Posts Tagged 'Asia'

Gráfico: Migrantes

Migrantes: la crisis en el Mediterráneo y Europa Oriental, donde cientos de miles de migrantes africanos y asiáticos intentan entrar a Europa de manera ilegal, escapando guerra y pobreza en sus países, ha mantenido a la migración como tema recurrente en las discusiones públicas y los titulares de medios internacionales por semanas. La migración no es, ni mucho menos, un fenómeno reciente, aunque la tendencia de la última década sea el aumento. Los siguientes gráficos presentan una visión de la situación actual de la migración en el planeta.  Fuente: ONU, 2014. Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

Migrantes1

migrantes2

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Mirando al Oriente

China

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Por Santiago Silva Jaramillo

Aunque los recientes acontecimientos en Rusia podrían sugerir lo contrario, el enfrentamiento geopolítico más importante del siglo XXI será entre una China que asciende en Asia y se proyecta más allá de sus fronteras, y un preocupado Estados Unidos que intenta contenerla antes de que llegue a competir con su influencia en otros lugares del mundo. En la mitad, el mundo. Pero antes que los demás, los principales implicados (beneficiados o perjudicados) son los vecinos inmediatos de la nueva potencia oriental.

Desde el año 2012, el presidente estadounidense Barack Obama anunció un profundo cambio en las preocupaciones estratégicas de su país, lo que denominó el “pivote de Asia”; es decir, la concentración de intereses, recursos y presencia política, económica y militar en la región Asia-Pacífico. La idea era doble. Por un lado, aprovecharse de los recursos y mercados de la región más económicamente dinámica y de crecimiento estable del mundo, y por otro, contener el crecimiento de la influencia de China en la región.

La apuesta de política exterior del presidente estadounidense no solo fue acertada y pertinente, sino que supuso un cambio efectivo a la pasividad –algo desubicada– de la política internacional de Estados Unidos luego de los desastres en Medio Oriente. Sin embargo, la realidad ha presenciado pocos cambios reales en terreno hasta ahora.

Esta semana, Obama iniciará una gira por Asia que busca “lanzar” el famoso pivote asiático, pero las visitas han despertado poco interés en la prensa y bastante menos en los países interesados en que haya claridad sobre la posición de Estados Unidos en la región. Dos asuntos podrían ser culpables de esto: la crisis en Ucrania (y el comportamiento de Rusia) y la falta de un plan de acción claro por parte de Estados Unidos.

china2

Fuente: The Big Picture – Boston.com

De hecho, es muy probable que el tema del que más se hable estas semanas en Asia sea la crisis en Europa oriental. La intervención, hasta ahora impune, de Rusia en territorio ucraniano ha avivado los temores de que China haga algo parecido en territorios en disputa con sus vecinos, particularmente en el Mar del sur de China, donde Japón, Taiwan, Filipinas, Vietnam y China sobrelapan sus intereses.

Esta preocupación se sustenta en dos realidades. La primera, la demostrada imposibilidad de Estados Unidos para defender a sus aliados en los conflictos regionales, como en el caso de Ucrania; y la segunda,  el incremento del gasto militar chino y su agresividad a la hora de defender lo que considera su área de influencia natural.

En efecto, el incremento del presupuesto militar de China ha sido espectacular en los últimos diez años, sobre todo, si se compara con el comportamiento de los presupuestos de sus vecinos. Particularmente, Japón y Corea del Sur, dos de los países más nerviosos con el ascenso chino, más cercanos a Estados Unidos y, hasta hace relativamente poco, los que contaban con mayores inversiones en defensa en la región.

Presupuesto militarAsia

 Por supuesto, muchos analistas sostienen que el enfrentamiento en Asia entre China y Estados Unidos y sus aliados no es inevitable. De acuerdo a dos escenarios. En el primero, el temido ascenso de China y el aumento de su influencia mundial se ve constreñido por los problemas políticos y demográficos internos. Es decir, que la potencial inestabilidad interna del país impediría que su crecimiento y expansión sean sostenibles en el tiempo. En el segundo escenario, tanto China, como Estados Unidos y sus aliados en la región, logran repartir sus áreas de influencia e interés en la región, y gestionan efectivamente los posibles conflictos.

Sea cómo sea, Obama inicia un cambio estratégico de suma importancia para la política global de los próximos cien años. Determinará, entre otras cosas, luego del enfrentamiento (no necesariamente violento), la nueva potencia regional en Asia y quizá, la nueva súperpotencia global (o la renovación de la actual). También, el futuro de la región más importante del planeta, y que como Europa en el Siglo XX, determinará el futuro del planeta en el XXI.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

El nuevo orden

Fuente: The Big Picture - Boston.com

Sobre las perspectivas de China como superpotencia mundial

Parece que el inevitable advenimiento de China como eventual potencia hegemónica se ha convertido en uno de esos dogmas que en tantas ocasiones andan por los escritos y análisis de los medios de comunicación internacionales. La misma referencia al poder chino se ha convertido en un cliché. Al fin de cuentas, incluso con la reciente desaceleración de su economía y sus futuros problemas demográficos, nadie parece poner en duda que China será la potencia del siglo XXI.

Partamos de esa hipótesis, entonces, aunque no sea tan infalible como algunos argumentan ¿qué consecuencias traerá un orden mundial dictado desde Beijing para el resto del planeta? Al fin de cuentas, la pregunta puede no ser si China será o no la superpotencia del futuro, sino más bien si queremos que sea o qué tan conveniente es que logre esa posición.

Primero, me gustaría abordar el tema del supuesto “ascenso pacífico”. Dicen algunos, entre ellos la misma dirigencia comunista del país asiático, que China no será una potencia agresiva o militarista como lo fueron los imperios europeos o el estadounidense antes que ellos. Lo primero es que el presupuesto militar chino, sobre todo su crecimiento en los últimos años, parece indicar la disposición del nuevo poder de adoptar posiciones mucho más agresivas que las que confiesan sus líderes.

Izquierda: gasto militar chino. Abajo: años. Fuente: sipri.org

Pero eso no es todo, las disputas fronterizas por la soberanía sobre el Mar chino del sur, punto neurálgico de los conflictos asiáticos, y la manera cómo los chinos lo han manejado (con muestras de poder, valentonadas, etc.) apoyan la disposición agresiva de la novata potencia. A propósito, los recientes hallazgos de mayores recursos en la región pueden llevar a un escalamiento de las tensiones entre los países en disputa, un escenario donde la recién fortalecida flota china juagará un papel protagónico.

El segundo elemento son sus amistades, China ha tenido la costumbre desde hace algunos años de cultivar relaciones con países parias del sistema internacional. Su larga y compleja alianza con Corea del Norte es el mejor ejemplo, utilizando al aislado y conflictivo país para promover sus intereses y siempre cuidándolo de los embates de Estados Unidos, Corea del Sur y Japón.

Y el tercer elemento se refiere al futuro de las instituciones multilaterales y el derecho internacional, particularmente los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario, además de entes como la CIJ durante la hegemonía de un país anti democrático y bastante proclive a violar los derechos de sus propios ciudadanos sistemáticamente.

Esto se sostiene en dos ejemplos muy claros. Primero, en la negativa china a intervenir en varios escenarios internacionales con situaciones complejas de irrespeto a los DDHH, muchos de ellos, en donde los mismos chinos venden las armas, como en varios países africanos, particularmente Sudán y Somalia. Por otro lado, el comportamiento interno del régimen deja mucho que desear sobre su disposición democrática, el caso de cómo son capaces de “castigar” unas protestas por corrupción con tanta “eficacia”, es bastante diciente.

¿Sería beneficioso para el mundo un Orden Mundial dictado desde Beijing? ¿Es probable que China se convierta en una potencia hegemónica mundial? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Los peligros de tener conciencia

Fuente: The big picture - Boston.com

Sobre el daño que puede provocar la ayuda  y caridad internacional

Los hombres somos naturalmente caritativos, es decir, casi todas las personas cuentan con un sentimiento de compasión que se solidariza con otras personas cuando éstas se encuentran en situaciones desesperadas de pobreza, enfermedad o abocados a las terribles circunstancias de un desastre natural.

Y es por esto que la mayoría de nosotros corremos a realizar donaciones cada vez que vemos el hambre y la enfermedad en África o los devastadores efectos de un tsunami en Japón o un terremoto en Haití. La caridad es una acción estimable y que se soporta en la solidaridad entre los hombres, pero en ocasiones, un impulso noble no lleva necesariamente a consecuencias igualmente buenas.

Este es el caso de las perjudiciales, y a veces ridículas, donaciones que muchas personas en el mundo terminan enviando a los lugares de los desastres. Es el caso de la “ropa usada”, uno de los artículos más populares de las donaciones, y que como efecto contraproducente solo ha logrado minar la capacidad productiva de las industrias textiles locales, incapaces, a todas luces, de competir contra camisas, zapatos y pantalones gratis.

Las donaciones de comida también pueden entrar a jugar un papel perjudicial en las difíciles dinámicas del país y la sociedad receptora. En 2004, por ejemplo, una empresa norteamericana donó una gran cantidad de pasteles dulces, dirigidos a los niños de Afganistán. Sin embargo, la mayoría terminaron en el mercado negro, perpetuando el comercio ilegal que tanto daño le ha hecho a la economía y al precario sistema tributario afgano.

Lo anterior se refiere a las donaciones y a la caridad privada, es decir, la impulsada por las personas de a pie o por organizaciones no gubernamentales. Sin embargo, los mayores proveedores de ayuda internacional son los gobiernos y las organizaciones multilaterales.

El problema es que este tipo de ayuda, que busca atender sobre todo el problema de la pobreza en los países en vías de desarrollo, también puede llegar a cometer errores en las aproximaciones que tienen sobre el problema.

La primera dificultad se refiere a la dependencia económica que algunos países pueden desarrollar respecto a la ayuda internacional que reciben. Es el caso de Afganistán, en donde el dinero recibido del exterior representa casi la mitad de la economía, de tal manera que cualquier reducción en la cantidad de ayuda enviada (como la que se producirá una vez las tropas estadounidenses se retiren en 2014) podría representar una catástrofe para el país asiático.

El segundo inconveniente está dado por la naturaleza de los regímenes que reciben la ayuda internacional y cómo las consideraciones políticas locales, convierten al más altruista esfuerzo en una manera de perpetuar las condiciones que causaron el desastre humanitario en primer lugar. En efecto, en muchos países que dependen en gran medida de la ayudad internacional, tanto para atender su problema con la pobreza, como para funcionar con relativa efectividad como Estados, el dinero de préstamos y donaciones internacionales se termina utilizando para soportar la reducida legitimidad del régimen. Es el caso de la comida que USAID y la ONU envío a Somalia durante la reciente sequía y que fue utilizada por el grupo islamista Al-Shabab como moneda de cambio para mejorar su posición entre los somalíes con hambre.  Así, en algunos casos, los recursos salidos del altruismo y solidaridad terminan empeorando o perpetuando la situación de pobreza, opresión y violencia que buscaban atender.

¿Cómo puede la ayuda internacional mejorar su impacto en los países con pobreza extrema o víctimas de desastres naturales? Cuéntenme lo que piensa, comente.

Socavando una potencia

De cómo China se encuentra capturada por sus problemas políticos internos.

Mucho (quizás demasiado) se ha hablado sobre el surgimiento chino y su nuevo papel como potencia en el mundo. La mayoría de los análisis han girado en torno a cómo la planeación central del gobierno chino le ha permitido al país avanzar sin vacilaciones; en otras palabras, muchos expertos han admirado la manera en que la dirigencia del país asiático ha utilizado su poder supremo y dictatorial sobre los asuntos chinos para alcanzar sus objetivos económicos y políticos.

Aún así, pareciera como si la mayor ventaja del gobierno de China fuera también su más grande amenaza para el futuro y para sus perspectivas de convertirse en la potencia hegemónica mundial. En efecto, China cuenta con unos problemas políticos internos que amenazan cualquier posibilidad de tener un crecimiento económico sostenido o de concentrarse en sus intereses exteriores.

Es el caso de la amenaza que para el Estado chino representan las minorías étnicas que viven en su territorio.

Esta semana, miembros de la etnia Uigur, que habita el oeste del país, causaron la muerte a 11 civiles en ataques con bombas y cuchillos en la ciudad de Kashgar. Durante años, los uigures, que son de origen turco, han mantenido una difícil relación con la minoría de chinos Han, que se han desplazado a vivir en la zona y las autoridades del gobierno chino, que mantienen un férreo control sobre cualquier manifestación o reivindicación nacionalista uigur.

La provincia de Xinjiang, donde la mayoría de los uigures viven, ha sido testigo de violencia en años anteriores. En 2009, por ejemplo, enfrentamientos entre los uigures y las Han reclamaron un par de cientos de muertos y algo más de dos mil heridos, luego de días de enfrentamientos en las calles de la capital de la región, Urumqi.

Pero la violencia en Xinjiang es solo la última muestra de inestabilidad y enfrentamientos étnicos dentro de China. A finales de mayo de este año, el norte del país se vio sacudido por las manifestaciones y enfrentamientos entre ciudadanos de origen mongol y los Han, luego de que corriera el rumor de que un chino atropellara a dos mongoles. Los incidentes fueron, como siempre, reprimidos con la fría eficiencia de las fuerzas de seguridad chinas, pero el incidente demostró nuevamente las dificultades internas que vive el país.

El gobierno chino mantiene una doble actitud de paranoia interna y tranquilidad externa respecto a los problemas étnicos dentro de su territorio. De igual manera, suele culpar a intervenciones, rumores y complejas tramas de que aquellos que realizan o impulsan estos actos están apoyados por oscuros enemigos externos.

Aún así, el potencial para la inestabilidad y la violencia parece solo incrementarse, como las también reprimidas muestras de descontento a la par de la “primavera árabe” demostraron a principios de año. China cuenta con suficientes focos de inestabilidad interna como para que esto suponga una preocupación de su dirigencia y como para suponer que su ascenso, aunque por ahora estable, puede tambalear en los próximos años.

¿Puede China seguir el curso que hasta ahora lleva con sus problemas internos? ¿Llegará la democracia por medio del descontento social o de las reformas? ¿Qué es más probable que suceda? Cuénteme lo que piensa, comente.

Recuerden que por suscribirse al blog (en la columna de la derecha) recibirán en su correo electrónico el artículo inédito “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década”.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

  • RT @AlcaldiadeMed: ¡Gracias voluntarios por regalarle 1.000 acciones a Medellín! 😍Su amor por la ciudad y por el otro nos hace sentir orgul… 1 day ago
  • @Juan_AlcarazS Gracias, Juan. Un equipo muy bonito y juicioso de la Secretaría logró esto. Fue un privilegio acompañarlos. 2 days ago
  • RT @AlcaldiadeMed: Todos conocemos a alguien que mantiene bonita la ciudad, y esas son historias que vale la pena contar porque Medellín es… 3 days ago
  • @dany_matu @ConcejoMedellin ¡Muchas gracias Dani por el trabajo juicioso y comprometido por la ciudad! 3 days ago
  • RT @AlcaldiadeMed: ¡Gracias voluntarios por regalarle 1.000 acciones a Medellín! 😍Su amor por la ciudad y por el otro nos hace sentir orgul… 4 days ago