Posts Tagged 'OEA'

Una nueva dirección en la política anti drogas

bp7

“Imágenes de la ciudad más violenta del mundo”
Fuente: The Big Picture – Boston.com

De cómo el ambiente político internacional podría estar cambiando hacia una nueva estrategia anti drogas

Los últimos años han presenciado un incrementen los líderes, expertos y organizaciones que piden se revise la actual política anti drogas y las leyes y esfuerzos internacionales en contra del narcotráfico. Un reciente reporte publicado por la OEA pone sobre la mesa una serie de alternativas a la actual aproximación, sustentadas en lo que el diagnóstico muestra es una fracasada política de casi cuarenta años.

En efecto, aunque se han conseguido logros en términos de “contención” del fenómeno (las pírricas victorias contra los carteles colombianos, por ejemplo), los narcotraficantes y su negocio han demostrado ser tan adaptables frente a los esfuerzos internacionales que todo logro conseguido en contra de ellos nunca ha llegado a amenazar realmente que las drogas sigan siendo el negocio ilegal más lucrativo del planeta. Los grandes esfuerzos realizados en Colombia (en parte desde el gobierno, pero también gracias al Plan Colombia) que han logrado reducir el poder de las mafias narcotraficantes y el área de los cultivos de coca y amapola, implicó que la violencia y el poder de los carteles centroamericanos y mexicanos aumentara, mientras parte de la producción se pasaba a Perú y Bolivia.

Para muchos en Colombia, la cantidad de recursos y muertos que ha puesto el país no solo no compensa por los resultados, parecen contravenir el sentido común.

Todo lo anterior solo hablando de la cocaína y la heroína producida en Suramérica; la producción de metanfetaminas y la siembra de marihuana se ha tomado el norte de México y el sur de Estados Unidos, mientras los campos de amapola del centro y sureste de Asia continúan produciendo casi sin alteraciones.

bp22

“Imágenes de la ciudad más violenta del mundo”
Fuente: The Big Picture – Boston.com

Según UNODC, en 2010 entre 150 y 300 millones de personas consumieron una sustancia ilícita por lo menos una vez. De igual manera, entre cien y doscientas mil personas murieron por causa del abuso de sustancias. La producción potencial de opio a nivel mundial era de 5000 toneladas en 1997, en 2011 superaba las 7000 toneladas. Y aunque los cultivos de hoja de coca se redujeron dramáticamente en la última década en Colombia (pasaron de 144.800 hectáreas en 2001 a 57.000 en 2010), en Bolivia pasaron de 19.900 a 31.000 y en Perú de 46.200 a 61.200 en el mismo periodo.

Aun así, el reporte de la OEA no plantea una legalización total de las drogas, sino una serie de recomendaciones para modificar la actual (y en general fallida) política anti drogas.

El comercio y consumo de sustancias alucinógenas (sea o no prohibido por una legislación) es un asunto social y político complejo, por eso, no se puede esperar, ni aspirar, a soluciones fáciles y absolutas. La legalización, por ejemplo, resolvería algunas tensiones, pero crearía otras; aun así, continuar con la actual política implica asumir los enormes costos, bajo los ya comprobados pocos beneficios.

En esencia, el reporte de la OEA buscaría ser, según palabras del mismo secretario del organismo, José Miguel Insulza, “el inicio de un debate largamente esperado”, en el que los consumidores y adictos pasen a estar en el centro del esfuerzo público, por sobre las redes, las rutas, los cultivos y los capos.

Por lo menos, el debate ha llegado.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

Discordia antes de la cumbre

Fuente: The Big Picture - Boston.com

Sobre las disputas previas a la Cumbre de las Américas

Los próximos 14 y 15 de abril se realizará en Cartagena, Colombia, la VI Cumbre de las Américas, desde hace semanas, la reunión de los países del hemisferio se ha visto opacada por las discusiones y polémicas, particularmente, por la sugerida asistencia de Cuba por parte de los países del ALBA. Algunas ideas sobre la Cumbre y sus consecuencias preliminares.

En primer lugar. El alto perfil de la visita y comitiva de Obama (más de mil acompañantes) hace suponer que hará importantes anuncios para la región, con miras a ganar apoyo electoral entre los latinos en Estados Unidos. La importancia de esto no es poca, en tanto muchos analistas coinciden en endilgar cada vez mayor importancia electoral a la población hispana en las próximas presidenciales.

Así pues, es bastante probable que Obama quiera lanzar algunas de sus propuestas para Latinoamérica durante la Cumbre buscando atraer el voto latino. Por eso resultaba tan inconveniente la presencia de Cuba, gracias a la importancia electoral de los inmigrantes y refugiados cubanos en EEUU.

Realizar cambios drásticos respecto a la política estadounidense frente a Cuba a pocos meses de unas elecciones presidenciales resultaría terriblemente inconveniente para Obama; la población cubana en Florida (un estado considerado fundamental para decidir la presidencia) es de primera importancia para la campaña de este año y el presidente estadounidense no tiene intención alguna de cometer un error tan torpe. Aunque, por supuesto, la realidad es que Cuba no cumple con los requisitos, particularmente los expuestos en la Carta Democrática Interamericana, para asistir a la Cumbre.

En segundo lugar. Los países del ALBA impulsaron el boicot a la Cumbre si no se invitaba a Cuba, liderados en este caso por el ecuatoriano Rafael Correa, pero Nicaragua y Bolivia ya han confirmado su asistencia y Chávez podría no asistir pero por sus problemas de salud. Correa ha sostenido que se ausentará de la Cumbre gracias a la negativa del gobierno colombiano de invitar a los cubanos, pero esto resultará a la larga más perjudicial para él mismo. Por un lado, no tendrá la oportunidad de enfrentar a Obama en Cartagena y reclamarle por el asunto cubano, y de igual forma, perderá el chance de darse el baño mediático que este tipo de espacios supone.

Porque al fin de cuentas, de eso se trata todo, de la foto al final de las tediosas reuniones y de algunos apartes de peleas o discusiones que se dan en el interior y que pasan a las noticias de la noche en los países de Latinoamérica. No asistir puede privar a los presidentes de un excelente escenario para hacerse visibles en el hemisferio, pero sobre todo, en sus propios países.

¿Qué gana Colombia con acoger la Cumbre? ¿Qué ganan los países participantes? ¿Qué tan útiles son estos espacios para el dialogo hemisférico? Cuénteme lo que piensa, comente.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Santos y el mundo

De cómo el presidente Juan Manuel Santos entiende el papel de Colombia en el mundo.

Por años, Colombia ha sido un país aislado, separado del mundo e incluso de su vecindario inmediato. Los problemas internos, pero también una patética sensación de inferioridad, han mantenido apartada a la diplomacia y el liderazgo colombiano de las dinámicas y grandes discusiones mundiales. Pero Juan Manuel Santos quiere que todo eso cambie y los hechos de las últimas semanas lo demuestran; el presidente, ha logrado alcanzar importantes avances en lo que, parece, es su visión sobre el rol que Colombia debe ocupar en el mundo.

Así pues, estos son los tres frentes estratégicos en los que la ofensiva diplomática del gobierno Santos se ha concentrado:

  1. Cordialidad con los vecinos: Santos apenas se estrenaba como presidente de Colombia cuando ya había normalizado las relaciones con Venezuela. El nuevo gobierno colombiano estaba convencido de la necesidad de cooperar con los venezolanos en vez de enfrentarlos. Narcotráfico, terrorismo, comercio y la situación de la frontera fueron las mayores razones para que uno y otro bando bajaran las espadas, sin embargo, fue el convencimiento de que el conflicto era inmensamente impopular entre los mismos ciudadanos venezolanos, el principal impulso de Chávez para relajar sus ataques. Esta semana, esa nueva relación (retratada por la famosa declaración de amistad de ambos líderes), se enfrentó a su mayor desafío cuando el presidente Santos tuvo que decidir el destino de extradición del narcotraficante venezolano Walid Makled, que decía tener información sobre corrupción en el gobierno venezolano, entre Venezuela y Estados Unidos. Santos, que ya lo había prometido a Chávez, cumplió el compromiso, por más perjudicial que pareciera en ese momento. Aún así, el escepticismo de mantiene y muchos no saben muy bien cómo hará Santos para mantener este equilibrio entre gobiernos tan diferentes como el estadounidense y el venezolano, sin tener que enfrentarse eventualmente a alguno. Sin embargo, el pragmatismo de Santos ha dado sus frutos hasta el momento y es difícil argüir que haberse acercado a Chávez el año pasado no fue la decisión correcta.
  2. Liderazgo en la región: Colombia es durante el mes de Abril, presidente del Consejo de Seguridad de la Naciones Unidas. Aquel es un puesto rotatorio y bien podría un país pasar por ahí sin pena ni gloria, pero Santos lo aprovechó para revivir y darle algo de aliento al olvidado esfuerzo por la reconstrucción de Haití, una causa de la que todo el hemisferio puede sentirse parte y de la que bien podría Colombia convertirse en líder. Similar es la ‘emboscada’ que Santos le tendió a Chávez cuando, en la reunión de la semana pasada en Cartagena, el presidente colombiano invitó al presidente hondureño Porfilio Lobo. Chávez lidera un grupo de países latinoamericanos que desconocen al gobierno de Lobo, luego del golpe de Estado que sacó del poder a Manuel Zelaya en 2009, pero desde las últimas elecciones presidenciales, Honduras aspira a ser readmitido en la OEA y reconocido por los Estados que se mantienen en reserva. Y Santos, de nuevo, buscará ayudar al gobierno hondureño a hacerlo. Finalmente, está Unasur, un foro en donde Colombia no se ha sentido cómodo en los últimos años, Santos, antes que abandonar la organización sudamericana como algunos sugerían en los peores años del aislamiento colombiano, se las arregló para hacer elegir a una colombiana, María Emma Mejía, como presidenta, que además, comparte el cargo con un representante venezolano (por si alguien tenía dudas de la reconciliación entre ambos gobiernos).
  3. Comercio con el mundo: finalmente, Santos logró la promesa más clara del gobierno estadounidense para impulsar la aprobación del TLC entre los dos países desde que el gobierno de Barack Obama ocupa la Casa Blanca. Los colombianos prometieron una mejora más clara de la situación de seguridad de los líderes sindicalistas y otras disposiciones laborales en contraprestación de una renovada intención del gobierno Obama de aprobar el tratado en el Congreso americano. Todo el merito no va al gobierno colombiano por supuesto, pues recibió algo de ayuda de las circunstancias, especialmente del ambiente de elecciones y la intención del gobierno estadounidense de acercarse a los republicanos al aprobar los tratados de libre comercio pendientes. De la misma forma, Santos emprendió esta semana una nueva gira diplomática, que lo llevará a España y Alemania, donde buscará ganar el apoyo de los respectivos gobiernos y eurodiputados para el tratado de libre comercio con la Unión Europea y las perspectivas son bastante alentadoras.

Santos se ha embarcado en la difícil tarea de sacar a Colombia de su aislamiento y de plantear una política exterior que incluya al país en el escenario internacional como un actor de importancia y deje atrás los temas tradicionales de la relación de la nación con el mundo. Las expectativas, como siempre, están del lado de que en efecto lo logre y que, en el mediado plazo, todo esto sea efectivamente benéfico para el país.

¿En realidad Juan Manuel Santos ve a Colombia diferente en su papel en el mundo? ¿Qué tan benéfico es para el país dirigir su política exterior con pragmatismo? Cuénteme lo que piensa, comente.

Lo que el conflicto entre Costa Rica y Nicaragua dice sobre la política latinoamericana. 5 realidades.

La semana pasada, la OEA se pronunció respecto al reciente conflicto entre el gobierno costarricense y el gobierno de Nicaragua. El presidente del último, Daniel Ortega, había ordenado a sus tropas ocupar la rivera del río San Juan, limite de los dos países (y por el que mantienen una disputa de soberanía), pero la resolución de la OEA le instaba a replegar a sus hombres y negociar con Laura Chinchilla, la presidenta costarricense.  Ortega, como se puede esperar, no hizo caso e incluso lanzó alucinantes declaraciones diciendo que todo era parte de una conspiración orquestada por Colombia, México, Costa Rica, Panamá y Guatemala para proteger intereses narcotraficantes.

La pelea no tiene mucho de raro, los países latinoamericanos han tenido la tendencia natural de pelearse por las difusas líneas fronterizas de su territorio y de utilizar estas rencillas para distraer al público de los problemas internos, el mal gobierno o la corrupción. Pero ¿qué otras cosas nos dice sobre la política de nuestros países este conflicto?

  • Primero, que ya nadie le hace caso a la OEA, y ¿por qué habrían se hacerlo? El organismo esta desprestigiado, su alcance se ha reducido enormemente, en el caso de algunos países se ha vuelto irrelevante (UNASUR) y le hace falta un líder claro.
  • Segundo, ese líder de la OEA era hasta hace unos años Estados Unidos, pero parece que los estadounidenses han perdido todo interés en las relaciones con sus vecinos del sur, concentrados en sus problemas internos y en conflictos internacionales más apremiantes.
  • Tercero, que la política interna sigue dictando la externa. Es decir, que los gobiernos utilizan las relaciones internacionales de sus países para distraer, contentar o contener a sus ciudadanos, en claro detrimento, por supuesto, de su política exterior.
  • Cuarto, que existe un vacío de poder en Centro América, con México debilitado por su lucha contra los carteles, la OEA desprestigiada y Estados Unidos mirándose el ombligo, los países centroamericanos están más solos que nunca en la resolución de sus conflictos.
  • Y quinto, que curiosamente Ortega nombró como parte de los países que apoyaban el narcotráfico lo que más esfuerzos hacen para combatirlo, en un intento claro por buscar la polarización que tantos réditos le han generado a otros gobernantes latinoamericanos, como a su aliado venezolano.

¿Cómo cree que evolucionará este conflicto? ¿Negociarán entre ellos? ¿Intervendrá un tercero? Cuénteme lo que piensa, comente.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 228 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

Anuncios