Posts Tagged 'Estado Islámico'

Las dos caras del 2015 (II)

cuarteto de Túenz

Cuarteto para el diálogo nacional en Túnez, ganadores del Nobel de Paz de 2015

Por Santiago Silva Jaramillo

En el plantea convive tragedia con esperanza, maldad y bondad, y aunque en este blog he defendido la escuela de pensamiento de los “grises”, eso no quiere decir que sea imposible determinar con bastante certeza cuando las cosas salen bien o mal en los asuntos internacionales. El 2015 no ha sido diferente, presentando estas dos caras del trepitar constante de la historia, de su insistente disposición a presentarse en forma de dicotomías.

2. Grupo(s): El cuarteto para el diálogo nacional en Túnez y el Estado Islámico.

Tanto la democracia tunecina como la guerra civil en Siria son producto del mismo hecho significativo: la Primavera Árabe. Los dos son casos extremos de lo que las protestas y revueltas empezadas en 2011 por la inmolación de un frutero tunecino provocó en varios países del Medio Oriente y el Norte de África. La indignación y el descontento recorrieron Egipto, Libia, Barheim, Siria y el mismo Túnez, pero quizás solo este último puede ver algo positivo en el desenlace de la revolución iniciada en sus calles. Y buena parte de este éxito se debe al papel desempeñado por el Cuarteto para el diálogo nacional en Túnez (conformado por la Unión General Tunecina del Trabajo, la Unión Tunecina de la Industria, el Comercio y la Artesanía, la Liga Tunecina de los Derechos Humanos y la Orden Nacional de los Abogados de Tunicia) para defender la naciente democracia del país y que fue reconocida con el Premio Nobel de Paz en 2015. El Cuarteto para el diálogo nacional en Túnez ha permitido que los tunecinos tengan el único caso de verdadero éxito luego de la Primavera Árabe y que las nuevas instituciones democráticas del país funcionen efectivamente.

EI

Miembros del Estado Islámico, organización terrorista.

Por otro lado, el Estado Islámico se ha configurado en 2015 como una de las principales fuerzas de la destrucción y el caos y en enemigo común de la comunidad internacional. En primer lugar, su control sobre amplias zonas de  Siria e Irak continúa en medio de la crueldad y los desenfrenos, con reportes cada vez más detallados de la tragedia que es vivir bajo el estricto y a la vez caótico orden impuesto por el grupo extremista. Y aunque la expansión de su territorio parece haberse detenido por la acción de las coaliciones internacionales que lo combaten y la apertura de demasiados frentes de batalla, millones de sirios e iraquíes continúan viviendo bajo el injusto gobierno del EI. En segundo lugar, el grupo ha echado mano de formas de violencia más “convencionales” a su tipo de organización y ha desarrollado ataques terroristas en varios países, como Líbano y Francia. Esto es a partes iguales signo de debilidad y demostración de fuerza. Da cuenta de que los bombardeos y esfuerzos internacionales están funcionando, de que el EI tiene pocas alternativas al terrorismo para devolver esos golpes, pero también que los ataques son difíciles de prevenir y costosos en vidas y moral para estos países. En sus ataques en Paris, además, el Estado Islámico demostró su capacidad y disposición a responder a las potencias sus operaciones en Siria, su alcance y poder de organización. El terror de esa noche los graduó en la organización más peligrosa del planeta.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

Audio: Colombia y el Resto (19/11/2015)

IMG_1795

Colombia y el Resto (Podcast): en este enlace pueden escuchar el audio de Colombia y el Resto de esta semana; hablo sobre el origen, el desarrollo, el ascenso y el comportamiento del Estado Islámico, en el marco de los ataques terroristas del pasado 13 de noviembre de 2015 y la respuesta de los ciudadanos y la comunidad internacional.

Colombia y el Resto (22/10/2015)

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

El ascenso del Estado Islámico (Presentación – EAFITMUN)

Abu-Bakr-al-Bagdadi

Abu Bak al-Baghdadi, líder del Estado Islámico, habla en una alocución desde Mosul, Irak

El ascenso del Estado Islámico: el pasado martes 01 de septiembre tuve la oportunidad de compartir con el grupo de estudiantes que conforman el modelos de las Naciones Unidas de la Universidad EAFIT (EAFITMUN). Estuve presentando algunas ideas sobre el nacimiento y desarrollo del Estado Islámico y sus consecuencias para el Medio Oriente. A continuación, les comparto mi presentación para ese día.

Agentes del caos. Presentación para EAFITMUN

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Por qué la guerra contra el Estado Islámico sigue empeorando?

syrian_contact_17

Combatiente de las fuerzas leales a Bashar al-Assad en la ciudad de Deir ez-Zor. Fuente: Time (Ver la galería completa).

Por Santiago Silva Jaramillo

Luego de meses de mantenerse neutrales, los turcos han decidido intervenir en la guerra que en su frontera con Siria luchan las fuerzas del Estado Islámico, las tropas leales a Bashar al-Assad, las diferentes facciones rebeldes y los kurdos. Era casi inevitable que el caos en Siria e Irak terminara por arrastrar a los turcos –al igual que lo ha hecho con otros países vecinos como Jordania e Irán y amenaza hacerlo con Líbano, Arabia Saudita e Israel- al enfrentamiento del enemigo común representado por el EI.

La decisión del gobierno turco –que sus aliados occidentales venían esperando desde hace varios meses– llegó luego de que un atentado terrorista en una localidad al sur de Turquía fuera atribuido al Estado Islámico y su intención de golpear a sus enemigos kurdos y a los refugiados sirios que utilizan la frontera turca para refugiarse, aprovisionarse y atacar las posiciones del EI.

Los turcos, que habían evitado el enfrentamiento directo con el EI por razones geopolíticas –aunque prestaban ayuda y apoyo indirecto a fuerzas que combatían a los islamistas- han lanzado varias operaciones aéreas en el norte de Siria y operativos para capturar simpatizantes dentro de su territorio (unos doscientos en cuestión de días). Aunque el gobierno de primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan ha descartado el despliegue de tropas al otro lado de la frontera, los bombardeos aéreos o de artillería a posiciones del EI tenderá aumentar.

La entrada directa de los turcos al conflicto sirio no solo afecta al Estado Islámico. Los kurdos, por otro lado, también se ven perjudicados por la decisión de Turquía. En efecto, las fuerzas kurdas que combaten al Estado Islámico en el norte de Siria están fuertemente relacionadas con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (KPP por sus siglas en inglés), una guerrilla kurda que lucha por la independencia de la etnia en el oriente de Turquía. El gobierno turco, que en muchos sentidos había evitado luchar directamente con el Estado Islámico por no ayudar a los kurdos, ha lanzado operativos simultáneos contra ambas fuerzas para “equilibrar” sus intereses en la región.

De esta forma, el caos de la guerra en Siria aumenta el territorio de las hostilidades a buena parte del sur y oriente de Turquía, donde las fuerzas turcas enfrentarán al Estado Islámico en la frontera, mientras atacan a los militantes del KKP en un intento por evitar que ocupen los vacíos dejados por un eventual retroceso del EI.

20 year-old YPJ fighter Beritan Khabat from Derek, Syria. She joined the YPJ four years ago to protect her homeland and put an end to the suppression of women. "I fought with ISIS in Jezza and Serikani.  Women of YPJ are not scared of ISIS."  Newsha Tavakolian for TIME  Beritan believes that in her society women should be armed with guns and fight for their rights. She says that they have created a new idea for the men of the world. telling them that women too can be good fighters. "I fought with ISIS in Jezza and Serikani. And the first time I heard the sound of bullets next to my ears was in Talala town, while I was fighting with ISIS for the first time. The first time I thought about facing ISIS, my whole body was shivering and the whole thing seemed more like a joke to me. But when I thought deeply, I realized that I was going to fight with a radical group, and this empowered me so much that all my fears faded away. Women of YPJ are not scared of ISIS".

Una de las mujeres que combaten con las fuerzas kurdas cerca de la frontera turco-siria en la localidad de Kobani. Fuente: Time.com (Ver galería completa).

Por último, frente a este nuevo jugador en la guerra, el principal beneficiado es el presidente sirio, Bashar al-Assad, enemigo de los turcos, que verá como tres de sus contrincantes luchan entre sí mientras él puede concentra sus fuerzas e intenta recuperar algo del territorio perdido en cuatro años de guerra. Porque las hostilidades continuarán y solo dan señales de agravarse en el futuro, así en las últimas semanas la diplomacia mundial –en cabeza de la ONU– esté intentando sentar a las partes del conflicto sirio en una mesa de negociación.

Una solución negociada al conflicto parece improbable porque algunos de sus actores más importantes no tienen ninguna intención –al menos por el momento y visible- de ceder en sus posiciones sin exigir demasiado de sus contrapartes (como al-Assad y las mismas fuerzas rebeldes) y otros han ganado mucho en el caos de la guerra para querer que una negociación “prematura” les haga perder sus victorias (como el Estado Islámico o los kurdos).

En este punto, la comunidad internacional solo puede esperar que la guerra, que arrecia, no se siga saliendo por las costuras fronterizas y arrastrando a más partes al conflicto. Pero de esas esperanzas solo suelen quedar tragedias.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Por qué el 2014 fue el año con más desplazamiento forzado de la historia?

Campo de refugiados en Jordania. Fuente: The Guardian

Campo de refugiados sirios en Jordania. Fuente: The Guardian

Por Santiago Silva Jaramillo

La respuesta corta: por el Estado Islámico.

La respuesta larga: a continuación.

Pero primero, señalar que el diagnóstico del desplazamiento forzado en el planeta de ACNUR-ONU en un reciente informe sobre la materia nos presenta un panorama muy preocupante sobre el fenómeno. En efecto, el énfasis del informe está en el “récord” establecido en 2014 en número de victimas de desplazamiento forzado interno en el planeta, al alcanzar los 59,5 millones de personas. El incremento de esta población es todavía más frustrante en tanto la violencia en general y los conflictos armados a gran escala en particular, se han reducido sistemáticamente en las últimas dos décadas. De hecho, el mundo es un lugar menos violento y con menos guerras, pero aún así una de las principales consecuencias de los conflictos violentos -el desplazamiento forzado de civiles en medio de la confrontación- ha llegado a su pico histórico el año pasado.

Entonces ¿por qué el 2014 ha sido el año con más desplazamiento forzado de la historia reciente?

1. El ascenso del Estado Islámico y la guerra en Medio Oriente: retomo la respuesta corta. En efecto, la violenta campaña del Estado Islámico por conquistar territorios en Siria e Irak, junto a su brutal forma de gobierno de los lugares bajo su dominio, han creado una crisis humanitaria en Medio Oriente que no tiene precedentes. Aproximadamente unas once millones quinientas mil personas han sido desplazadas en Siria en los últimos cinco años de guerra civil y unas cuatro millones cien mil en Irak entre conflictos locales y la lucha entre el gobierno, las autoridades kurdas y el Estado Islámico.

SPANISH_04_15Countries_Conflict

Fuente: tomado de ACNUR-ONU (2015)

2. Etnias, religión y exterminio: los conflictos en Siria, Irak, la República Democrática del Congo, Nigeria, Libia, Myanmar, entre otros, tienen dos comunes denominadores, sus causas o factores agravantes asociadas a la religión y las diferencias étnicas. Ambos suelen incentivar prácticas de exterminio o explotación de las poblaciones civiles “contrarias” a la religión -o facción religiosa- o la etnia del grupo que conquista un territorio. Un ejemplo trágico de este fenómeno es la pretensión -y casi realización- del exterminio del la secta yazide por parte de militantes del Estado Islámico en Irak; en varios meses de combates y opresión, docenas de miles de yazides murieron y miles de mujeres y niñas fueron esclavizadas.

3. La “degradación” de la violencia: los conflictos que más desplazamiento forzado generan tienen dos particularidades (que pueden presentarse juntas o por separado), las causas relacionadas con la tenencia de la tierra o la ocupación de un territorio -como en Colombia, donde la tierra es central en los intereses de los grupos armados y una de las principales razones del desplazamiento-; y la “degradación” de la violencia asociada al conflicto. En este caso, podemos entender degradación como el uso sistemático de prácticas de violencia contra la población civil en busca de “golpear” al contrincante armado, algo similar a la “guerra total”, pero con un poco más de sevicia en los ataques y no necesariamente con herramientas industriales. El mejor ejemplo de este tipo de prácticas es la del presidente sirio Bashar al-Assad, que ha utilizado armas químicas, bombas de racimo y fuego de artillería contra barrios llenos de civiles que el gobierno consideraba que escondía, apoyaba o se encontraban ocupados por fuerzas rebeldes.

SPANISH_01_Refugees_10Years

Fuente: tomado de ACNUR-ONU (2015)

4. La naturaleza interna de los conflictos activos: desde 1991 la mayoría de los conflictos armados en el planeta han sido internos, involucrando dos o más facciones o grupos dentro de un mismo país que se pelean por la preeminencia nacional, el control de territorios o recursos específicos o incluso, el exterminio o dominación sobre un grupo contrario. Los conflictos internos suelen carecer de frentes claros de combate y en su caos de posiciones, ataques y contraataques, suelen recurrir a tácticas de insurgencia, terrorismo, sabotaje y sobre todo, “castigos” a la población civil que se presume -o se sabe- ha ayudado al enemigo.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Por qué el Estado Islámico está destruyendo patrimonios históricos?

Isis1

Un soldado del gobierno sirio en un anfiteatro de la recién perdida ciudad de Palmira. Fuente: theindependent.com.uk

Por Santiago Silva Jaramillo

Aterrados, observamos paso a paso cómo los militantes del Estado Islámico se acercaban a las ruinas de la ciudad de Palmira, sitio arqueológico de la antigüedad romana reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Los arcos de acueductos y columnas de templos y foros esperaron en medio del desierto del suroriente de Siria la llegada de los extremistas de negro en sus tanques y camionetas. Las fuerzas del Estado Islámico derrotaron a una fuerza defensiva del presidente sirio Bashar al-Assad en la cercana ciudad de Tadmur y ahora controlan las ruinas, ubicadas en una estratégica carretera que une la capital Damasco en el occidente, con la frontera iraquí y la provincia de Ambar en el oriente, donde los extremistas acaban de tomar la ciudad de Ramadi.

El temor internacional por el legado histórico en riesgo en Palmira no es exagerado, el Estado Islámico ha ganado notoriedad internacional –entre otros muchos excesos y crímenes- por su disposición a destruir sitios arqueológicos, textos antiguos y esculturas y artefactos depositados en museos de las regiones bajo su control. El primer caso fue la destrucción de manuscritos y estatuas que reposaban en el museo de la ciudad de Mosul, la primera gran urbe en caer en sus manos y su “presentación en sociedad” en términos internacionales.

Su justificación entonces, como en la demolición de la fortaleza antigua de Hatra y una iglesia Asiria en abril de 2015 o la destrucción de artefactos invaluables en la ciudad de Nimrud, ha sido la lucha contra la idolatría y las imágenes de religiones y tradiciones infieles, como el paganismo asirio, romano y griego o el zoroastrismo persa. Esta “masacre de civilización” ha estado fundada en la aplicación de la sharia o ley islámica por parte del Estado Islámico y el convencimiento fundamentalista de que los sitios históricos representan un desafío a la fe del profeta Mahoma del que se creen defensores en la forma de su autoproclamado califato.

Isis2

Un miembro del Estado Islámico destruye una estatua en Hatra. Fuente: BBC.com

La segunda explicación a la destrucción de los sitios históricos bajo su control es menos divina. De hecho, el Estado Islámico se ha estado financiado en no poca medida por el contrabandeo de artefactos y reliquias históricas en los mercados negros de antigüedades y arqueología. Algunas fuentes incluso señalan que los videos realizados por el grupo mostrando la destrucción de artefactos suelen ser montajes y que los verdaderos son vendidos fuera de Irak y Siria.

Sin embargo, buena parte de la destrucción ha sido validada por las mismas autoridades iraquíes y sirias. En Palmira, por ejemplo, el gobierno de al-Assad se apresuró a evacuar importantes piezas del museo de Tadmur antes de la llegada del Estado Islámico. Pero la protección de la herencia histórica de la región ha sido, por supuesto, menos que una prioridad en el estado de caos en que se encuentran los gobiernos locales. Y ahora, de sus reducidos recursos y la ayuda internacional depende la protección de docenas de otros sitios representativos en términos históricos del saqueo y la destrucción de los fundamentalistas del Estado Islámico, demoledores de civilización.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

El último día de la Primavera Árabe

File photo of an opposition supporter holding up a laptop showing images of celebrations in Cairo's Tahrir Square, after Egypt's President Hosni Mubarak resigned

Manifestantes en la Plaza Tahrir – El Cairo, Egipto: 2011

 

Por Santiago Silva Jaramillo

Lo bonito –y trágico- de la historia es que muy pocas veces es complaciente, y son raras las ocasiones en las que nos regala uno de los finales felices que esperamos, uno de los desenvolvimientos sencillos a los que la cómoda vida moderna nos ha acostumbrado. Así, tiende a ser más compleja, a dar varios tumbos antes de llegar a su destino o a desviarse por un camino completamente diferente.

A finales de 2011, cientos de miles de ciudadanos del Medio Oriente y el Norte de África se unían en una largamente esperada protesta contra sus líderes, sus excesos y su tiranía. La Primavera Árabe nos dio a millones de ciudadanos del mundo más la esperanza de que frente a la unidad de los hombres los autócratas podían caer y que todo lo que hacía falta era voluntad y persistencia –a veces sacrificio- para que una nación se sacudiera a un tirano de encima.

Iniciada en Túnez con la inmolación del ventero de frutas Mohamed Bouazizi, que se prendió fuego luego de que su puesto de comida, único medio de subsistencia, fuera decomisado arbitrariamente por funcionarios del régimen de Ben Alí, presidente tunecino. La indignación de sus ciudadanos lograría que en meses, el tirano tuviera que buscar refugio en Arabia Saudita, luego de 22 años en el poder.

El descontento, una mezcla de indignación por años de humillaciones y dominación y los efectos de economías estancadas y élites depredadoras, se expandió pronto a las vecinas Libia y Egipto, y a Siria y Bahréim; en otros países, algunas expresiones dieron pistas de un mayor contagio, como en Jordania, Omán y Turquía, pero fueron rápidamente sofocadas.

-“Ciudadanos víctimas, sus familias y militares desertores, liderados por jefes tribales o religiosos, se hacían a Kalashnikovs robadas y Toyotas Pick Ups con ametralladoras montadas para enfrentarse a las fuerzas de seguridad de sus países”-

Los cinco países en revoluciones siguieron, sin embargo, trayectorias muy diferentes.

 En Túnez, se inició un proceso de reformas democráticas y a finales de 2011 ya se habían celebrado elecciones para un nuevo parlamento. Mientras tanto, las protestas en Siria y Libia, luego de la represión de los regímenes de Bashar al-Assad y Moumar Gadafi, se convertían en guerras civiles: ciudadanos víctimas, sus familias y militares desertores, liderados por jefes tribales o religiosos, se hacían a Kalashnikovs robadas y Toyotas Pick Ups con ametralladoras montadas para enfrentarse a las fuerzas de seguridad de sus países.

En Libia, la posibilidad de la derrota de las fuerzas rebeldes y el peligro a una masacre en la ciudad de Bengazhi llevó a que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptara la resolución 1973 estableciendo una “zona de exclusión aérea” sobre el territorio libio, permitiendo la intervención en favor de los rebeldes de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Qatar. El 23 de octubre, caía Sirte, último bastión de Gadafi, y el dictador era asesinado luego de caer prisionero. La transición ha sido difícil en este país del Norte de África, los intereses tribales, que habían sido mantenidos bajo control por Gadafi, han resurgido y en el espacio dejado por las luchas entre facciones, el fundamentalismo islámico ha echado raíz, con la presencia de organizaciones cercanas a Al-Qaeda y el Estado Islámico operando en territorio libio con relativa impunidad. El caos del final de la guerra civil no ha podido superarse.

-“El Estado Islámico es el hijo bastardo de la Primavera Árabe, al igual que la guerra tribal que desgarra a Libia y el renovado dominio del ejército en Egipto”-

Por otro lado, en Siria, el choque de intereses de las grandes potencias globales y el desgaste de guerra en Estados Unidos, impidió en un primer momento cualquier ayuda –más que informal o simbólica- a los rebeldes sirios que se enfrentaban al régimen de al-Assad. La diplomacia rusa, sobre todo, defendió a su aliado de la interferencia de Europa o Estados Unidos, mientras Irán enviaba tropas y armas al régimen. Pero la incapacidad de al-Assad para imponerse, y de los rebeldes a ganar terreno sobre el dictador, llevaron a que uno de los grupos peleando contra el gobierno, proveniente del norte de Irak, empezara a ocupar espacios y a principios de 2014 se declarara “independiente” de Al-Qaeda y proclamara su pretensión de fundar un “califato” en Medio Oriente. A la fecha, este grupo de combatientes islamistas, tribus sunnitas y desertores del ejército iraquí controlan buena parte del norte y el occidente de Irak, el oriente de Siria, y tienen presencia en Libia, Líbano y Jordania, comandando entre 20 y 30 mil hombres.

En Egipto, las célebres protestas en la plaza Tahrir llevaron que el presidente Hosni Mubarak, en el poder por 30 años, huyera de El Cairo y que el ejército –fundamental en el desenlace de las protestas y en la vida política del país- tomara el control del país y preparara las reformas para unas elecciones libres. El 24 de junio de 2012, Mohamed Morsi se convirtió en presidente egipcio. Su partido, Los Hermanos Musulmanes, habían utilizado su superior organización de bases para derrotar a los secularistas y liberales. El temor de los militares y la rama judicial egipcia a las reformas de corte islamista de Morsi llevaron a que, luego de una serie de protestas ciudadanas contra el gobierno, el ejército derrocara a Morsi en 2013. El 26 de marzo de 2014, la cabeza de las fuerzas armadas egipcias, Abdel Fattah el-Sisi, convertido en candidato, llegó a la presidente. El sistema de gobierno utilizado por Mubarak se restablecería poco a poco.

En Bahréim, las fuerzas del gobierno sunnita, apoyadas por tropas y dinero de Arabia Saudita, aplastaron a los manifestantes chiitas y restablecieron en pocos meses su control sobre la isla del Golfo Pérsico. El mundo se encogió de hombros.

Así, las esperanzas de 2011 se han reducido a dos guerras civiles, una masacre, un nuevo tirano, y un monstruo como pocos en la historia reciente, un híbrido entre insurgencia, fundamentalismo y terrorismo. El Estado Islámico es el hijo bastardo de la Primavera Árabe, al igual que la guerra tribal que desgarra a Libia y el renovado dominio del ejército en Egipto. Solo en el lugar donde nació, Túnez, prevalece alguna pizca del espíritu que motivó las revueltas y manifestaciones de hace cuatro años.

Esperemos que dure.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Los cinco personajes internacionales más perversos del 2015

El líder del grupo terrorista Estado Islámico, Abu Bakr al-Bagdadi. Fuente: elimpulso.com

El líder del grupo terrorista Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi. Fuente: elimpulso.com

Se asume perversidad como la disposición a conseguir objetivos individuales o grupales por encima de cualquier consideración por otros seres humanos. Esto, por supuesto, sazonado con una pisca (y a veces mucho más) de simple maldad. A continuación, los cinco personajes internacionales más perversos del 2015:

  1. Abu Bakr al-Baghdadi ¿Quién es? El líder del grupo fundamentalista Estado Islámico ¿Cuál es la naturaleza de su perversidad? Liderar uno de los grupos extremistas más violentos que ha visto la historia reciente, responsable de miles de muertes en su guerra contra los gobiernos de Irak y Siria y los grupos insurgentes sirios; la persecución de minorías étnicas y religiosas en los territorios conquistas, que luego de someter, esclavizan y reparten entre sus combatientes; y la ejecución sumaria de cientos de prisioneros enemigos, incluyendo a civiles y a varios occidentales (generalmente, periodistas o trabajadores sociales).
  2. Vladimir Putin ¿Quién es? Presidente de la Federación Rusa ¿Cuál es la naturaleza de su perversidad? Vladimir Putin no está acostumbrado a perder, por eso, cuando las protestas de los ciudadanos ucranianos expulsaron a su títere Víktor Yanukóvich en febrero de 2014, inició un plan B para mantener a Ucrania bajo su esfera de influencia que incluía la promoción de una insurgencia pro-rusa en las provincias orientales del país y la invasión “informal” y luego en toda regla, de la península de Crimea. El apoyo de Putin a los insurgentes ucranianos le echó combustible a una sangrienta guerra (el derribo del avión de Malasya Airlines fue a manos de los rebeldes con armas rusas) en varias ciudadanos y pueblos del país, y solo luego de mucha presión internacional –y la resignación internacional respecto a la anexión de Crimea- la violencia se ha reducido y el resto de Ucrania parece estarse introduciendo en un proceso de transición.
  3. Bashar al-Assad ¿Quién es? Presidente –disputado- de la República Siria ¿Cuál es la naturaleza de su perversidad? Luego de unos tres años de guerra civil, al-Assad continúa su ofensiva sin consideraciones contra los grupos insurgentes que buscan su derrocamiento, y aunque el Estado Islámico ha ocupado su lugar como la mayor perversidad en Medio Oriente, el presidente sirio no ha dejado de utilizar los bloqueos de suministros y alimentos a civiles y los bombardeos a zonas residenciales en su terrorífico repertorio para subyugar a sus ciudadanos rebeldes.
  4. La CIA ¿Quién es? La Agencia de Inteligencia de los Estados Unidos ¿Cuál es la naturaleza de su perversidad? No solo los individuos pueden ser perversos, en diciembre de 2014 se conoció un informe del Congreso de Estados Unidos que detallaba las prácticas de tortura –ilegales, extendidas e inútiles- que la CIA ha utilizado desde 2001 en la “Guerra contra el Terrorismo”. Las revelaciones incluyen la disposición de la misma CIA a intentar vender su programa de “técnicas de interrogación ampliadas” (eufemismo para torturar) como efectivo ante la opinión pública estadounidense, en contra de toda evidencia.
  5. Nicolás Maduro ¿Quién es? Presidente de la República Bolivariana de Venezuela ¿Cuál es la naturaleza de su perversidad? Heredero de Chávez, Maduro recibió un legado de crisis a punto de estallar –o en desarrollo- que tienen a Venezuela en una larga situación de estar “al borde de desfiladero”. Ahora, sobre los excesos y defectos administrativos, la polarización política y el conflicto social que dejó las presidencias de Hugo Chávez, Maduro se ha aproximado a los problemas venezolanos con una mezcla perversa de incompetencia y autoritarismo. En efecto, su principal estrategia ha sido la de aumentar la presión sobre las fuerzas políticas de oposición, encarcelando al líder de las marchas ciudadanos Leopoldo López -entre otros- e iniciando procesos judiciales que levantan muchas dudas contra otros políticos contrarios como la diputada María Corina Machado.
El presidente de siria, Bashar al-Assad y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro se reúnen en Damasco. Fuente: Globovision .com

El presidente de siria, Bashar al-Assad y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro se reúnen en Damasco. Fuente: Globovision .com

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

5 razones por las cuáles el Estado Islámico será derrotado

Islamic State

Combatientes del Estado Islámico desfilan por las calles de una ciudad iraquí. Fuente: Aljazeera.com

Por Santiago Silva Jaramillo

Ante la sorpresa –y el horror- de la comunidad internacional, en los últimos meses la organización fundamentalista de origen sunnita, autodenominado “Estado Islámico” se ha hecho al control de grandes porciones del territorio del oriente de Siria y el norte y occidente de Irak. En el camino, humillaron al ejército iraquí con rápidas victorias, atacaron a las fuerzas rebeldes moderadas que luchan contra Bashar al-Assad en Siria y ha intentado exterminar a minorías étnicas y religiosas y enclaves de minorías locales como los kurdos o los yizadiz.

Las potencias vecinas, como Turquía o Arabia Saudita –con algo de reticencia-, y Occidente –con mucho más escepticismo- han lanzado una campaña de bombardeos y apoyo a poderes locales para enfrentar al Estado Islámico. En un principio, la intervención no logró los resultados esperados, pero el mantenimiento de la ofensiva y la ayuda de combatientes locales, han empezados a conseguir avances en las últimas semanas.

Algunos analistas siguen desconfiando de la posibilidad de “destruir” al EI, como lo prometió el presidente estadounidense Barack Obama al anunciar los bombardeos de la OTAN contra el grupo, pero existen cinco razones principalmente para entender que, coyuntural y estructuralmente, el Estado Islámico se encuentra condenado al fracaso.

1. Conquistar es fácil, gobernar por otro lado…: el fundamentalismo del Estado Islámico es uno de sus peores enemigos. En efecto, luego de conquistar pueblos, ciudades y provincias sirias e iraquíes, el Estado Islámico ha intentado establecer algunas mímicas de autoridad (la mayoría, simplemente reciclando instituciones locales o tribales existentes), pero al mismo tiempo, han impuesto las sanciones de su versión de la Ley Islámica, sobre un control social extremo, violento y arbitrario, con crucifixiones, decapitaciones, violaciones, y masacres. Ese tipo de dominación ya ha probado ser un importante incentivo para la resistencia de las poblaciones locales y el ascenso de grupos de oposición armada a la ocupación. En el caso del EI, es solo una cuestión de tiempo.

2. Hacer enemigos es más sencillo que hacer amigos: el Estado Islámico nació como un proyecto de construcción de nuevo Califato Islámico, y este objetivo “misional” ha determinado las acciones y la expansión del grupo, llevándolo, primero, a crecer demasiado rápido y dependiendo de poblaciones locales y tribus cuya lealtad es en el mejor de los casos dudosa, y segundo, ha implicado la creación de docenas de grupos y países enemigos en un cortísimo lapso de tiempo, mientras, por supuesto, la creación de amigos ha sido exigua.

Explosiones de bombas lanzadas por aviones de la OTAN en el norte de Siria. Fuente: Aljazeera.com

Explosiones de bombas lanzadas por aviones de la OTAN en el norte de Siria. Fuente: Aljazeera.com

3. La geopolítica puede ser bastante cruel con sus hijos: el Estado Islámico nació y se nutrió de la inestabilidad de la región –y el creciente extremismo de algunos grupos locales- en la primera década del 2000. Su expansión fue posible, sobre todo, por los problemas vividos por Bashar al-Assad en Siria y luego, por las decisiones políticas torpes del gobierno chiita de Bagdad, cuya persecución de la minoría sunnita del norte del país preparó el terreno para que el EI fuera recibido como liberador por las poblaciones excluidas. Pero nacer del caos implica vivir de él, y la caminante coyuntura regional puede crear reyes y destronarlos con igual rapidez.

4. Llamar la atención de Occidente es perder: durante meses, las potencias Occidentales, aunque declaraban su preocupación y apoyaban el ingreso al conflicto de las potencias regionales, se mantuvieron prudentemente distanciados de intervenir en la lucha contra el Estado Islámico. Pero la creciente inestabilidad y sobre todo, el asesinato de ciudadanos occidentales por el EI llevaron a que Estados Unidos y sus aliados europeos no tuvieran opción sino intervenir directamente y buscara construir un coalición regional contra el grupo fundamentalista. Este es, por supuesto, un enemigo que el Estado Islámico no puede permitirse y que ha invertido recursos económicos y políticos importantes en luchar contra la expansión del grupo en la región.

5. Financiarse con el saqueo es insostenible: el Estado Islámico, como otros grupos similares, utilizan el saqueo como principal fuente de financiación. El problema es que el robo de recursos y la captura de rentas no suelen crear riqueza y aunque en los primeros momentos de la conquista son una fuente importante para mantener el esfuerzo bélico, tienden a agotarse rápidamente o a crear dependencia de intermediarios poco confiables, como en el caso del contrabando de petróleo o artefactos históricos. Así, con el tiempo, las rentas que sustentan a los militantes, sus armas y provisiones, se irán reduciendo cada vez más, obligándolos a ampliar su control territorial y a estirar sus líneas de comunicación y de logística, hasta un punto, seguramente, insostenible.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

5 preguntas: La nueva estrategia de Obama contra el Estado Islámico (Daniel Montoya)

entrenamiento iraqui

Tropas iraquíes entrenan para enfrentar al Estado Islámico – Fuente: The Big Picture – Boston.com

Esta es la primera entrada de “5 preguntas”, entrevistas sobre política internacional. Daniel Montoya*(@D_nielMontoya), negociador internacional de la Universidad EAFIT, responde algunas cuestiones sobre la nueva estrategia del presidente estadounidense, Barack Obama, para combatir al Estado Islámico en Siria e Irak.

RealpolitikMundial (1): El presidente Obama presentó recientemente una nueva estrategia de su país en su lucha contra el Estado Islámico ¿cree que la nueva apuesta por contener la expansión del grupo con bombadeos, apoyo en armas a la oposición siria y construcción de coaliciones internacionales es suficiente?

Daniel Montoya: La estrategia puede ser suficiente para contener y debilitar, como en Yemen a AQAP y en Somalia a Al-Shabab, pero insuficiente para eliminar definitivamente del mapa al Estado Islámico (EI)

RealpolitikMundial (2): Ahora, con la nueva estrategia, que compromete directamente a Estados Unidos en la región ¿cómo reaccionará el mismo Estado Islámico en el territorio?

Daniel Montoya: Si la estrategia de EEUU resulta efectiva, EI podría cambiar de la guerra de posiciones a la guerra insurgente donde evite la confrontación directa; movilizarse en células pequeñas, emplear tácticas de ataque-repliegue y esconderse entre la población civil.

RealpolitikMundial (3): Algunas voces -incluso de las mismas fuerzas armadas de EEUU- han criticado la estrategia como tímida en sus recursos (sin tropas en el terreno), y ambiciosa en su discurso (la promesa de “destruir al EI”) ¿cree que estas críticas están justificadas?

Daniel Montoya: Tienen razón en que para borrar a EI del mapa se necesita comprometer más recursos – como tropas en el terreno, sin embargo es muy costoso política y económicamente, y por eso Obama se ha cuidado de optar por esta opción.

El objetivo principal de EEUU en la guerra contra EI es evitar la formación de una plataforma exportadora de terrorismo a EEUU, y en segunda instancia, conservar la balanza de poder regional; en orden de eficiencia primero están los ataques aéreos, apoyo militar y de inteligencia a tropas de la región, que la intervención directa.

cita

– Daniel Montoya

RealpolitikMundial (4): Otro asunto relevante para los países occidentales ha sido el flujo de “combatientes extranjeros” que pelean en las fuerzas del Estado Islámico ¿cómo se puede configurar esto como un peligro para su seguridad interna en el futuro?

Daniel Montoya: Definitivamente es una preocupación para los países occidentales el regreso de veteranos Yihadistas, sin embargo no se debe sobredimensionar. Un ataque terrorista requiere de una logística compleja que hoy funciona bien en Siria e Irak, pero que es difícil de replicar en Europa o EEUU. Eso incluye acceso a dinero, explosivos, transporte, entrenamiento y personal, entre otros.

En realidad el mayor peligro son los “lone-wolfs”: radicales que operan solos y hacen ataques de baja elaboración – por ejemplo el Tiroteo en el Museo Judío en Bélgica, el 24 de Mayo de 2014. En este caso lo más importante es la capacitación y trabajo con la Comunidad para la detección temprana de esas personas con comportamiento sospechoso.

RealpolitikMundial (5): La política local había sido un obstáculo para Obama -y otros líderes occidentales- de tomar decisiones en el caso del EI ¿cómo reaccionaron y se comportarán las fuerzas políticas y los ciudadanos de los países involucrados en la intervención?

Daniel Montoya: La política doméstica de EEUU, Turquía, Irán, Arabia Saudita y, en menor medida, Rusia, se verá afectada en el momento en el que los gobiernos tengan que comprometer recursos sustanciales, hasta el momento no lo han hecho. Solo si el asunto EI rompe el equilibrio de la región, los países mencionados estarán dispuestos a intervenir directamente y las fisuras internas se harán evidentes.

* Daniel Montoya es Negociador Internacional de la universidad EAFIT, donde se desempeñó como coordinador del grupo de investigación en Estudios Internacionales y se enfocó en el estudio del impacto de las remesas en el sector de la construcción en Colombia. Durante su carrera profesional, Daniel ha trabajado y vivido en el exterior donde se destaca su trabajo en Proexport China y Stratfor. Sus áreas de conocimiento incluyen la inversión extranjera, inteligencia estratégica y geopolítica.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter