Posts Tagged 'Mediterráneo'

Gráfico: Refugiados del mundo

Refugiados del mundo: los países de la cuenca del Mar Mediterráneo enfrentan una crisis. En los últimos meses, cientos de miles de personas han intentado cruzar desde Libia, Turquía, Egipto o Túnez a Europa. Huyen de la guerra en Siria, Afganistán, Nigeria o Libia, y de la pobreza en el África Subsahariana o el Medio Oriente y Asia Central. La crisis ha logrado que el tema de los refugiados internacionales se inscriba en la agenda global, llamando a la acción a la comunidad internacional (particularmente a la Unión Europea), pero recordándole al mundo los millones de refugiados que actualmente viven en varios países. Este gráfico da cuenta de ese fenómeno. Fuente: ONU, 2014. Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

Refugidados

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

Cinco grandes mitos de la migración ilegal

Fuente: The Boston Big Picture

Fuente: The Boston Big Picture

Por Santiago Silva Jaramillo

Los últimos meses dos asuntos de contexto han devuelto la discusión sobre la migración (particularmente la ilegal) a la agenda internacional: la crisis humanitaria del mediterráneo y la campaña presidencial en Estados Unidos. Por un lado, la tragedia de cientos de muertos en un flujo constante de migrantes ilegales que desde las costas del norte de África intentan alcanzar Europa en hacinados barcos de contrabandistas, mientras las autoridades europeas intentan implementar una política común sobre cómo atender el problema, balancéanadose entre la atención a los náufragos y la persecución de los contrabandistas, y el cierre de sus fronteras. Por otro lado, el ascenso de un curioso candidato en las elecciones primarias del Partido Republicano en Estados Unidos, el empresario y celebridad Donald Trump, ha revivido las discusiones, sobre todo en las visiones más conservadoras de los estadounidenses, sobre las consecuencias de la migración -particularmente ilegal- sobre la sociedad y economía del país.

Fuente: The Boston Big Picture

Fuente: The Boston Big Picture

  1. Los inmigrantes tienen un efecto negativo en las economías de los países receptores: contrario a algunas ideas plateadas sobre prejuicios de la migración como un elemento desestabilizador de las estructuras económicas de los países receptores, particularmente al entrar a jugar en el mercado laboral (“robar los empleos de los nativos”) y demandar demasiado de los sitemas de atención social (subsidios de desempleo, salud o educación). Sin embargo, la mayoría de los estudios sobre el impacto de la migración -incluso la ilegal y de trabajadores poco especializados- coinciden en los beneficios que tiene la migración sobre las economías receptoras. El Cato Institute, por ejemplo, señala que los inmigrantes suelen tener cinco efectos positivos sobre las economías de los países donde llegar a vivir, a saber: 1. naturaleza de emprendimiento, 2. juventud y edad media de trabajo, 3. llenan espacios y nichos laborales que los nativos no ocupan, 4. por su edad, muchos ya han adelantado estudios, y 5. disposición a la innovación y el cambio económico.
  2. La migración ilegal es un problema de control efectivo de las fronteras del país receptor: no realmente, al menos, los esfuerzos en control fronterizo no han demostrado ser efectivos para detener el flujo migratorio. La frontera entre México y Estados Unidos es un muy buen ejemplo, donde fuertes controles, patrullas, muros e incluso participación de vigilantes civiles no ha logró cambiar por años la tendencia migratoria entre ambos países. La migración es ante todo un problema de desarrollo, desigualdad y política interna; los migrantes son “expulsados” de sus lugares de origen por el estancamiento económico, la inestabilidad política u ocasionalmente, eventos desencadenantes como desastres naturales. Esto habla más de los motivos de inicio y no de los controles como posible solución.
  3. Los inmigrantes son en su mayoría las personas más pobres de los países expulsores: no necesariamente. Muchos de los inmigrantes hacen parte de dos fenómenos separados. Por un lado, la llamada “fuga de cerebros”, es decir, la migración de personas educadas de un país a otro persiguiendo mejores oportunidades laborales y sociales y aprovechando la globalización para hacerlo. Pero la gran migración, la de millones de personas también se concentra en los individuos de ingresos medio y medios bajos de las sociedades expulsoras. Primero, por los costos que implica la migración, y segundo, porque la frustración del estancamiento económico se concentra en esta población, más allá de los más pobres.
  4. La mayoría de los inmigrantes tienen problemas para adaptarse a sus países de destino: aunque es cierto que muchos descendientes de migrantes del magreb africano en Paris o inmigrantes musulmanes en ataques islamistas en Europa se han convertido en el epítome de la crítica por el multiculturalismo y la capacidad de asimilación de las sociedades occidentales de su población inmigrantes, los casos señalados son eso precisamente, casos, excepciones a los cientos de millones de migrantes que se han logrado incluir en sociedades completamente diferentes durante cientos de años.
  5. La migración ilegal es negativa para el comportamiento demográfico de un país: no, la migración es un milagro de la demografía, sobre todo para sociedades que envejecen como Europa, donde los migrantes no solo reemplazan la población en edad productiva necesaria para que la economía siga andando, sino que su impulso reproductivo continúa -al menos en la primera generación- a mantener vibrante la sociedad receptora con nuevos miembros.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Por qué están murieron cientos de inmigrantes ilegales cruzando el Mediterráneo?

Naufragio

Fuente: The Big Picture – Bostonglobe.com

Por Santiago Silva Jaramillo

El pasado 18 de abril unos 700 inmigrantes ilegales murieron ahogados cuando una embarcación que los transportaba desde Libia -en el norte de África- naufragó cerca a las costas italianas de la isla de Lampedusa. La tragedia ha puesto la lupa en la política europea de migración y en el incremento exponencial de los movimientos poblacionales ilegales desde finales de 2011, en la cúspide de la crisis política que afecta a países del Norte de África y Medio Oriente. De hecho, unos 39.000 migrantes fueron detenidos por las agencias migratorias europeas procedentes del Libia, Túnez y Egipto en 2014.

La migración ilegal descontrolada suele constituirse en un problema de doble vía. Por un lado, un país con problemas sociales, políticos o económicos que “expulsa” a su población y por el otro, un país con políticas migratorias restrictivas -pero atractivo en términos de calidad de vida- que no logra “recibir” a los migrantes efectivamente. Esto presenta dos frentes de la problemática para cualquier política migratoria responsable, cooperación para evitar el caos, la inestabilidad o la pobreza que expulsa a grandes cantidades de población, y control fronterizo con inclusión y ampliación de la legalización de los migrantes.

pobEur

Dar clic para ampliar la imagen

Ahora bien, el contexto europeo en este caso cuenta con algunas particularidades. Lo primero es una política migratoria que ha tenido importantes dificultades para proteger la vida de algunos de los migrantes -sobre todo en el Mediterráneo- y por el otro, ha sufrido grandes tropiezos en los esfuerzos por incluir a los nuevos pobladores en la comunidades a las que han llegado. Esto ha llevado a la configuración en barrios de inmigrantes y en algunos casos, de sentimientos de exclusión de parte de quienes llegan y quienes los reciben. En efecto, entre 1990 y 2010 el porcentaje de inmigrantes sobre la población total de Europa pasó del 6,9% al 9,5%.  El otro problema responde a tendencias más complejas, lentas, pero no menos importantes, como la demografía. Europa ha sufrido una desaceleración de su crecimiento poblacional en las últimas décadas y las prospectivas dan cuenta de un continente que empezará a encogerse, amenazando asuntos como el crecimiento económico, la carga pensional e incluso la defensa territorial. Ante la “escasez de europeos” futura, la migración podría suponer una alternativa para evitar la eventualidad demográfica.

Pero la política suele ponerse de por medio. Primero, porque la migración suele provocar conflictos culturales entre “nativos” y “recién llegados”, choques que suelen aprovechar partidos de extremas para construir discursos políticos que atraigan la atención en tiempos de moderación generalizada en Europa. En efecto, movimientos políticos con plataformas anti-inmigrantes han logrado ganar más terreno en los últimos años en países como Francia, Hungría e Italia. Segundo, porque las políticas de multiculturalidad europeas e inclusión de migrantes no han logrado ser un éxito absoluto, dejando a importantes franjas de inmigrantes en “limbos sociales” en donde no se sienten europeos, pero tampoco descendientes del país de origen suyo o de sus padres.

El dilema europeo es evidente: estancamiento poblacional y cohesión cultural Vs. crecimiento poblacional y multicultalismo fallido.Resolverlos, sin embargo, no parece tan sencillo.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

Anuncios