Posts Tagged 'Kim Jong Il'

Llamar la atención: de porqué Corea del Norte quiere que no lo olviden.

La semana pasada, un científico estadounidense tuvo la oportunidad de realizar uno de los tours más difíciles de conseguir (si es que alguien lo quisiera hacer), se dio el lujo de dar un paseo guiado por las plantas nucleares de Corea del Norte. Los norcoreanos le mostraron con orgullo las nuevas instalaciones con las que pueden conseguir producir armas nucleares mucho más potentes con mayor facilidad y rapidez que antes. El científico, como era la intención del régimen norcoreano de Kim Jong Il, contó su aventura a los medios, ratificando las sospechas de varios servicios de inteligencia que sospechaban de la nueva y mejorada capacidad nuclear de Corea del Norte.

Pero esto no fue todo. Frente a una respuesta tímida de la comunidad internacional al nuevo desafío de Kim Jong Il, el martes 23 de noviembre, varias descargas de artillería norcoreana bombardearon una isla de Corea del Sur, matando a dos soldados y dos civiles, e hiriendo a otras veinte personas. Los surcoreanos contestaron con su propio fuego de artillería, pero se detuvieron poco después, conscientes de los peligros de forzar una guerra traería.

Estas dos provocaciones han despertado diferentes reacciones en el ámbito internacional. Estados Unidos, Corea del Sur y Japón, han iniciado maniobras para mostrar al régimen que no se encuentran intimidados, mientras China (aliada de Corea del Norte y prácticamente el único país que tiene alguna real influencia en cómo se comporta) hacía prudentes llamados a la calma, apostándole a la reanudación de los diálogos.

Sin embargo, las motivaciones de Corea del Norte todavía no están muy claras ¿qué es lo que busca con lo que algunos dicen es un ataque para llamar la atención? Dos cosas, al parecer.

Primero, mostrar fortaleza frente a la comunidad internacional y sus vecinos en busca de nuevas ayudas y beneficios para su destruida economía. En otras palabras, Corea del Norte quiere utilizar la agresión para recibir ayuda económica, extorsionando con ataques como el del martes pasado y amenazas como la de su nuevo poder nuclear. Y segundo, el dictador Kim Jong Il quiere afianzar a su sucesor, su hijo menor Kim Jong Un, dentro de su país y con el alto mando militar que cuida su régimen, al mostrarse agresivo en su relación con el exterior.

Ambas dinámicas dicen mucho de la política norcoreana sin embargo: muestran un régimen en realidad debilitado e inseguro, que busca llamar la atención y mostrarse más fuerte de lo que es. La pregunta, en todo caso, es ¿qué será más peligroso, una dictadura fuerte o una débil en Corea del Norte? ¿Cuál puede causar más daño en la región?

¿Zanahorias o garrote, cuál cree que funciona mejor con el régimen norcoreano? Cuénteme lo que piensa, comente.

Esenciales: 5 verdades de la política internacional que todos deberíamos saber.

El mundo es un lugar emocionante, que cambia constantemente y, en los últimos años, tan inconstante que predecir qué pasará después es casi imposible. Sin embargo, hay algunas cosas con las que siempre se puede contar (5 en este caso). Las siguientes son algunas verdades de la política internacional.

1.       El expansionismo chino es económico: en su mayoría (esto es en cualquier otro lugar menos su vecindario inmediato) China siempre buscará asegurarse recursos primarios para la sostenibilidad de su crecimiento económico. Donde haya acero, petróleo o carbón, habrá un agente diplomático o empresarial chino comprando todo lo que se mueva.

2.       La clave para ganar la guerra en Afganistán está en Pakistán: los militares pakistaníes siempre han apoyado a los talibanes, porque los extremistas les han servido bien durante su largo conflicto contra India, y mientras la desconfianza de los altos mandos de Pakistán por el gobierno indio continúe (y nada parece indicar que esto vaya a cambiar) seguirán dando refugio y ayuda a los talibanes. De esta forma, actuarán siempre con torpeza y lentitud cuando se vean presionados por EEUU, que seguirá pelando una frustrante y desgastante guerra en Afganistán contra un escurridizo enemigo que se fortalece gracias a la ayuda pakistaní.

3.       Corea del norte (y no Irán) es el país más peligroso para la comunidad internacional: el país cuenta con un numeroso ejército, una población subyugada y pobre, armas nucleares y un dictador con especial apetito por crear problemas y llamar la atención. Sin embargo, todavía no hemos visto nada; pues cuando el hijo del actual dictador norcoreano Kim Jong Il, Kim Jong Un, acceda al poder, querrá demostrar su fuerza a los militares que sostienen su régimen y lo hará retando al mundo de cuantas formas se le ocurran.

4.       EEUU no está en decadencia: es un lugar común afirmar que actualmente estamos presenciando la decadencia estadounidense, sin embargo, la realidad parece decir lo contrario, pues aún en medio de una profunda recesión y peleando una larga guerra, EEUU se sostiene como superpotencia mundial (y lo hará por muchos años más).

5.       Rusia es un oso de papel: aunque los rusos han encontrado su lugar en el escenario mundial durante los gobiernos de Putin y Medvedev (los últimos 10 años), la bonanza petrolera y la guerra contra Georgia en 2007 pudieron hacer ver a Rusia como más poderosa de lo que realmente es y aunque con su arsenal nuclear y sus grandes reservas de hidrocarburos no puede ser ignorada, la imagen de fortaleza que intenta demostrar en el exterior, busca ocultar una economía estancada, una población descontenta y resignada y una clase política corrupta cuando no incompetente.

¿Qué otra situación o dinámica parece invariable en el orden internacional actual? Cuénteme lo que piensa, comente.

Un protegido incomodo: De como un torpedo puede sabotear la estrategia china en Asia.

El pasado 26 de marzo la corveta sudcoreana Cheonan se hundió en el mar amarillo. No era un accidente, los sobrevivientes hablaban de una explosión y la zona donde el barco patrullaba levantó claras sospechas. Los primeros acusados, por supuesto, fueron los norcoreanos, que respondieron con la falsa indignación (combinación de insulto y amenaza) que terminó de convencer a la comunidad internacional de su culpabilidad. EEUU apoyó a su aliado histórico en las exigencias de reconocimiento y disculpas y otros países occidentales y asiáticos pidieron presión sobre el régimen de Kim Jong Il, pero China, como era de esperarse, entró en defensa de Corea del Norte.
Corea del Sur y Japón, los dos países de la región más preocupados por las envalentonadas de Pyongyang, protestaron por la actitud china, dejando prever que los intentos de Beijing de acercarse a dos de las naciones asiáticas más escépticas por su ascenso fracasarían. Así, por su terquedad, China acabó por evitar que los sudcoreanos y los japoneses (que empezaban a resignarse) se entregaran a su influencia y llevó a que, en cambio, llamaran de nuevo  a su antiguo socio, Estados Unidos. Ya se han realizado ejercicios militares conjuntos en el mar de Japón e incluso probaron la reacción china al anunciar algunos en el mar amarillo, para luego cancelarlos ante la airada protesta de Beijing.

De esta forma, el torpedo norcoreano, paradójicamente, sirvió más a Estados Unidos, su enemigo, que a su aliado, China. Entonces ¿por qué los chinos están dispuestos a mantener a este incomodo protegido? Se podrían proponer dos respuestas. La primera, y la más clara, es que China tiene fuertes intereses económicos en Corea del Norte. No porque el comercio entre ambas naciones sea importante (Pyongyang es demasiado pobre para comprar productos chinos en cantidades representativas) sino porque el país cuenta con enormes recursos naturales sin explotar, que interesan a los chinos, cuya política económica mundial parece encaminarse siempre a la aseguración de materias primas para el sostenimiento de su crecimiento. La segunda, que Kim Jong Il (y aparentemente en algunos meses su sucesor Kim Jong Un) es un arma con la que los chinos pueden negociar y presionar internacionalmente.

Sin embargo, a largo plazo parece que la protección de China sobre Corea del Norte le está trayendo más perjuicios que beneficios e incluso es probable que el escalamiento del conflicto actual en los próximos meses (de nuevo se habla de guerra, aunque sea sumamente improbable) logre que la desconfianza de los países asiáticos por China aumente y que Estados Unidos (ni corto ni perezoso) reclame algo de la influencia que ha estado perdiendo en la región.

¿Quién cree que ejercerá como poder hegemónico de Asia y el pacifico en el siglo XXI? ¿China? ¿Estados Unidos? ¿India? ¿Otro? Cuénteme lo que piensa, comente.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter