Archive for the 'Uncategorized' Category

Nuestro “nuevo mejor amigo”

Aclaro, yo entiendo el pragmatismo detrás del acercamiento del presidente Santos a Chávez, estoy consciente de que los altos intereses nacionales lo exigen y que el mejoramiento de las relaciones colombo-venezolanas es un imperativo. Más aún, no dudo de la necesidad de impedir que los nuevos acuerdos se pierdan; un conflicto entre ambos países es tan indeseable como perjudicial. Sin embargo, no me parece que la nueva retórica de “somos súper amigos” del presidente Santos frente al mandatario vecino sea conveniente, es más, me parece excesiva e innecesaria. La relación con el gobierno venezolano debe ser de confianza, cercana, pero no permisiva.

Me explico.

La semana pasada la SIP (Sociedad Iberoamericana de Periodistas) señaló al régimen chavista como la principal amenaza a la libertad de expresión en el continente. Los que no es ninguna sorpresa, pues el presidente venezolano ha utilizado todas las herramientas, desde la no renovación de las licencias, hasta la misma violencia, para acallar a las voces disidentes de los medios de comunicación de su país. Un gobierno que censura y persigue a sus periodistas, que supone que no hay posibilidad alguna de oposición, mejor dicho, un gobierno que no es democrático, no puede ser nuestro mejor amigo.

Tampoco es bueno porque hasta hace muy poco (y nada indica que esto haya terminado), Chávez era, en el mejor de los casos, permisivo con las FARC en su territorio. Estoy consciente que el acercamiento busca precisamente que esto termine, pero la forma en este caso importa y sin antes lograr un compromiso real respecto al rechazo a la guerrilla colombiana, no es conveniente hacer muchas y muy bullosas declaraciones de amistad.

Es más, me pego del pragmatismo por un momento. Hace algunos meses los comerciantes colombianos afirmaron que habían logrado (luego de la crisis de principios del año) reemplazar la mayoría de sus ventas a Venezuela. De la misma forma, la misma economía venezolana se encoge, desgastada por años de mal gobierno, expropiaciones y gasto irresponsable. Es poco probable entonces que el intercambio comercial entre Colombia y su vecino vuelva a alcanzar los niveles de 2007 o 2008.

Lo que quiero decir es que Chávez no es nuestro amigo, no puede serlo. Socio comercial, claro, depositario de nuestro respeto, por supuesto. Pero nunca aliado político. Las agendas internacionales pueden coincidir en algunos casos, la cooperación es necesaria y la relación tiene briznas de dependencia, pero no es nuestro amigo. Amigo Piñera, presidente de Chile, o la recién electa presidenta brasileña, Dilma Rousseff, pero no Chávez, nunca él.

Le cree a la nueva amistad de Hugo Chávez y Juan Manuel Santos? Cuánto cree que durará?. Cuénteme lo que piensa. Comente.

Anuncios

5 propuestas (de los perdedores) que Juan Manuel Santos debería utilizar para su política exterior.

Juan Manuel Santos, el presidente electo de los colombianos, ha utilizado un discurso de “unidad nacional” durante las ultimas semanas de campaña. Sería interesante que esta idea superara las simples alianzas políticas y se concentrara en las programáticas, pues de todos los candidatos de la anterior campaña hay puntos rescatables. No es imposible,  Vargas Lleras, por ejemplo, condicionó su adhesión a que Santos rescatará de su programa de gobierno cinco puntos fundamentales. Lo que propongo a continuación es algo similar, pero en términos de política exterior.

  1. Firma de acuerdos de seguridad jurídica reciproca (Vargas Lleras): el candidato de Cambio Radical propuso la firma de Acuerdos de Protección y Promoción de la inversión con países donde los colombianos invierten y que estos acuerdos protejan a los extranjeros que lo hacen en Colombia.
  2. Ingreso a APEC (Noemí Sanín): la candidata conservadora no sólo prometió el ingreso a la Cooperación Económica Asia-Pacifico, en aprovechamiento de la complementariedad de economías, sino que propuso la modernización de la infraestructura portuaria del país en el Pacifico con miras a esta nueva relación.
  3. Liderazgo ambiental (Noemí Sanín): propuso una reforma estructural de las instituciones colombianas de protección ambiental para tomar el liderazgo regional, y apuntar al mundial, en temas de conservación y promoción del cuidado del medio ambiente y combate al cambio climático.
  4. Política exterior, política de Estado (Vargas Lleras): el ex senador propuso la creación de un plan estratégico a largo plazo, que tuviera en cuenta los intereses nacionales, que guiaría la política exterior colombiana en los próximos años, es decir, hacer de la política exterior, más que de gobierno, una de Estado.
  5. Integración con el sur (Gustavo Petro): el candidato del Polo prometió la firma de nuevos acuerdos multilaterales con América del Sur, empezando con temas de cooperación económica y financiera, pretendiendo llevar estas relaciones a una integración mucho más profunda.

Todas estas propuestas apuntaban a una política exterior seria y pragmática, pero también ambiciosa. Esperemos que Santos las recoja y aplique en su gobierno.

¿Qué propuesta falta? Cuénteme lo que piensa.

Noche Especial

El pasado 11 de junio fue la presentación en sociedad de Sudáfrica, digo, la inauguración del Mundial de Futbol 2010.La realización de eventos deportivos internacionales es mucho más, para los países organizadores y algunos de los participantes, que una simple competencia de atletas. Para Sudáfrica, por ejemplo, significa desde su “presentación en sociedad” hasta una importante oportunidad económica.

Un país que realiza un evento de estas magnitudes, al que solo iguala en importancia los Juegos Olímpicos, se está abocando, en todo caso, al escrutinio de la comunidad internacional: de cómo realice el evento dependerán muchas cosas y no todas tienen que ver con una cuestión de prestigio. La visibilidad que tendrá el país es tal, pues por un periodo de tiempo todos los ojos estarán sobre él, que incluso los grupos terroristas internacionales luchan por algo del protagonismo. Es un escenario y del show que se presente dependerá como evaluará la comunidad internacional al país organizador.

Es claro para todos también lo que los olímpicos de 2008 significaron para China, guardando proporciones por supuesto, este mundial es de importancia similar para los sudafricanos. Será además el que reafirmará dos nuevas realidades del escenario mundial: que África empieza a importar y que Sudáfrica se perfila (y pretende ser) su líder natural. No solo eso, el Mundial también ha sido una oportunidad de oro ara visibilizar los problemas y oportunidades del continente africano, que olvidado por el resto del mundo la mayor parte del tiempo, puede lograr que algunos de ellos entren en la agenda internacional.

Finalmente, aunque este sea un aspecto controversial, están los beneficios económicos de organizar un Mundial de fútbol. El gobierno sudafricano invirtió algo más de $5.500 millones en infraestructura, bastante necesaria en algunos casos, aunque los sudafricanos pobres hubieran podido apreciar mucho más el uso de un amplio plan de vivienda que la construcción y remodelación de los diez estadios. Por otro lado, el país pretende recibir a cambio algo más de $1.700 millones.

La realización de este tipo de eventos puede traer grandes beneficios para un país. Así pues, en términos de política exterior, resulta bastante adecuado para los países con pretensión de liderazgos regionales e incluso globales o de hacer una entrada en el escenario mundial de las potencias medias o grandes con algo de espectacularidad.

Desafíos del nuevo presidente colombiano en Política Exterior. Segunda parte.

Por otro lado,  durante los próximos cuatro años los desafíos de Colombia en su relación con los demás países latinoamericanos se mantendrán. Tres temas le serán fundamentales. En primer lugar, sus vecinos. O mas específicamente “el vecino”, Venezuela. El principal elemento que determina la política del presidente venezolano frente a Colombia son sus intereses internos. Chávez ha logrado crear en la cabeza de muchos de sus compatriotas un enemigo en el gobierno colombiano, uno que le sirve bastante bien para distraer la atención de los problemas internos. Así pues, mediante estos inconvenientes en el suelo venezolano aumenten (y todo parece indicar que así lo harán) Chávez utilizará al “enemigo colombiano” para reducir los efectos de la crisis sobre su popularidad. Superar o enfrentar esta dinámica es sumamente difícil y quizás la única respuesta del próximo presidente colombiano sea una combinación difícil de lograr de firmeza, diplomacia e indiferencia.

El segundo tema es Brasil y su carrera para convertirse en potencia mundial. Colombia ha enfrentado este desafío con ambivalencia, unas veces se acerca (como con la firma de tratados de cooperación fronteriza) y otras se aleja (las bases estadounidenses). Sin embargo, no reconocer la importancia que tendrá Brasil en las próximas décadas es un error que ni siquiera la política exterior colombiano ha cometido. Las formas de aproximación en todo caso no han sido muy afortunadas. La mejor de ellas es, al fin de cuentas, el tercer desafío de Colombia frente a Latinoamérica, la integración regional. Unasur es el mejor escenario que tiene Colombia para mejorar sus relaciones con la región, donde sus actitudes de los últimos años no son bien vistas en su mayoría y necesitará recuperar la confianza que le han perdido. La alianza regional que promueve Brasil es el lugar perfecto para recuperar algunas relaciones y profundizar otras. Un compromiso serio de Colombia con Unasur además, lo acercaría a la estrella emergente y eso no puede ser, en ningún caso, des estimable.

Colombia también cuenta con desafíos en tanto se quiera integrar con otras regiones del mundo. En Europa se tramita en este momento un TLC que parece seguir la senda del firmado con Estados Unidos: reclamos por violaciones a los DDHH y una situación economía cada vez peor pueden jugar en contra de los colombianos. Por eso Colombia, con pragmatismo, debe buscar nuevos socios comerciales y este nuevo desafío se refiere sobre todo a Asia, pero también a África. Así pues, buscar la integración a acuerdos económicos como el APEC, donde el potencial de producción alimentaria de Colombia puede ser bien recibido, resultará fundamental para el futuro del país.

Finalmente, África tomará una importancia inusitada para Colombia gracias a las nuevas rutas del narcotráfico y a la configuración de Suráfrica como potencia y líder regional. El nuevo presidente no puede descuidar estas dinámicas.

Desafíos del nuevo presidente colombiano en Política Exterior. Primera parte.

El 7 de agosto de este año Colombia tendrá un nuevo presidente, que encontrará, con seguridad, muchos temas complicados en la agenda de la nación. En términos de política exterior, Colombia tiene un buen número de desafíos. Este artículo (de dos partes) pretende analizar algunos de ellos. Así pues, los diferentes actores internacionales con los que se enfrentará el próximo gobierno determinarán en gran medida el éxito o el fracaso de su gestión, las relaciones internacionales han tomado en los últimos años  una importancia que antes no tenían en la dinámica nacional.

Colombia ya no es un país aislado y las nuevas tendencias mundiales de globalización lo integrarán cada vez más al resto del mundo, las relaciones con sus vecinos y con los países y bloques importantes son fundamentales en la forma como el país se desarrollará política y económicamente.

Empiezo por la relación más importante del país en los últimos años: la que mantiene con Estados Unidos.  Y con los temas principales: la continuidad de la ayuda económica y la aprobación del TLC. El Plan Colombia, por medio del cual el país ha recibido algo más de 6500 millones de dólares, seguramente continuará, pero habrá recortes en los recursos, que EEUU destinará con toda seguridad al Plan Mérida. De la misma forma, en tanto los demócratas controlen el congreso estadounidense, el dinero seguirá siendo destinado en mayor medida a programas sociales y de justicia.

En cuanto al TLC, los congresistas demócratas esperarán a ver cómo se comporta el nuevo gobierno respecto a las violaciones de DDHH y atentados contra sindicalistas, sin embargo, a no ser ni de lejos una prioridad en el gobierno Obama, ni siquiera satisfacer a los demócratas en esto asegura una aprobación rápida del tratado comercial.

La pregunta también es si el país mantendrá el mismo curso en su relación con EEUU o si se buscarán nuevas condiciones. Lo más probable sin embargo, es que no se den cambios muy bruscos en el futuro que puedan amenazar los programas de cooperación entre ambos países.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

Anuncios