Posts Tagged 'Juan Manuel Santos'

Palabra de Acuerdo: lo que dijeron Santos y Timochenko

LaHabana

Juan Manuel Santos, Raúl Castro y Timoleón Jiménez, alias “Timochenko” en La Habana, Cuba.

Por Santiago Silva Jaramillo

El pasado 23 de septiembre el presidente colombiano Juan Manuel Santos se dirigió a los colombianos durante el anuncio desde La Habana, Cuba de la firma del acuerdo sobre justicia en el proceso de negociación entre el Gobierno Nacional y las Farc. El jefe máximo de esta guerrilla también se refirió al acuerdo y al proceso en general ¿qué dijeron en ambos discursos? A continuación un análisis del contenido de esas declaraciones, epílogo de la negociación de paz en Colombia. Los gráficos muestran más grandes las palabras que más se repitieron en sus intervenciones. Fuente: El Tiempo y SoachaIlustrada.com

Discurso Santos

Nube de palabras del discurso del presidente Juan Manuel Santos el 23 de septiembre en La Habana, Cuba.

Discurso Timochenko

Nube de palabras del discurso de Timoleón Jiménez, alias “Timochenko” el 23 de septiembre en La Habana, Cuba.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: ¿Qué piensan los politólogos colombianos del proceso de paz?

¿Qué piensan los politólogos colombianos del proceso de paz?: los siguientes son los resultados de una encuesta adelantada en las últimas semanas por la aplicación de Monkey Survey, en la que 31 politólogos y estudiantes de ciencias políticas colombianos respondieron a ocho preguntas sobre sus posiciones y visiones alrededor de la negociación entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc y algunos escenario preliminares de un posible post-conflicto.

(Esta encuesta es la tercera entrega de sondeo a politólogos en el blog, luego de la encuesta de intención de voto presidencial, y la encuesta sobre espectro político).

Paz1

paz2

 

paz3

paz4

paz5

 

paz6

 

paz8

paz9

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Palabra de Presidente: lo que dice Santos en sus discursos

foto50_g

Fuente: presidencia.gov.co

Por Santiago Silva Jaramillo

El pasado 7 de agosto el Presidente Juan Manuel Santos asumió la presidencia de Colombia para el período 2014-2018. Su discurso de inauguración fue a la vez similar y profundamente diferente al que dio en 2010, cuando alcanzó por primera vez la presidencia de la República. Ahora bien ¿qué temas dominaron ambos discursos? Las siguientes imágenes ilustran las palabras más utilizadas por el Presidente en las dos intervenciones. Es decir, entre más se haya repetido una palabra, más grande parecerá en la nube de palabras. Esta es una herramienta sencilla, aunque clara, para determinar ciertas prioridades de agenda en la cabeza del primer mandatario de los colombianos y su gobierno.  Fuentes: presidencia.gov.co y semana.com

Santos1

Nube de palabras más usadas en el discurso del Presidente Santos en su primera posesión, el 7 de agosto de 2010.

Santos2

Nube de palabras más usadas en el discurso del Presidente Santos en su segunda posesión, el 7 de agosto de 2014.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: ¿Cómo votarán los politólogos colombianos?

¿Cómo votarán los politólogos colombianos?: Durante el miércoles 11 y el jueves 12 de junio, estuvo abierta la encuesta de intención de voto para politólogos colombianos. La idea era recoger la opinión electoral de quienes estudiamos y vivimos de entender la política. En efecto, durante estos dos días, setenta y seis personas votaron (cuatro de estos votos tuvieron que descartarse al no haber proveído el nombre de la universidad en la que estudian o estudiaron -de esos cuatro, tres señalaron a la “universidad de la vida” como su alma mater-). De los setenta y dos restantes, uno omitió el voto; los otros setenta y uno, constituyen la muestra de esta encuesta que, dicho sea de paso, no tiene representatividad estadística y debe ser leída sin sacar conclusiones aplicables para una población mayor que la misma muestra.

politologosvotoscol

votospoluni

polvoteafitudea

La encuesta se realizó desde la plataforma MonkeySurvey.

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Ocho años en Colombia

Ocho años en Colombia: los gráficos de esta entrada dan cuenta del desarrollo de varios indicadores e índices sobre Colombia en los últimos ocho años. El ejercicio, que pretende comparar -con las limitaciones obvias- los últimos dos gobiernos colombianos, sugiere que muchas de las tendencias positivas de los últimos años son, en efecto, logros sostenidos de ambos gobiernos. Algunos de los datos no cuentan con información para los últimos dos años. Fuente: PNUD, Banco Mundial, Foreign Policy, UNODC, Vision of Humanity, The Economist, SIPRI, Transparencia Internacional, Foro Económico Mundial

DlloGINICol

DemPazCol

FailedCol

HomCol

TerrMilCol

InfDesCol

TransColCompColDeudaCol

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

 

¡Paperos del mundo uníos!

Fuente: Caracol.com.co

Fuente: Caracol.com.co

Sobre cómo reportan los medios internacionales el paro en Colombia

La política es un gran pantano en el que todos, de alguna manera, nos revolcamos. En efecto, es muy difícil oír opiniones, leer análisis, discutir puntos de vista sin ver en cada uno de ellos los prejuicios, posiciones e ideologías: la mugre que nos empantana el juicio. Además, resulta más complejo buscar esta “neutralidad” cuando los problemas son de política local y mucho peor, cuando pertenecen a la más inmediata coyuntura. Así pues, una manera de recoger opiniones –no tan- sesgadas sobre un hecho político cercano a nosotros es revisar la prensa internacional, leer sobre “cómo nos ven desde el exterior”.

Por supuesto, medio internacional no es sinónimo de imparcialidad, en muchos casos incluso, leerlos puede dar cuenta de ignorancia o de un análisis comparado falas (como cuando trasladan modelos de otros países al nuestro). Sin embargo, confío en lo valioso del ejercicio, sobre todo cuando el hecho que vivimos se ha inscrito en una polarización tan compleja como la que actualmente divide a Colombia.

La semana pasada, un par de cientos de miles de personas salieron a las calles en Colombia para manifestarse en contra del gobierno y –en principio- apoyando a los campesinos de varios departamentos que llevan unos quince días en paro. La respuesta gubernamental ha sido torpe y descoordinada, por momentos violenta, por momentos diplomáticaMás allá del hecho mismo, ya algunos analistas hablan del final de la posibilidad de reelección del presidente Santos, e incluso del ascenso de algo más complejo, una expresión más elaborada del descontento de los colombianos.

Pero ¿cómo vio el resto del mundo el comienzo del paro nacional colombiano?

  • Colombia Report se concentra en reportar y analizar eventos políticos en Colombia para el resto del mundo. Su artículo “The week Santos lost Colombia”, representa una fuerte crítica a lo que perciben como la desconexión del presidente con los problemas reales de los colombianos. Una curiosa lista sobre las cuestiones básicas que cualquier líder debe conocer sobre manejo de crisis, solo aumenta la exasperación con la incompetencia del presidente Santos. Al final, el autor, Kevin Howlett, señala “Dios sabe, ya era hora de que los colombianos empezaran a exigir más de sus gobernantes”.
  • Juan Carlos Hidalgo, del Cato Institute, escribió “Is the FTA Responsible for the Plight of Colombian Farmers?”, en el que evalúa si en realidad el TLC entre EEUU y Colombia es el responsable de la crisis del agro colombiano, como muchos de los campesinos y algunos políticos –particularmente el senador Jorge Robledo- señalan. Según Hidalgo, tres de los sectores productivos que más se han quejado (a saber: productores de papa, aves de corral y lácteos) no han sufrido un aumento de competencia significativo, sea porque sus productos todavía no han sido desgravados por el acuerdo (y continúan teniendo aranceles de entre el 25 al 160%), o porque el ingreso de productos no ha sido suficiente como para excluirlos del mercado (las importaciones de pollo de EEUU solo atienden el 4% de la demanda colombiana).
  • El Wall Street Journal reportó sobre las manifestaciones en Bogotá, enfocándose en los enfrentamientos entre policía y algunos manifestantes en la calles de la capital. En efecto, las imágenes de un video se centran en personas rompiendo las aceras para hacerse con piedras y ladrillos y los camiones blindados de la policía lanzando chorros de agua contra la conglomeración.
  • The Guardian se concentra de nuevo en las manifestaciones en Bogotá; señala cómo se unieron otros sectores sociales a los campesinos que se manifestaban por las políticas agrícolas y comerciales del presidente Santos. Para el periódico británico, “Santos ha sido incapaz e terminar con la huelga nacional”, mientras las circunstancias y exigencias de los manifestante se vuelven más complejas.
  • El portal Euronews se centra en reportar sobre la creciente violencia de las manifestaciones, mientras señala la difícil posición que vive el gobierno de Juan Manuel Santos, enfrentando las protestas y una compleja negociación con la guerrilla de las Farc. Terminan su nota con la expansión del descontento por otras ciudades y a otros sectores ajenos al campo.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Discordia antes de la cumbre

Fuente: The Big Picture - Boston.com

Sobre las disputas previas a la Cumbre de las Américas

Los próximos 14 y 15 de abril se realizará en Cartagena, Colombia, la VI Cumbre de las Américas, desde hace semanas, la reunión de los países del hemisferio se ha visto opacada por las discusiones y polémicas, particularmente, por la sugerida asistencia de Cuba por parte de los países del ALBA. Algunas ideas sobre la Cumbre y sus consecuencias preliminares.

En primer lugar. El alto perfil de la visita y comitiva de Obama (más de mil acompañantes) hace suponer que hará importantes anuncios para la región, con miras a ganar apoyo electoral entre los latinos en Estados Unidos. La importancia de esto no es poca, en tanto muchos analistas coinciden en endilgar cada vez mayor importancia electoral a la población hispana en las próximas presidenciales.

Así pues, es bastante probable que Obama quiera lanzar algunas de sus propuestas para Latinoamérica durante la Cumbre buscando atraer el voto latino. Por eso resultaba tan inconveniente la presencia de Cuba, gracias a la importancia electoral de los inmigrantes y refugiados cubanos en EEUU.

Realizar cambios drásticos respecto a la política estadounidense frente a Cuba a pocos meses de unas elecciones presidenciales resultaría terriblemente inconveniente para Obama; la población cubana en Florida (un estado considerado fundamental para decidir la presidencia) es de primera importancia para la campaña de este año y el presidente estadounidense no tiene intención alguna de cometer un error tan torpe. Aunque, por supuesto, la realidad es que Cuba no cumple con los requisitos, particularmente los expuestos en la Carta Democrática Interamericana, para asistir a la Cumbre.

En segundo lugar. Los países del ALBA impulsaron el boicot a la Cumbre si no se invitaba a Cuba, liderados en este caso por el ecuatoriano Rafael Correa, pero Nicaragua y Bolivia ya han confirmado su asistencia y Chávez podría no asistir pero por sus problemas de salud. Correa ha sostenido que se ausentará de la Cumbre gracias a la negativa del gobierno colombiano de invitar a los cubanos, pero esto resultará a la larga más perjudicial para él mismo. Por un lado, no tendrá la oportunidad de enfrentar a Obama en Cartagena y reclamarle por el asunto cubano, y de igual forma, perderá el chance de darse el baño mediático que este tipo de espacios supone.

Porque al fin de cuentas, de eso se trata todo, de la foto al final de las tediosas reuniones y de algunos apartes de peleas o discusiones que se dan en el interior y que pasan a las noticias de la noche en los países de Latinoamérica. No asistir puede privar a los presidentes de un excelente escenario para hacerse visibles en el hemisferio, pero sobre todo, en sus propios países.

¿Qué gana Colombia con acoger la Cumbre? ¿Qué ganan los países participantes? ¿Qué tan útiles son estos espacios para el dialogo hemisférico? Cuénteme lo que piensa, comente.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Pros y contras de la legalización

Fuente: The big picture - Boston.com

Sobre los beneficios y perjuicios que nos traería legalizar el negocio de las drogas

Durante su reciente visita al Reino Unido, el presidente colombiano Juan Manuel Santos ha vuelto a poner en la mesa la discusión sobre replantearse la lucha contra las drogas, sobre todo y como siempre, atendiendo a la cuestión de la legalización. Sin embargo, no fue más que eso, un llamado a discutir el tema, lo que, en cualquier caso, se ha hecho durante muchos años. Aun así, vale la pena revisar, en el marco de lo que propone Santos, los diferentes argumentos apoyando y atacando la posibilidad de una legalización de las drogas.

A continuación entonces, una breve lista de los pros y los contras de legalizar la droga.

Pros

  1. Reducir las fuentes de financiación de las mafias y grupos terroristas: la mayoría de las organizaciones criminales internacionales se financian, de una y otra forma, con la producción, tráfico y venta de las drogas ilícitas; desde las mafias colombianas y mexicanas, hasta los talibanes afganos. Si el negocio pierde su estatus de ilegalidad, las ingentes ganancias se reducirían muchísimo y el comercio de drogas perdería su lucrativa clandestinidad.
  2. Mejorar las posibilidades de controlar y atender a los adictos: así como se hace con el tabaco o el alcohol, si la producción y comercialización de drogas fuera legal, los gobiernos podrían controlar no solo la calidad del producto, sino monitorear y atender con mayor facilidad a adictos y consumidores.
  3. Posibilitar la tributación del negocio: por supuesto, como con todo negocio legal, el Estado podría recolectar impuestos sobre la producción y venta de la droga. En efecto, se conseguirían con toda seguridad muy buenos ingresos sobre este comercio multimillonario.
  4. Enfoque preventivo sobre coactivo: finalmente, está el asunto de la posibilidad de consumir como parte de las decisiones individuales tomadas en el marco de la libertad de las personas. Esto es más complejo de lo que parece, sin embargo, es claro que un enfoque sobre el consumo más preventivo (que facilitaría la legalización) que coactivo, sería menos invasivo y restrictivo de las libertades individuales de los ciudadanos.

Contras

  1. Las mafias se debilitan, pero no desaparecen: la legalización del negocio podría acabar con los inmensos ingresos que de este negocio llega a las organizaciones criminales, pero no acabaría con ellas, es más, cabe la posibilidad que como buenos hombres de negocios, las mafias simplemente decidan diversificar a otros sectores de la economía ilegal. Las mafias son un problema de aplicación de la ley y debilidad estatal, no de que existan actividades prohibidas, por eso, la legalización no puede verse como la panacea al atender la cuestión global del crimen organizado.
  2. Nuevos, y no menos complejos, desafíos: la legalización cambiaría del enfoque coercitivo al preventivo, pero esto no supone una simplificación del problema; atender adictos es tan complejo como luchar porque no tengan acceso a las drogas. De igual manera, el mayor y más fácil acceso a las sustancias, aunque con seguridad no lleve a un aumento apocalíptico del consumo como algunos creen, si mejorará las posibilidades de muchas personas de acceder y eventualmente convertirse en adictos. El Estado y la sociedad, sea cual sea el enfoque que siga, no podrá lavarse las manos del problema tan fácilmente.
  3. Sobre lo que se va a legalizar: ¿vamos a legalizar la marihuana, la cocaína, la heroína y las drogas sintéticas? ¿o solo la marihuana? Porque según lo que se escoja las consecuencias de la legalización podrían traer consigo algunas combinaciones de los pros y los contras de los que hemos hablado. Mejor dicho, legalizar la marihuana parece el más sencillo de los acuerdos, pero también resultaría ser el más irrelevante en términos de la lucha contra las drogas y la atención de adictos. De igual manera, podríamos legalizar la heroína, una de las sustancias más dañinas y adictivas, pero con seguridad esto supondría un reto social y político enorme.

¿Es la legalización la salida al problema de las drogas? ¿Qué otros pros y contras supone esta opción? Cuénteme lo que piensa, comente.

Mapa: ¿Quién nos gobierna?

¿Quién nos gobierna?: visualización con los presidentes de Sudamérica y sus profesiones. Especialmente interesante la cantidad de economistas y la peculiaridad de dos países con presidentes que hacían parte de las fuerzas armadas (ambos, además, involucrados en intentos de golpes en sus países). Fuente: wikipedia.org

 

Nuevas y viejas amenazas

De cómo pueden reversarse las ganancias de seguridad de Colombia

Colombia ha recorrido un largo y difícil camino fuera de la posición de Estado fallido donde se encontraba hace algunos años. De hecho, los últimos diez años de lucha contra los grupos ilegales y por llevar la presencia del Estado a todos los rincones del territorio colombiano ha representado un éxito del que otros países esperan sacar lecciones.

Sin embargo, con creciente preocupación, los ciudadanos y autoridades colombianas han visto cómo en los últimos meses la situación de seguridad del país se deteriora.

Por un lado, las FARC ha rediseñado su estrategia de guerra, volviendo a confiar en las tácticas de guerrilla, en el terrorismo y en el secuestro. Además, han acompañado sus cambios con una ofensiva coordinada que busca, sobre todo, aumentar la percepción de inseguridad en el país, mientras intenta ganar algo de aire en zonas neurálgicas de la guerra como los departamentos de Antioquia, Nariño y Cauca, en el norte oeste y sur oeste del país.

Las acciones de las FARC no demuestran un fortalecimiento, por lo menos no de sus estructuras. Mejor dicho, el hecho de que haya más acciones no implica una mayor cantidad de recursos, ni siquiera que puedan llevar operaciones de gran alcance o de control territorial mantenido. Muy acorde a la llamada guerra de guerrillas, las FARC han confiado más en los atentados con bombas, las emboscadas, los campos minados y los francotiradores que disparan y huyen.

La nueva estrategia es genial a la hora de desmoralizar y extender la percepción de inseguridad, lo que puede ser desastroso no solo para un gobierno, sino para sus ciudadanos. Los medios internacionales (como varios enlaces que incluyo en este texto atestiguan) hacen referencia desde hace semanas al deterioro de la seguridad del país. La inversión extranjera y la confianza en el proceso de recuperación que llevaba el país pueden flaquear.

Ahora bien, las FARC no constituyen ni mucho menos la única amenaza a la seguridad del Estado y los ciudadanos colombianos en la actualidad. Desde las desmovilizaciones de los grupos paramilitares en 2006, varias nuevas organizaciones criminales (bautizadas como bacrim por las autoridades) han estado ocupando los vacios de poder dejador por las estructuras paramilitares que entregaron las armas.

De esta forma, en departamentos de la costa Caribe y pacifica, en los llanos orientales y en Antioquia, las nuevas bandas criminales, mezcla entre paramilitares y guerrilleros desmovilizados  y narcotraficantes ‘tradicionales’, se han visto involucradas en actividades económicas ilegales como el tráfico de cocaína, la extorsión a comerciantes y el secuestro, y en las consecuencias violentas que éstas conllevan.

El deterioro es real, aunque en términos de percepción parece más grave de los que realmente es. El Gobierno del presidente Santos cuenta con un reto luego de anunciar un relanzamiento de la estrategia de seguridad, que busca, entre otras cosas, atacar las nuevas dinámicas como la movilidad de la guerrilla y las acciones criminales de las bacrim.

El reto, sin embargo, es enorme, pues aún cuando la posibilidad de volver a la situación de hace una década es muy remota, enfrentar estas nuevas amenazas suponen un desgaste difícil de asumir por cualquier administración, al igual que por la sociedad colombiana. Pero solo la firmeza y la perseverancia pueden lograr lo que muchos deseamos: que el Estado y el pueblo colombiano prevalezcan sobre la violencia y quienes la producen.

¿Qué tan real es el deterioro de la seguridad en Colombia? ¿Puede una nueva estrategia lograr un punto de quiebre en el conflicto? Cuénteme lo que piensa, comente.

Recuerden que por suscribirse al blog (en la columna de la derecha) recibirán en su correo electrónico el artículo inédito “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década”.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 221 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter