Posts Tagged 'paz'

Gráfico: ¿Gasta Colombia demasiado en defensa?

¿Gasta Colombia demasiado en defensa?: mientras avanzan los diálogos entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las Farc, la perspectiva de un acuerdo que ponga fin a los más complejo de cincuenta años de violencia en el país se hace más clara. La idea de un escenario de posconflicto ha llamado la atención de muchos analistas colombianos, y aunque temas como la reparación de las víctimas, la garantía de no repetición y la recepción de los guerrilleros desmovilizados son prioridades de estas miradas prospectivas, pero un tema se suele ser transversal a esta discusión: la posibilidad que trae la paz de aprovechar oportunidades negadas por la guerra. En este sentido, es común encontrar llamados a “replantear” el papel que cumplen las Fuerzas Militares en el país y de revaluar el presupuesto nacional que se gasta en el rubro de defensa; los siguientes gráficos comparan el gasto en defensa de Colombia (como porcentaje de su PIB) con otros países  que enfrentan situaciones de conflicto armado y desafíos de gobernabilidad más o menos similares a los colombianos. El ejercicio también permite comparar el gasto en defensa de unos veintitrés países en 2014 y las tendencias de gasto de los diez países con conflictos armados que en desarrollo que más gastan en defensa (y que incluye a Colombia). Fuente: SIPRI.org. Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

GastoMilitarConflictoArmado1

GastoMilitarConflictoArmado2

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

4 tendencias mundiales y 4 colombianas para el 2014

Fuente: The Big Picture - Boston.com

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Energía, crisis, reforma y guerra

En el mundo:

  • Estados Unidos continúa su desvinculación del resto del mundo: el aumento de la independencia energética de Estados Unidos, la prevalencia de los problemas económicos y el desprestigio de su política interna y externa incentiva que los líderes estadounidenses se miren el ombligo.
  • Medio Oriente, la paz y la guerra: mientras en Siria continúa la violencia y ningún bando parece cercano a imponerse sobre otro, las negociaciones internacionales son utilizadas por ambas partes (o las muchas, en realidad) para ganar tiempo en el terreno y mejorar su posición. Sin embargo, las negociaciones de las seis potencias mundiales con Irán avanzan, logrando mayores compromisos por parte de los iraníes a cambio de la reducción de las sanciones internacionales.
  • Afganistán y la guerra perdida: las tropas de la misión internacional abandonan definitivamente Afganistán y el control militar de todo el país pasa a manos de las autoridades afganas. La ayuda internacional civil también se reduce, en tanto los países donantes se ven a gatas de seguir aprobando de sus ajustados presupuestos en casa. La economía se tambalea y la política se tensiona. En el caos, el país podría empezar a fraccionarse de nuevo.
  • China empieza a forzar la mano, pero tiembla internamente: una nueva potencia ha surgido en Oriente y las especulaciones de cuándo comenzará a utilizar su reciente poder parecen coincidir con que el conflicto sobre las aguas e islas del Mar del Sur de China son el escenario perfecto para que le nuevo gigante juegue su primer juego armado en política internacional. Sin embargo, internamente las cosas no irán bien, millones de chinos, que unas dos décadas atrás eran pobres, empiezan a exigir que junto a su nuevo estatus de clase media, vengan iguales derechos políticos.
Fuente: The Big Picture - Boston.com

Fuente: The Big Picture – Boston.com

En Colombia:

  • Polarización política y elecciones: una controvertida negociación de paz que defensores y detractores ponen en el centro de la discusión política, unas elecciones en marzo de un parlamente desprestigiado y con pocas posibilidades de renovación y otras elecciones, esta vez de presidente en mayo, en dónde el actual primer mandatario se enfrentará a rivales mediocres por una poco entusiasta reelección seguirán caldeando el ambiente político.
  • Proceso de paz y violencia: Las Farc harán proselitismo armado por el presidente y sus candidatos por un lado, mientras siguen consolidando su poder local con miras a futuras aspiraciones políticas. Mientras tanto, sus rangos se irán depurando, en tanto algunos frentes se deciden finalmente por la criminalidad y el narcotráfico. Se firma un acuerdo, pero los detalles esconden sorpresas y el apoyo de los colombianos puede tambalearse.
  • Una nueva (vieja) cara del crimen organizado: Siempre innovador, el crimen organizado en Colombia continúa su mutación. Ahora, tomando lecciones de años de guerras costosas y poco útiles, las organizaciones empiezan a operar como verdaderas “mafias modernas”. Sus enfoques dejan de ser las armas y la confrontación y se concretan en la influencia política y la captura de rentas legales e ilegales. Mientras tanto, las autoridades se ven desconcertaras y frustradas por su poca efectividad a la hora de combatir estos nuevos fenómenos.
  • Estabilización y crecimiento económico: no sin dificultades, el juicio de los últimos gobiernos colombianos en materia  macroeconómica empieza a dar sus frutos. De igual forma, viejas reformas atrasadas entran en vigor y por fin se ven las inversiones en infraestructura. El Nuevo Sistema General de Regalías y un posible nuevo Código Minero incentiva el sector, mientras sus recursos fluyen a inversiones más responsables en los municipios colombianos. Sin embargo, se mantiene el peligro por arbitrariedades, los problemas de Ecopetrol, la mayor petrolera del país, y la venta de Isagen, una de sus mayores generadoras de energía, podrían dar pistas de una politización irresponsable de las empresas estatales.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Utopía?

Fuente: The big picture - Boston-com

Sobre la paz mundial

Se puede decir que existe un consenso casi universal sobre el valor intrínseco que tiene la paz entre los hombres. Incluso aquellos pueblos que han dedicado su existencia al conflicto han reconocido los periodos de paz como buenos, al menos, para “prepararse para la guerra”, como reza un viejo proverbio romano.

El caso es que podríamos asegurar, sin mucho miedo a equivocarnos, que la mayoría de las personas, en casi todos los lugares y circunstancias vitales prefieren la paz a la guerra.

Pero ¿Qué es la paz? ¿Es una situación de perfecta armonía entre los hombres? ¿Un paraíso terrenal? En realidad no. La paz es simplemente la ausencia de guerra y violencia; es la situación en la cual los hombres no se hacen daño físico unos a otros.

Aun así, con la claridad de lo que es, e incluso de que todos la queremos, la manera de alcanzarla sigue siendo ampliamente discutida. Aquel es el caso de la célebre “paz mundial” y el ya largo debate sobre la forma en que ésta situación de ausencia de violencia a nivel global (por lo menos entre naciones) puede alcanzarse.

Se puede entonces, identificar algunas ideas sobre la realización de la “paz mundial”, las siguientes son las más representativas:

  1. La paz a través del comercio: según esta idea, si todas las naciones se embarcaran en relaciones comerciales prosperas, el miedo a perder el negocio y sus beneficios las disuadiría de enfrentarse en una guerra. Porqué puede funcionar: ya ha pasado, que países que antes vivían en estados casi constantes de guerra se han dedicado a construir sus relaciones pacíficas a partir de un interés comercial común. El caso más emblemático es el de la Unión Europea, que nació de la Comunidad Europea del Carbón y el Acero, iniciada por Francia y Alemania luego de la Segunda Guerra Mundial. Porqué puede no funcionar: no todo en la vida es dinero, eso algo que todos sabemos y en muchos casos, los hombres pueden preferir una guerra a una fructífera relación comercial. El comercio es una fuerza poderosa y en verdad puede constituirse en un factor que traiga prosperidad y fortaleza las relaciones de dos naciones, pero el problema no es que no sea buena, solo que no sea suficiente para alcanzar la paz mundial.
  2. La paz a través de la interdependencia: muy similar a la idea del comercio internacional, la globalización (no solo económica, por supuesto) estaría acercando a las naciones y personas del mundo. Así, entre más nos relacionemos y conozcamos unos a otros, más improbable será que nos enfrentemos en una guerra. Porqué puede funcionar: porque las interconexiones pueden significar la identificación y la interdependencia implica que las consecuencias de defraudar  al otro son más perjudiciales que cooperar. De igual manera, el acceso a información ha empoderado a la sociedad civil y permitido que el descontento por conflictos y la presión sobre gobiernos propios y ajenos sea mucho mayor en caso de guerras. Porqué puede no funcionar: porque tememos a lo que no conocemos, pero muchas veces podemos odiar cuando logramos conseguir más información sobre aquello a lo que antes solo temíamos. El gran acceso a información, como Samuel Huntington hizo notar a principios de los noventa, puede ser contraproducente en tanto reafirme las razones por las cuales se pelean las guerras. Por otro lado, aunque la interdependencia reduce el riesgo de guerras (eso es algo que los últimos años han demostrado con la reducción de los conflictos entre Estados), no elimina la posibilidad y sirve bastante poco para evitar las guerras irregulares.
  3. La paz a través del derecho internacional: según esta idea, las normas internacionales y los organismos multilaterales (sobre todo la ONU o una organización similar) obligarían a los países a mantener la paz entre ellos y serían capaces de imponer el orden sobre los demás grupos que quieran romperlo. Porqué podría funcionar: la misión de la ONU es mantener la faz, ha fallado y en qué forma, pero aun así se ha convertido en un lugar de debate y prevención de “algunos” conflictos. El derecho internacional y el multilateralismo pueden funcionar, ayudan a controlar y evitar algunas guerras y pueden constituir instituciones de presión para muchos países. Porqué puede no funcionar: porque el sistema jurídico internacional no es vinculante, es decir, no todos cumplen las mismas normas y no todos están sujetos a las mismas responsabilidades y la manera de castigar las transgresiones no solo no es clara, sino que implica la intervención de terceros países, perdiendo algo de legitimidad. En cuanto a la ONU, su órgano principal, el Consejo de Seguridad, cuya misión es preservar la paz, está viciado por sus miembros permanentes y su capacidad de veto, además de la falta de representación que tiene con algunas regiones y nuevas potencias del planeta.
  4. La paz a través de la expansión de las democracias: las democracias, parece, son menos proclives a pelear guerras, sobre todo entre ellas. Según esta idea, en un mundo donde todos los países se gobernaran por regímenes democráticos la guerra sería muy rara o incluso inexistente. Porqué puede funcionar: la premisa de esta idea es relativamente cierta, en efecto, las democracias pelean menos guerras que, digamos, una autocracia. Dentro de una democracia, además, los controles para ir y mantenerse en combate son muchos mayores que en cualquier otro sistema político. Porqué puede no funcionar: primero, porque la democracia por sí sola no implica que un país no irá a la guerra. En efecto, las democracias pelean menos guerras, pero no dejan de hacerlo absolutamente, por lo menos no por el hecho de ser democracias. Y segundo, porque suponer un momento tipo “fin de la historia”, donde todos los países adopten la democracia (en la manera como la entiende el Occidente liberal además), es tan improbable como la propia paz mundial.

¿Se puede alcanzar la paz mundial? ¿Cuáles de estas ideas parecen más probables para hacerlo? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿E Israel qué?

De cómo Israel ha sido el más perjudicado con las revueltas árabes.

La historia del Estado de Israel ha sido una de terribles dificultades, guerras, coaliciones, terrorismo y ha estado entrelazada, aunque no quisiera, con los palestinos y sus 62 años detrás de su propio Estado. El conflicto palestino-israelí ha vivido contantes cambios durante su larga duración, negociaciones se han entablado y roto con excesiva rapidez y todo esto ha llevado a que una salida sea vista con resignado pesimismo en toda la comunidad internacional. No por nada, ambas partes han aprendido a vivir con el conflicto, buscando adaptarse y no ceder en un solo punto de sus pretensiones y medios, sin importar lo ilegales o injustos que puedan ser.

La situación entre Israel y los palestinos sin embargo, ha presenciado varios eventos externos que inevitablemente afectaran su dinámica; el estancamiento se ha roto, pero el desarrollo de los eventos no parece dirigirse hacia la paz.

Por un lado, están las revueltas árabes. Desde su inicio, Israel mantuvo una actitud prudente, esperando hacia donde soplaba el viento, sin embargo, la posibilidad que los nuevos regimenes en estos países (sobre todo en Egipto) contaran con presencia de partidos políticos o grupos religiosos contrarios a sus intereses, empezaron a presionar a Estados Unidos y Europa para intervenir (o dejar de hacerlo) en la región. Lo cierto es que Hosni Mubarak, el hombre fuerte egipcio derrocado hace unos meses, había construido una relación de cercanía con Israel extraño en el mundo árabe e incluso había participado del cercamiento de la Franja de Gaza, ayudando a las sanciones que Israel mantenía sobre el grupo terrorista Hamas, que la controlaba.

Sin Mubarak en el poder (y con una tenue democracia en desarrollo) Egipto no solo ha dejado de ayudar a Israel, sino que ha empezado a inclinarse por los palestinos.

En segundo problema nace en Siria. El país (que limita con Israel en el noreste, donde tropas israelíes ocupan la zona de los “Altos del Golham”) atraviesa su propia crisis gracias a las revueltas de los musulmanes sunitas en contra del presidente Bashar al-Assad. El líder sirio ha ordenado una represión a gran escala por parte del ejército, que se encuentra bajo su control, pero los sirios han resistido y Assad se ha visto en aprietos para imponerse. Sin embargo,  Bashar encontró hace unos días una manera inteligente (y que muchos otros líderes árabes han utilizado antes) para distraer la atención y el odio de sus compatriotas: el odio a Israel.

En efecto, Siria es uno de los enemigos jurados de Israel, pues no solo han peleado un par de guerras, sino que mantienen una difícil disputa sobre el Líbano y el apoyo sirio al grupo terrorista Hizbolla. En días pasados, sobre las fronteras israelíes protestaron cientos de sirios y palestinos, pero lejos de la espontaneidad de otras demostraciones, éstas coincidieron con las difíciles circunstancias del régimen de Assad en Siria. Es bastante probable que Bashar haya intervenido, promoviendo las revueltas en contra de Israel para ganar algo de tiempo sobre sus problemas internos, pero si las demostraciones toman impulso, pueden volverse una seria amenaza contra los israelíes.

Pero para completar la mala racha de Israel, las últimas semanas han visto como una iniciativa para reconocer un Estado palestino prospera en la ONU, mientras que el presidente estadounidense, en un reciente discurso sobre su política frente a Medio Oriente, reconoció que la única manera de llegar a la paz entre palestinos e israelíes es sobre las fronteras que ambos tenían en 1967. De la misma forma, las dos facciones palestinas (Hamas y Fatah) se reconciliaron después de un par de años, anunciando una nueva unidad Palestina.

Todo esto resulta terriblemente inconveniente para Israel, pero el problema de fondo es que teniendo tanta presión sobre ellos, los israelíes apoyarán las duras posturas de su primer ministro Benjamin Netanyahu, dejando de lado cualquier intento de retomar las negociaciones de paz y abriendo la puerta para el posible recrudecimiento del ya largísimo conflicto.

¿Cómo queda Israel frente a todos estos inconvenientes? ¿Es posible alcanzar la paz en Medio Oriente? Cuénteme lo que piensa, comente.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

Anuncios