Posts Tagged 'Internacional'

Gráfico: Imagen de Estados Unidos en América Latina

Imagen de Estados Unidos en América Latina: el antiamericanismo (el odio o desprecio a los “yanquis”) es uno de esos viejos pasatiempos latinoamericanos -como los golpes de Estado, las democracias débiles y la desigualdad- y su presencia en la cultura popular de la región es un lugar común. Así, el discurso “antiyanqui” ha alimentado generaciones de movimientos, partidos y líderes políticos (particularmente de izquierda) en los países del sur y centro de América. Sin embargo, revisando las respuesta de los latinoamericanos en la encuesta de Latinobarómetro 2015 el sentimiento de resistencia hacia los Estados Unidos parece no ser tan claro en la mayoría de los países. En realidad, tampoco parece haber una definitiva relación entre tener un gobierno de izquierda y la imagen negativa de Estados Unidos en la región. De hecho, para The Economist, la explicación aparente para la popularidad y odio de los latinoamericanos va desde la cantidad de inversión estadounidense directa en el país, o la afición al béisbol.  Fuente: Latinobarómetro, 2015; Wikipedia, 2016. Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

imagen

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

 

Anuncios

¿Necesitamos de los grandes líderes?

Lider

El liderazgo como cliché… y culto.

Cientos de programas, cursos, seminarios y conferencias lo validan: la sociedad contemporánea está obsesionada  con la preparación de “líderes” que nos guíen fuera de las crisis, que nos tracen rutas inverosímiles y que nos den sentido en las organizaciones y los Estados. No es una idea reciente; la historia de Occidente ha estado regida por la búsqueda de liderazgos absolutos -no en el sentido puramente político, sino en su carácter definitivo- por eso buena parte de la historiografía gira entorno a los grandes hombres, a los reyes, los emperadores y los presidentes.

Esa misma obsesión ha determinado las preocupaciones de capacitación de cientos de miles de personas en empresas, organizaciones y en el Estado; la idea de que al educar líderes estamos invirtiendo en sus habilidades para guiarnos en el futuro. Pero así como este interesante artículo de The New Yorker apunta, esta idea tiene dos importantes vacíos que vale la pena revisar antes del apoyo incondicional a los líderes sociales.

El primer problema con nuestra fe en los liderazgos absolutos es precisamente el grado de esa confianza. En el fondo, los liderazgo de un solo hombre hiede demasiado a autocracia, incluso en una organización privada, y esa descarga de la responsabilidad en un solo personaje superior sufre de una indiscutible pretensión de subestimación de las personas que conforman esa organización. Así, buscar un líder es buscar quién nos pueda liderar, alguien al menos en parte percibido como superior.

El segundo problema es del poder real de un solo personaje, incluso una “inteligencia superior” que se ha alzado con el liderazgo de un grupo u organización. Veamos un ejemplo cercano: los liderazgos políticos de de América Latina en los primeros quince años del 2000. Para personajes como Luis Ignacio “Lula” Da Silva, Hugo Chávez, Álvaro Uribe, Evo Morales, Michelle Bachelet o Rafael Correa los primeros diez años de este milenio los recibió con altos precios de materias primas y un contexto internacional político y económico que les permitió desarrollar gobiernos bastante populares en sus países.

Ese contexto macroeconómico tenía bien poco que ver con aquellos líderes y su falta de control sobre esas circunstancias los hizo benefactores del azar más que buenos agentes de sus propias habilidades. Ahora bien, aunque esto no debería descartar por completo su influencia en las trayectorias de sus países -es fácil señalar que Michelle Bachelet tomó mejores decisiones que Hugo Cháves en su gobierno- si nos permite poner el alcance de sus habilidades en los logros de sus propios gobierno. De igual forma, la caída de los precios internacionales de las materias primas y al desaceleración económica de los últimos meses han “desenmarcarado” la realidad regional, poniendo a los presidentes del continente -la mayoría herederos de los populares líderes de principio de siglo- en bastantes problemas. Esto no quiere decir necesariamente que Uribe fuera mejor presidente en Colombia que Santos o que Rousseff no fuera tan buena presidente en Brasil que “Lula”, solo que su propio poder se puede volver casi irrelevante al enfrentarse a las aplastantes fuerzas de la economía global.

Así pues, estas dos razones nos invitan a mirar con escepticismo a los liderazgos absolutos. El artículo de The New Yorker invita a que esta reflexión nos lleve a pedir más democracia y menos liderazgos mesiánicos, a reconocer que no es en esos hombres absolutos que se construye una sociedad o se levanta una organización, sino, por el contrario, en la toma de decisiones colectiva y el trabajo en ocasiones anónimo de todo el grupo. En este sentido, cita a John Adams, que invita a los estadounidenses a confiar en ellos mismos y a desconfiar de sus líderes, “deberían aprender a reverenciarse ellos mismos  en vez de adorar a sus servidores, sus generales, almirantes, obispos y políticos”.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Se aproxima la tercera guerra mundial?

russia-1_3508898b

Fuente: telegraph.co.uk

Por Santiago Silva Jaramillo

Para empezar, no. No es probable que en el futuro cercano -y menos por el conflicto en Siria, como afirman algunos– se produzca una tercera guerra mundial.

En primer lugar, porque las apuestas y tensiones no son tan altas en este conflicto de Medio Oriente; es decir, que el riesgo de las afectaciones que una confrontación a gran escala produciría a los involucrados es mayor al de resolver los problemas por medio de la diplomacia. Por eso el derribo de un avión ruso por parte de Turquía ha creado muchos problemas, pero no produjo un escalamiento en la confrontación o más desorden que el incidente mismo. En efecto, Vladimir Putin y Percep Erdogan se pueden despreciar y considerar enemigos, pero esos sentimientos e intereses encontrados no alcanzan para generar una guerra entre ambos países.

En segundo lugar, la geografía supone un reto enorme e impone unas restricciones prácticas bastante complejas para todas las potencias involucradas. Es decir, que aunque Medio Oriente es fundamental para las potencias Occidentales, Rusia y obviamente las potencias regionales (Irán, Arabia Saudita y Turquía), el grado de dependencia sigue siendo bajo, y las condiciones de un despliegue completo en la región serían una pesadilla logística.

Finalmente, la oposición interna, las democracias y la inestabilidad de una guerra a gran escala disparada por un conflicto ajeno y lejano, convierten la alternativa de una confrontación armada entre las potencias por Siria en la fuente de inestabilidad interna que la mayoría de los líderes mundiales prefieren evitar. Esto no es una garantía, pero le resta puntos a la probabilidad de una tercera guerra mundial.

Así que calma, el apocalipsis todavía está lejos.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Audio: Colombia y el Resto (22/10/2015)

IMG_1795

Colombia y el Resto (Podcast): en este enlace pueden escuchar el audio de Colombia y el Resto de esta semana; hablo sobre la victoria electoral de Justin Trudeau en Canadá, la visita de Bashar al-Assad a Rusia, la democracia en Colombia y una explicación superficial sobre le Estado – Nación.

Colombia y el Resto (22/10/2015)

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfica: Confianza en cortes de justicia

Confianza en cortes de justicia: la confianza en el sistema judicial da cuenta de la relación entre los ciudadanos de un país y su justicia y la legitimidad de la segunda con los primeros; en este gráfico se presentan los porcentajes de confianza en varios países en sus Cortes de Justicia. Fuente: World Values Survey, 2010-2014.  Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

Confianza en cortes

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Turismo mundial

Turismo mundial: entre el 2000 y el 2013 el flujo de turistas en el planeta creció de unos setecientos millones a más de mil millones de personas. Sin embargo, los principales destinos se han mantenido casi intactos. Los siguientes gráficos dan cuenta del comportamiento del turismo mundial en la última década y su distribución en 2013. Fuente: Banco Mundial, 2015. Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

Turismo 2013

Dsitribución de turistas en el mundo2000-2013

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Qué tan corruptos somos los latinoamericanos?

CPI2014_map_NEW

Fuente: Transparency International, 2015

Por Santiago Silva Jaramillo

Al igual que con la violencia homicida América Latina suele concentrar la atención en asuntos de corrupción en términos comparados con otras regiones. Por un lado, en términos de escándalos, desde las coimas en la adjudicación de contratos de infraestructura pública en Colombia, hasta la sobornos a altos funcionarios de un partido en gobierno pagados con dinero de la petrolera estatal en Brasil. De igual forma, por los altos índices de percepción de corrupción, una de las maneras de comparar internacionalmente los niveles nacionales de corrupción.

transparencia

Nota: esta table recoge los primeros (verde) y últimos cinco (rojo) puestos en el ranquin de Transparencia Internacional, y en el medio los puestos de los países de América Latina con sus puntajes en los tres últimos años. Fuente: Transparency International, 2015.

La corrupción es un fenómeno conceptualmente disputada, su definición, causas y efectos son entendidos de muchas maneras. Sin embargo, partamos viendo la corrupción en dos espacios particulares, (1) la corrupción sistémica, que incluye a los “grandes escándalos” y los esfuerzos organizados, sistemáticos y jerarquizados de conseguir un beneficios particular o grupal incumpliendo una norma formal y una expectativa de comportamiento. El segundo espacio puede verse como (2) la corrupción social, donde se encuentran todos los pequeños incumplimientos, de normas formales, pero también informales, desde dejarse declarar un bien al pagar los impuestos, hasta utilizar un sistema de transporte sin pagar la tarifa o tiquete.

evasiónTransporteAmbos espacios generan externalidades negativas en una sociedad y aunque la corrupción sistémica es más visible, la social podría tener mayores consecuencias en términos de magnitud, pero sobre todo, en términos sociales. Las sociedades latinoamericanas han tenido una “difícil” relación con la ley desde tiempos coloniales, autores como el colombiano Mauricio García Villegas (Normas de papel, 2009) han detallado los mismos problemas de la corona española para gobernar bajo su modelo de descarga y obligar a los colonos a pagar sus impuestos y respetar las disposiciones del Rey. Asimismo, James Robinson y Aron Acemoglu (¿Por qué fracasan los países?, 2011) señalan que el modelo instituciones prevalente en América Latina se ha sostenido sobre un patrimonialismo con coqueteos autoritarios y clientelistas, una forma de gobierno común en la región y que incentiva muchos de los comportamientos corruptos de la política y la economía (como la compra de votos, o los monopolios sectoriales).

desvíos de recursos públicos

Nota: haga clic en la imágen para verla en su tamaño completo.

La corrupción produce, entre otras cosas, desviaciones a la distribución de recursos que deberían hacer el mercado y el Estado en una sociedad. La influencia política se convierte en activo económico entonces, y los espacios políticos en lugares para establecer modelos extractivos y de saqueo con lógica económica. En las calificaciones sobre “fortaleza institucional” del Reporte de Competitividad Mundial 2013-2014 la mayoría de los países latinoamericanos evaluados no reciben buenos puntajes en asuntos como la desviación de recursos públicos, la prevalencia del soborno para conseguir contratos y legislación favorable o la confianza pública en los líderes políticos y funcionarios.

De hecho, el problema de la región podría explicarse en una combinación inconveniente de debilidad estatal, autoritarismos prevalentes y una cultura de ilegalidad social con profundas raíces históricas. Esas causas también podrían proponer una agenda pública de promosión de transparencia, democracia, control social y cultura ciudadana; aunque la defensa de estas preocupaciones en muchos de nuestros países parecen secundarias.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Agenda global ¿cuál debe ser la prioridad nacional de su país?

Agenda global ¿cuál debe ser la prioridad nacional de su país?: este gráfico muestra la respuesta de varios ciudadanos de diferentes países sobre la prioridad de su sociedad.  Fuente: World Values Survey, 2014.

 

aims

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

 

 

Entendiendo el acuerdo con Irán

Irán2

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Las negociaciones en Ginebra están dando resultados; qué se ha logrado y las dificultades en el camino

Este 24 de noviembre, el presidente estadounidense Barack Obama anunció el logro de los primeros acuerdos en las negociaciones entre seis potencias mundiales (Estados Unidos, Francia, Reino Unido, China, Rusia y Alemania) e Irán. Este es el primer avance claro de semanas de diálogos en Ginebra, Suiza, e incluye el compromiso de Irán de reducir su esfuerzo de enriquecimiento de uranio (con fines pacíficos, dicen ellos, pero con posibilidad de construir armas nucleares, sostiene la comunidad internacional) y de Occidente de relajar algunas de las sanciones económicas impuestas al país asiático desde 2012.

Este éxito da un respiro al golpeado gobierno de Barack Obama y ha validado su apuesta política respecto al conflicto con Irán. En efecto, Obama se decidió por una combinación de duras sanciones económicas y acercamientos diplomáticos de alto nivel para intentar resolver la tensión entre Occidente e Irán. Las sanciones funcionaron, llevando al liderazgo iraní a buscar el diálogo luego de que la elección del nuevo presidente, el moderado Hassan Rouhani, abriera una ventana de oportunidad.

Irán

Fuente: The Big Picture – Boston.com

El acuerdo alcanzado la semana pasada es, por supuesto, un primer paso en un todavía largo proceso. Construir confianza entre las partes ha sido un enorme reto y el limitado éxito se enfrenta  a varios desafíos que dificultarán que se consigan más avances en los próximos meses:

  1. Oposición y desconfianza por parte de Israel y los gobiernos árabes: la dirigencia israelita no ha estado de acuerdo con que se negocie con Irán, menos, que se relajen las sanciones en espera de compromisos por parte de los iraníes. La desconfianza es comprensible. El anterior presidente de Irán, Mahmod Ahmanineyad, se había vuelto famoso por hablar sobre la inevitable “desaparición” de Israel. Pero los israelitas no son los únicos nerviosos, los saudíes (también los otros estados petroleros del Golfo Pérsico) son los némesis geopolíticos de los iraníes. Su dinero financia a los rebeldes sirios que se enfrentan a las fuerzas Bashar al-Assad, aliado de Irán y sus títeres se enfrentaron en la pequeña isla de Bahréin, durante los primeros meses de la primavera árabe. Para ambos, israelitas y árabes del golfo, un Irán nuclear cambiaría el delicado equilibrio de poder de la región y resulta una situación tan inaceptable, como para planear un temido desenlace militar del conflicto.
  2. Presión interna en Irán de parte de la Guardia Republicana: pero no solo los enemigos de Irán podrían oponerse a que las negociaciones y concesiones continúen. El presidente Rouhani se ha jugado su posición interna al “ceder” frente a Occidente. En efecto, la Guardia Republicana iraní –una élite militar que se ha configurado también como una élite económica, social y política en los últimos años- compone la principal oposición a reducir el ritmo o detener por completo el programa nuclear iraní. El problema es que la influencia de la Guardia dentro de Irán es muy importante, y cuenta con el apoyo de algunos sectores sociales y una representativa sección de las fuerzas políticas. Rouhani tiene que manejar un delicado equilibrio entre seguir comprometiéndose a nivel internacional, sin que su posición interna se debilite mucho.
  3. Verificación de los acuerdos: durante años, desde que Irán empezó su programa nuclear, Occidente se ha debatido entre la especulación, la paranoia y el espionaje respecto a los verdaderos avances del proceso de enriquecimiento de uranio y construcción de las centrifugas. Luego del acuerdo anunciado el domingo pasado, la información y verificación del cumplimiento serán claves para que las negociaciones continúen y logren mayores resultados. Esto implica la presencia de inspectores de la Agencia de Energía Nuclear en las plantas iraníes, algunas de ellas, concebidas como inexpugnables y recelosamente custodiadas por los iraníes en previsión de actos de espionaje, sabotaje o incluso un ataque directo. La confianza ganada por las partes en las últimas semanas y la voluntad política de todos será puesta a prueba.
  4. Punto final: el último desafío será alcanzar el final de la negociación. En efecto, los acordado hasta ahora supone solo una “relajación” y reducción” de las aspiraciones de ambos bandos. Pero tanto para Irán como para las seis potencias, resultará bastante difícil conocer muy bien hasta dónde pueden llevar todo el asunto ¿Irán está dispuesto a clausurar todos los componentes de su programa nuclear? ¿Occidente aceptará un punto en el que no lo haga? ¿Saudíes, israelíes e iraníes pueden relajar sus tensionadas relaciones?

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Mapa: Desconfiando del Esfuerzo

Desconfiando del Esfuerzo: según una encuesta reciente del PewCenter, la convicción de que con esfuerzo y trabajo duro una persona puede alcanzar el éxito se ha reducido en varios países. A continuación, los datos de percepción para varios lugares del mundo. La crisis económica y la desconfianza en un sistema que a veces tambalea, ha llevado a minar uno de los pilares de la Economía de Mercado, la idea de que con esfuerzo todos los hombres pueden alcanzar sus metas. Fuente: PewGlobal.org

¿Le gustó este mapa? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter