Posts Tagged 'India'

Gráfico: Humo en el aire

Humo en al aire: Entre 1973 y 2012, Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania han reducido sus emisiones de CO2 per cápita de manera casi sostenida; mientras tanto, los países en desarrollo con grandes economías como China e India han aumentado esa producción de CO2. Este gráfico presenta a trayectoria de emisiones de algunas de las principales economías del planeta.  Fuente: IEA.org, 2015.  Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

CO2

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

Mapa: Un mundo nuclear

Un mundo nuclear: este mapa recoge datos de 2012 sobre los arsenales de armas nucleares en el planeta. Aunque las estadísticas para las grandes potencias parecen ser algo claras (y sus arsenales se hayan reducido desde el final de la Guerra Fría) los de las “pequeñas” potencias nucleares son algo menos seguras y estarían en aumento. Fuente: fas.org

Un mundo nuclear

¿Le gustó este mapa? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Corrupción, un problema global.

Fuente: The big picture - Boston.com

Sobre las desastrosas consecuencias económicas y sociales de la corrupción.

La mayoría de los países en desarrollo se enfrentan a un enemigo escurridizo, difícil de enfrentar efectivamente y que representa una amenaza enorme para las reformas económicas y políticas en las que se encuentran enfrascados. En efecto, la corrupción (pública y privada) es quizás la última gran barrera, luego de que se han establecido procedimientos e instituciones democráticas, se ha instaurado un modelo de Estado de Derecho y se han afinado las reglas de juego económicas.

La corrupción destroza la confianza entre la sociedad civil, los empresarios y el gobierno. Las personas desarrollan, cuando la corrupción pública y privada es la regla, una natural resignación respecto al problema, a la falta de eficiencia y a la ilegalidad en sus interacciones comunes. Así, como todo buen mal, la corrupción afecta todos los procesos normales de la vida diaria y toca desde al más alto ejecutivo o servidor público, hasta el burócrata en la base de la pirámide o el ciudadano del común.

Los sobornos para conseguir servicios públicos, la extorción de los oficiales del Estado y la complacencia burocrática y política para sostener el sistema implican costos enormes, y en ocasiones imposibles de asumir, para los empresarios y emprendedores de cualquier país. De igual manera, la incertidumbre de un sistema judicial, político y económico atravesado por las prácticas y los funcionarios corruptos afecta la confianza democrática, en el sistema político y en el establecimiento de los contratos privados. El mundo se convierte en una selva, en donde todos intentan sacar un pequeño provecho de todo sobre lo que puedan ejercer algún tipo de influencia, por mínima que sea.

Es el caso de Rusia, en donde se ha combinado una desastrosa formula de permisividad con la corrupción y el establecimiento de una estructura oligárquica y burocrática que se renueva y protege a sí misma. El problema es que los sobornos y las extorciones de los funcionarios públicos han configurado un sistema en el que las empresas privadas y los ciudadanos de a pie se ven obligados a participar de las prácticas corruptas si quieren acceder a servicios o evitar las sanciones y multas.

El sistema político, como en todos estos casos, no ayuda. Vladimir Putin, primer ministro y el seguro próximo presidente ruso, instauró desde el año 2000 un equilibrio entre estatismo y protección de la oligarquía que funcionó mientras el boom de hidrocarburos de los últimos diez años pudo soportar la ineficiencia de las empresas públicas y el Estado benefactor que impulsó el consumo de los rusos. Pero ahora, en medio de la profunda crisis económica internacional, Rusia ha sido incapaz de promover la iniciativa privada y reunir a los inversionistas, que sacan su dinero del país, huyendo de la rampante corrupción.

Similares problemas se presentan en países como India, China o Brasil, pero también en la mayoría de las naciones africanas y latinoamericanas. Según Transparencia Internacional, la percepción de corrupción (en donde 0 es muy corrupto y 10 muy transparencia), tres cuartos de los 178 países estudiados en el índice se ubican debajo de un puntaje de 5. Mejor dicho, que en más de la mitad del mundo, las personas creen que sus gobiernos son, en el mejor de los casos, bastante corruptos.

Ahora bien, ¿qué facilita la corrupción? Normalmente, el autoritarismo y la falta de controles sociales e institucionales. Es decir, es más probable que se den fenómenos de corrupción en regímenes o sistemas políticos poco democráticos y en donde la sociedad civil y las instituciones de control sean débiles. El control ciudadano fuerte, una democracia vibrante y unas instituciones políticas y económicas dinámicas y justas son, entre otras maneras, la mejor aproximación hacia los desafíos que presenta la corrupción.

¿Tiene solución la corrupción en los países en desarrollo? ¿Cuál es la mejor manera de abordar este problema? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Otros esenciales: 5 verdades (más) de la política internacional que todos deberíamos saber.

Como lo hice hace unas semanas, intentaré identificar algunas dinámicas con las que se puede contar al darle una mirada a la realidad internacional.

  1. El crecimiento chino no es imparable: pues depende de dos factores, su sostenibilidad y su sustentabilidad, es decir, si en el largo plazo este proceso es económica y ecológicamente viable. Porque el crecimiento económico chino necesita de ingentes recursos y supone un desgaste importante de su medio ambiente; el reto de China será lograr que estas dos circunstancias no logren sabotear su camino hacia la supremacía económica mundial.
  2. Ojo con India: distraídos por la deslumbrante nueva potencia mundial, muchos parecen haberse olvidado de India, que camina firmemente por una ruta sin tantos riesgos y que podría darle mejores resultados que China. Democrática y educada, India sustenta su futuro en una población preparada, en prestación de servicios, en innovación tecnológica y en que ya es reconocida como el contrapeso natural al poderío chino en Asia, lo que le grajea poderosos aliados.
  3. Una guerra sin fin: la famosa “Guerra contra el terrorismo” no puede ganarse, no porque Osama Bin Laden no pueda ser capturado o Al-Qaeda derrotada, sino porque pase lo que pase, alguien los reemplazará a ambos. Mejor dicho, el terrorismo (sin importar la ideología que lo inspire) es un problema con el que el mundo tendrá que aprender a vivir. Esto no quiere decir que no pueda combatirse, e incluso contenerse, sino que erradicarlo por completo resulta imposible.
  4. Déjenle Irán a los israelíes: que Irán empezó a construir un reactor nuclear, que China le ayuda, que Rusia le vende el uranio, que también lo asesora, que Estados Unidos se queja, que impone más restricciones y sanciones, que el presidente iraní se envalentona, que anuncia que el reactor ya es funcional, que nunca han estado más cerca y remata con que el “Estado sionista” debe desaparecer. Entonces Israel realiza una operación aérea y destruye el reactor, que ya pasó el peligro. Y todo vuelve a empezar, que Irán empieza a reconstruir el reactor…
  5. Europa será un poco menos estable: la inmigración ilegal y la recesión económica están volviendo a la aburrida Europa en un lugar mucho más interesante. Pues montados sobre los problemas económicos, la desconfianza frente a los inmigrantes y el resurgir de los sentimientos nacionalistas, los partidos de la extrema derecha europea están consiguiendo en las últimas elecciones escaños en los parlamentos del continente. Y mediante la situación empeore (y todo parece indicar que lo hará), las protestas y el descontento social pueden desestabilizar a la que durante años ha sido la región más moderada y tranquila del globo.

Esenciales: 5 verdades de la política internacional que todos deberíamos saber.

El mundo es un lugar emocionante, que cambia constantemente y, en los últimos años, tan inconstante que predecir qué pasará después es casi imposible. Sin embargo, hay algunas cosas con las que siempre se puede contar (5 en este caso). Las siguientes son algunas verdades de la política internacional.

1.       El expansionismo chino es económico: en su mayoría (esto es en cualquier otro lugar menos su vecindario inmediato) China siempre buscará asegurarse recursos primarios para la sostenibilidad de su crecimiento económico. Donde haya acero, petróleo o carbón, habrá un agente diplomático o empresarial chino comprando todo lo que se mueva.

2.       La clave para ganar la guerra en Afganistán está en Pakistán: los militares pakistaníes siempre han apoyado a los talibanes, porque los extremistas les han servido bien durante su largo conflicto contra India, y mientras la desconfianza de los altos mandos de Pakistán por el gobierno indio continúe (y nada parece indicar que esto vaya a cambiar) seguirán dando refugio y ayuda a los talibanes. De esta forma, actuarán siempre con torpeza y lentitud cuando se vean presionados por EEUU, que seguirá pelando una frustrante y desgastante guerra en Afganistán contra un escurridizo enemigo que se fortalece gracias a la ayuda pakistaní.

3.       Corea del norte (y no Irán) es el país más peligroso para la comunidad internacional: el país cuenta con un numeroso ejército, una población subyugada y pobre, armas nucleares y un dictador con especial apetito por crear problemas y llamar la atención. Sin embargo, todavía no hemos visto nada; pues cuando el hijo del actual dictador norcoreano Kim Jong Il, Kim Jong Un, acceda al poder, querrá demostrar su fuerza a los militares que sostienen su régimen y lo hará retando al mundo de cuantas formas se le ocurran.

4.       EEUU no está en decadencia: es un lugar común afirmar que actualmente estamos presenciando la decadencia estadounidense, sin embargo, la realidad parece decir lo contrario, pues aún en medio de una profunda recesión y peleando una larga guerra, EEUU se sostiene como superpotencia mundial (y lo hará por muchos años más).

5.       Rusia es un oso de papel: aunque los rusos han encontrado su lugar en el escenario mundial durante los gobiernos de Putin y Medvedev (los últimos 10 años), la bonanza petrolera y la guerra contra Georgia en 2007 pudieron hacer ver a Rusia como más poderosa de lo que realmente es y aunque con su arsenal nuclear y sus grandes reservas de hidrocarburos no puede ser ignorada, la imagen de fortaleza que intenta demostrar en el exterior, busca ocultar una economía estancada, una población descontenta y resignada y una clase política corrupta cuando no incompetente.

¿Qué otra situación o dinámica parece invariable en el orden internacional actual? Cuénteme lo que piensa, comente.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

Anuncios