Posts Tagged 'ONU'

Palabra de Papa: Lo que Francisco dijo en la ONU

Pope Francis addresses the 70th session of the United Nations General Assembly, Friday, Sept. 25, 2015 at United Nations headquarters.  (AP Photo/Mary Altaffer)

Pope Francis addresses the 70th session of the United Nations General Assembly, Friday, Sept. 25, 2015 at United Nations headquarters. (AP Photo/Mary Altaffer)

Por Santiago Silva Jaramillo

El pasado 25 de septiembre el Papa Francisco atendió la Asamblea General de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York. Su discurso fue el punto culmen de una gira internacional bastante activa en las américas y supuso un importante apoyo de parte de la Iglesia Católica a varios esfuerzos internacionales, como la lucha contra la pobreza, la resolución de las crisis migratorias y sobre todo, la protección del medio ambiente. A continuación un análisis superficial de los temas más relevantes del discurso del Papa. Nota: Los gráficos muestran más grandes las palabras que más se repitieron en sus intervenciones. Fuente: vatican.va

wordle

Nube de palabras del discurso del Papa Francisco en la Asamblea General de la ONU, 25 de septiembre de 2015.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Refugiados y desplazados en 2014

Refugiados y desplazados en 2014: de acuerdo a cifras de la Agencia para los Refugiados de la ONU (UNHCR) en 2014 había al menos 55 millones de personas viviendo como refugiados o desplazados internamente en el planeta. Los tres países que más participan de esta tragedia son Siria, Colombia e Irak, concentrando el 22% del total de esta población. El siguiente gráfico da cuenta del panorama general, señalando los quince países que más refugiados y desplazados internos tuvieron en 2014. Fuente: UNHCR, 2015Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

refugiados y desplazados 2014

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

El ascenso del Estado Islámico (Presentación – EAFITMUN)

Abu-Bakr-al-Bagdadi

Abu Bak al-Baghdadi, líder del Estado Islámico, habla en una alocución desde Mosul, Irak

El ascenso del Estado Islámico: el pasado martes 01 de septiembre tuve la oportunidad de compartir con el grupo de estudiantes que conforman el modelos de las Naciones Unidas de la Universidad EAFIT (EAFITMUN). Estuve presentando algunas ideas sobre el nacimiento y desarrollo del Estado Islámico y sus consecuencias para el Medio Oriente. A continuación, les comparto mi presentación para ese día.

Agentes del caos. Presentación para EAFITMUN

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Por qué el 2014 fue el año con más desplazamiento forzado de la historia?

Campo de refugiados en Jordania. Fuente: The Guardian

Campo de refugiados sirios en Jordania. Fuente: The Guardian

Por Santiago Silva Jaramillo

La respuesta corta: por el Estado Islámico.

La respuesta larga: a continuación.

Pero primero, señalar que el diagnóstico del desplazamiento forzado en el planeta de ACNUR-ONU en un reciente informe sobre la materia nos presenta un panorama muy preocupante sobre el fenómeno. En efecto, el énfasis del informe está en el “récord” establecido en 2014 en número de victimas de desplazamiento forzado interno en el planeta, al alcanzar los 59,5 millones de personas. El incremento de esta población es todavía más frustrante en tanto la violencia en general y los conflictos armados a gran escala en particular, se han reducido sistemáticamente en las últimas dos décadas. De hecho, el mundo es un lugar menos violento y con menos guerras, pero aún así una de las principales consecuencias de los conflictos violentos -el desplazamiento forzado de civiles en medio de la confrontación- ha llegado a su pico histórico el año pasado.

Entonces ¿por qué el 2014 ha sido el año con más desplazamiento forzado de la historia reciente?

1. El ascenso del Estado Islámico y la guerra en Medio Oriente: retomo la respuesta corta. En efecto, la violenta campaña del Estado Islámico por conquistar territorios en Siria e Irak, junto a su brutal forma de gobierno de los lugares bajo su dominio, han creado una crisis humanitaria en Medio Oriente que no tiene precedentes. Aproximadamente unas once millones quinientas mil personas han sido desplazadas en Siria en los últimos cinco años de guerra civil y unas cuatro millones cien mil en Irak entre conflictos locales y la lucha entre el gobierno, las autoridades kurdas y el Estado Islámico.

SPANISH_04_15Countries_Conflict

Fuente: tomado de ACNUR-ONU (2015)

2. Etnias, religión y exterminio: los conflictos en Siria, Irak, la República Democrática del Congo, Nigeria, Libia, Myanmar, entre otros, tienen dos comunes denominadores, sus causas o factores agravantes asociadas a la religión y las diferencias étnicas. Ambos suelen incentivar prácticas de exterminio o explotación de las poblaciones civiles “contrarias” a la religión -o facción religiosa- o la etnia del grupo que conquista un territorio. Un ejemplo trágico de este fenómeno es la pretensión -y casi realización- del exterminio del la secta yazide por parte de militantes del Estado Islámico en Irak; en varios meses de combates y opresión, docenas de miles de yazides murieron y miles de mujeres y niñas fueron esclavizadas.

3. La “degradación” de la violencia: los conflictos que más desplazamiento forzado generan tienen dos particularidades (que pueden presentarse juntas o por separado), las causas relacionadas con la tenencia de la tierra o la ocupación de un territorio -como en Colombia, donde la tierra es central en los intereses de los grupos armados y una de las principales razones del desplazamiento-; y la “degradación” de la violencia asociada al conflicto. En este caso, podemos entender degradación como el uso sistemático de prácticas de violencia contra la población civil en busca de “golpear” al contrincante armado, algo similar a la “guerra total”, pero con un poco más de sevicia en los ataques y no necesariamente con herramientas industriales. El mejor ejemplo de este tipo de prácticas es la del presidente sirio Bashar al-Assad, que ha utilizado armas químicas, bombas de racimo y fuego de artillería contra barrios llenos de civiles que el gobierno consideraba que escondía, apoyaba o se encontraban ocupados por fuerzas rebeldes.

SPANISH_01_Refugees_10Years

Fuente: tomado de ACNUR-ONU (2015)

4. La naturaleza interna de los conflictos activos: desde 1991 la mayoría de los conflictos armados en el planeta han sido internos, involucrando dos o más facciones o grupos dentro de un mismo país que se pelean por la preeminencia nacional, el control de territorios o recursos específicos o incluso, el exterminio o dominación sobre un grupo contrario. Los conflictos internos suelen carecer de frentes claros de combate y en su caos de posiciones, ataques y contraataques, suelen recurrir a tácticas de insurgencia, terrorismo, sabotaje y sobre todo, “castigos” a la población civil que se presume -o se sabe- ha ayudado al enemigo.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Contexto internacional: Entendiendo la “Primavera árabe”

Egipto

Fuente: The Big Picture – Boston.com

1ra entrega de la serie “Contexto internacional”; ideas, lecturas y recursos básicos para entender la política mundial

  1. Contexto histórico:

Imperio otomano e imperios europeos: Medio Oriente ha estado bajo control de grandes poderes imperiales durante buena parte de su historia reciente. Entre el siglo XVI hasta 1922, el Imperio Otomano dominó a las poblaciones en su mayoría musulmanas y árabes de Medio Oriente y el Norte de África. Su control estaba basado en un sistema que combinaba la represión central con el desentendimiento descentralizado; los sultanes otomanos, demasiado ocupados por sys guerras en Europa y sus conspiraciones palaciegas en Estambul, solían alternar la simple represión, con el recurrente olvido de sus territorios imperiales. Estas instituciones políticas sobrevivieron a la caída del Imperio Otomano a comienzos del siglo XX. En 1922, el Imperio se deshizo oficialmente y lo que quedaba de sus dominios en Medio Oriente y África fue repartido entre las potencias europeas; Francia y Gran Bretaña fueron los principales beneficiarios. Su control se estableció sobre las instituciones de control de los otomanos y los intereses imperiales impidieron cualquier reforma real o profunda que pudiera sacar a sus poblaciones del estado de posiciones coloniales.

Independencia, militarismo y religión: luego de la Segunda Guerra Mundial, los poderes coloniales empezaron su retirada de sus viejas posiciones y una gran ola de independencias recorrió África y Asia. Nuevos gobiernos tomaron el control de los nuevos países; pero dos elementos fundamentales quedaron en manos de las decisiones de los poderes coloniales: las fronteras y la naturaleza de los nuevos gobiernos. En efecto, muchos de los nuevos gobiernos enfrentaron desafíos a su legitimidad de parte de grupos descontentos y separatistas; la Guerra Fría también enrareció el ambiente y pronto llegaron nuevos gobiernos, la mayoría de ellos nacionalistas, militaristas y de corte socialista. Nasser en Egipto, Gadafi en Libia y la dinastía de los al-Assad en Siria fueron los ejemplos a seguir en la región. Algunos de estos y otros hombres fuertes también recibían ayuda internacional, Estados Unidos, Europa y antes de su caída, la URSS, apoyaron con armas y dinero a los personajes que aseguraban con sangre y fuego la “estabilidad” de una región estratégica.

Para más información: Imperio Otomano, Imperios Europeos.

Egipto2

Fuente: The Big Picture – Boston.com

  1. La “Primavera Árabe”:

Túnez: el 17 de diciembre de 2010 un tendero de la ciudad de Sidi Bouzid se prendió fuego enfrente de un edificio gubernamental luego de que un policía le confiscara su puesto de frutas. El sacrificio de Mohamed Bouazizi, el vendedor de frutas inmolado, reunía viejas y profundas frustraciones del pueblo tunecino y poco después, las protestas se tomaron las calles del país. El presidente Ben Ali, un autócrata que gobernaba sobre una democracia de mentiras apoyada por algunos países occidentales, renunció rápidamente al verse sorprendido por la magnitud de las protestas, huyendo a Arabia Saudita. Las protestas de Túnez y la muerte de Bouazizi son reconocidas generalmente como el punto de inflexión de la llamada “Primavera Árabe”. En efecto, mientras Ben Ali dejaba el poder a sus ciudadanos, las protestas ya empezaban a recorrer las calles de Egipto, Libia y Bahréin.

Egipto: la Plaza Tahrir se convirtió pronto en el centro de las protestas egipcias y en el epicentro del futuro político del país. Allí se reunían los cientos de miles de egipcios que protestaban en El Cairo, pidiendo que el presidente Hosni Mubarak, que había gobernado por treinta años. Mubarak respondió con zanahoria y garrote: promesa de reformas y represión en las calles, pero el descontento no amainaba y pronto el Ejército egipcio, que hasta el momento se había mantenido neutral, obligó a Mubarak a salir del poder. Las elecciones democráticas que siguieron pusieron de manifiesto uno de los desafíos más irónicos de la “Primavera Árabe”: quienes las habían impulsado (en su  mayoría jóvenes sin ninguna afiliación política clara) no contaban con la organización ni experiencia para ganar unas elecciones. En Egipto, la Hermandad Musulmana, una organización política islamista perseguida bajo el régimen de Mubarak, ganó las presidenciales con Mohamed Morsi. Pero sus coqueteos con el autoritarismo y el estancamiento económico del país le pasaron factura y el 3 de julio de 2013, luego de un par de semanas de protestas en todo el país, el Ejército intervino de nuevo y depuso a Morsi. Ahora la Hermandad es perseguida de nuevo por el Ejército, mientras el nuevo gobierno de transición ha convocado a elecciones e intenta mantener algo de legitimidad internacional.

Bahréin: las revueltas no fueron iguales en todos los países, aunque si instrumentalizaron viejos conflictos de las poblaciones locales. En la pequeña isla en el Golfo Pérsico de Bahréin, una vieja oligarquía sunita ha gobernado por décadas a una mayoría de población chiita. Las protestas se sustentaron en este conflicto, con las dos facciones religiosas enfrentadas en cada uno de los bandos. De igual manera, las potencias sunita y chiita de la región (a saber, Arabia Saudita e Irán, respectivamente) empezaron a apoyar a gobierno y manifestantes; enviando dinero e incluso armas en el caso de los saudíes. La represión sunita prevaleció y el orden se restableció sin que se diera ninguna reforma o cambio de importancia en la isla.

Egipto3

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Libia: poco después de que empezaran las protestas en Túnez, la ciudad del oriente de Libia, Bengazi, vio las primeras manifestaciones. El gobierno de Muamar Gadafi respondió con una curiosa mezcla de paternalismo y violencia (bastante coherente con su forma de gobierno), y pronto la represión dio paso a una revuelta popular en todo orden. Ciudadanos comunes y militares desertores levantaron a las poblaciones de pueblos y ciudades en los extremos orientales y occidentales del país y montando armas pesadas sobre los baúles de camionetas empezaron a combatir a la fuerzas de Gadafi. Pero los militares leales al dictador libio ganaban terreno y se prestó a presenciar el aniquilamiento de las fuerzas rebeldes. La idea de una intervención de la OTAN llevaba algunas semanas sobre las mesas de la diplomacia internacional y durante lo más complejo del conflicto en tierra, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó la ejecución de una “zona de exclusión aérea” sobre los cielos de Libia. Impulsada principalmente por Francia, la intervención internacional incluyó el apoyo o participación activa de países europeos, Estados Unidos, Canadá y algún apoyo de los saudíes y qataríes. El 20 de octubre de 2011 Gadafi fue capturado por las tropas rebeldes y ejecutado; el gobierno de transición que se ocupaba de la dirección de la oposición convocó a elecciones. El nuevo gobierno ha encontrado grandes desafíos para controlar su territorio y poner bajo su poder a las bandas armadas y líderes tribales que todavía pululan por todo el país.

Siria: Bashar al-Assad sucedió en el año 2000 a su padre, Hafez al-Assad, en la presidencia de Siria. Hafez había establecido su poder en 1971 y gobernado con un puño de hierro sobre los sirios. Bashar aplicaba las lecciones de su padre y cuando en 2011 su población empezó a salir a las calles a exigir reformas democráticas, la represión fue despiadada. También hubo amagues de cambios, al-Assad prometió adelantar reformas, mientras continuaba la violencia contra los manifestantes, pero las protestas no se calmaron y pronto emergieron grupos de ciudadanos armados y desertores del ejército oponiéndose  ala fuerzas de al-Assad. El conflicto también se alimentaba en la naturaleza religiosa de las partes en lucha. En efecto, similar al caso de Bahréin, la mayoría de la población siria es sunita, mientras el gobierno de al-Assad está conformado en su mayoría por alawitas. De igual forma, Arabia Saudita e Irán también aprovecharon el escenario para apoyar a rebeldes y gobierno, respectivamente, enviando dinero y armas. Las potencias, por otro lado, han discutido su papel durante meses, en el Consejo de Seguridad, Estados Unidos y los europeos defienden una posición de fuerza contra al-Assad, mientras Rusia y China se oponen a cualquier intervención. Aun así, los estadounidenses y europeos llevan meses enviando ayuda a los rebeldes, intentando ayudarlos, pero temerosos de la naturaleza del movimiento y la participación dentro del mismo de grupos extremistas y asociados a al-Qaeda. Sin embargo, a la fecha la situación no parece cercana a decidirse por ningún bando.

Para más información: Sobre las últimas revoluciones, Incongruencias necesarias, Cinco lecciones de las revueltas árabes, Rencontrarse con el realismo, ¿Por qué no intervienen en Siria?, Entendiendo la guerra en Siria, Desde las cenizas de las revueltas.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Las guerras de 2013

guerra siria

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Sobre los conflictos armados en desarrollo

Los últimos días han presenciado importantes cambios en las guerras que se pelean actualmente en el mundo, de igual manera, Vision of Humanity presentó su informe anual de paz; este parece un momento oportuno para evaluar los principales conflictos armados de 2013. Por un lado, Estados Unidos ha decidido empezar a enviar armas a los rebeldes sirios en el conflicto que los enfrenta al gobierno de Bashar al-Assad que ya suma unas noventa mil muertes y las fuerzas de paz de la ONU han recibido carta blanca para luchar por el gobierno en la guerra del Congo. En efecto, revisamos los conflictos que involucran la lucha entre dos o más actores (en los que por lo menos uno de ellos es el Estado) y que registraron más de mil muertes en un año.

  • Conflicto armado en Birmania. Año de inicio: 1948. Beligerantes: Gobierno birmano Vs. Rebeldes comunistas y provinciales (MNDAA, ALP-ALA, KIO.KIa, entre otros). Causas: diferencias étnicas, descontento político y separatismo. Muertes civiles y militares en 2012: 1.900. Muertes de todo el conflicto: 210.000. Financiación: tráfico de opio y apoyo extranjero. Puesto en el Global Peace Index: 140 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Conflicto armado en Colombia. Año de inicio: 1964. Beligerantes: Gobierno colombiano Vs. Grupos insurgentes y criminales (Farc, Eln, bacrim, entre otros). Causas: descontento político, abandono estatal y conflicto de tierras. Muertes civiles y militares en 2012: 1.500. Muertes de todo el conflicto: 150.000-200.000. Financiación: tráfico de estupefacientes y otras economías criminales. Puesto en el Global Peace Index: 147 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra en Afganistán. Año de inicio: 1978-2001. Beligerantes: Gobierno afgano y OTAN Vs. Insurgencia talibán. Causas: diferencias étnicas, conflicto civil, terrorismo y cambio de régimen. Muertes civiles y militares en 2012: 5.100. Muertes de todo el conflicto: 600.000-2.000.000. Financiación: tráfico de opio y apoyo extranjero. Puesto en el Global Peace Index: 162 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra civil en Somalia. Año de inicio: 1991-2009. Beligerantes: Gobierno afgano y apoyo internacional Vs. Insurgencia y grupos terroristas (Al-Shabbab, milicias locales, entre otros). Causas: falla estatal, conflicto civil, étnico y tribal, intervención extranjera. Muertes civiles y militares en 2012: 4.100. Muertes de todo el conflicto: 300.000-400.000. Financiación: pillaje, secuestro y piratería, apoyo internacional. Puesto en el Global Peace Index: 161 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra civil en Irak. Año de inicio: 2003. Beligerantes: Gobierno iraquí y apoyo internacional Vs. Insurgencia y grupos terroristas (Al-Qaeda, milicias locales, entre otros). Causas: falla estatal, conflicto civil, étnico y tribal, intervención extranjera. Muertes civiles y militares en 2012: 5.500. Muertes de todo el conflicto: 100.000-1.200.000. Financiación: apoyo internacional. Puesto en el Global Peace Index: 152 de 162. Fuentes de información: The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra en Pakistán. Año de inicio: 2004. Beligerantes: Gobierno pakistaní y apoyo internacional Vs. Grupos terroristas y milicias locales (Al-Qaeda, talibanes, entre otros). Causas: conflicto étnico y religioso e intervención extranjera. Muertes de civiles y militares en 2012: 9.200. Muertes de todo el conflicto: 38.800. Financiación: tráfico de opio y apoyo internacional. Puesto en el Global Peace Index: 157 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra contra el narcotráfico en México. Año de inicio: 2006. Beligerantes: Gobierno mexicano Vs. Organizaciones narcotraficantes. Causas: tráfico de estupefacientes. Muertes de civiles y militares en 2012: 25.400. Muertes de todo el conflicto: 60.420. Financiación: tráfico de estupefacientes y otras economías criminales. Puesto en el Global Peace Index: 133 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra tribal en Sudán. Año de inicio: 2009. Beligerantes: Sudán del Norte Vs. Sudán del Sur y organizaciones insurgentes. Causas: conflicto étnico, escases de recursos. Muertes de civiles y militares en 2012: 2.900. Muertes de todo el conflicto: 10.000-12.000. Financiación: apoyo internacional, pillaje. Puesto en el Global Peace Index: 158 de 162 y 143 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra civil en Siria. Año de inicio: 2011. Beligerantes: Gobierno sirio Vs. Organizaciones insurgentes. Causas: conflicto étnico-religioso, conflicto civil. Muertes de civiles y militares en 2012: 72.200. Muerte de todo el conflicto: 93.000-120.000. Financiación: apoyo extranjero. Puesto en el Global Peace Index: 160 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.

¿Es la guerra una inevitable compañera de la historia humana? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Tensiones en el paralelo 38: De por qué una guerra en la península de Corea es muy improbable.

map-big

Fuente: Globalsecurity.org

El pasado miércoles 27 de marzo, Corea del Norte cortó la línea de comunicación de emergencia que la conecta con las autoridades de Corea del Sur y que había sido pensada para (al modo de la “línea roja” entre Estados Unidos y la URSS durante la Guerra Fría) mantener un canal de comunicación abierto que impidiera un enfrentamiento nuclear entre ambos países.

Este es el último de una serie de medidas tomadas por el líder norcoreano, Kim Jong Un en contra de su vecino del sur, Estados Unidos y Japón, luego de que se le instaurara una nueva ronda de sanciones económicas a su régimen como sanción por su programa nuclear ilegal. En días pasados, los norcoreanos han ordenado el despliegue de tropas a la frontera del sur, han preparado sus misiles y piezas de artillería y declararon por terminado de armisticio de 1953, firmado al finalizar la guerra entre las dos coreas.

Lo que está en riesgo es enorme. En efecto, una guerra en la región sería devastador para la economía mundial. La península de Corea se encuentra en un lugar estratégico en término geográficos, y un enfrentamiento bélico en las condiciones actuales podría llegar a involucrar a cuatro de las economías más importantes del globo: China, Corea del Sur, Japón y Estados Unidos. Así, podrían entrar en guerra los productores de algo así como el 40% del PIB mundial.

Esto ha logrado poner bastante nervioso a los mercados internacionales y ha disparado el precio del petróleo. Sin embargo, los temores parecen, aún en la gravedad de la situación, infundados y solo si algo extraordinario o inesperado sucede, es muy improbable que las tensiones que se viven hoy en Corea lleven a una nueva guerra.

En primer lugar, la guerra es improbable porque desde el enfrentamiento de 1953, las dos coreas no han estado involucrados en ningún otro enfrentamiento a gran escala; los líderes de los dos países, al igual que la mayoría de la comunidad internacional conoce las consecuencias nefastas que una guerra traería para todos. Por supuesto, las cosas pueden salirse de las manos; un disparo de advertencia que da en el blanco equivocado, un avión que pasa una frontera sin quererlo o un barco que se encuentra con otro en altamar en un mal momento. Aun así, mientras este tipo de casualidades no se den, es bastante improbable que las parte involucradas quieran un enfrentamiento.

Y digo esto porque el statu quo de la península ha beneficiado hasta el momento a los liderazgos de ambos países. Por un lado, Corea del Sur pasó en algo menos de cincuenta años de ser uno de los países más pobres del mundo a estar entre las veinte economías más grandes del planeta. Los surcoreanos harán lo que puedan por mantener la paz, porque esto implica la persistencia de su prosperidad económica.

Corea del norte tensiones

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Corea del Norte es un caso más difícil. Durante el mismo periodo desde la separación de la península en los años cincuenta, la dirigencia comunista norcoreana (en cabeza de la dinastía fundada por Kim Il Sung) se ha instalado como una cleptocracia en donde los pocos recursos que produce la destruida industria y campo norcoreano va a los bolsillos de los generales que soportan a los líderes. La situación es tan absurda, que las últimas sanciones de la ONU (las que provocaron estas tensiones recientes) van dirigidas a impedir la importación de artículos de lujo como yates o limosinas al país; todas ellas dirigidas, por supuesto, a Kim Jong Un y su camarilla más cercana.

Y esa es la segunda razón por la que, aunque juega con fuego, Kim Jong Un no arriesgará a salir quemado. Las fuerzas armadas norcoreanas están mal equipadas, sus equipos son obsoletos e incluso la capacidad para coordinar y alimentar a las tropas se cuestiona. El único verdadero poder de Corea del Norte a la hora de enfrentar un conflicto internacional contra Corea del Sur y Estados Unidos sería su arsenal nuclear. En efecto, los norcoreanos tienen un estimado de entre dos y tres cabezas nucleares; no es una gran cantidad, pero en término de armamento y peligro internacional, incluso una sola bomba nuclear es mucho.

Aun así, las armas nucleares son curiosas. Son probablemente uno de los artefactos más poderosos hasta que se utilizan. En efecto, al igual que con su arsenal nuclear, el poder de los norcoreanos viene de su capacidad para extorsionar a la comunidad internacional con sus valentonadas; ha sido durante mucho tiempo un bully de las relaciones internacionales, pero su capacidad para hacerlo está en que no tenga que llegar a cumplir sus amenazas, porque una vez los misiles estén en el aire tiene todas las de perder.

En fin, los norcoreanos, como en tantas otras ocasiones, están haciendo un inmenso bluf. Esto no quiere decir sin embargo que las tensiones aumenten todavía mucho más antes de que las bravuconadas se desinflen. Por eso veremos en el futuro cercano algunos atropellos más y mucha más retorica guerrerista de parte de Kim Jong Un, pero la probabilidad de que esto escale a un enfrentamiento armado a gran escala son muy escasas, por no decir que ninguna.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿El tiempo de la responsabilidad?

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Sobre porqué la intervención en Siria sigue siendo una lejana posibilidad

El pasado viernes 27 de mayo, en la localidad siria de Houla, más de cien personas fueron asesinadas por las fuerzas de seguridad del presidente Bashar al-Assad. Según reportes de la ONU, 49 de las víctimas eran niños, la mayoría menores de diez años. La masacre de Houla ha sido la más reciente de las acciones violentas de la guerra civil que enfrenta al gobierno sirio en contra de las fuerzas rebeldes y manifestantes ciudadanos que por más de dieciocho meses se enfrentan en las calles de las ciudades y los poblados del país árabe.

La respuesta internacional no se hizo esperar y horas después de conocerse las atrocidades de Houla, varios países expulsaron a las delegaciones sirias de su territorio. Los llamados para fortalecer las acciones contra el régimen de al-Assad, incluso para realizar una intervención militar en toda regla se incrementaron. Sin embargo, las condiciones para esta segunda posibilidad, la de aplicar la doctrina de Responsabilidad de Proteger, como en el caso de Libia, e iniciar una campaña en contra de las fuerzas sirias para detener la matanza parece improbable.

Una acción cómo esta necesita del apoyo público y la voluntad política nacional e internacional, además de los medios militares necesarios.

Por supuesto, el apoyo público dentro de Estados Unidos a una intervención armada en Siria es excesivamente bajo y deja prever que Barack Obama no tendrá intención alguna de hacer ese sacrificio político con unas elecciones presidenciales tan reñidas a final de año. Así, una encuesta realizada por Fox News a mediados de marzo mostraba que mientras el 82% de los estadounidenses apoyaba el envío de ayuda humanitaria a los sirios, solo el 37% estaba de acuerdo con proveer apoyo aéreo a las fuerzas rebeldes y apenas el 14% a la utilización de tropas en el suelo del país asiático.

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Este escenario es importante porque, a pesar de las pretensiones que puedan tener otros países pertenecientes a la OTAN, solo Estados Unidos cuenta con la capacidad real de proyectar poder militar y realizar operaciones en Siria a gran escala y con posibilidades de éxito. Mejor dicho, que sin las fuerzas armadas estadounidenses, cualquier intervención contra Siria sería o muy costosa o simplemente imposible para los europeos.

Espero no se me entienda mal, nada quisiera más que ver a los aviones de la OTAN volando sobre las torretas de los tanques de guerra y piezas de artillería de al-Assad que amenazan las vidas de los ciudadanos sirios; ojalá pudieran las potencias Occidentales no negarles a los sirios lo que no negaron a los libios. Pero las cosas no se ven fáciles. Ni el apoyo público, ni la voluntad política para una intervención armada parecen existir dentro de Estados Unidos y los países europeos.

Y claro, todo esto sin siquiera contar con el otro gran obstáculo, el rechazo cómplice y firme de Rusia y China a una acción armada de la OTAN en Siria. Los europeos intentan disuadir al presidente ruso Vladimir Putin de su defensa de al-Assad, pero los rusos no tienen ninguna intervención de cometer el mismo error que cometieron en Libia, mucho menos crear un nuevo precedente sobre la relativización de la soberanía nacional en el caso de una represión estatal sobre los ciudadanos de un país. Putin sabe que eso puede ser incómodo para su régimen en el futuro. Sin el apoyo o por lo menos la complacencia se Rusia y China, ninguna acción armada sobre Siria tendrá la legalidad del Consejo de Seguridad de la ONU y por tanto supondrá un riesgo enorme para quién sea que quiera emprenderla.

Todo lo anterior, sin contar con las dificultades logísticas, políticas, militares y sociales de la intervención. La lucha dentro de Siria no es tan sencilla como la de un pueblo oprimido contra un dictador desalmado. Las complejidades incluyen asuntos étnicos, dependencias económicas y revanchismos.

¿Qué debe hacer la comunidad internacional en Siria? ¿Intervenir u observar? ¿Existe un punto medio lo suficientemente eficaz? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Multilateralismo

Multilateralismo: en las últimas semanas las campañas para elegir al presidente del Banco Mundial y del director de la OIT han recibido bastante atención internacional. También han sacado a relucir un viejo debate sobre qué países han monopolizado las direcciones de los principales organismos multilaterales. Estas gráficas muestran los presidentes y directores de algunas de estas instituciones y su país de origen. Fuente: wikipedia.org, ilo.org, iadb.org

Mapa: Aportes para la paz.

Aportes para la paz: la ONU funciona, obviamente, porque los países miembros le transfieren recursos anualmente. Este dinero mantiene en marcha docenas de misiones humanitarias y el funcionamiento de los programas, entidades y agencias que le dan vida a la misión del organismo de mantener la paz mundial. El siguiente mapa recoge diferentes datos de las finanzas de la ONU, especialmente, respecto a dónde y cómo obtiene sus recursos. Fuente: un.org (1, 2, 3, 4).

¿Le gustó este mapa? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 221 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter