Search Results for 'migración'

Gráfico: Migrantes

Migrantes: la crisis en el Mediterráneo y Europa Oriental, donde cientos de miles de migrantes africanos y asiáticos intentan entrar a Europa de manera ilegal, escapando guerra y pobreza en sus países, ha mantenido a la migración como tema recurrente en las discusiones públicas y los titulares de medios internacionales por semanas. La migración no es, ni mucho menos, un fenómeno reciente, aunque la tendencia de la última década sea el aumento. Los siguientes gráficos presentan una visión de la situación actual de la migración en el planeta.  Fuente: ONU, 2014. Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

Migrantes1

migrantes2

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

Cinco grandes mitos de la migración ilegal

Fuente: The Boston Big Picture

Fuente: The Boston Big Picture

Por Santiago Silva Jaramillo

Los últimos meses dos asuntos de contexto han devuelto la discusión sobre la migración (particularmente la ilegal) a la agenda internacional: la crisis humanitaria del mediterráneo y la campaña presidencial en Estados Unidos. Por un lado, la tragedia de cientos de muertos en un flujo constante de migrantes ilegales que desde las costas del norte de África intentan alcanzar Europa en hacinados barcos de contrabandistas, mientras las autoridades europeas intentan implementar una política común sobre cómo atender el problema, balancéanadose entre la atención a los náufragos y la persecución de los contrabandistas, y el cierre de sus fronteras. Por otro lado, el ascenso de un curioso candidato en las elecciones primarias del Partido Republicano en Estados Unidos, el empresario y celebridad Donald Trump, ha revivido las discusiones, sobre todo en las visiones más conservadoras de los estadounidenses, sobre las consecuencias de la migración -particularmente ilegal- sobre la sociedad y economía del país.

Fuente: The Boston Big Picture

Fuente: The Boston Big Picture

  1. Los inmigrantes tienen un efecto negativo en las economías de los países receptores: contrario a algunas ideas plateadas sobre prejuicios de la migración como un elemento desestabilizador de las estructuras económicas de los países receptores, particularmente al entrar a jugar en el mercado laboral (“robar los empleos de los nativos”) y demandar demasiado de los sitemas de atención social (subsidios de desempleo, salud o educación). Sin embargo, la mayoría de los estudios sobre el impacto de la migración -incluso la ilegal y de trabajadores poco especializados- coinciden en los beneficios que tiene la migración sobre las economías receptoras. El Cato Institute, por ejemplo, señala que los inmigrantes suelen tener cinco efectos positivos sobre las economías de los países donde llegar a vivir, a saber: 1. naturaleza de emprendimiento, 2. juventud y edad media de trabajo, 3. llenan espacios y nichos laborales que los nativos no ocupan, 4. por su edad, muchos ya han adelantado estudios, y 5. disposición a la innovación y el cambio económico.
  2. La migración ilegal es un problema de control efectivo de las fronteras del país receptor: no realmente, al menos, los esfuerzos en control fronterizo no han demostrado ser efectivos para detener el flujo migratorio. La frontera entre México y Estados Unidos es un muy buen ejemplo, donde fuertes controles, patrullas, muros e incluso participación de vigilantes civiles no ha logró cambiar por años la tendencia migratoria entre ambos países. La migración es ante todo un problema de desarrollo, desigualdad y política interna; los migrantes son “expulsados” de sus lugares de origen por el estancamiento económico, la inestabilidad política u ocasionalmente, eventos desencadenantes como desastres naturales. Esto habla más de los motivos de inicio y no de los controles como posible solución.
  3. Los inmigrantes son en su mayoría las personas más pobres de los países expulsores: no necesariamente. Muchos de los inmigrantes hacen parte de dos fenómenos separados. Por un lado, la llamada “fuga de cerebros”, es decir, la migración de personas educadas de un país a otro persiguiendo mejores oportunidades laborales y sociales y aprovechando la globalización para hacerlo. Pero la gran migración, la de millones de personas también se concentra en los individuos de ingresos medio y medios bajos de las sociedades expulsoras. Primero, por los costos que implica la migración, y segundo, porque la frustración del estancamiento económico se concentra en esta población, más allá de los más pobres.
  4. La mayoría de los inmigrantes tienen problemas para adaptarse a sus países de destino: aunque es cierto que muchos descendientes de migrantes del magreb africano en Paris o inmigrantes musulmanes en ataques islamistas en Europa se han convertido en el epítome de la crítica por el multiculturalismo y la capacidad de asimilación de las sociedades occidentales de su población inmigrantes, los casos señalados son eso precisamente, casos, excepciones a los cientos de millones de migrantes que se han logrado incluir en sociedades completamente diferentes durante cientos de años.
  5. La migración ilegal es negativa para el comportamiento demográfico de un país: no, la migración es un milagro de la demografía, sobre todo para sociedades que envejecen como Europa, donde los migrantes no solo reemplazan la población en edad productiva necesaria para que la economía siga andando, sino que su impulso reproductivo continúa -al menos en la primera generación- a mantener vibrante la sociedad receptora con nuevos miembros.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Por qué están murieron cientos de inmigrantes ilegales cruzando el Mediterráneo?

Naufragio

Fuente: The Big Picture – Bostonglobe.com

Por Santiago Silva Jaramillo

El pasado 18 de abril unos 700 inmigrantes ilegales murieron ahogados cuando una embarcación que los transportaba desde Libia -en el norte de África- naufragó cerca a las costas italianas de la isla de Lampedusa. La tragedia ha puesto la lupa en la política europea de migración y en el incremento exponencial de los movimientos poblacionales ilegales desde finales de 2011, en la cúspide de la crisis política que afecta a países del Norte de África y Medio Oriente. De hecho, unos 39.000 migrantes fueron detenidos por las agencias migratorias europeas procedentes del Libia, Túnez y Egipto en 2014.

La migración ilegal descontrolada suele constituirse en un problema de doble vía. Por un lado, un país con problemas sociales, políticos o económicos que “expulsa” a su población y por el otro, un país con políticas migratorias restrictivas -pero atractivo en términos de calidad de vida- que no logra “recibir” a los migrantes efectivamente. Esto presenta dos frentes de la problemática para cualquier política migratoria responsable, cooperación para evitar el caos, la inestabilidad o la pobreza que expulsa a grandes cantidades de población, y control fronterizo con inclusión y ampliación de la legalización de los migrantes.

pobEur

Dar clic para ampliar la imagen

Ahora bien, el contexto europeo en este caso cuenta con algunas particularidades. Lo primero es una política migratoria que ha tenido importantes dificultades para proteger la vida de algunos de los migrantes -sobre todo en el Mediterráneo- y por el otro, ha sufrido grandes tropiezos en los esfuerzos por incluir a los nuevos pobladores en la comunidades a las que han llegado. Esto ha llevado a la configuración en barrios de inmigrantes y en algunos casos, de sentimientos de exclusión de parte de quienes llegan y quienes los reciben. En efecto, entre 1990 y 2010 el porcentaje de inmigrantes sobre la población total de Europa pasó del 6,9% al 9,5%.  El otro problema responde a tendencias más complejas, lentas, pero no menos importantes, como la demografía. Europa ha sufrido una desaceleración de su crecimiento poblacional en las últimas décadas y las prospectivas dan cuenta de un continente que empezará a encogerse, amenazando asuntos como el crecimiento económico, la carga pensional e incluso la defensa territorial. Ante la “escasez de europeos” futura, la migración podría suponer una alternativa para evitar la eventualidad demográfica.

Pero la política suele ponerse de por medio. Primero, porque la migración suele provocar conflictos culturales entre “nativos” y “recién llegados”, choques que suelen aprovechar partidos de extremas para construir discursos políticos que atraigan la atención en tiempos de moderación generalizada en Europa. En efecto, movimientos políticos con plataformas anti-inmigrantes han logrado ganar más terreno en los últimos años en países como Francia, Hungría e Italia. Segundo, porque las políticas de multiculturalidad europeas e inclusión de migrantes no han logrado ser un éxito absoluto, dejando a importantes franjas de inmigrantes en “limbos sociales” en donde no se sienten europeos, pero tampoco descendientes del país de origen suyo o de sus padres.

El dilema europeo es evidente: estancamiento poblacional y cohesión cultural Vs. crecimiento poblacional y multicultalismo fallido.Resolverlos, sin embargo, no parece tan sencillo.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Narcotráfico, violencia y migración ilegal

Narcotráfico, violencia y migración ilegal: la reciente crisis en la frontera de Estados Unidos y México por el aumento del flujo de inmigrantes –particularmente niños– desde varios países de Centroamérica ha puesto de nuevo el debate sobre las políticas migratorias del país del norte y las dificultades y peligros que corren los emigrantes ilegales expulsados de los países del sur del continente.  El primer gráfico da cuenta de las tendencias migratorias en Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Colombia, todos países expulsores y en su mayoría -aunque no exclusivamente- hacia Estados Unidos. Curiosamente, estos datos dan cuenta de una reducción importante en la cantidad de emigrantes desde estos países en los últimos años, en efecto, el final de los años 90 supuso el momento de mayor expulsión en la muestra, con al menos un millón de personas migrando desde estos países.

MigraciónAmerica

Ahora bien, Estados Unidos es el país con mayor recepción de migrantes del mundo. En las pasadas tres décadas, ha recibido algo más de treinta millones de personas. México, su vecino del sur, es uno de los países con mayor número de población expulsada y por supuesto, una importante participación en las tendencias del mismo debate migratorio en suelo estadounidense. Así, la población de inmigrantes ilegales en Estados Unidos en 2012 era de once millones cuatrocientos mil personas, una cifra que se ha mantenido estable desde su últimos incremento significativo al principio de la década del 2000.

MigraciónEEUUMEX

 

migrantwes

Las dos gráficas siguientes, comparan la población inmigrante y el promedio de la Tasa de homicidio por cien mil habitantes de Colombia y Guatemala. en ambos países parece existir una coincidencia entre la reducción del homicidio y la reducción de la migración (aunque en Colombia la relación no parezca tan clara en los años 80). Sin embargo, la violencia que sufre un país (sobre todo los brotes e incrementos) pueden verse como una de las razones principales por las que los latinoamericanos emigran hacia otros países.

EmHomCol

EmHomGuat

Irónicamente, buena parte de esa violencia se puede explicar en la instrumentalización por parte de las expresiones criminales de los países de la región del negocio del narcotráfico como fuente de financiación e interés en disputa. Es la misma guerra contra las drogas que promueve Estados Unidos la que está expulsando a los inmigrantes centroamericanos que inundan su frontera.

Las personas no suelen emigrar porque odien sus países o porque quieran hacer parte de una sociedad que, en la mayoría de los casos desconoce: hay una necesidad transversal a casi todos los inmigrantes. Quienes salen de sus países, sobre todo para ingresar a otro de manera ilegal, lo hacen porque les toca, no porque sea lo que quieran.

Mejor dicho, la inmigración de este tipo está explicada por las dificultades en las condiciones de vida del país expulsor y no tanto en las buenas condiciones que los esperarían en el país receptor. Esto no quiere decir que las “oportunidades” no influyan en la decisión que toman los inmigrantes del lugar al que quieren ir, pero el flujo, y sobre todo el aumento inesperado del mismo, tiene mucho más que ver con conflictos, choques o crisis en el país expulsor.

migrantwes3

migrantwes2

La gran mayoría de los migrantes ilegales que viven en Estados Unidos son originarios de México y Centroamérica y aunque la cercanía y facilidad del traspaso explique una parte de este fenómeno, la violencia y los problemas económicos resultan el factor desencadenante de la migración. Una política migratoria integral no solo debería dedicar esfuerzos a regular la entrada y salida al país, sino, y sobre todo, intentar mitigar y compensar los efectos de la violencia y los desafíos de desarrollo en los lugares de origen de los migrantes.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Radiografía de un Estado Fallido

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Sobre las características del colapso gubernamental

La más reciente edición de la revista Foreign Policy se dedica al análisis de los llamados ‘Estados Fallidos’ y la presentación del ranking que cada año construye en asocio con The Fund for Peace que determina la insuficiencia estatal en 177 países del mundo.

En términos generales, se entiende por Estado Fallido aquel que es incapaz de proveer a su población y sobre su territorio los más básicos servicios públicos. En esencia, la falencia estatal se configura cuando el Estado no tiene el monopolio legítimo de la fuerza, es incapaz de proveer justicia y cobrar impuestos y no proporciona servicios públicos básicos efectivamente a su población.

Por supuesto, las definiciones pueden varias según se entienda el término ‘Estado’. Pero en general, se sigue una definición weberiana, en tanto se entiende al Estado como el ente que controla el monopolio de la violencia dentro de un territorio. De esta manera, un Estado puede fallar cuando es incapaz de controlar todo su territorio efectivamente o cuando se le presentan competidores lo suficientemente fuertes o numerosos para evitar que lo haga.

Ahora bien, ¿por qué falla un Estado? La misma edición de Foreign Policy de la que hablo trae algunas luces. Recojo entonces tres explicaciones preliminares, una institucional, otra geográfica y una última sociopolítica.

  1. Instituciones y Estados Fallidos: una sociedad se desarrolla a partir de una serie de normas formales e informales de comportamiento colectivo que determinan las dinámicas de sus actores. Estas normas son instituciones encargadas de regular las relaciones sociales, económicas y políticas dentro de una sociedad. Según los economistas Daron Acemoglu y James Robinson, los estados fallan cuando su comportamiento está regulado por instituciones económicas extractivas que acaban con los incentivos, desalientan la innovación, creando un juego económico desigual y facilitando la apropiación desigual de recursos. de acuerdo con Acemoglu y Robinson estas instituciones extractivas son: (1) falta de derechos de propiedad, (2) mano de obra forzada, (3) desigualdad de oportunidades, (4) corrupción de las élites, (5) bloqueo al desarrollo tecnológico, (6) falta de ley y orden, (7) gobierno central débil, (8) servicios públicos e infraestructura deficiente, (9) explotación política y (10) saqueo de recursos sistemático.
  2. Geografía y Estados Fallidos: esta explicación se centra en la incidencia de la geopolítica sobre los destinos de las naciones y los Estados sobre las que éstas se sustentan. La geopolítica, en su acepción más convencional, estudia la distribución del poder determinado por la geografía, particularmente la física. Según esta perspectiva, un Estado Fallido se encuentra destinado en gran medida por su geografía a las dificultades de gobernar su propio territorio efectivamente. Dos ejemplos paradigmáticos son el de Afganistán y Pakistán, que rankean de 6 y 13 en el Índice de este año y han permanecido en los más bajos puestos desde que se realiza este ejercicio. El accidentado territorio de ambas naciones, junto con su posición central en Asia y adyacente a las zonas de influencia de grades potencias regionales y globales parecen condenarlas a la inestabilidad. Por lo menos esto sostiene Robert Kaplan sobre Pakistán. La geopolítica también puede explicar los problemas de otra docena de Estados con problemas de inestabilidad y debilidad institucional, al identificar otros lugares de la geografía mundial que por su importancia económica o estratégica han tenido que enfrentar serios desafíos a la hora de establecer una gobernabilidad efectiva sobre su territorio.
  3. Escenario sociopolítico y Estados Fallidos: una última manera de entender el fracaso de los Estados la provee el mismo compendio de estadísticas y análisis que compone el Índice de Estados Fallidos de Foreign Policy y The Fund for Peace. En efecto, la lista de circunstancias o indicadores sociales, políticos y económicos utilizado para construir el Índice resulta bastante explicativa por si mismo de las condiciones en las que un Estado es más proclive a fallar. A saber: (1) presiones demográficas, (2) refugiados y población desplazada forzosamente, (3) descontento grupal, (4) migración exterior y fuga de cerebros, (5) desigualdad en el desarrollo económico, (6) pobreza y deterioro económico, (7) legitimidad estatal, (8) servicios públicos, (9) derechos humanos y Estado de Derecho, (10) aparato de seguridad, (11) fraccionamiento de las élites e (12) intervención externa.

Fuente: Failed States Index – The Fund for Peace

El gráfico anterior muestra el comportamiento de Colombia en el Índice desde su creación en 2005. Los avances en seguridad y gobernabilidad le han permitido un visible mejoramiento de su posición en los últimos años. También pueden ver algunas cifras de Estados Fallidos y los peores en fotos.

¿Qué otros elementos configuran un Estado Fallido? ¿Qué tan claro o útil es este concepto para analizar el panorama internacional? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Saltando del barco

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Sobre cómo la inmigración puede salvar a Estados Unidos y Europa del desastre

Dos tendencias parecen cambiar el panorama migratorio en Estados Unidos, pero particularmente en Europa en las últimas semanas. Por un lado, han aumentado los retornos de migrantes a sus países de origen, llevando a los números netos de migración a casi ceros por primera vez en décadas. El segundo fenómeno se refiere a los cambios políticos y el aumento en los votos y el poder de los partidos anti inmigrantes en varios países de Europa y las exigencias de mayores controles y una legislación clara ene l caso estadounidense.

Ambas tendencias responden principalmente a la crisis económica, en tanto han exacerbado el nacionalismo y la búsqueda de chivos expiatorios, mientras han vuelto menos atractivos los mismos países en términos económicos para las personas que habían migrado buscando mejores oportunidades de calidad de vida.

Pero los europeos y estadounidenses comenten un grave error, la migración no es un debilitador económico de un país, todo lo contrario, ayuda a dinamizar su aparato productivo e impide que sociedades con bajas tasas de fertilidad, como las europeas, no se derrumben por las exigencias demográficas.

Así pues, un flujo migratorio sano, regulado ligeramente y constante puede garantizar prosperidad no solo para los recién llegados, sino también para los nativos. En efecto, la población inmigrante es por naturaleza emprendedora y socialmente activa. Este espíritu migratorio se nutre tanto de las dificultades propias de llegar a un lugar nuevo, como del impulso de mejorar su situación y la de su familia que los llevó a emigrar en el primer lugar.

De esta forma, la inmigración se puede convertir en el combustible que impulsa la innovación y la creación de trabajos en una economía, sobre todo cuando esta pasa por momentos difíciles y la población local se siente temerosa de invertir o emprender nuevos negocios.  La también popular idea, sobre todo de los extremistas, de que los inmigrantes quitan trabajos a la población nativa se sustenta en una mentira: suponer que el mercado laboral es estático. En realidad, los inmigrantes tienen a expandir la oferta laboral.

Inmigrantes como % de la población total – Estados Unidos

Año 1990 2000 2010
Porcentaje 9,1 12,1 13,5

Fuente: Department of Economic and Social Affairs

Inmigrantes como % de la población total – Europa

Año 1990 2000 2010
Porcentaje 6,9 7,9 9,5

Fuente: Department of Economic and Social Affairs

El Segundo asunto se refiere a las grises perspectivas demográficas del mundo desarrollado en los próximos años. La población europea se reducirá en los próximos años y se hará más vieja, en tanto las tasas de natalidad y de mortandad se compriman. Europa se encuentra condenada por su prosperidad, que lleva a su población a tener menos hijos y a sus ciudadanos a vivir mucho más.

Esto supone un enorme desafío para las sociedades europeas, su sistema de Seguridad Social y sus posibilidades de competir con otros aparatos productivos mundiales. La migración es una excelente herramienta para corregir tendencias demográficas decrecientes. Estados Unidos, por ejemplo, mantendrá el crecimiento de su población gracias a la migración a las altas tasas de natalidad de los migrantes.

Fuente: World Population Prospects

¿Tiene futuro la inmigración masiva a Europa y Estados Unidos? ¿La detendrá la Crisis Económica o las fronteras vigiladas? ¿Puede un país funcionar sin un crecimiento demográfico sostenido? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Nociones básicas sobre migraciones

Por Rosa Isabel García Álvarez

En fechas pasadas se publicó una nota acerca de la situación de los migrantes, haciendo notar la situación por la que atraviesan estas personas. Lo que se pretende en este escrito es exponer algunos elementos que son considerados como importantes para entender el proceso migratorio no solo en Colombia sino en el mundo.

Conceptualmente las migraciones se entienden como la movilización de las personas de su país de origen hacia otro que se convertirá en el país destino. Según los investigadores de temas migratorios, se establece que los migrantes eligen el país destino, pero la realidad de violencia que tienen muchos países permite desvirtuar ampliamente la “capacidad de elección” a la que pueden llegar estas personas.

La historia demuestra que la condición de migración se puede considerar como una característica inherente al ser humano, pues en tiempos antiguos el hombre se desplazaba de un lugar a otro con el fin de mejorar sus condiciones, de allí es que algunos estudiosos atribuyen el concepto de oleadas migratorias en las personas.

Ahora bien, si se habla de un caso concreto como el colombiano, las oleadas migratorias se han establecido en 3, que es donde han salido la gran cantidad de personas en condiciones regulares o irregulares, según la información disponible se establece que la primera oleada migratoria en Colombia inicia en la década de los setentas cuando los primeros colombianos que decidieron emigrar, eligiendo como destino Estados Unidos; cabe resaltar que en las oleadas posteriores se incrementó el flujo de migrantes debido a que se cambió el paradigma de que los migrantes eran solo personas de la clase alta.

En la segunda oleada migratoria que se dio a final de los ochentas, el espectro de los países destino se amplia, pues Estados Unidos era una opción mas no el destino principal, es en ese momento donde Europa comienza a perfilarse como un destino atractivo para los migrantes y la última oleada es la de finales de los noventa, donde la situación de violencia y la economía son los factores más influyentes para tomar la decisión de emigrar.

Actualmente no se tiene certeza sobre el número total de migrantes colombianos, pero se estima que son alrededor de 7’000.000 haciendo un promedio entre cifras oficiales y cifras de otras organizaciones. Lo anterior demuestra que la situación migratoria a nivel mundial ha desbordado la capacidad de los gobiernos en la medida en que no se tienen datos reales sobre los migrantes, luego está la situación por la que atraviesan los migrantes al no sentirse aceptados en el país de destino, pues la normatividad cerrada de algunos generan roces entre migrantes y nacionales; generando conflictos entre ellos, y es allí donde se abre el debate, pues el migrante se debate entre las normas que mejor lo ayuden y que le den reconocimiento y participación, si el país de origen o país de destino?, y otra pregunta que puede surgir es desde el migrante en términos de identidad que importa más ¿mantener la identidad del país de origen o acogerse a la identidad propuesta por el país destino?

Un mundo de nadie.

De cómo las migraciones están cambiando el mundo en el que vivimos.

El número de migrantes en el mundo en el año 2010 fue de 214 millones de personas, según cifras de la IOM (International Organization for Migration), un incremento importante de los 150 millones de 2000. De esta forma, el 3,3% de la población total del planeta es migrante, es decir, no es nacional el país donde reside. Países como Qatar o Singapur mantienen un amplio porcentaje de población migrante, dado los requerimientos de sus economías de mano de obra y tasas bajas de crecimiento de la población local. De esta forma, más de 400 billones de dólares son enviados por los migrantes de vuelta a sus países de origen en forma de remesas, donde tres cuartos de ésta cantidad se direcciona a países en vías de desarrollo.

Así, las poblaciones migrantes han constituido grandes comunidades lejos de sus países de origen en un mundo donde las distancias se acortan, pero las barreras se amplían. Las dinámicas migratorias (y anti-migratorias) se han convertido entonces en una realidad que cobra cada vez mayor importancia en la realidad demográfica mundial.

Países como Estados Unidos, España e Italia reciben millones de inmigrantes (sobre todo de países en vía de desarrollo) cada año. La mayoría de estos movimientos son ilegales (en tanto los migrantes no cuentan con los permisos para vivir o trabajar en esos países) y constituían hasta hace unos años un problema de mediana importancia en estas sociedades. Sin embargo, con la crisis económica encima, tanto en Estados Unidos como en muchos países de Europa, las legislaciones en temas migratorios se han endurecido.

Desde considerar a los inmigrantes ilegales como a criminales en Arizona, como a aplicar deportaciones masivas con gitanos de Europa o prohibir el velo de las niñas musulmanas en las escuelas francesas. Las migraciones de los últimos veinte años están generando conflictos en las sociedades a donde estas mareas de personas están llegando. En Estados Unidos, el presidente Barack Obama y el Congreso llevan meses dilatando una reforma migratoria cuyo alcance y dureza son todavía materia de intenso debate. Mientras tanto, los partidos de extrema derecha europea ganan terreno en los parlamentos y gobiernos de países como Suecia, Holanda o Francia, al dar voz a la xenofobia general que invade a una parte importante de la frustrada población inmersa en la crisis económica.

Pero la inmigración ilegal no es la única manera de migración que representa problemas políticos en el mundo. En 2009 hubo 27 millones de personas desplazadas internamente en el planeta, un incremento de seis millones una década atrás. De igual manera, el número de refugiados, aunque con un leve declive de sus niveles a comienzos del 2000, alcanza algo más de 15 millones de personas.

Las últimas semanas ha visto cómo miles de norteafricanos, huyendo de la guerra en Libia y las tensas situaciones sociales y políticas en Túnez y Egipto, prueban su suerte en el embravecido mediterráneo con la esperanza de alcanzar las costas europeas. Cientos se han ahogado y los que han sobrevivido a la travesía se encuentran con los gobiernos europeos, recelosos, que buscan todas la maneras para pasarse el problema unos a otros.

¿Es la inmigración un problema o una oportunidad? ¿Puede Europa y Estados Unidos asumir este flujo de personas sin perder algo de su identidad? ¿Será pacífico este proceso? Cuénteme lo que piensa, comente.

Otros esenciales: 5 verdades (más) de la política internacional que todos deberíamos saber.

Como lo hice hace unas semanas, intentaré identificar algunas dinámicas con las que se puede contar al darle una mirada a la realidad internacional.

  1. El crecimiento chino no es imparable: pues depende de dos factores, su sostenibilidad y su sustentabilidad, es decir, si en el largo plazo este proceso es económica y ecológicamente viable. Porque el crecimiento económico chino necesita de ingentes recursos y supone un desgaste importante de su medio ambiente; el reto de China será lograr que estas dos circunstancias no logren sabotear su camino hacia la supremacía económica mundial.
  2. Ojo con India: distraídos por la deslumbrante nueva potencia mundial, muchos parecen haberse olvidado de India, que camina firmemente por una ruta sin tantos riesgos y que podría darle mejores resultados que China. Democrática y educada, India sustenta su futuro en una población preparada, en prestación de servicios, en innovación tecnológica y en que ya es reconocida como el contrapeso natural al poderío chino en Asia, lo que le grajea poderosos aliados.
  3. Una guerra sin fin: la famosa “Guerra contra el terrorismo” no puede ganarse, no porque Osama Bin Laden no pueda ser capturado o Al-Qaeda derrotada, sino porque pase lo que pase, alguien los reemplazará a ambos. Mejor dicho, el terrorismo (sin importar la ideología que lo inspire) es un problema con el que el mundo tendrá que aprender a vivir. Esto no quiere decir que no pueda combatirse, e incluso contenerse, sino que erradicarlo por completo resulta imposible.
  4. Déjenle Irán a los israelíes: que Irán empezó a construir un reactor nuclear, que China le ayuda, que Rusia le vende el uranio, que también lo asesora, que Estados Unidos se queja, que impone más restricciones y sanciones, que el presidente iraní se envalentona, que anuncia que el reactor ya es funcional, que nunca han estado más cerca y remata con que el “Estado sionista” debe desaparecer. Entonces Israel realiza una operación aérea y destruye el reactor, que ya pasó el peligro. Y todo vuelve a empezar, que Irán empieza a reconstruir el reactor…
  5. Europa será un poco menos estable: la inmigración ilegal y la recesión económica están volviendo a la aburrida Europa en un lugar mucho más interesante. Pues montados sobre los problemas económicos, la desconfianza frente a los inmigrantes y el resurgir de los sentimientos nacionalistas, los partidos de la extrema derecha europea están consiguiendo en las últimas elecciones escaños en los parlamentos del continente. Y mediante la situación empeore (y todo parece indicar que lo hará), las protestas y el descontento social pueden desestabilizar a la que durante años ha sido la región más moderada y tranquila del globo.

China hegemónica (2 de 3): de porqué Estados Unidos no está en decadencia.

Quizá tanto como del auge chino, se ha hablado sobre la decadencia estadounidense. Se ha comparado la actual situación de los Estados Unidos con los últimos años de la hegemonía de Gran Bretaña antes de la primera guerra mundial, incluso con el Imperio romano del siglo quinto. La recesión económica, las guerras en medio oriente, también la inmigración, muchos han sido los motivos que los analistas han aducido para predecir el final de la hegemonía estadounidense, pero ¿está tan cerca este escenario como algunos creen? ¿Serán estos los años del final de la superpotencia estadounidense?

Estados Unidos. Perspectivas de poder nacional:

  1. Poder económico. Apariencia: La recesión económica ha supuesto un golpe difícil de superar para los Estados Unidos.  Otras naciones del mundo, que han sorteado los tiempos de crisis con mejores resultados, tienen ahora economías más dinámicas y con el empuje necesario para superar a los estadounidenses. Realidad: el PIB per cápita, por ejemplo, de un estadounidense de a pie, supera en varias veces el de un chino o un indio. La recesión por la que pasa ya está dando señales de acabar y la recuperación económica se puede entrever en el horizonte. El dinamismo de la economía estadounidense (esto es, su capacidad de cambiar y adaptarse) tampoco debe desestimarse.
  2. Poder militar. Apariencia: Dos difíciles guerras en Asia y una guerra global contra el terrorismo han requerido muchos recursos de Estados Unidos y le han representado un desgate político, militar y estratégico de importancia. Realidad: Estados Unidos sigue siendo el país con el mayor gasto militar del mundo, que incluso la crisis económico no ha reducido; su ejercito es el más tecnificado y mejor entrenado y sus fuerzas cuentan con una capacidad operativa global, de tal forma que pueden desplegarse con facilidad, y en cuestion de horas, a cualquier esquina del mundo.
  3. Poder político. Apariencia: Nuevos poderes emergen en todos los frentes, las potencias regionales, buscando el liderazgo entre sus vecinos, se convierten poco a poco en una opción frente a la hegemonía estadounidense. Realidad: La influencia de Estados Unidos sigue siendo inmensa, cuenta con una embajada en cada país sobre la tierra y sus intereses nacionales tiene  un carácter global; ningún otro país puede decir esto. No solo eso, Estados Unidos es uno de los países con población mayor a 100 millones más estable del mundo, esta tranquilidad domestica le deja un amplio margen de maniobra en sus relaciones con el exterior.
  4. Poder técnico-científico. Apariencia: Otros países, sobre todo en Asia, han tomado la delantera en la innovación. Inventan más, se educan más y adelantan proyectos científicos que hasta hace poco se consideraban prerrogativa de Occidente. Realidad: La revolución tecnológica en Asia es todavía parcializada y en materia de patentes, Estados Unidos conserva su lugar como uno de los países que más inventa. De la misma forma, en el ranking de Top Universities las universidades estadounidenses ocupan 12 de los primeros 20 puestos; la calidad en educación superior sigue perteneciendo a los estadounidenses.

¿Cree que en realidad nos encontramos en los últimos años de la hegemonía estadounidense? Cuénteme lo que piensa, comente.

Página siguiente »


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

  • RT @Valemogo: Esta invitación es para compartir y disfrutar de esta exposición que estará abierta hasta el 3 de Abril en la @bppiloto Y e… 6 hours ago
  • RT @PoliPerson: Hoy a las 5:00 p.m en la Casa Afro habrá sesión informativa sobre las convocatorias a estímulos para el arte y cultura de @… 8 hours ago
  • RT @CAPoliticoEAFIT: ¿Qué deberíamos informarle a las personas para cambiar los comportamientos negativos? La profesora @CBicchieri sugiere… 12 hours ago
  • RT @CAPoliticoEAFIT: Recuerden, si no pueden asistir al lanzamiento de “Nadar en contra de la corriente”, nos pueden sintonizar a través de… 12 hours ago
  • Vean qué dicha la programación de Cultura Parque para los próximos días en Parque Berrío, El Progreso, Parques del… twitter.com/i/web/status/1… 1 day ago
Anuncios