Posts Tagged 'historia'

¿Podemos predecir el futuro?

1900-postcards-flying-machines

Una ilustración del año 1900 imaginando el año 2000.

En los últimos días he estado leyendo la trilogía de la Fundación de Isaac Asimov, un clásico de la ciencia ficción que recorre una larga historia de los hombres de las dos fundaciones en un futuro de miles de años. Para los que no lo hayan leído o no lo recuerden bien, Fundación se centra en el psicohistoriador Hari Seldon, un científico que logra utilizar su disciplina -mezcla de sicología de masas, matemática y prospectiva histórica- para predecir la inevitable caída del Imperio Galáctico y planear el establecimiento de dos fundaciones que pudieran reducir el periodo de barbarie subsiguiente a solo mil años, antes de establecer ellas misma un segundo imperio galáctico.

La historia inicia sobre la suposición de que el modelo de Seldon es matemáticamente perfecto y que en efecto, la historia se desarrolla de acuerdo a sus pretensiones. Y en principio así parece, pero sin entrar en detalles que puedan estropear su lectura, incluso la inevitabilidad de Seldon es puesta a prueba y solo con dificultad parece mantener su camino. Estas dificultades al plan de la psicohistoria nacen de dos problemas: una paradoja y el poder individual.

La paradoja es que las personas que se enfrentan al futuro conozcan hacia donde se dirijan y puedan estropear el trayecto al interferir. Seldon soluciona esta paradoja al sepultar la psicohistoria y envolver buena parte de su plan en el misterio, dejando solo pistas suficientes para que los habitantes y dirigentes de la Fundación puedan continuar el camino trazado por su modelo.

El poder individual es más difícil de controlar. En la ciencia de la psicohistoria de Seldon, los cálculos se hacen teniendo en cuenta las tendencias sociales, políticas y económicas de billones de seres humanos que habitan la galaxia. En su enormidad, la galaxia elimina el impacto que sobre esa trayectoria puede tener un individuo. O al menos, eso piensa Seldon.

michael-whelan_isaac-asimov_foundation

Una ilustración de Hari Seldon, protagonista de la saga de Fundación de Isaac Asimov.

Ahora bien, lejos de la ciencia ficción de Asimov, los intentos desde la geopolítica y la prospectiva contemporánea por entender las tendencias globales y pensar en los desarrollos futuros de la humanidad se han configurado en herramientas reales de toma de decisión. Pero ¿podemos confiar en la veracidad y efectividad de esos ejercicios? ¿Podemos predecir el futuro?

Probablemente la respuesta se divida en grados. Es decir, que es posible que podamos predecir el futuro en algún grado, sobre todo, cuando consideramos grandes tendencias sociales y futuros cercanos. Por ejemplo, no sería muy aventurado decir que en los próximos cincuenta años las crisis de migrantes se agudizarán, presionando sobre todo a países del primer mundo o que el desgaste ambiental seguirá en aumento, dificultando la producción de alimentos en países de bajos niveles de desarrollo. Pero ¿se puede llegar a ser más específicos? O más aún ¿podemos considerar alternativas a estas supuestas inevitabilidades?

En efecto, la futurología se encuentra siempre con dos grandes obstáculos –similares a los que Seldon tuvo en la historia de Isaac Asimov-: la paradoja y los actos individuales. En la primera, se puede decir que estar conscientes de un trayecto nos puede ayudar a evitarlo o corregirlo, incluso, cuando el problema es tan abrumador como el calentamiento global. En la segunda, nunca podemos descartar el efecto que las decisiones de ciertos individuos pueden tener sobre algunas trayectorias. Y en esto no me refiero a líderes o políticos, sino a los seres humanos que de verdad cambiar tendencias globales: los científicos, inventores y emprendedores. La prospectiva ha estado siempre limitada por la inexplicable fuerza, el inmedible impulso de la creatividad humana y su capacidad de encontrar soluciones a problemas.

La imagen que encabeza esta entrada es una de esas bonitas experiencias fallidas de predecir el futuro. Iguales a toda la literatura distópica de mediados de siglo o la televisión y el cine alarmista y apocalíptico de la Guerra Fría. La prospectiva es un ejercicio difícil y en ocasiones, fútil.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

El ascenso del Estado Islámico (Presentación – EAFITMUN)

Abu-Bakr-al-Bagdadi

Abu Bak al-Baghdadi, líder del Estado Islámico, habla en una alocución desde Mosul, Irak

El ascenso del Estado Islámico: el pasado martes 01 de septiembre tuve la oportunidad de compartir con el grupo de estudiantes que conforman el modelos de las Naciones Unidas de la Universidad EAFIT (EAFITMUN). Estuve presentando algunas ideas sobre el nacimiento y desarrollo del Estado Islámico y sus consecuencias para el Medio Oriente. A continuación, les comparto mi presentación para ese día.

Agentes del caos. Presentación para EAFITMUN

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Por qué el Estado Islámico está destruyendo patrimonios históricos?

Isis1

Un soldado del gobierno sirio en un anfiteatro de la recién perdida ciudad de Palmira. Fuente: theindependent.com.uk

Por Santiago Silva Jaramillo

Aterrados, observamos paso a paso cómo los militantes del Estado Islámico se acercaban a las ruinas de la ciudad de Palmira, sitio arqueológico de la antigüedad romana reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Los arcos de acueductos y columnas de templos y foros esperaron en medio del desierto del suroriente de Siria la llegada de los extremistas de negro en sus tanques y camionetas. Las fuerzas del Estado Islámico derrotaron a una fuerza defensiva del presidente sirio Bashar al-Assad en la cercana ciudad de Tadmur y ahora controlan las ruinas, ubicadas en una estratégica carretera que une la capital Damasco en el occidente, con la frontera iraquí y la provincia de Ambar en el oriente, donde los extremistas acaban de tomar la ciudad de Ramadi.

El temor internacional por el legado histórico en riesgo en Palmira no es exagerado, el Estado Islámico ha ganado notoriedad internacional –entre otros muchos excesos y crímenes- por su disposición a destruir sitios arqueológicos, textos antiguos y esculturas y artefactos depositados en museos de las regiones bajo su control. El primer caso fue la destrucción de manuscritos y estatuas que reposaban en el museo de la ciudad de Mosul, la primera gran urbe en caer en sus manos y su “presentación en sociedad” en términos internacionales.

Su justificación entonces, como en la demolición de la fortaleza antigua de Hatra y una iglesia Asiria en abril de 2015 o la destrucción de artefactos invaluables en la ciudad de Nimrud, ha sido la lucha contra la idolatría y las imágenes de religiones y tradiciones infieles, como el paganismo asirio, romano y griego o el zoroastrismo persa. Esta “masacre de civilización” ha estado fundada en la aplicación de la sharia o ley islámica por parte del Estado Islámico y el convencimiento fundamentalista de que los sitios históricos representan un desafío a la fe del profeta Mahoma del que se creen defensores en la forma de su autoproclamado califato.

Isis2

Un miembro del Estado Islámico destruye una estatua en Hatra. Fuente: BBC.com

La segunda explicación a la destrucción de los sitios históricos bajo su control es menos divina. De hecho, el Estado Islámico se ha estado financiado en no poca medida por el contrabandeo de artefactos y reliquias históricas en los mercados negros de antigüedades y arqueología. Algunas fuentes incluso señalan que los videos realizados por el grupo mostrando la destrucción de artefactos suelen ser montajes y que los verdaderos son vendidos fuera de Irak y Siria.

Sin embargo, buena parte de la destrucción ha sido validada por las mismas autoridades iraquíes y sirias. En Palmira, por ejemplo, el gobierno de al-Assad se apresuró a evacuar importantes piezas del museo de Tadmur antes de la llegada del Estado Islámico. Pero la protección de la herencia histórica de la región ha sido, por supuesto, menos que una prioridad en el estado de caos en que se encuentran los gobiernos locales. Y ahora, de sus reducidos recursos y la ayuda internacional depende la protección de docenas de otros sitios representativos en términos históricos del saqueo y la destrucción de los fundamentalistas del Estado Islámico, demoledores de civilización.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

Anuncios