Posts Tagged 'Perú'

Percepción de corrupción en América Latina (2012-2015)

Percepción de Corrupción en América Latina (2012-2015): la semana pasada Transparencia Internacional dio a conocer su informe anual de Percepción de Corrupción en, un ranking internacional de la percepción de los habitantes de un país sobre las prácticas corruptas de su sociedad. El informe para el año 2015 trae algunos cambios interesantes y la consolidación de otras tendencias para América Latina. Lo primero es que la región continúa siendo una de las más corruptas del planeta, superada solo por África y en términos subregionales por algunos espacios en Asia. Segundo, que países como Uruguay, Chile y Costa Rica consolidan sus altos puntajes de transparencia, soportando todavía más la relación entre baja corrupción y alto desarrollo. Finalmente, el índice de este año muestra su sensibilidad a dos cambios contextuales: las elecciones de nuevos gobiernos y los escándalos mediáticos de corrupción. En el primer caso, los cambios de gobiernos en Paraguay, Panamá y Costa Rica impulsaron repuntes en la confianza de las personas en la transparencia de los recién llegados. En el segundo, los escándalos de corrupción en Brasil -con el caso de los sobornos de Petrobras- y en Guatemala el juicio político y penal al ex-presidente Otto Pérez Molina desataron reducciones importantes en la percepción de transparencia de esos países. En promedio, la muestra de esta gráfica tuvo una percepción de corrupción más alta (un puntaje menor) en 2015 que en 2012, una muestra de las dificultades persistentes de luchar contra la corrupción sistémica en la región. Fuente: Transparency International, 2016Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

corrupciónAmLat

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Anuncios

¿Por qué se firmó la exención de la visa Schengen a Colombia y Perú?

Schengen

Por Santiago Silva Jaramillo

Este año, posiblemente antes del mes de noviembre, los colombianos y peruanos podrán viajar a los países de la zona Schengen sin necesidad de visa. Par Colombia, significa la continuación de la sistemática ampliación de los países que no requieren visado para que los nacionales del país viajen por turismo o negocios. De hecho, la exención supone sobre todo una consecuencia del cambio percibido de los países de la región por parte de Europa, el interés de fortalecer relaciones comerciales y culturales y en general, una buena noticia para ambas partes. Los latinoamericanos participan cada vez más en el mercado del turismo global y Europa necesita hasta el último centavo que pueda conseguir en su tortuosa y aún sin terminar recuperación económica.

Aunque la negociación para la exención del visado llevaba años, la decisión llega en un momento coyuntural en el que varios países compiten por aumentar su influencia directa y lazos comerciales y políticos con América Latina. De hecho, algunos análisis plantean una “competencia de coqueteos” entre Estados Unidos, la Unión Europea y China por consolidar sus relaciones con la región.

La otra particularidad del contexto son los cambios en los flujos migratorios entre Europa y América Latina. Desde la crisis económica de 2009 las tendencias han cambiado sustancialmente, la combinación de desarrollo sostenido en la mayoría de los países latinoamericanos junto al estancamiento europeo ha llevado a que de hecho vengan más europeos a la región que los latinoamericanos que quieren migrar a Europa. En efecto, el temor migratorio ilegal europeo se encuentra concentrado en el Mediterráneo y los Balcanes.

La decisión también da cuenta de una mejoría en la percepción que de los países latinoamericanos -y sus nacionales- tienen las autoridades europeas; de peligros para la seguridad pública a pares económicos y culturales. Y esto supone un cambio difícil de subestimar. En parte por el resultado claro de la eliminación de requisitos para viajeros, pero sobre todo porque puede estar señalando cambios más profundos en la manera como América Latina -y países de la región como Colombia- supera viejos estigmas y se integra cada vez más a la comunidad internacional y Occidente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Tendencias en los cultivos de hoja de coca

Tendencias en los cultivos de hoja de coca: entre los años 2002 y 2012 el número total de hectáreas de hoja de coca en los tres principales países cultivadores (Bolivia, Colombia y Perú) se redujo de 170.300 hectáreas a 132.700. Esta reducción estuvo explicada, sobre todo, por las fuertes campañas de erradicación de cultivos -por fumigación o manual- en Colombia, que pasó de tener 102.000 hectáreas a 48.000 en ese mismo periodo. Sin embargo, aunque el número de hectáreas se ha reducido, el “efecto globo” común a los fenómenos ilícitos ha llevado a que los cultivos en Bolivia y Perú aumenten en estos años, compensando, hastas cierto punto, los avances alcanzados en Colombia. Este gráfico da cuenta de estas cuatro tendencias, total y particulares, del cultivo de hoja de coca. Fuente: UNODC, 2014.  Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

HojaDeCoca

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Personal militar activo por 100 mil habitantes en América Latina

Personal militar activo por 100 mil habitantes en América Latina: Colombia se ha convertido en los últimos años en el segundo país con mayor pie de fuerza de América Latina (después de Brasil), más importante aún es la importancia que ese personal militar tiene respecto a asuntos demográficos y sociales. Si asumieramos que la relación pie de fuerza/población total de un país nos da pistas sobre la importancia de las fuerzas militares en términos sociales, países como Colombia, Perú y Chile encabezarían la lista en 2010. Fuente: Banco Mundial, 2015; UN Demographic Prospects, 2015.  Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

PersonalMilTasa

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: La democracia en América

La democracia en América: América es, quizás solo después de Europa, el continente más democrático del planeta. La Democracia, tan discutida como concepto, tan utilizada como lugar común y tan manipulada para dar legitimidad a regímenes que no lo son, constituye sin duda unos de los sistemas políticos más populares, y sin embargo, frustrantes, del inventario político histórico. Estos dos gráficos intentan diagnosticar comparativamente la situación de la democracia en el continente americano, con datos de siete países. Fuente: Institute for Democracy and Electoral Assistance, 2014; The Economist, 2013; World Values Survey, 2014.

(De click en las imágenes para verlas en su tamaño original).

Actitudes y percepciones democráticas en América

Participación y democracia (América)

 ¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Una Alianza del Pacífico

Fuente. Proexport.com.co

Fuente: proexport.com.co

De las buenas perspectivas de la Alianza del Pacífico como proyecto común

El pasado 23 de mayo, los presidentes de México, Colombia, Perú y Chile anunciaron la firma de sendos acuerdos comerciales en el marco de la entrada en funcionamiento de la Alianza del Pacífico. La unión económica, que busca implementar una eliminación de aranceles para casi el 90% de los productos comerciados entre sus nacionales, se sustenta en aprovechar una realidad económica clara: sus costas sobre el océano Pacífico y sus perspectivas de intercambios con las dinámicas economías asiáticas.

Esta iniciativa ha sido recibida en su mayoría con optimismo por medios y analistas de los cuatro países; incluso venciendo algunas de las estereotipadas reticencias al libre comercio (por lo menos en principio). La apuesta por utilizar como plataforma a los intereses, las ventajas comparativas y competitivas y las circunstancias económicas compartidas es bastante acertada.

Aunque en algunos casos la iniciativa se ha empezado a ver como un contrapeso político a otras uniones como el ALBA; la verdad es que la Alianza del Pacífico está todavía en pañales respecto a una posición diferente que la integración económica. Por supuesto, esto no quiere decir que no puedan venir proyectos político asociados, ni siquiera que éstos no sean deseables, pero por ahora endilgarle un carácter político a la Alianza es apresurado.

La mayoría de las uniones han prosperado no por sus intenciones ideológicas, sino porque comparten intereses económicos claros. Por el eso el ALBA e incluso UNASUR se enfrentan a tantos retos; el éxito relativo del Mercosur, incluso de la Unión Europea, está dado por su naturaleza comercial y de integración económica, más que sus posteriores pretensiones políticas. Es más, a éstas se eles puede culpar de las actuales crisis que enfrentan.

Al final, vale la pena ser optimista respecto a los beneficios que la Alianza del Pacífico puede traer a sus miembros sin entrar todavía, y ojalá no en el futuro cercano, en el pantano de la política hemisférica.

A continuación pueden encontrar una serie de gráficos con estadísticas de los cuatro países miembros de la Alianza y en algunos casos, su comparación con Brasil. Dan luces sobre las fortalezas y los desafíos a los que se enfrentarán en el futuro cercano:

PIB Alpac

pib alpacc

pib alpacc2

pib per capita

población alp

población2

crecimiento

exporactiones

inversión

inversión2

vías ferreas

trámites

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

La alianza central

Sobre lo que Colombia le puede enseñar a los países centroamericanos en la lucha contra el narcotráfico.

El pasado 22 de junio, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, participó en la conferencia sobre seguridad centroamericana realizada en Guatemala. Los países centroamericanos se han estado enfrentando en los últimos años a un incremento en la actividad de las mafias de narcotraficantes en sus territorios. Sus líderes, que reciben la presión de sus ciudadanos por mejorar los esfuerzos de sus Estados en la lucha contra estas organizaciones, han iniciado varias iniciativas para mejorar sus capacidades para combatir al crimen organizado y la violencia asociadas al tráfico de drogas.

Santos, en su intervención durante la conferencia, defendió un enfoque integro en la guerra contra las drogas, donde toda la cadena del tráfico ilegal de estupefacientes sea atacado. Colombia, al fin de cuentas, tiene mucho que enseñar a sus vecinos, desde los peruanos (que se convirtieron en 2010 en los principales cultivadores de coca del mundo), hasta los centroamericanos y mexicanos (que viven en los lugares sin guerra más peligrosos del mundo), sobre la manera de enfrentar este increíble desafío. Una mayor cooperación, no solo en medios sino en know how, puede representar un fortalecimiento del esfuerzo conjunto por derrotar a los carteles de la droga y a la violencia e inestabilidad que estos producen.

Tanto en el marco de la conferencia centroamericana, como en sus relaciones bilaterales con Perú y México, Colombia, que cuenta con algunos buenos resultados que mostrar, puede enseñarles, entre otras cosas, algunas de estas lecciones:

  1. En la cooperación está la clave: la primera lección parece obvia y sin embargo, es la que menos se ha aplicado en la lucha global contra el narcotráfico. Los esfuerzos de países solitarios, incluso de un par de Estados, pueden verse frustrados con facilidad por la ineficacia o inoperancia de un tercer país que se encuentre en algún eslabón de la cadena. Mejor dicho, Colombia puede utilizar todos sus recursos en combatir a los grupos armados que protegen los sembrados de mata de coca, pero si los países vecinos son incapaces (o no quieren) atacar fenómenos como el tráfico de armas o la misma salida de la droga por sus fronteras, el esfuerzo no solo es frustrante, sino que puede resultar inútil.
  2. Inteligencia y contrainteligencia: el presidente Santos lo dijo, con toda razón, en Guatemala, la mayor fuerza (y el mayor peligro para los Estados) de las organizaciones narcotraficantes, es su capacidad para infiltrar y cooptar las instituciones del Estado. No es raro, además, que pretendan hacerlo, pues al fin de cuentas, esto les puede garantizar apoyo político, inmunidad judicial y policial e incluso algunos nuevos recursos (¡los públicos!) de los que echar mano. Este es un fenómeno que hemos visto con demasiada frecuencia en Colombia, desde Pablo Escobar en el Congreso, hasta los pactos de la “parapolítica”. Tanto recursos en inteligencia y contrainteligencia son importantes para combatir las infiltraciones, aunque también resulta fundamental:
  3. Un vigoroso sistema de justicia: los criminales se nutren de la debilidad institucional del lugar en donde delinquen. Son agentes del caos y la falta de presencia de un Estado fuerte, o incluso mínimamente funcional, facilita su capacidad de delinquir con impunidad. Esa esta, finalmente, la posibilidad de no pagar por los crímenes cometidos, el mayor incentivo para los narcotraficantes. Un sistema de justicia vigoroso es aquel que, en derecho, funciona eficientemente y además, es lo suficientemente fuerte para resistir la corrupción del dinero de los criminales y sus amenazas.   
  4. Competencia por territorio: finalmente, las bandas de narcotraficantes son, en esencia, mafias, organizaciones criminales estructuradas que buscan incrementar y proteger sus intereses económicos utilizando el dinero ganado en los negocios ilegales o la capacidad de ejercer violencia. Así, la guerra contra las mafias narcotraficantes se termina convirtiendo en una por el control que éstas ejercen en el territorio, donde, además, pretenden reemplazar muchas de las prerrogativas del Estado. Los narcos extorsionan (cobran impuestos), ajustan cuentas (ejercen justicia) e incluso financian obras públicas para mejorar su imagen entre la población. El Estado debe configurarse, a través de una presencia vigorosa y sostenible y de una promoción de la gobernabilidad y la utilización efectiva de los recursos públicos, en una opción viable y atractiva frente a la que representan el dinero y la justicia rápida de los carteles.

 

¿Qué otras lecciones puede enseñar Colombia a los países de Centroamérica? ¿Tiene alguna posibilidad de éxito la Guerra contra las Drogas? Cuénteme lo que piensa, comente.

Recuerden que por suscribirse al blog (en la columna de la derecha) recibirán en su correo electrónico el artículo inédito “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década”.

El menor de dos males.

De cómo Ollanta Humala no será un nuevo Lula, pero tampoco otro Chávez.

Refiriéndose a las recientes elecciones presidenciales de Perú, la mayoría de analistas, comentaristas y personalidades políticas (hasta el mismo Vargas Llosa), sostuvieron que la segunda vuelta, donde se enfrentaban Ollanta Humala y Keiko Fujimori, era el peor de los escenarios para el país y que los peruanos se enfrentaban a escoger entre el menor de dos males. Y era cierto. Por un lado, Humala cuenta con el silencioso apoyo del presidente venezolano, Hugo Chávez, que pretende, como siempre, aumentar su influencia en la región, y por el cual el señor Ollanta había declarado admiración hace unos años. Sin embargo, la alternativa no era la mejor. Keiko es la hija de presidente peruano Alberto Fujimori, condenado por corrupción y asesinato y vinculado con una larga lista de actividades criminales y personajes siniestros.

El primero era el candidato del desastroso Socialismo del Siglo XXI, el segundo, la heredera de un régimen corrupto y criminal. Y Perú en el medio. Porque la economía peruana, empujada por las inteligentes medidas de ex ministro de economía y también candidato Pedro Pablo Kuczynski (que entre otras cosas hubiera sido un excelente presidente), crece a un espectacular ritmo del 9% anual y se ve amenazada por la victoria del ahora presidente electo de Perú, Ollanta Humala.

La bolsa, por ejemplo, no lo recibió bien, cayendo más de 12 puntos (en la mayor desvalorización de su historia) al conocer la noticia de su victoria. Los inversionistas, sin ninguna duda, están nerviosos por la plataforma izquierdista de Humala y por las posibles reformas que su gobierno pueda iniciar y que puedan amenazar la estabilidad macroeconómica que supone el milagro económico peruano.

Aún así, el mismo Humala había estado moderando bastante su discurso en las últimas semanas de campaña (al igual que Fujimori), buscando atraer a los votantes del centro y tranquilizar a los de la derecha. En buena medida lo consiguió, aunque el apoyo de Alejandro Toledo e incluso de Vargas Llosa, ayudaron en la tarea de convencer a ese 15% de votantes que le dieron la victoria.

Parte de su nueva retórica incluía la comparación con Lula, en contraposición a Chávez. El ex presidente brasilero es el epitome de la moderación y de una combinación de políticas sociales con generación de confianza a los inversores.

Pero es poco probable que Humala sea, al fin de cuentas, como Lula o como Chávez.

No será como Lula porque, como la caída de la bolsa demostró, los inversionistas no se encuentran para nada cómodos con su presidencia y le costará mucho lograr ese clima de confianza que dominó los ocho años del anterior presidente brasilero. Así mismo, sus seguidores más férreos votaron por él durante la primera vuelta (con 34% de los votos) con una plataforma radical que no puede traicionar del todo, mientras que los que votaron de más en la segunda vuelta,  no lo hicieron tanto por él, sino contra Fujimori.

Pero tampoco será Chávez. Principalmente porque para ganar la presidencia, Humala tuvo que sortear una campaña muy polarizada y tiene, en efecto, casi el 50% de los votantes en su contra. De igual manera, la oposición que desde ahora se disponen a hacer los fujimoristas supondrá un obstáculo enorme para cualquier aventura socialista y la gobernabilidad de Humala se verá reducida significativamente.

Estará en el medio, en un lugar difícil de determinar, donde deberá equilibrar políticas sociales radicales con un ambiente amistoso para los inversionistas. También tendrá que sostenerse sobre su base socialista y sus reivindicaciones populistas y la oposición férrea de Keiko y los amigos de su padre. Deberá evitar ser un desastre y esto le impedirá ser un estadista.

Y Perú en el medio.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter