qué estarán pensando los estadounidenses al dejar que llegue a la presidencia?

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Las dos caras del 2015 (II)

cuarteto de Túenz

Cuarteto para el diálogo nacional en Túnez, ganadores del Nobel de Paz de 2015

Por Santiago Silva Jaramillo

En el plantea convive tragedia con esperanza, maldad y bondad, y aunque en este blog he defendido la escuela de pensamiento de los “grises”, eso no quiere decir que sea imposible determinar con bastante certeza cuando las cosas salen bien o mal en los asuntos internacionales. El 2015 no ha sido diferente, presentando estas dos caras del trepitar constante de la historia, de su insistente disposición a presentarse en forma de dicotomías.

2. Grupo(s): El cuarteto para el diálogo nacional en Túnez y el Estado Islámico.

Tanto la democracia tunecina como la guerra civil en Siria son producto del mismo hecho significativo: la Primavera Árabe. Los dos son casos extremos de lo que las protestas y revueltas empezadas en 2011 por la inmolación de un frutero tunecino provocó en varios países del Medio Oriente y el Norte de África. La indignación y el descontento recorrieron Egipto, Libia, Barheim, Siria y el mismo Túnez, pero quizás solo este último puede ver algo positivo en el desenlace de la revolución iniciada en sus calles. Y buena parte de este éxito se debe al papel desempeñado por el Cuarteto para el diálogo nacional en Túnez (conformado por la Unión General Tunecina del Trabajo, la Unión Tunecina de la Industria, el Comercio y la Artesanía, la Liga Tunecina de los Derechos Humanos y la Orden Nacional de los Abogados de Tunicia) para defender la naciente democracia del país y que fue reconocida con el Premio Nobel de Paz en 2015. El Cuarteto para el diálogo nacional en Túnez ha permitido que los tunecinos tengan el único caso de verdadero éxito luego de la Primavera Árabe y que las nuevas instituciones democráticas del país funcionen efectivamente.

EI

Miembros del Estado Islámico, organización terrorista.

Por otro lado, el Estado Islámico se ha configurado en 2015 como una de las principales fuerzas de la destrucción y el caos y en enemigo común de la comunidad internacional. En primer lugar, su control sobre amplias zonas de  Siria e Irak continúa en medio de la crueldad y los desenfrenos, con reportes cada vez más detallados de la tragedia que es vivir bajo el estricto y a la vez caótico orden impuesto por el grupo extremista. Y aunque la expansión de su territorio parece haberse detenido por la acción de las coaliciones internacionales que lo combaten y la apertura de demasiados frentes de batalla, millones de sirios e iraquíes continúan viviendo bajo el injusto gobierno del EI. En segundo lugar, el grupo ha echado mano de formas de violencia más “convencionales” a su tipo de organización y ha desarrollado ataques terroristas en varios países, como Líbano y Francia. Esto es a partes iguales signo de debilidad y demostración de fuerza. Da cuenta de que los bombardeos y esfuerzos internacionales están funcionando, de que el EI tiene pocas alternativas al terrorismo para devolver esos golpes, pero también que los ataques son difíciles de prevenir y costosos en vidas y moral para estos países. En sus ataques en Paris, además, el Estado Islámico demostró su capacidad y disposición a responder a las potencias sus operaciones en Siria, su alcance y poder de organización. El terror de esa noche los graduó en la organización más peligrosa del planeta.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Las dos caras del 2015 (I)

Francisco I, Papa de Roma.

Por Santiago Silva Jaramillo

En el plantea convive tragedia con esperanza, maldad y bondad, y aunque en este blog he defendido la escuela de pensamiento de los “grises”, eso no quiere decir que sea imposible determinar con bastante certeza cuando las cosas salen bien o mal en los asuntos internacionales. El 2015 no ha sido diferente, presentando estas dos caras del trepitar constante de la historia, de su insistente disposición a presentarse en forma de dicotomías.

  1. Personaje(s): El Papa y Putin.

El Papa Francisco I se ha convertido en una presencia constante, relevante, pero prudente y constructiva en las discusiones internacionales, desde sus buenos oficios para el restablecimiento de las relaciones entre EEUU y Cuba, hasta sus llamados constantes a que se alcanzara un acuerdo internacional para trabajar en contra del cambio climático. Sus buenos oficios han estado acompañados de su trabajo por recuperar el buen nombre de la Iglesia, con una ingeniosa mezcla de mercadeo personal y reformas de fondo y forma en la jerarquía eclesiástica que ha seducido hasta a los más escépticos.

putin_2836730b

Vladimir Putin, presidente ruso.

Por otro lado, Vladimir Putin ha tenido un año de enormes apuestas y consolidación de su papel en el sistema internacional. Mientras continuaba apoyando en “secreto” a los rebeldes prorusos del oriente de Ucrania, Putin anunció y dio inicio a una operación a gran escala en Siria, desplegando hombres, barcos y aviones de combate que ayudaran a su aliado, el disputado presidente Bashar al-Assad, a detener el avance de los rebeldes sirios y el Estado Islámico y a lanzar ofensivas para recuperar territorio perdido en el último año. Putin enmarcó la operación rusa en Siria como parte de su compromiso con la comunidad internacional por combatir el terrorismo (e.i. el Estado Islámico), pero la mayoría de las bombas rusas han caído en territorio de los rebeldes sirios y parecen estar más encaminadas a proteger a al-Assad que a combatir al EI. De igual forma, el derribo de un avión ruso por los turcos tampoco ayudó a mejorar la situación en la región y aunque en este incidente el gobierno turco tiene tanta culpa como el ruso, todo parece indicar que Putin solo le ha echado gasolina a la guerra civil en Siria.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Se aproxima la tercera guerra mundial?

russia-1_3508898b

Fuente: telegraph.co.uk

Por Santiago Silva Jaramillo

Para empezar, no. No es probable que en el futuro cercano -y menos por el conflicto en Siria, como afirman algunos– se produzca una tercera guerra mundial.

En primer lugar, porque las apuestas y tensiones no son tan altas en este conflicto de Medio Oriente; es decir, que el riesgo de las afectaciones que una confrontación a gran escala produciría a los involucrados es mayor al de resolver los problemas por medio de la diplomacia. Por eso el derribo de un avión ruso por parte de Turquía ha creado muchos problemas, pero no produjo un escalamiento en la confrontación o más desorden que el incidente mismo. En efecto, Vladimir Putin y Percep Erdogan se pueden despreciar y considerar enemigos, pero esos sentimientos e intereses encontrados no alcanzan para generar una guerra entre ambos países.

En segundo lugar, la geografía supone un reto enorme e impone unas restricciones prácticas bastante complejas para todas las potencias involucradas. Es decir, que aunque Medio Oriente es fundamental para las potencias Occidentales, Rusia y obviamente las potencias regionales (Irán, Arabia Saudita y Turquía), el grado de dependencia sigue siendo bajo, y las condiciones de un despliegue completo en la región serían una pesadilla logística.

Finalmente, la oposición interna, las democracias y la inestabilidad de una guerra a gran escala disparada por un conflicto ajeno y lejano, convierten la alternativa de una confrontación armada entre las potencias por Siria en la fuente de inestabilidad interna que la mayoría de los líderes mundiales prefieren evitar. Esto no es una garantía, pero le resta puntos a la probabilidad de una tercera guerra mundial.

Así que calma, el apocalipsis todavía está lejos.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Refugiados y desplazados en 2014

Refugiados y desplazados en 2014: de acuerdo a cifras de la Agencia para los Refugiados de la ONU (UNHCR) en 2014 había al menos 55 millones de personas viviendo como refugiados o desplazados internamente en el planeta. Los tres países que más participan de esta tragedia son Siria, Colombia e Irak, concentrando el 22% del total de esta población. El siguiente gráfico da cuenta del panorama general, señalando los quince países que más refugiados y desplazados internos tuvieron en 2014. Fuente: UNHCR, 2015Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

refugiados y desplazados 2014

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Refugiados del mundo

Refugiados del mundo: los países de la cuenca del Mar Mediterráneo enfrentan una crisis. En los últimos meses, cientos de miles de personas han intentado cruzar desde Libia, Turquía, Egipto o Túnez a Europa. Huyen de la guerra en Siria, Afganistán, Nigeria o Libia, y de la pobreza en el África Subsahariana o el Medio Oriente y Asia Central. La crisis ha logrado que el tema de los refugiados internacionales se inscriba en la agenda global, llamando a la acción a la comunidad internacional (particularmente a la Unión Europea), pero recordándole al mundo los millones de refugiados que actualmente viven en varios países. Este gráfico da cuenta de ese fenómeno. Fuente: ONU, 2014. Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

Refugidados

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Por qué la guerra contra el Estado Islámico sigue empeorando?

syrian_contact_17

Combatiente de las fuerzas leales a Bashar al-Assad en la ciudad de Deir ez-Zor. Fuente: Time (Ver la galería completa).

Por Santiago Silva Jaramillo

Luego de meses de mantenerse neutrales, los turcos han decidido intervenir en la guerra que en su frontera con Siria luchan las fuerzas del Estado Islámico, las tropas leales a Bashar al-Assad, las diferentes facciones rebeldes y los kurdos. Era casi inevitable que el caos en Siria e Irak terminara por arrastrar a los turcos –al igual que lo ha hecho con otros países vecinos como Jordania e Irán y amenaza hacerlo con Líbano, Arabia Saudita e Israel- al enfrentamiento del enemigo común representado por el EI.

La decisión del gobierno turco –que sus aliados occidentales venían esperando desde hace varios meses– llegó luego de que un atentado terrorista en una localidad al sur de Turquía fuera atribuido al Estado Islámico y su intención de golpear a sus enemigos kurdos y a los refugiados sirios que utilizan la frontera turca para refugiarse, aprovisionarse y atacar las posiciones del EI.

Los turcos, que habían evitado el enfrentamiento directo con el EI por razones geopolíticas –aunque prestaban ayuda y apoyo indirecto a fuerzas que combatían a los islamistas- han lanzado varias operaciones aéreas en el norte de Siria y operativos para capturar simpatizantes dentro de su territorio (unos doscientos en cuestión de días). Aunque el gobierno de primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan ha descartado el despliegue de tropas al otro lado de la frontera, los bombardeos aéreos o de artillería a posiciones del EI tenderá aumentar.

La entrada directa de los turcos al conflicto sirio no solo afecta al Estado Islámico. Los kurdos, por otro lado, también se ven perjudicados por la decisión de Turquía. En efecto, las fuerzas kurdas que combaten al Estado Islámico en el norte de Siria están fuertemente relacionadas con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (KPP por sus siglas en inglés), una guerrilla kurda que lucha por la independencia de la etnia en el oriente de Turquía. El gobierno turco, que en muchos sentidos había evitado luchar directamente con el Estado Islámico por no ayudar a los kurdos, ha lanzado operativos simultáneos contra ambas fuerzas para “equilibrar” sus intereses en la región.

De esta forma, el caos de la guerra en Siria aumenta el territorio de las hostilidades a buena parte del sur y oriente de Turquía, donde las fuerzas turcas enfrentarán al Estado Islámico en la frontera, mientras atacan a los militantes del KKP en un intento por evitar que ocupen los vacíos dejados por un eventual retroceso del EI.

20 year-old YPJ fighter Beritan Khabat from Derek, Syria. She joined the YPJ four years ago to protect her homeland and put an end to the suppression of women. "I fought with ISIS in Jezza and Serikani.  Women of YPJ are not scared of ISIS."  Newsha Tavakolian for TIME  Beritan believes that in her society women should be armed with guns and fight for their rights. She says that they have created a new idea for the men of the world. telling them that women too can be good fighters. "I fought with ISIS in Jezza and Serikani. And the first time I heard the sound of bullets next to my ears was in Talala town, while I was fighting with ISIS for the first time. The first time I thought about facing ISIS, my whole body was shivering and the whole thing seemed more like a joke to me. But when I thought deeply, I realized that I was going to fight with a radical group, and this empowered me so much that all my fears faded away. Women of YPJ are not scared of ISIS".

Una de las mujeres que combaten con las fuerzas kurdas cerca de la frontera turco-siria en la localidad de Kobani. Fuente: Time.com (Ver galería completa).

Por último, frente a este nuevo jugador en la guerra, el principal beneficiado es el presidente sirio, Bashar al-Assad, enemigo de los turcos, que verá como tres de sus contrincantes luchan entre sí mientras él puede concentra sus fuerzas e intenta recuperar algo del territorio perdido en cuatro años de guerra. Porque las hostilidades continuarán y solo dan señales de agravarse en el futuro, así en las últimas semanas la diplomacia mundial –en cabeza de la ONU– esté intentando sentar a las partes del conflicto sirio en una mesa de negociación.

Una solución negociada al conflicto parece improbable porque algunos de sus actores más importantes no tienen ninguna intención –al menos por el momento y visible- de ceder en sus posiciones sin exigir demasiado de sus contrapartes (como al-Assad y las mismas fuerzas rebeldes) y otros han ganado mucho en el caos de la guerra para querer que una negociación “prematura” les haga perder sus victorias (como el Estado Islámico o los kurdos).

En este punto, la comunidad internacional solo puede esperar que la guerra, que arrecia, no se siga saliendo por las costuras fronterizas y arrastrando a más partes al conflicto. Pero de esas esperanzas solo suelen quedar tragedias.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Página siguiente »


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

Anuncios