Posts Tagged 'Afganistán'



Mapa: El Mundo en Guerra

El Mundo en Guerra: los principales conflictos armados activos del planeta, su fecha de inicio, muertes, tipo y tendencia. Fuentes: sipri.org, ucdp.uu.se y globalsecurity.org.

Anuncios

3 escenarios libios

Sobre el futuro de Libia

El régimen de Gadafi tiene los días contados, así su líder siga libre y en algunos bastiones de sus leales todavía se resista a las fuerzas rebeldes que tienen la mayoría del país bajo su control. De seguro habría algunos intentos desesperados de negociar, incluso, en las ciudades y regiones donde la tribu de Gadafi es fuerte, la lucha podría extenderse por meses, pero las posibilidades reales de que las tornas se vuelvan y el dictador libio recupere lo que ha perdido son mínimas. Así pues, la preocupación ahora no debe centrarse en el derrocamiento del régimen nuevo sino en el futuro del nuevo. Se puede, de cualquier manera, pensar en tres escenarios específicos, según otras experiencias similares a la de Libia:

  1. Guerra civil: La primera posibilidad es que la división tribal libia se profundice y que una vez Gadafi haya sido vencido, los mismos rebeldes se resquebrajen entre las dificultades de organizar el sistema político del país, reestructuras el ejército y reconstruir la maltrecha economía. Así, las facciones, que ya están armadas y han presenciado como a través de la violencia se puede ganar poder, podrían enfrentarse según lo que pretendan para el país o la posición que su tribu jugará en el futuro. De igual manera, es probable que las fuerzas de Gadafi (y sobre todo su tribu) no desaparezcan e intenten defender el legado del dictador dentro de este difícil escenario de pos-guerra. Casos similares vivieron Somalia y Afganistán en los años 90, cuando, luego de derrocar a un dictador y un régimen socialista respectivamente, los rebeldes, constituidos en débiles coaliciones, se pelearon por las sobras del país, convirtiendo a estos dos territorios en os paradigmas de Estados Fallidos que son hoy.
  2. Nuevo dictador o democracia de papel: Una vez, como en Egipto, el dictador nacional sea derrocado, Libia se embarcará en la difícil tarea de convocar elecciones e intentar instaurar y consolidar, en meses, un proceso democrático en un país donde nunca ha existido nada parecido. Es probable (y esto supone el segundo escenario futuro del país) que las débiles instituciones libias puedan ser cooptadas tanto por otro personaje similar a Gadafi, aunque utilice el proceso democrático para legitimar su régimen, o una democracia dominada por elites políticas, económicas, e incluso tribales. Lo que planteo es una situación parecida a la que sucedió luego de la caída de la Unión Soviética con varios de los países que surgieron de las cenizas del bloque socialista.
  3. Democracia: Pero quizás, si algo de suerte se combina con algunas buenas señales dentro de la revolución libia, una democracia medianamente liberal, independiente y funcional puede empezar a ser construida dentro de las fronteras del país norteafricano. Sin embargo, los desafíos son enormes y las lecciones aprendidas de otras revoluciones similares no son nada esperanzadoras. Pero los libios que siguieron, apoyaron y sirvieron en la revolución pueden también convertirse en un poder importante dentro del futuro del país y el haber derrocado a su dictador puede darles la confianza, como con muchos egipcios, de mantenerse como un jugador activo en el futuro de su país.

¿Cuál será el futuro de Libia? ¿Otro dictador? ¿Guerra civil? ¿Democracia? Cuénteme lo que piensa, comente.

Recuerden que por suscribirse al blog (en la columna de la derecha) recibirán en su correo electrónico el artículo inédito “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década”.

El futuro de Afganistán.

De cómo el país ganará en estabilidad, pero perderá en DDHH y desarrollo en los próximos meses.

El presidente de Afganistán, Hamid Karzai, y el Secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, han confirmado en los últimos días que tanto el gobierno afgano, como las fuerzas internacionales lideradas por Estados Unidos, adelantan conversaciones preliminares con la insurgencia talibán, que desde su resurgir en 2003, tiene en jaque al país asiático.

El esfuerzo busca que Afganistán gane algo de estabilidad antes de que las fuerzas aliadas se retiren totalmente en 2014 e incluso, antes de que empiece la reducción de su presencia en algunas zonas del país, en apenas unas semanas.

Sin embargo, las negociaciones con los talibanes implicarían que estos exijan concesiones para volver a la vida civil. Estas necesariamente pasarían por recuperar algunas de sus antiguas normas y ocupar cargos dentro del ejecutivo y legislativo afganos.

De esta forma, la llegada de los talibanes al gobierno y la retirada de las fuerzas internacionales amenazarían los tibios logros en materia de desarrollo económico y protección de los derechos humanos en el país.

La economía afgana, según un reciente informe del Congreso de Estados Unidos, se constituye en un 95% por la ayuda internacional y, como lo demuestra el caso del Irak de la posguerra (que pasó de recibir más de 9 mi millones de dólares anuales en 2008 a menos de 3 mil millones en 2009), la reducción de los recursos que entran actualmente al país son inevitables. Las consecuencias para la anémica economía afgana, en todo caso, serán previsiblemente catastróficos.

Todo esto repercute en el deterioro de la situación social del país y de la popularidad del gobierno de Karzai en su conjunto. En la intrincada y compleja red de lealtades, tribus y clanes que se encuentran en todo Afganistán, esta pérdida de poder del gobierno central puede llevar a que los insurgentes talibanes ganen mayor influencia dentro de las estructuras regionales. Y con un presidente débil, la posibilidad de ganar mayores concesiones dentro del régimen político aumentarán.

Los extremistas serán más fuertes e intentarán imponer su agenda sobre la sociedad afgana.

Lo que quiero decir es que Afganistán, luego de la salida de las tropas aliadas y del final de los grandes flujos de ayuda económica, podría volver a lugares similares a los anteriores a la invasión de 2001. Las consecuencias en términos de respeto de los derechos humanos, desarrollo económico y el mejoramiento de la calidad de vida de los afganos en general serían catastróficas. Durante el régimen Talibán, las normas de conducta podían ser tan ridículas (la prohibición de las cometas), como terribles (prohibir a las mujeres trabajar, estudiar o salir de sus casas sin un hombre que las acompañara). Ellas, las afganas, serían las más afectadas con el regreso al poder del Talibán.

¿Qué deben buscar Estados Unidos y el gobierno afgano en su negociación con los talibanes? ¿Hay una manera de reincorporarlos en la vida civil sin que trastornen a la sociedad y política del país? ¿Es la negociación siempre la mejor salida de un conflicto? Cuénteme lo que piensa, comente.

Recuerden que por suscribirse al blog (en la columna de la derecha) recibirán en su correo electrónico el artículo inédito “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década”.

La cercanía de los enemigos.

Sobre el siguiente escenario de la ‘guerra contra el terrorismo’.

Bin Laden ha muerto. E incluso hay quienes predicen que su sueño, el Choque de Civilizaciones, ha fracasado. Sin embargo, la guerra contra el terrorismo se encuentra bastante lejos de terminar e incluso, podría decirse, está apunto de reinventarse a si misma. Luego del ataque de las fuerzas especiales de la marina estadounidense, SEAL, en el complejo de Abbotabad, donde murió el líder de Al-Qaeda, los suspiros de alivio e incluso gritos de alegría fueron reemplazados rápidamente por una pregunta sobre la cabeza del público mundial: ¿sabía Pakistán del escondite de Bin Laden? O aún peor: ¿lo estaban escondiendo?

Los oficiales pakistaníes, incluso el ex presidente Pervez Musharaf, han respondido con una incoherencia que solo alienta las sospechas, culpando a la extensión de su país y la ausencia de cooperación de los servicios de inteligencia estadounidenses. También, como lo que algunos han señalado es una táctica de distracción, se han enfocado en la parte en la que las fuerzas militares extranjeras violan su territorio y soberanía y no en la que el hombre más buscando del mundo vivía en su patio trasero.

Porque eso es exactamente lo que es Abbotabad, un lugar de retiro para los generales y oficiales del ejército pakistaní. Incluso hay algunas bases y centros de reclusión en los alrededores. Ahora bien, ninguna de las excusas del ejército de Pakistán los deja bien parados, como señala The Economist, pues, o bien fallaron en encontrar a Bin Laden, que se escondía literalmente bajo sus narices, o si en realidad lo ayudaban, pero no pudieron oponer ninguna resistencia frente al ataque estadounidense. En ambos escenarios, el incapaz ejército pakistaní sale bastante humillado.

Y eso es importante porque el régimen político de Pakistán se sustenta, y lo ha hecho por años, en los militares y una pérdida de credibilidad semejante frente a la población puede llevar a que se ejerzan presiones importantes en el débil sistema del país.

Por otro lado, todo el incidente señala y profundiza el empeoramiento de las relaciones entre Estados Unidos y Pakistán, que han mantenido una frágil alianza por años. Ataques contra civiles por aviones no tripulados estadounidenses y problemas de confianza entre los servicios de inteligencia de ambos países han deteriorado su alianza contra los grupos terroristas escondidos (o asilados ¿?) en Pakistán. La celebré ISI pakistaní (directorio de servicios de inteligencia), ha sido sospechosa de mantener lazos y proteger organizaciones terroristas.

Finalmente,  con un Afganistán más estable, Estados Unidos y la comunidad internacional tendrán que presionar a los militares, oficiales y miembros de la ISI pakistaníes, para que su compromiso en la lucha contra el terrorismo islamista supere la pantomima actual. El reto sin embargo, incluye a una población civil contraria a la influencia y presencia extranjera, a unos miliares resentidos y desconfiados y a que Estados Unidos y Europa se encuentran, luego de la muerte de Bin Laden, listos para abandonar el  suroeste asiático tan pronto como les sea posible.

¿Nos encontramos cerca del final de la ‘guerra contra el terrorismo? ¿es ésto posible? ¿escondía Pakistán a Bin Laden? Cuénteme lo que piensa, comente.

Construcción estatal en Afganistán, el desafío de Estados Unidos.

La única forma de que los estadounidenses abandonen Afganistán, sin que tras de ellos se desmorone el país, es que logren construir un Estado relativamente fuerte que pueda mantener en cintura a las tribus y clanes que antes manejaban la política afgana.

Sin embargo, tras casi nueve años de ocupación, Estados Unidos puede mostrar pocos logros en cuanto a la mejoría de la capacidad de las autoridades afganas para gobernarse a si mismas sin la ayuda de las fuerzas internacionales o, en tal caso, de los extremistas islámicos. Si la efectiva retirada de las tropas de la OTAN y Estados Unidos de verdad se realizará el próximo año, hay algunos desafíos importantes que el General Patraeus (Comandante de las fuerzas en Afganistán) deberá enfrentar con limitaciones de tiempo, recursos y apoyo en casa.

El primer desafío importante es que el gobierno afgano es corrupto, tanto en su funcionamiento, como en la elección de representantes y funcionarios, la democracia afgana es tan insípida como está cooptada por los poderes regionales de clanes y señores  de la guerra. Los afganos votan según son amenazados o comprados, las mujeres son “disuadidas” para que no se presenten a las elecciones y los extremistas han encontrado en la nueva y débil democracia una nueva arma para ejercer presión o hacerse con algo del poder estatal.

Pero no es lo único que los estadounidenses enfrentan, también está el inepto ejercito afgano (ANA, por su siglas en ingles) que aunque ha sido entrenado y equipado exhaustivamente por las fuerzas aliadas, con la idea de que una vez estas se vayan puedan mantener el control del país, mantienen un record poco honroso de acciones ineficaces, fuego amigo e infiltración de militantes talibanes.

Finalmente, el general Patraeus deberá mantener a raya a los pakistaníes, que conservan una importante influencia sobre los talibanes y el gobierno afgano. Es difícil sin embargo, porque la relación entre Estados Unidos y Pakistán no ha hecho sino empeorar en los últimos meses y los intentos de Washington por acercarse a India (queriendo  fortalecer a un contrapeso para China) no le ha gustado para nada a los pakistaníes, que todavía ven en India a su némesis.

El caso es que las perspectivas de una victoria en Afganistán (entendida como que a la ida de las fuerzas internacionales el país no retorne a manos de El Talibán) no auguran un camino fácil para los próximos meses. Sin embargo, me gustaría pensar que las insipientes y jóvenes instituciones de Afganistán han logrado darles a los afganos una probada de valores y derechos que hace diez años ni siquiera soñaban y que no se dejarán quitar con tanta facilidad, ni por El Talibán, ni por sus corruptos gobernantes, ni por la interferencia de Pakistán. A fin de cuentas, es en sus manos, y no en las estadounidenses, en las que reposa el futuro de su país.

¿Qué opinión tiene de la guerra en Afganistán? ¿Cree que es posible una victoria de la OTAN y Estados Unidos? Cuénteme lo que piensa, comente.

Esenciales: 5 verdades de la política internacional que todos deberíamos saber.

El mundo es un lugar emocionante, que cambia constantemente y, en los últimos años, tan inconstante que predecir qué pasará después es casi imposible. Sin embargo, hay algunas cosas con las que siempre se puede contar (5 en este caso). Las siguientes son algunas verdades de la política internacional.

1.       El expansionismo chino es económico: en su mayoría (esto es en cualquier otro lugar menos su vecindario inmediato) China siempre buscará asegurarse recursos primarios para la sostenibilidad de su crecimiento económico. Donde haya acero, petróleo o carbón, habrá un agente diplomático o empresarial chino comprando todo lo que se mueva.

2.       La clave para ganar la guerra en Afganistán está en Pakistán: los militares pakistaníes siempre han apoyado a los talibanes, porque los extremistas les han servido bien durante su largo conflicto contra India, y mientras la desconfianza de los altos mandos de Pakistán por el gobierno indio continúe (y nada parece indicar que esto vaya a cambiar) seguirán dando refugio y ayuda a los talibanes. De esta forma, actuarán siempre con torpeza y lentitud cuando se vean presionados por EEUU, que seguirá pelando una frustrante y desgastante guerra en Afganistán contra un escurridizo enemigo que se fortalece gracias a la ayuda pakistaní.

3.       Corea del norte (y no Irán) es el país más peligroso para la comunidad internacional: el país cuenta con un numeroso ejército, una población subyugada y pobre, armas nucleares y un dictador con especial apetito por crear problemas y llamar la atención. Sin embargo, todavía no hemos visto nada; pues cuando el hijo del actual dictador norcoreano Kim Jong Il, Kim Jong Un, acceda al poder, querrá demostrar su fuerza a los militares que sostienen su régimen y lo hará retando al mundo de cuantas formas se le ocurran.

4.       EEUU no está en decadencia: es un lugar común afirmar que actualmente estamos presenciando la decadencia estadounidense, sin embargo, la realidad parece decir lo contrario, pues aún en medio de una profunda recesión y peleando una larga guerra, EEUU se sostiene como superpotencia mundial (y lo hará por muchos años más).

5.       Rusia es un oso de papel: aunque los rusos han encontrado su lugar en el escenario mundial durante los gobiernos de Putin y Medvedev (los últimos 10 años), la bonanza petrolera y la guerra contra Georgia en 2007 pudieron hacer ver a Rusia como más poderosa de lo que realmente es y aunque con su arsenal nuclear y sus grandes reservas de hidrocarburos no puede ser ignorada, la imagen de fortaleza que intenta demostrar en el exterior, busca ocultar una economía estancada, una población descontenta y resignada y una clase política corrupta cuando no incompetente.

¿Qué otra situación o dinámica parece invariable en el orden internacional actual? Cuénteme lo que piensa, comente.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

  • RT @Valemogo: Varias iniciativas ganadoras del Concurso Mujeres Jóvenes Talento han apuntado a empoderar las mujeres para eliminar estereot… 5 hours ago
  • RT @educacion_udea: Nuestros estudiantes del curso Educación y Ciudad del pregrado de Pedagogía, participan del taller de co-creación desar… 6 hours ago
  • Andamos presentando Ciudadanos Como Vos a los estudiantes de pedagogía de la Universidad de Antioquia. Una conversa… twitter.com/i/web/status/1… 7 hours ago
  • Una invitación muy especial. Inician los talleres de co-creación de Ciudadanos Como Vos, este año trabajaremos con… twitter.com/i/web/status/1… 21 hours ago
  • RT @OECDgov: JUST RELEASED 📣 Tools & #Ethics for Applied Behavioural Insights Toolkit provides policy makers with a step-by-step process f… 1 day ago
Anuncios