Posts Tagged 'Palestina'

Entendiendo Gaza

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Algunas claves para comprender la última ofensiva israelí en Gaza

Las fuerzas militares de Israel han iniciado una fuerte ofensiva contra la franja de Gaza, un territorio palestino gobernado por Hamas en el suroccidente de su territorio. Respondiendo al aumento de los ataques con misiles por parte de milicianos desde Gaza hacia territorio israelí, el gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu, llevó a Israel a lanzar una operación iniciada el pasado 14 de noviembre con la muerte de uno de los líderes militares del grupo Hamas. El gobierno de Gaza (y las múltiples facciones que operan en la zona) respondieron con todavía más misiles, mientras los israelíes llaman a sus reservas para una probable operación terrestre.

A continuación, algunas claves para entender mejor lo que se plantea como un nuevo capitulo en una guerra demasiado larga.

  • La capacidad de Hamas y los otros grupos que operan en Gaza de golpear las ciudades israelíes ha aumentado en los últimos años. Los cohetes artesanales de corto alcance, fabricados localmente, han dado paso en cuestión de algunos meses a misiles tierra-tierra de medio alcance y mayor poder destructivo.
  • La operación del ejército israelí supone una respuesta a un asunto político. El gobierno de Netanyahu se ha visto presionado por la opinión pública de su país para que tome acciones frente al aumento de los ataques desde Gaza. Esto implica la decisión política de llevar a cabo la intervención y aunque la operación pueda tener objetivos modestos, el mandato es claro para que se lleve a cabo.
  • La reanudación del conflicto supone el final de una tregua de facto entre Israel y Hamas. Desde la última intervención israelí en Gaza en 2008-2009, las hostilidades entre los dos enemigos se habían reducido, dando paso a una especie de tregua, algo frágil y extraña, pero que había visto expresiones cooperativas como intercambio de prisioneros.
  • El objetivo de Israel es reducir la capacidad de sus enemigos de lanzar cohetes sobre su territorio. Una operación terrestre israelí estaría enfocada en destruir las fábricas de armas de las milicias palestinas en Gaza, golpeando su capacidad para seguir atacando sus ciudades en el futuro cercano.
  • Al final, las consecuencias a largo plazo de la operación son mínimas, para ambos bandos. Tanto los israelitas, como los palestinos de Gaza, mantienen expectativas bajas de este nuevo choque. Por lado, el gobierno israelí conoce las dificultades de realizar una operación con tropas en la franja, incluso las de desarticular completamente la capacidad de Hamas y sus aliados de hacer daño; su intervención es una respuesta política y una operación militar de objetivos modestos. Por otro lado, Hamas ya no es un grupo militante cuyo único objetivo es luchar, su posición en el gobierno de la Franja de Gaza le implica tener que responder a sus ciudadanos, lo que le supone mayor responsabilidad en sus decisiones y acciones. Hamas espera pasar la tormenta sin perder el control de su territorio, de forma extraña su preocupación es la estabilidad dentro de Gaza.

¿Es proporcionada la respuesta de Israel a los ataques desde Gaza? ¿Puede llevar este último choque al reinicio del proceso de paz? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿E Israel qué?

De cómo Israel ha sido el más perjudicado con las revueltas árabes.

La historia del Estado de Israel ha sido una de terribles dificultades, guerras, coaliciones, terrorismo y ha estado entrelazada, aunque no quisiera, con los palestinos y sus 62 años detrás de su propio Estado. El conflicto palestino-israelí ha vivido contantes cambios durante su larga duración, negociaciones se han entablado y roto con excesiva rapidez y todo esto ha llevado a que una salida sea vista con resignado pesimismo en toda la comunidad internacional. No por nada, ambas partes han aprendido a vivir con el conflicto, buscando adaptarse y no ceder en un solo punto de sus pretensiones y medios, sin importar lo ilegales o injustos que puedan ser.

La situación entre Israel y los palestinos sin embargo, ha presenciado varios eventos externos que inevitablemente afectaran su dinámica; el estancamiento se ha roto, pero el desarrollo de los eventos no parece dirigirse hacia la paz.

Por un lado, están las revueltas árabes. Desde su inicio, Israel mantuvo una actitud prudente, esperando hacia donde soplaba el viento, sin embargo, la posibilidad que los nuevos regimenes en estos países (sobre todo en Egipto) contaran con presencia de partidos políticos o grupos religiosos contrarios a sus intereses, empezaron a presionar a Estados Unidos y Europa para intervenir (o dejar de hacerlo) en la región. Lo cierto es que Hosni Mubarak, el hombre fuerte egipcio derrocado hace unos meses, había construido una relación de cercanía con Israel extraño en el mundo árabe e incluso había participado del cercamiento de la Franja de Gaza, ayudando a las sanciones que Israel mantenía sobre el grupo terrorista Hamas, que la controlaba.

Sin Mubarak en el poder (y con una tenue democracia en desarrollo) Egipto no solo ha dejado de ayudar a Israel, sino que ha empezado a inclinarse por los palestinos.

En segundo problema nace en Siria. El país (que limita con Israel en el noreste, donde tropas israelíes ocupan la zona de los “Altos del Golham”) atraviesa su propia crisis gracias a las revueltas de los musulmanes sunitas en contra del presidente Bashar al-Assad. El líder sirio ha ordenado una represión a gran escala por parte del ejército, que se encuentra bajo su control, pero los sirios han resistido y Assad se ha visto en aprietos para imponerse. Sin embargo,  Bashar encontró hace unos días una manera inteligente (y que muchos otros líderes árabes han utilizado antes) para distraer la atención y el odio de sus compatriotas: el odio a Israel.

En efecto, Siria es uno de los enemigos jurados de Israel, pues no solo han peleado un par de guerras, sino que mantienen una difícil disputa sobre el Líbano y el apoyo sirio al grupo terrorista Hizbolla. En días pasados, sobre las fronteras israelíes protestaron cientos de sirios y palestinos, pero lejos de la espontaneidad de otras demostraciones, éstas coincidieron con las difíciles circunstancias del régimen de Assad en Siria. Es bastante probable que Bashar haya intervenido, promoviendo las revueltas en contra de Israel para ganar algo de tiempo sobre sus problemas internos, pero si las demostraciones toman impulso, pueden volverse una seria amenaza contra los israelíes.

Pero para completar la mala racha de Israel, las últimas semanas han visto como una iniciativa para reconocer un Estado palestino prospera en la ONU, mientras que el presidente estadounidense, en un reciente discurso sobre su política frente a Medio Oriente, reconoció que la única manera de llegar a la paz entre palestinos e israelíes es sobre las fronteras que ambos tenían en 1967. De la misma forma, las dos facciones palestinas (Hamas y Fatah) se reconciliaron después de un par de años, anunciando una nueva unidad Palestina.

Todo esto resulta terriblemente inconveniente para Israel, pero el problema de fondo es que teniendo tanta presión sobre ellos, los israelíes apoyarán las duras posturas de su primer ministro Benjamin Netanyahu, dejando de lado cualquier intento de retomar las negociaciones de paz y abriendo la puerta para el posible recrudecimiento del ya largísimo conflicto.

¿Cómo queda Israel frente a todos estos inconvenientes? ¿Es posible alcanzar la paz en Medio Oriente? Cuénteme lo que piensa, comente.

Un nuevo frente de batalla.

El objetivo de una guerra es vencer al enemigo. Claro, esto nunca es tan claro como suena y las formas como se puede conseguir son muchas. Sin embargo, siempre ha existido un frente de batalla común a todas las guerras y es el de las relaciones públicas; los bandos siempre han querido justificar su causa mientras descalifican la de su contrincante (básicamente, la utilización de propaganda), y aunque esto sea una práctica tan vieja como la guerra, es especialmente relevante en el actual  mundo globalizado.

Así pues, las nuevas tecnologías de comunicación representan un recurso totalmente nuevo respecto a la idea de justificar una guerra. El episodio de la flotilla turca atacada por fuerzas israelíes hace unos meses es uno de los casos más dicientes. Pues los primeros reportes en blogs y páginas web fueron escritos por simpatizantes palestinos, logrando que todo quien buscara información al respecto se enterara desde la óptica de estos.

Organizaciones privadas israelíes, al comprobar este vacío en la estrategia mediática de su país, iniciaron cursos y concursos para fomentar la participación de sus miembros en blogs, redes sociales y, sobre todo, Wikipedia. La enciclopedia virtual se ha convertido en un nuevo frente de batalla para conflictos como el árabe-israelí, gracias a que la edición de la mayoría de sus artículos es libre y va por parte de sus usuarios.

La opinión pública mundial importa, quizás esta sea una de las lecciones que se pueden sacar de este episodio, también, que el juicio internacional se configura muchas veces por medios inesperados (en este caso, el internet, específicamente, Wikipedia). Finalmente, que los conflictos, aunque viejos (en mayo de este año el árabe-israelí cumplió 62 años), siempre se adaptarán a las nuevas dinámicas y tecnologías y las utilizarán en la consecución de su objetivo: la derrota del enemigo.

¿Qué otros medios que sean utilizados comúnmente para propaganda conoce? ¿Cree que es una práctica valida? Cuénteme lo que piensa, comente.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter