Posts Tagged 'Barack Obama'

¿Son los ataques con drones una buena estrategia para luchar contra el terrorismo?

dronesRT

Fuente: RT.com

Por Santiago Silva Jaramillo

La semana pasada el presidente estadounidense, Barack Obama, reconoció la muerte de un ciudadano estadounidense y uno italiano durante una operación de bombardeo en Pakistán, adelantada por drones -aviones no piloteados- que apuntaba a dar de baja a varios miembros de al-Qaeda que se presumián en el sitio. Su anuncio incluyó una disculpa de parte de su gobierno a las familias de ambos muertos, rehenes del grupo islamista de hacía varios meses.

La noticia ha provocado reacciones de varios grupos de defensa de derechos humanos que han señalado por años las dificultades inherentes del programa de operaciones con drones de evitar las muertes de civiles inocentes. De acuerdo a datos del Bereau of Investigative Periodism, que hace un juicioso seguimiento de los reportes de ataques y muertes por drones, al menos un cuarto de las muertes causadas por operaciones en Pakistán serían civiles.

El problema, por supuesto, es que los ataques son utilizados como parte de las operaciones contra el terrorismo y acciones encubiertas de la CIA y las fuerzas armadas estadounideneses por sus ventajas sobre casi cualquier otra alternativa. Obama ha aumentado la utilización de los ataques con drones, por un lado, por las mejoras recientes en términos de su autonomía y precisión, pero sobre todo, porque suponen una manera “indirecta” de luchar contra grupos como al-Qaeda o al-Shabaab sin comprometer recursos humanos e incluso a un bajo costo económico si se comparan con otras operaciones más “convecionales”.

drones

Dar clic para ampliar la imagen

Los grupos que critican la utilización extensiva de los ataques con drones señalan sin embargo que el programa esta poco vigilado y que la decisión de bombardear un lugar o no -exponiendo la muerte de civiles- se toman con información comunmente incompleta y por burócratas de nivel medio.

Ahora bien, el incidente de los civiles estadounidense e italiano muerto tienen pocas probabilidades de cambiar la política de Estados Unidos en términos de su utilización de drones para atacar sospechosos de pertenecer a organizaciones islamistas, pero sí puede aumentar la presión sobre mayor información y control sobre cómo y quién ordena los ataques y si estas decisiones utilizan la información de inteligencia suficiente y las medidas de precaución necesarias, para intentar evitar el alto costo para los civiles de estos ataques.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

Palabras de presidentes: Obama y Putin hablan a sus pueblos

Obama-Putin1_2592981b

Fuente: telegraph.co.uk

 

Luego de siglos de preeminencia, los discursos continúan siendo una de las herramientas de comunicación política -y dominación en muchos casos- más importantes de los repertorios de los líderes políticos. Representan un canal rápido e incidente para convencer a una audiencia de una idea, de justificar una decisión o incluso de tantear el terreno para una innovación. Suponen, para los líderes mundiales, el espacio para señalar sus cursos de acción y determinar sus posiciones y políticas, y en las democracias mediáticas actuales, pueden separar a un político de barrio hábil, a un automático hombre fuerte o un torpe señor de la guerra de una fuerza inspiradora que sea capaz de ganar tracción, reunir voluntades y lograr consensos con sus palabras.

Vladimir Putin se dirigió a sus conciudadanos el pasado 04 de noviembre en el discurso del Estado de la Unión de su país. Y aunque hubo referencias a los conflictos internacionales que enfrenta el líder ruso y a la temida “amenaza” que para sus intereses en Europa Oriental supone Occidente, la mayoría de sus palabras se dirigieron a terrenos más cotidianos y se preocuparon por dar certezas más mundanas. Similar fue el discurso del Estado de la Unión del presidente estadounidense Barack Obama el pasado 28 de enero, centrado en la situación económica de su país y su para entonces reciente reforma al sistema de salud.

Los siguientes son los análisis textuales de sus intervenciones, en donde las palabras más repetidas aparecen más grandes.

Putin

Análisis textual del discurso de Vladimir Putin en el Estado de la Unión de la Federación Rusa el pasado 03 de noviembre de 2014.

ObamaSpeech

Análisis textual del discurso de Barack Obama ante el Estado de la Unión de Estados Unidos el pasado 28 de febrero de 2014.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

5 preguntas: La nueva estrategia de Obama contra el Estado Islámico (Daniel Montoya)

entrenamiento iraqui

Tropas iraquíes entrenan para enfrentar al Estado Islámico – Fuente: The Big Picture – Boston.com

Esta es la primera entrada de “5 preguntas”, entrevistas sobre política internacional. Daniel Montoya*(@D_nielMontoya), negociador internacional de la Universidad EAFIT, responde algunas cuestiones sobre la nueva estrategia del presidente estadounidense, Barack Obama, para combatir al Estado Islámico en Siria e Irak.

RealpolitikMundial (1): El presidente Obama presentó recientemente una nueva estrategia de su país en su lucha contra el Estado Islámico ¿cree que la nueva apuesta por contener la expansión del grupo con bombadeos, apoyo en armas a la oposición siria y construcción de coaliciones internacionales es suficiente?

Daniel Montoya: La estrategia puede ser suficiente para contener y debilitar, como en Yemen a AQAP y en Somalia a Al-Shabab, pero insuficiente para eliminar definitivamente del mapa al Estado Islámico (EI)

RealpolitikMundial (2): Ahora, con la nueva estrategia, que compromete directamente a Estados Unidos en la región ¿cómo reaccionará el mismo Estado Islámico en el territorio?

Daniel Montoya: Si la estrategia de EEUU resulta efectiva, EI podría cambiar de la guerra de posiciones a la guerra insurgente donde evite la confrontación directa; movilizarse en células pequeñas, emplear tácticas de ataque-repliegue y esconderse entre la población civil.

RealpolitikMundial (3): Algunas voces -incluso de las mismas fuerzas armadas de EEUU- han criticado la estrategia como tímida en sus recursos (sin tropas en el terreno), y ambiciosa en su discurso (la promesa de “destruir al EI”) ¿cree que estas críticas están justificadas?

Daniel Montoya: Tienen razón en que para borrar a EI del mapa se necesita comprometer más recursos – como tropas en el terreno, sin embargo es muy costoso política y económicamente, y por eso Obama se ha cuidado de optar por esta opción.

El objetivo principal de EEUU en la guerra contra EI es evitar la formación de una plataforma exportadora de terrorismo a EEUU, y en segunda instancia, conservar la balanza de poder regional; en orden de eficiencia primero están los ataques aéreos, apoyo militar y de inteligencia a tropas de la región, que la intervención directa.

cita

– Daniel Montoya

RealpolitikMundial (4): Otro asunto relevante para los países occidentales ha sido el flujo de “combatientes extranjeros” que pelean en las fuerzas del Estado Islámico ¿cómo se puede configurar esto como un peligro para su seguridad interna en el futuro?

Daniel Montoya: Definitivamente es una preocupación para los países occidentales el regreso de veteranos Yihadistas, sin embargo no se debe sobredimensionar. Un ataque terrorista requiere de una logística compleja que hoy funciona bien en Siria e Irak, pero que es difícil de replicar en Europa o EEUU. Eso incluye acceso a dinero, explosivos, transporte, entrenamiento y personal, entre otros.

En realidad el mayor peligro son los “lone-wolfs”: radicales que operan solos y hacen ataques de baja elaboración – por ejemplo el Tiroteo en el Museo Judío en Bélgica, el 24 de Mayo de 2014. En este caso lo más importante es la capacitación y trabajo con la Comunidad para la detección temprana de esas personas con comportamiento sospechoso.

RealpolitikMundial (5): La política local había sido un obstáculo para Obama -y otros líderes occidentales- de tomar decisiones en el caso del EI ¿cómo reaccionaron y se comportarán las fuerzas políticas y los ciudadanos de los países involucrados en la intervención?

Daniel Montoya: La política doméstica de EEUU, Turquía, Irán, Arabia Saudita y, en menor medida, Rusia, se verá afectada en el momento en el que los gobiernos tengan que comprometer recursos sustanciales, hasta el momento no lo han hecho. Solo si el asunto EI rompe el equilibrio de la región, los países mencionados estarán dispuestos a intervenir directamente y las fisuras internas se harán evidentes.

* Daniel Montoya es Negociador Internacional de la universidad EAFIT, donde se desempeñó como coordinador del grupo de investigación en Estudios Internacionales y se enfocó en el estudio del impacto de las remesas en el sector de la construcción en Colombia. Durante su carrera profesional, Daniel ha trabajado y vivido en el exterior donde se destaca su trabajo en Proexport China y Stratfor. Sus áreas de conocimiento incluyen la inversión extranjera, inteligencia estratégica y geopolítica.

¿Quién llenará el vacío dejado por Estados Unidos en el mundo?

Irak

Reclutas chiítas marchan en el sur de Irak. Fuente: The Big Picture – Boston.com

Por Santiago Silva Jaramillo

La lenta, pero firme, retirada de Estados Unidos del mundo, está dejando enormes vacíos de poder que han llevado a la inestabilidad de regiones de vital importancia para el orden internacional y la estabilidad de los asuntos globales.

En Medio Oriente, donde millones de personas, tres religiones, varios cientos de facciones y docenas de intereses colisionan, Estados Unidos ha jugado un controvertido papel de “equilibrio de poderes” durante casi toda su historia reciente. En ocasiones fracasa, por supuesto, como durante y luego de la invasión de 2003 en Irak, pero en otras ha sido capaz de mantener una tensa estabilidad entre los poderes regionales, a través de profundas relaciones diplomáticas y de cooperación, o en algunos casos (particularmente en el Golfo Pérsico) por la intervención armada.

Sin embargo, el Medio Oriente no es, ni mucho menos, el único lugar en el que los estadounidenses intervienen en búsqueda de mantener el statu quo. La independencia de Europa occidental, la seguridad de la navegabilidad en el Océano Índico, la contención de China en el Mar Amarillo, la democratización de América Latina y el apoyo contra rebeldes y terroristas en el África Subsahárica, son algunos de estos casos.

Ahora bien, esta apuesta de política exterior supone una carga importante en recursos –tanto económicos como políticos- para el Estado Federal y los presidentes estadounidenses, y siempre ha supuesto un reto para justificar internamente. En efecto, los ciudadanos estadounidenses han sido durante casi su toda histórica democrática aislacionistas, recelosos de las “responsabilidad y cargas” que su país ha asumido en el siglo XX y XXI en el resto del planeta.

Así, de acuerdo al Pew Research Center, en 2013 el 52% de los estadounidenses sostuvieron que su país debía “ocuparse de sus propios asuntos internacionalmente”, el porcentaje más alto desde 1964, primer año en que se realizó esta encuesta. El escepticismo del público estadounidense puede verse, sobre todo, como una consecuencia de la “fatiga de guerra”, luego de más de una década de acciones armadas a gran escala en Asia, pero también, se explica un poco en las preocupaciones internas asociadas a la crisis económica internacional y sus consecuencias para Estados Unidos.

Ucrania222

Restos del avión de Malasya Airlines derribado en el este de Ucrania. Fuente: The Big Picture – Boston.com

Tres de las más sonadas crisis internacionales de los últimos meses sirven como buenos ejemplos para la “retirada estadounidense” y algunas de sus consecuencias en las regiones donde los compromisos se están reduciendo.

En primer lugar, Ucrania, donde Vladimir Putin, el envalentonado presidente ruso, ha invadido la península de Crimea e incentivado y apoyado la rebelión de fuerzas pro-rusas en el Oriente del país. Estados Unidos ha liderado a Occidente en rechazar las acciones y aplicar sanciones económicas a Rusia por su intervención en Ucrania, pero tanto el presidente Obama, como sus conciudadanos, tienen poco interés en presionar demasiado al liderazgo ruso, mucho menos, intervenir en la defensa directa del territorio ucraniano.

Por un lado, Ucrania supone, en la nueva doctrina estadounidense de “liderar desde atrás” del gobierno Obama, parte de la influencia directa de Rusia y no de Europa Occidental y de la OTAN. Es decir, que por más que el presidente estadounidense continúe con su mandato histórico de “mantener el equilibrio internacional”, no intervendrá más allá de lo absolutamente necesario y posible políticamente. Porque, por otro lado, la opinión pública de su país ha dejado bien claro que no quiere ver a su país inmiscuido en Ucrania, peor aún, en un enfrentamiento con Rusia. Así, de acuerdo al Pew Research Center, el 56% de los estadounidenses sostuvieron en marzo de 2014 que su país no debía involucrarse mucho en la crisis ucraniana.

En segundo lugar, Siria e Irak, donde esta “doctrina Obama” se ha enfrentado a varios retos respecto a su propio compromiso descuidado y lejano con la estabilidad. En efecto, ni la represión del dictador Bashar al-Assad de su propio pueblo y luego su duro enfrentamiento con las fuerzas rebeldes sirias, incluso utilizando armas químicas, y cruzando la “línea roja” establecida por el propio Obama; han logrado mover a Estados Unidos a intervenir más allá del apoyo condicionado a algunas de las organizaciones rebeldes.

En este contexto, donde al-Assad pudo enfrentarse directamente a las fuerzas rebeldes más moderadas, mientras en el oeste y sur del país, la ya famosa organización extremistas ISIS (Islamic State of Iraq and Syria) ganaba poder, poniéndose por encima incluso de otras fuerzas rebeldes, ganando terreno, controlando ciudades y acumulando armamento. A principios de 2014, este mismo grupo lanzó una ofensiva militar en el norte de Irak, su lugar de nacimiento, y apoyándose en el descontento de los sunnitas con el gobierno chiíta del primer ministro iraquí Nouri al-Maliki, su avance ya ha llevado a la caída de ciudades como Mosul, Tikrit o Fallujah, y amenazan la capital, Bagdad.

Gaza

Bombardeo de las fuerzas de seguridad israelí en una localidad de la franja de Gaza. Fuente: The Big Picture – Boston.com

Ante el preocupante avance, Obama decidió recientemente atacar las posiciones de ISIS en el norte de Irak, intentado detener su ofensiva contra los kurdos. Es solo contención, en el mejor de los casos, la “atención de los síntomas, no de la enfermedad”. Y su alcance está determinado de entrada por la negativa de los Estados Unidos a tener compromisos más amplios.

De nuevo, los ciudadanos estadounidenses se oponen a esta acción, y sobre todo y particularmente, a cualquier incremento en el involucramiento de su país en la crisis del país del Medio Oriente.

Por supuesto, la política exterior de Obama da cuenta de nuevas realidades en las actitudes políticas de sus conciudadanos. De esta forma, tomar decisiones de intervenir internacionalmente –incluso frente a peligrosos conflictos y enemigos tan claros, como en los primeros meses del conflicto en Siria- se ha convertido en una tarea imposible para un líder estadounidense, por culpa de los altos costos políticos.

Y esta es una realidad interna que plantea un obstáculo casi imposible de salvar para el presidente Obama y los líderes estadounidenses por venir.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Mirando al Oriente

China

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Por Santiago Silva Jaramillo

Aunque los recientes acontecimientos en Rusia podrían sugerir lo contrario, el enfrentamiento geopolítico más importante del siglo XXI será entre una China que asciende en Asia y se proyecta más allá de sus fronteras, y un preocupado Estados Unidos que intenta contenerla antes de que llegue a competir con su influencia en otros lugares del mundo. En la mitad, el mundo. Pero antes que los demás, los principales implicados (beneficiados o perjudicados) son los vecinos inmediatos de la nueva potencia oriental.

Desde el año 2012, el presidente estadounidense Barack Obama anunció un profundo cambio en las preocupaciones estratégicas de su país, lo que denominó el “pivote de Asia”; es decir, la concentración de intereses, recursos y presencia política, económica y militar en la región Asia-Pacífico. La idea era doble. Por un lado, aprovecharse de los recursos y mercados de la región más económicamente dinámica y de crecimiento estable del mundo, y por otro, contener el crecimiento de la influencia de China en la región.

La apuesta de política exterior del presidente estadounidense no solo fue acertada y pertinente, sino que supuso un cambio efectivo a la pasividad –algo desubicada– de la política internacional de Estados Unidos luego de los desastres en Medio Oriente. Sin embargo, la realidad ha presenciado pocos cambios reales en terreno hasta ahora.

Esta semana, Obama iniciará una gira por Asia que busca “lanzar” el famoso pivote asiático, pero las visitas han despertado poco interés en la prensa y bastante menos en los países interesados en que haya claridad sobre la posición de Estados Unidos en la región. Dos asuntos podrían ser culpables de esto: la crisis en Ucrania (y el comportamiento de Rusia) y la falta de un plan de acción claro por parte de Estados Unidos.

china2

Fuente: The Big Picture – Boston.com

De hecho, es muy probable que el tema del que más se hable estas semanas en Asia sea la crisis en Europa oriental. La intervención, hasta ahora impune, de Rusia en territorio ucraniano ha avivado los temores de que China haga algo parecido en territorios en disputa con sus vecinos, particularmente en el Mar del sur de China, donde Japón, Taiwan, Filipinas, Vietnam y China sobrelapan sus intereses.

Esta preocupación se sustenta en dos realidades. La primera, la demostrada imposibilidad de Estados Unidos para defender a sus aliados en los conflictos regionales, como en el caso de Ucrania; y la segunda,  el incremento del gasto militar chino y su agresividad a la hora de defender lo que considera su área de influencia natural.

En efecto, el incremento del presupuesto militar de China ha sido espectacular en los últimos diez años, sobre todo, si se compara con el comportamiento de los presupuestos de sus vecinos. Particularmente, Japón y Corea del Sur, dos de los países más nerviosos con el ascenso chino, más cercanos a Estados Unidos y, hasta hace relativamente poco, los que contaban con mayores inversiones en defensa en la región.

Presupuesto militarAsia

 Por supuesto, muchos analistas sostienen que el enfrentamiento en Asia entre China y Estados Unidos y sus aliados no es inevitable. De acuerdo a dos escenarios. En el primero, el temido ascenso de China y el aumento de su influencia mundial se ve constreñido por los problemas políticos y demográficos internos. Es decir, que la potencial inestabilidad interna del país impediría que su crecimiento y expansión sean sostenibles en el tiempo. En el segundo escenario, tanto China, como Estados Unidos y sus aliados en la región, logran repartir sus áreas de influencia e interés en la región, y gestionan efectivamente los posibles conflictos.

Sea cómo sea, Obama inicia un cambio estratégico de suma importancia para la política global de los próximos cien años. Determinará, entre otras cosas, luego del enfrentamiento (no necesariamente violento), la nueva potencia regional en Asia y quizá, la nueva súperpotencia global (o la renovación de la actual). También, el futuro de la región más importante del planeta, y que como Europa en el Siglo XX, determinará el futuro del planeta en el XXI.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Un realista, un liberal y un socialista discuten la intervención en Siria.

Fuente: The Big Picture - Boston.com

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Un bar, tres comensales discuten las noticias en la barra, en el televisor pasan una nota sobre la guerra en Siria: se suceden imágenes de una ciudad árabe semi-destruida y hombres de camuflado disparando sus fusiles agazapados detrás de escombros; reuniones en Nueva York y Washington, hombres de saco y corbata hablan y manotean; navíos y barcos de guerra navegan sobre las olas de Mediterráneo; y al final, una fila de cuerpos amortajados, los rostros de niños, hombres y mujeres sin vida.

— ¿Qué están esperando?—se pregunta el Liberal, indignado—La comunidad internacional no puede seguir de manos cruzadas mientras los muertos se siguen acumulando en las calles sirias.

—¿Y quién es esa “comunidad internacional”?—le pregunta, con ironía, el Realista—Mientras los intereses de ningún país sean lo suficientemente grandes como para intervenir, nadie lo hará; lo siento si sueno crudo, pero una guerra cuesta dinero y ni europeos, ni estadounidenses van a gastar ese dinero si sus intereses no están amenazados.

—Pero ustedes dan por sentado que la intervención es algo bueno—terció el Socialista— ¿te preguntas por los intereses en juego? La intervención de Occidente atiende a los intereses del imperialismo, el mismo que se debe culpar por toda la violencia en Medio Oriente desde un principio.

—Evitar la muerte de más ciudadanos sirios y la utilización de armas químicas se inscribe dentro de los intereses del pueblo sirio—repuso, algo exasperado, el Liberal— ¡mierda! Se inscribe en los intereses de la humanidad, señores.

—No es tan sencillo—sostuvo el Realista, mientras el Socialista asentía, de acuerdo— se ha cometido errores enormes cuando se combina moral con política internacional.

bp6

Fuente: The Big Picture – Boston.com

—Además —añadió el Socialista— ¿dónde queda el derecho internacional que tanto defiendes, Liberal? La intervención nunca tendrá la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU, pase lo que pase, siempre será ilegal, al violar el principio de uso de la fuerza.

—Cuando las instituciones internacionales—sostuvo el Liberal—no son capaces de hacer cumplir las leyes internacionales porque la política las paraliza, son los países, y en este caso solo Estados Unidos cuenta con la capacidad y disposición para hacerlo, los que deben cumplir esa función.

El Socialista rio con gusto antes de preguntar:

—¿De qué sirve un entramado jurídico que puede violarse según las circunstancias? Suponiendo, por ejemplo, que al-Assad sea culpable, que en realidad lo que busca Estados Unidos y Europa en Siria es detener la matanza y no apoderarse de otro país en Medio Oriente.

—¿Otra de tus conspiraciones de masonería, sionistas y el club Bildelberg…?—Inquirió con ironía el Realista.

—El mundo no es lo que reportan CNN y la BBC, señores—Repuso el Socialista—en fin… ¿qué me dicen de que se realice una acción que viola la soberanía de Siria y del pueblo sirio? Los mismos sirios deben resolver este problema, no tenemos derecho a entrometernos, ni los europeos, ni los estadounidenses.

—¿Y Vladimir Putin si puede? ¿Qué me dices del papel de los rusos en la guerra?—preguntó el Liberal—¿O Irán? ¿Sus armas y apoyo al régimen si se justifica?

El Socialista se encogió de hombros.

—No voy a ser yo quien defienda a Putin…

—Quizá yo pueda explicarlo, aunque no lo quiera defender—repuso el Realista y añadió—Putin es un realista político y en Siria le importa muy poco los desfases de Bashar al-Assad…

—En parte—interrumpió el Liberal—porque no ha hecho nada que los rusos no hayan hecho en Chechenia…

—…su intención—continuó el Realista sin hacer caso—se explica en la defensa de la base rusa en el puerto sirio de Tartus, la compra de armas que al-Assad realiza a la industria rusa y finalmente, se juego buena parte de su prestigio internacional como potencia, sacándole todo el jugo posible al poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

bp8

Fuente: The Big Picture – Boston.com

—De acuerdo—repuso el Liberal—pero los simples intereses no solo mueven el mundo, los mismos rusos se comportan con una nostalgia de potencia que no necesariamente defiende sus intereses nacionales más inmediatos.

—Ahora ¿por qué intervendría Estados Unidos?—se preguntó el Realista— según lo veo, solo cuenta con un interés real en juego: su prestigio. En efecto, ya dijo que intervendría, no puede echarse para atrás, al-Assad cruzó la célebre línea roja puesta por el presidente Obama, Estados Unidos no puede darse el lujo de parecer débil en este punto: esa es la única razón.

—No estoy de acuerdo—intervino el Socialista—Estados Unidos busca dar un golpe a los iraníes en la región, mientras se asegura el paso para un gaseoducto que lleve el gas del centro de Asia al Mediterráneo. Al final, todo se reduce a una cuestión de dinero, ni defensa de Derechos Humanos, ni castigo por el uso de armas químicas.

—Lo que sostienes—dice el Liberal—está construido a punta de verdades a medias y suposiciones.

Las voces se pierden, entremezclándose mediante la discusión se hace más acalorada.

—…la culpa es de los rusos, de Vladimir Putin…—se le escucha al Realista.

—…la culpa es de la inacción internacional…—sentencia el Liberal.

—…la culpa es de Estados Unidos y Europa…—sostiene el Socialista.

—…

—…

En la televisión repiten la nota sobre la guerra en Siria, de nuevo, desfilan las imágenes de muerte y destrucción, en el bar, solo los tres hablan sobre el tema.

bp18

Fuente: The Big Picture – Boston.com

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Elecciones en EEUU y sus implicaciones en mercados

Pueden revisar este informe especial preparado en conjunto con Valora Inversiones sobre las implicaciones para la economía mundial y el mercado internacional de las elecciones presidenciales estadounidenses. Este informe se enfoca en las consecuencias para la confianza de los mercados de los diferentes escenarios respecto a una victoria de Barack Obama o de Mitt Romney.

Elecciones en EEUU y sus implicaciones en mercados

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Debates y presidenciales en Estados Unidos

Fuente: wikipedia.org

Señalando algunas claves para entender las elecciones presidenciales de EEUU

A partir de hoy, miércoles 3 de octubre, se inician los debates televisivos en la campaña para la presidencia de Estados Unidos. El demócrata Barack Obama y el republicano Mitt Romney se enfrentan por fin en lo que los medios, recurriendo a lugares comunes, llaman la recta final de la elección.

Para las personas que han estado un poco desconectadas del proceso, quisiera presentar algunos datos y aspectos calves de estas elecciones.

  • Las votaciones se realizarán el 6 de noviembre, primer martes del mes, fecha tradicional de las elecciones en Estados Unidos.
  • Al 3 de octubre, la intención de voto entre los estadounidenses es de 48,9% para Obama y 46,1% para Romney.
  • Sin embargo, midiendo los votos que ganarían para el Colegio Electoral, Obama tiene unos 347, mientras Romney suma apenas 191.
  • El cambio demográfico reciente más relevante para la política estadounidense se refiere a la mayor importancia de los latinos dentro del censo electoral. La población hispana, tradicionalmente asociada a los demócratas, representan un reto importante para las ideas políticas del partido Republicano.
  • La campaña de Obama se sustenta sobre tres fortalezas: (1) los presidentes estadounidenses que aspiran a relegirse normalmente ganan, (2) cuenta con una campaña organizada y es un candidato carismático, (3) aunque lenta, la recuperación económica lo beneficia.
  • Los temas más importantes en la campaña, según la opinión de los votantes, son la economía, la reforma de salud, la seguridad social y el déficit gubernamental.
  • La campaña republicana se sustenta sobre tres fortalezas: (1) el desgaste político de Barack Obama y el escepticismo de los estadounidenses respecto a sus políticas económicas, (2) la inyección de grandes sumas de dinero en publicidad y acciones organizacionales y (3) la experiencia empresarial de Romney.
  • Contrario a lo que se podría creer, ni los errores en declaraciones y entrevistas, ni el desempeño en los debates televisados, parecen tener una repercusión importante en la decisión de los votantes.
  • Los miembros más firmes de ambos partidos se pueden ver como “votantes fijos”, la verdadera pelea se da por los independientes, los indecisos y los abstencionistas.

¿Qué otro asunto vale la pena tener en cuenta sobre las elecciones estadounidenses? ¿Quién ganará? ¿Quién debe hacerlo? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Obama, Romney y el mundo

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Sobre la política internacional de los dos candidatos a la presidencia de Estados Unidos

Las elecciones presidenciales en Estados Unidos se encuentran cada vez más cerca. Según las últimas encuestas ambos candidatos permanecen opcionados para ganar, aunque Obama mantiene una ligera ventaja sobre Romney. Así las cosas, incluso la política internacional de ambos candidatos podrían influenciar a los pocos indecisos que aún se debaten por decidir su voto.

Este texto recoge algunas de las posturas de Barack Obama y Mitt Romney en temas claves para la política internacional estadounidense y las compara con lo que la opinión pública de ese país piensa, según la encuesta del Chicago Council of Foreign Affairs. La idea es traer algunas luces comparativas, pero también conocer un poco más sobre lo que los candidatos piensan hacer en el mundo una vez ocupe el cargo más importante del planeta.

1. Terrorismo internacional

Lo que dice Obama: la campaña demócrata se ha enfocado en resaltar los logros de Obama en la lucha contra el terrorismo, particularmente la muerte de Osama bin Laden. Las políticas actuales son una buena muestra de lo que significarían cuatro años más del presidente en el poder. Es decir, la utilización de vehículos no tripulados para dar golpes de precisión en países con presencia de militantes, como Yemen, Pakistán y Somalia en la actualidad, y las operaciones especiales, como la que un equipo de SEALs de la Marina realizó para dar de baja a bin Laden. La retirada de Afganistán, por otro lado, se mantendría como programado, para el 2014.

Lo que dice Romney: la retirada de las tropas estadounidenses en Afganistán debe atrasarse, la misión, sostiene la campaña de Romney, no se ha terminado y aunque la cooperación de los gobiernos afganos y pakistaní resulta fundamental para estabilizar la región, las tropas de Estados Unidos permanecerán para asegurar la región frente a los insurgentes y grupos terroristas que allí operan.

Lo que dicen los estadounidenses: el 67% de los estadounidenses considera que el terrorismo internacional constituye una amenaza para Estados Unidos en 2012. El porcentaje es alto,  pero ha sufrido un importante descenso desde 2002, cuando estaba en 92%.

2. Estados Unidos en el mundo

Lo que dice Obama: aunque con menos insistencia que los republicanos, el presidente Obama también resalta el carácter excepcional del Estados Unidos y su papel en el mundo. Sin embargo, sus políticas y discurso se acercan más a un tono conciliador y pragmático del rol que debe jugar su país en los asuntos internacionales. La famosa expresión de “liderar desde atrás”, popularizada durante la intervención aliada en Libia, se ha convertido en paradigma de la manera cómo Obama entiende las acciones de su nación.

Lo que dice Romney: los republicanos, como es costumbre, se asocian con mayor claridad a la idea del excepcionalismo estadounidense, esto es, la concepción de Estados Unidos como un país único en el escenario internacional, con unos valores y una misión moral superior a la de sus contrapartes. Algunas de las acusaciones de Romney a la timidez de las políticas de Obama o la denuncia de su supuesta disposición a “pedir disculpas por América” han señalado la preminencia del excepcionalismo en las ideas políticas del candidato republicano.

Lo que dicen los estadounidenses: la opinión pública estadounidense ha sufrido un ataque de aislacionismo en los últimos años, victima de la crisis económica y los desencantos internacionales. Así, en 2012 el 38 de los encuestados, un porcentaje históricamente alto de estadounidenses, se inclinan por permanecer al margen de los asuntos externos. La encuesta se realiza desde 1947 y nunca había registrado un aislacionismo tan marcado. Sin embargo, el 70% de los encuestados aún consideran que su país es excepcional, aunque la calificación que le dan a Estados Unidos sobre su influencia en el mundo se ha reducido un poco, dándole importancia a potencias regionales, particularmente China.

3. Irán y su carrera nuclear

Lo que dice Obama: el gobierno de Obama ha promovido las sanciones económicas durante los últimos meses contra Irán. A diferencia de los republicanos sin embargo, le ha quitado importancia a la opción militar, temiendo las consecuencias regionales y recelando de la efectividad de tal medida. Su otra apuesta, la de presionar por medio de la diplomacia, ha encontrado oídos sordos en Rusia y China. Si es relegido, la administración Obama mantendría la presión sobre Irán, pero haría cuanto estuviera en su poder para evitar llegar a utilizar la fuerza.

Lo que dice Romney: se aumentarían las sanciones económicas al régimen iraní, mientras se construye una opción militar creíble que disuada al gobierno de Irán de mantener el programa nuclear en movimiento. De igual manera, se incentivaría y apoyaría la disidencia y la oposición dentro del país, con miras a un cambio de régimen interno. Finalmente, se retomaría el abortado programa de defensa balística en Europa Oriental, iniciado por el gobierno Bush y cancelado por Obama, que busca proteger a Occidente de un posible ataque con misiles nucleares desde Medio Oriente.

Lo que dicen los estadounidenses: el porcentaje de estadounidenses que identificaban la posibilidad de que Irán consiga un arma nuclear como una de las mayores amenazas para Estados Unidos se redujo en cuatro puntos de 2010 a 2012, sin embargo, las respuestas siguen constituyendo el 64% de los entrevistados. De igual manera, aunque una gran mayoría se opone a no presionar a Irán por su programa nuclear (76%), un poco más de la mitad de los encuestados apoyarían una acción militar contra Teherán. Así, las sanciones económicas y la presión diplomática constituyen las alternativas de acción más populares entre los estadounidenses, compartiendo el 70% de apoyo.

4. El ascenso de China

Lo que dice Obama: de nuevo, las políticas actuales pueden traer algunas luces sobre las acciones de un posible segundo periodo. En efecto, Obama ha emprendido un esfuerzo por renfocar las prioridades de Estados Unidos desde el Medio Oriente al Pacífico, lo que busca responder a nuevas realidades globales, entre ellas, el ascenso económico y político de los chinos. El presidente también ha apelado a organismos como la OMC para denunciar las prácticas de comercio injusto de China, con resultados mixtos.

Lo que dice Romney: la campaña del candidato republicano se dispone para contener los efectos negativos para los intereses estadounidenses de la nueva potencia asiática. En primer lugar, propone reforzar la presencia militar de su país en la región, particularmente la capacidad naval. De igual manera, fortalecería los lazos de cooperación, particularmente económicos, con los países aliados. Romney señala las prácticas comerciales injustas y la agresiva expansión de los chinos, proponiendo como herramientas para contenerlas la promoción del libre mercado en la región y las exigencias en materia de respeto a los derechos humanos.

Lo que dicen los estadounidenses: respecto al impacto para Estados Unidos del crecimiento económico chino, el 9% de los estadounidenses lo considera positivo, el 49% entre positivo y negativo y el 40% negativo. En efecto, un porcentaje cada vez mayor de estadounidenses considera que el comercio con China es injusto para Estados Unidos, pasando de 53% de las respuestas en 2002 a 67% en 2012. Sin embargo, solo el 40% de los encuestados considera que China representa una amenaza a los intereses vitales de Estados Unidos. El 69% de los encuestados se opondría al uso de tropas estadounidenses en el caso de que China invadiera Taiwan, frente solo el 28% que lo apoyaría. Al final, la mayoría de los encuestados premió la cooperación (69%) al enfrentamiento (30%) en la relación de su país con China y la opinión se divide a mitades respecto a su los dos países son amigos o competidores.

Romney u Obama ¿Cuál tiene una propuesta de política exterior más coherente? ¿Cuál de los dos candidatos está en mayor sintonía con la opinión pública estadounidense? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Los candidatos republicanos y el mundo.

Sobre la política exterior de los principales precandidatos republicanos a la presidencia de EEUU

La carrera a la dominación republicana para la presidencia de Estados Unidos ha sido bastante movida, sobre todo, respecto a la cantidad de candidatos y la indecisión que los electores aún mantienen sobre su favorito. En efecto, solo Mitt Romney ha sostenido su intención de voto en las encuestas durante el último año (rodeando el 20% de intención), mientras que un desfile de candidatos, impulsados por sus lanzamientos de campaña y la atención de los medios, han ocupado brevemente el primer lugar. Michelle Bachman, Rick Perry y Herman Cain han entrado en esta categoría; en las nubes por unas semanas para luego volver al anónimo lugar del que habían salido.

Las últimas dos semanas han traído sin embargo a un nuevo favorito y al último de los contendores de Romney: Newt Gingrich. Un polémico ex presidente de la cámara de representantes, famoso por sus posturas radicales y declaraciones fuera de tono. Su súbita popularidad podría tratarse de otra burbuja como la de Bachman, Perry o Cain, pero los analistas señalan que a solo un mes de celebrarse las primarias republicanas, la pelea se decidirá entre Gingrinch y Romney, con el primero en la delantera.

Ahora bien, una revisión general de la visión de ambos candidatos sobre el mundo y especialmente, sobre el papel que su gobierno jugaría en el caso de ser electos  podría darnos una imagen de lo que podemos esperar en el caso, no tan improbable, de que uno de estos hombres le gane a Barack Obama en 2012.

Newt Gingrich: este especialista en historia europea e investigador independiente en temas sociales y políticos es considerado por muchos dentro del partido como un “intelectual” republicano. Sin embargo, ni siquiera sus actividades académicas han estado exentas de controversias y muchas de sus afirmaciones durante esta campaña, especialmente en términos de política exterior, han sido para muchos una seña de un radicalismo peligroso. Así, Gingrich ha desconocido la existencia de un “pueblo palestino”, mientras intenta acercarse a la comunidad judía estadounidense al decir cosas como que el primer acto de su gobierno será pasar la embajada de su país en Israel de Tel Aviv a Jerusalén. También ha jugado la carta del miedo en sus afirmaciones sobre Irán, al plantear el programa nuclear de ese país como una amenaza “existencial” para Estados Unidos, lo que es a todas luces una exageración. Cuando sus posiciones no son controversiales son, quizás, contradictorias, en efecto, Gingrich se ha encontrado con que muchas de sus opiniones y posiciones respecto a temas como la Rusia de Putin o la intervención en Libia cambian con una rapidez inesperada. Aun así, y en términos generales, Gingrich es un defensor del libre comercio (impulsó, entre otros, el NAFTA) y el excepcionalismo estadounidense, sobre todo, en su papel de intervenir en situaciones de riesgo internacional (apoyó las misiones en Bosnia, Kosovo y Haití).

Mitt Romney: el ex gobernador de Massachusetts y hombre de negocios mormón se ha mantenido como el candidato más estable en la intención de voto y a veces favorito, durante la carrera por la nominación republicana a la presidencia de Estado Unidos. Para mucho supone un tono moderado respecto a la mayoría de sus contrincantes y podría ser, una vez enfrentado a Barack Obama, el que tenga mayores posibilidades de atraer el voto de los independientes e incluso de algunos demócratas. Romney mantiene la mayoría de las posiciones tradicionales del partido republicano en términos de política exterior, esto es, más gasto militar, mayor seguridad en las fronteras, relaciones más estrechas con Israel y mano dura contra China, Irán y Corea del Norte. Sin embargo, el ex gobernador no resulta tan propenso a pensar en guerras y conflictos en el exterior como muchos de sus contrincantes y se mantiene saludablemente escéptico frente al tipo de peligros reales a los que se enfrenta Estados Unidos. Quizás esa sea su mayor ventaja, pero también desventaja: su prudencia. Por ejemplo, Romney ha señalado que no atacaría Pakistán y que preferiría la diplomacia en el caso de que las relaciones se siguieran agriando. Esto apela a las personas del centro y a los republicanos moderados, pero deja de lado un cuerpo importante de su partido, más radical y que puede llegar a decidir la elección del candidato republicano.

Por supuesto, en un ambiente de lenta recuperación económica y un desempleo extendido los temas internacionales son lo que menos trasnocha a los estadounidenses. En una manera extraña, somos el resto del mundo y no quienes elegirán al próximo presidente de los Estados Unidos, los más preocupados, porque aquel hombre tendrá en sus manos el destino de muchos otros en el resto del mundo.

¿Ganará Gingrich o Romney la nominación republicana? ¿Podrán ganarle a Obama? Cuénteme lo que piensa comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter