Posts Tagged 'política internacional'



Gráfico: Top 10 países por pie de fuerza

Top 10 países por pie de fuerza: el primero de los dos siguientes gráficos da cuenta de las tendencias en el pie de fuerza de los diez países con un mayor personal militar activo en 2014, desde 1985. El segundo presenta el número del pie de fuerza en 2012 y como porcentaje respecto al total del personal militar mundial (de unos 28 millones). Fuente: Banco Mundial, 2015.  Nota: de clic sobre la imagen para ver los detalles en su tamaño completo.

Top10PieFuerzaTop10PieFuerza2¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

El último día de la Primavera Árabe

File photo of an opposition supporter holding up a laptop showing images of celebrations in Cairo's Tahrir Square, after Egypt's President Hosni Mubarak resigned

Manifestantes en la Plaza Tahrir – El Cairo, Egipto: 2011

 

Por Santiago Silva Jaramillo

Lo bonito –y trágico- de la historia es que muy pocas veces es complaciente, y son raras las ocasiones en las que nos regala uno de los finales felices que esperamos, uno de los desenvolvimientos sencillos a los que la cómoda vida moderna nos ha acostumbrado. Así, tiende a ser más compleja, a dar varios tumbos antes de llegar a su destino o a desviarse por un camino completamente diferente.

A finales de 2011, cientos de miles de ciudadanos del Medio Oriente y el Norte de África se unían en una largamente esperada protesta contra sus líderes, sus excesos y su tiranía. La Primavera Árabe nos dio a millones de ciudadanos del mundo más la esperanza de que frente a la unidad de los hombres los autócratas podían caer y que todo lo que hacía falta era voluntad y persistencia –a veces sacrificio- para que una nación se sacudiera a un tirano de encima.

Iniciada en Túnez con la inmolación del ventero de frutas Mohamed Bouazizi, que se prendió fuego luego de que su puesto de comida, único medio de subsistencia, fuera decomisado arbitrariamente por funcionarios del régimen de Ben Alí, presidente tunecino. La indignación de sus ciudadanos lograría que en meses, el tirano tuviera que buscar refugio en Arabia Saudita, luego de 22 años en el poder.

El descontento, una mezcla de indignación por años de humillaciones y dominación y los efectos de economías estancadas y élites depredadoras, se expandió pronto a las vecinas Libia y Egipto, y a Siria y Bahréim; en otros países, algunas expresiones dieron pistas de un mayor contagio, como en Jordania, Omán y Turquía, pero fueron rápidamente sofocadas.

-“Ciudadanos víctimas, sus familias y militares desertores, liderados por jefes tribales o religiosos, se hacían a Kalashnikovs robadas y Toyotas Pick Ups con ametralladoras montadas para enfrentarse a las fuerzas de seguridad de sus países”-

Los cinco países en revoluciones siguieron, sin embargo, trayectorias muy diferentes.

 En Túnez, se inició un proceso de reformas democráticas y a finales de 2011 ya se habían celebrado elecciones para un nuevo parlamento. Mientras tanto, las protestas en Siria y Libia, luego de la represión de los regímenes de Bashar al-Assad y Moumar Gadafi, se convertían en guerras civiles: ciudadanos víctimas, sus familias y militares desertores, liderados por jefes tribales o religiosos, se hacían a Kalashnikovs robadas y Toyotas Pick Ups con ametralladoras montadas para enfrentarse a las fuerzas de seguridad de sus países.

En Libia, la posibilidad de la derrota de las fuerzas rebeldes y el peligro a una masacre en la ciudad de Bengazhi llevó a que el Consejo de Seguridad de la ONU adoptara la resolución 1973 estableciendo una “zona de exclusión aérea” sobre el territorio libio, permitiendo la intervención en favor de los rebeldes de Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y Qatar. El 23 de octubre, caía Sirte, último bastión de Gadafi, y el dictador era asesinado luego de caer prisionero. La transición ha sido difícil en este país del Norte de África, los intereses tribales, que habían sido mantenidos bajo control por Gadafi, han resurgido y en el espacio dejado por las luchas entre facciones, el fundamentalismo islámico ha echado raíz, con la presencia de organizaciones cercanas a Al-Qaeda y el Estado Islámico operando en territorio libio con relativa impunidad. El caos del final de la guerra civil no ha podido superarse.

-“El Estado Islámico es el hijo bastardo de la Primavera Árabe, al igual que la guerra tribal que desgarra a Libia y el renovado dominio del ejército en Egipto”-

Por otro lado, en Siria, el choque de intereses de las grandes potencias globales y el desgaste de guerra en Estados Unidos, impidió en un primer momento cualquier ayuda –más que informal o simbólica- a los rebeldes sirios que se enfrentaban al régimen de al-Assad. La diplomacia rusa, sobre todo, defendió a su aliado de la interferencia de Europa o Estados Unidos, mientras Irán enviaba tropas y armas al régimen. Pero la incapacidad de al-Assad para imponerse, y de los rebeldes a ganar terreno sobre el dictador, llevaron a que uno de los grupos peleando contra el gobierno, proveniente del norte de Irak, empezara a ocupar espacios y a principios de 2014 se declarara “independiente” de Al-Qaeda y proclamara su pretensión de fundar un “califato” en Medio Oriente. A la fecha, este grupo de combatientes islamistas, tribus sunnitas y desertores del ejército iraquí controlan buena parte del norte y el occidente de Irak, el oriente de Siria, y tienen presencia en Libia, Líbano y Jordania, comandando entre 20 y 30 mil hombres.

En Egipto, las célebres protestas en la plaza Tahrir llevaron que el presidente Hosni Mubarak, en el poder por 30 años, huyera de El Cairo y que el ejército –fundamental en el desenlace de las protestas y en la vida política del país- tomara el control del país y preparara las reformas para unas elecciones libres. El 24 de junio de 2012, Mohamed Morsi se convirtió en presidente egipcio. Su partido, Los Hermanos Musulmanes, habían utilizado su superior organización de bases para derrotar a los secularistas y liberales. El temor de los militares y la rama judicial egipcia a las reformas de corte islamista de Morsi llevaron a que, luego de una serie de protestas ciudadanas contra el gobierno, el ejército derrocara a Morsi en 2013. El 26 de marzo de 2014, la cabeza de las fuerzas armadas egipcias, Abdel Fattah el-Sisi, convertido en candidato, llegó a la presidente. El sistema de gobierno utilizado por Mubarak se restablecería poco a poco.

En Bahréim, las fuerzas del gobierno sunnita, apoyadas por tropas y dinero de Arabia Saudita, aplastaron a los manifestantes chiitas y restablecieron en pocos meses su control sobre la isla del Golfo Pérsico. El mundo se encogió de hombros.

Así, las esperanzas de 2011 se han reducido a dos guerras civiles, una masacre, un nuevo tirano, y un monstruo como pocos en la historia reciente, un híbrido entre insurgencia, fundamentalismo y terrorismo. El Estado Islámico es el hijo bastardo de la Primavera Árabe, al igual que la guerra tribal que desgarra a Libia y el renovado dominio del ejército en Egipto. Solo en el lugar donde nació, Túnez, prevalece alguna pizca del espíritu que motivó las revueltas y manifestaciones de hace cuatro años.

Esperemos que dure.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

5 preguntas: Las consecuencias políticas de la victoria de Syriza en Grecia (Daniel Montoya)

Syriza

El líder de Syriza, y próximo Primer Ministro griego, Alexis Tsipras.

 

Daniel Montoya*(@D_nielMontoya), negociador internacional de la Universidad EAFIT, responde a cinco preguntas sobre los escenarios político que se han desencadenado y podrían verse en Europa y Grecia luego de la victoria del partido político de izquierda, Syriza, en el país mediterraneo.

RealpolitikMundial (1):    El pasado 25 de enero el partido de extrema izquierda griego, Syriza, ganó las elecciones parlamentarias del país mediterráneo, con una plataforma política volcada a enfrentarse a la medidas de austeridad del gobierno, promovidas por Europa ¿cómo perciben los demás países de la Unión, sobre todo Alemania, esta nueva realidad política?

Daniel Montoya: Políticamente es preocupante que los miembros de la eurozona entren en conflicto directo con las autoridades supranacionales –la unión es el principio fundamental del proyecto europeo post-guerra mundial-. Económicamente el impacto que puede tener una eventual salida de Grecia de la UE no es mucho pero políticamente puede sentar precedentes y abrir el camino a otros países. La nueva realidad europea muestra países en busca de, primero, su propio bienestar y, segundo, el de la Unión Europea. Eso pone en riesgo los intereses de economías exportadoras como Alemania.

RealpolitikMundial (2):   Respecto a Alemania ¿qué margen de maniobra tiene el líder de facto de la Unión Europea para contener el cuestionamiento a su poder que supone la nueva situación política en Grecia?

Daniel Montoya: Personalmente, no me parece correcto individualizar la toma de decisión dentro de la UE y hablar solo de Alemania. La UE tiene varias herramientas para disuadir a Grecia de no honrar las condiciones del rescate financiero. La primera es que la población griega quiere permanecer dentro de la Unión Europea y esto será explotado en una eventual mesa de negociación por sus acreedores. Segundo, Syriza ganó con promesas de expansión fiscal, como subsidios y programas sociales, pero Grecia tiene acceso muy limitado a mercados financieros internacionales, siendo la eurozona el único dispuesto a prestar más dinero, por esto el nuevo régimen no podrá tomar decisiones unilaterales sin negociación previa y arriesgar perder su (casi) única fuente de dinero.

“Grecia enfrenta problemas estructurales que reducen el margen de maniobra de cualquiera que sea el presidente, sea de derecha o izquierda”.

-Daniel Montoya

RealpolitikMundial (3): La victoria de Syriza podría darle aliento a otros partidos con ideas similares de oposición a la austeridad y sobre todo, a lo que perciben como “imposiciones” de la Unión Europea en sus países ¿aumentará el atractivo político de las fuerzas anti-austeridad en países afectados por la crisis como España, Italia, Portugal o Irlanda?

Daniel Montoya: La tendencia política en Europa es el surgimiento/fortalecimiento de partidos nacionalistas, este triunfo de Syriza es un ejemplo claro. Dentro de los próximos años se espera que estos partidos ganen más espacio político y, posiblemente, lleven a una transformación del sistema actual europeo hacia un sistema más fragmentado.

RealpolitikMundial (4): La victoria de Syriza ha implicado, incluso, algunas uniones incómodas dentro del parlamento griego ¿será que la unidad le dura al nuevo primer ministro, teniendo en cuenta las difíciles decisiones y el contexto internacional adverso que le esperan?

Daniel Montoya: Es difícil pronosticar si esa unión va a durar pero se sabe que son endebles, mucho más sabiendo que las promesas de Syriza son difíciles de cumplir. Grecia enfrenta problemas estructurales que reducen el margen de maniobra de cualquiera que sea el presidente, sea de derecha o izquierda. Por más que Syriza quiera relajar las políticas de austeridad, los problemas de liquidez y acceso a mercados financieros limitan sus capacidades, así que es de esperar que el actual gobierno suba el tono contra la UE pero se restrinja de tomar decisiones unilaterales que minen su popularidad y pongan en riesgo las alianzas endebles.

RealpolitikMundial (5): Europa ha visto en los últimos años el ascenso de las fuerzas populistas (de izquierda y derecha) en varios de sus parlamentos ¿es esta es una tendencia que se mantendrá en el futuro y qué consecuencias podría tener para el proyecto de unidad europea?

Daniel Montoya: Como mencioné antes, el surgimiento/fortalecimiento del nacionalismo en Europa es una tendencia actual. Endurecimiento de leyes migratorias, demandas de mayor independencia económica y protección de la identidad cultural, son algunas de las propuestas de estos partidos que vemos en Hungría, Francia, Países Bajos o Balcanes, entre otros. El riesgo es que esto lleve a un colapso del proyecto de unión europeo y abra la puerta a nuevas guerras.

 * Daniel Montoya es Negociador Internacional de la universidad EAFIT, donde se desempeñó como coordinador del grupo de investigación en Estudios Internacionales y se enfocó en el estudio del impacto de las remesas en el sector de la construcción en Colombia. Durante su carrera profesional, Daniel ha trabajado y vivido en el exterior donde se destaca su trabajo en Proexport China y Stratfor. Sus áreas de conocimiento incluyen la inversión extranjera, inteligencia estratégica y geopolítica.

Sobre la radicalización y el terrorismo

radicalización2

Fuente: The Big Picture – Boston.com

 

Por Santiago Silva Jaramillo

Entre los años 1970 y 2013, de los 125.087 incidentes terroristas identificados por el Global Terrorism Database, 55.943 (es decir, el 45%) se han producido en el Sur de Asía (Afganistán, Pakistán, India) y el Medio Oriente y el Norte de África. Esta tendencia histórica se encuentra respaldada por la preocupación de los habitantes de estas regiones. En efecto, en los países de Medio Oriente, el 34% de los encuestados por Pew Global en 2014 señalaba a los conflictos étnicos y religiosos como la principal amenaza para sus sociedades, por encima de asuntos como la “desigualdad” o las “armas nucleares”.

El terrorismo se ha convertido en los últimos años en una presencia constante de muchas sociedades, pero muchos mitos parecen acompañar la visión que, sobre todo desde Occidente, se tienen sobre este fenómeno.

Lo primero es señalar que el terrorismo no necesita de apoyo popular extenso. En Nigeria, apenas 10% de la población tiene una percepción favorable de Boko Haram; el territorio de todo Medio Oriente y el Norte de África con una percepción favorable más alta de Al-Qaeda es Palestina, con el 25%; y solo el 8% de los pakistaníes tiene una percepción favorable de los talibanes, de acuerdo a cifras de encuestas de Pew Global.

Pero sí, de una soterrada tolerancia por parte de, al menos, una parte de la elite local. Al menos, para su supervivencia en el tiempo. Así, los militares de Pakistán y los de Nigeria han utilizado por años a los militantes de sendos grupos terroristas para conservar privilegios en sus países o buscar ayuda en el exterior.

En otros casos, su existencia se explica en la connivencia de élites locales –como los señores de la guerra afganos, o los políticos y narcos mexicanos- o por la desidia e incapacidad del Estado central de perseguir a los grupos violentos que compiten dentro de su territorio –como en Colombia, o países africanos como la República Centro Africana-.

Lo segundo, que el terrorismo es ante todo la herramienta de incidencia del radical sin recursos o en posición desventajosa respecto a su enemigo. Es popular entre grupos marginales porque los recursos que exige son pocos respecto al efecto que potencialmente puede tener respecto al objetivo de causar daño o miedo en la contraparte. Por eso no resulta sorpresivo que históricamente las armas más comunes en los ataques terroristas sean los explosivos (47,95% de los incidentes entre 1970 y 2013) y el objetivo más popular, los civiles (24,5% de los incidentes entre 1970 y 2013).

radicalización

Fuente: The Big Picture – Boston.com

De igual forma, la “teatralidad” de un ataque terrorista –tanto por el miedo que genera en el enemigo, como por la satisfacción que puede generar en los miembros actuales o futuros del grupo que lo perpetúa- lo hace todavía más atractivo para los grupos radicales, porque supone un arma que al tiempo golpea al contrincante, asegura al amigo y puede servir de plataforma de reclutamiento.

El problema es que no todo grupo marginal u organización no estatal que busque poder en el nivel local o nacional necesariamente utiliza el terrorismo –sobre todo de forma extensiva-. La utilización desigual del terrorismo como herramienta político-militar (particularmente alrededor de los objetivos y métodos utilizados) habla de diferentes motivaciones políticas.

Por supuesto, entre las diferencias, casi siempre se presenta una constante: la radicalización política de los miembros del grupo que, eventual o inicialmente, utilizan el terrorismo. Ahora, la radicalización es popular como herramienta de instrumentalización política porque recude los costos para los patrones o líderes políticos de “convencer” a sus seguidores o militantes de realizar actos hostiles –como el terrorismo-.

El radicalismo, curiosamente, no tiene preferencias. El extremismo no es –ni mucho menos- un fenómeno circunscrito a la religión o una ideología particular, y su naturaleza da cuenta sobre todo, de la radicalización instrumentalizada por la política.

Así, son los intereses particulares de un grupo marginado con aspiraciones políticas normalmente claras, los que llevan a que sus líderes instrumentalicen la posibilidad de radicalizar a sus miembros alrededor de ideas políticas o religiosas, reduciendo la dificultad –o creando la posibilidad- de utilizarlos en acciones terroristas.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Terrorismo internacional (cifras de 1970 a 2013).

Terrorismo internacional: de acuerdo a la base de datos del portal start.umd.edu, entre los años 1970 y 2013 se han realizado en el mundo 125.087 atentados terroristas. El 22,6% ha ocurrido en países del Sur de Asia (sobre todo Pakistán, Afganistán e India), el 47,95% han sido bombazos o explosiones, el 24,5% han tenido como su principal objetivo a civiles, y el 51% han utilizado explosivos o bombas como su principal arma. Los siguientes gráficos dan una idea de las principales características (el dónde, el cómo, y el qué) de 43 años de terrorismo internacional. Fuente: Start.imd.edu.

Terrorismo1

terrorismo2

terrorismo3

terrorismo4

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Los cinco personajes internacionales más perversos del 2015

El líder del grupo terrorista Estado Islámico, Abu Bakr al-Bagdadi. Fuente: elimpulso.com

El líder del grupo terrorista Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi. Fuente: elimpulso.com

Se asume perversidad como la disposición a conseguir objetivos individuales o grupales por encima de cualquier consideración por otros seres humanos. Esto, por supuesto, sazonado con una pisca (y a veces mucho más) de simple maldad. A continuación, los cinco personajes internacionales más perversos del 2015:

  1. Abu Bakr al-Baghdadi ¿Quién es? El líder del grupo fundamentalista Estado Islámico ¿Cuál es la naturaleza de su perversidad? Liderar uno de los grupos extremistas más violentos que ha visto la historia reciente, responsable de miles de muertes en su guerra contra los gobiernos de Irak y Siria y los grupos insurgentes sirios; la persecución de minorías étnicas y religiosas en los territorios conquistas, que luego de someter, esclavizan y reparten entre sus combatientes; y la ejecución sumaria de cientos de prisioneros enemigos, incluyendo a civiles y a varios occidentales (generalmente, periodistas o trabajadores sociales).
  2. Vladimir Putin ¿Quién es? Presidente de la Federación Rusa ¿Cuál es la naturaleza de su perversidad? Vladimir Putin no está acostumbrado a perder, por eso, cuando las protestas de los ciudadanos ucranianos expulsaron a su títere Víktor Yanukóvich en febrero de 2014, inició un plan B para mantener a Ucrania bajo su esfera de influencia que incluía la promoción de una insurgencia pro-rusa en las provincias orientales del país y la invasión “informal” y luego en toda regla, de la península de Crimea. El apoyo de Putin a los insurgentes ucranianos le echó combustible a una sangrienta guerra (el derribo del avión de Malasya Airlines fue a manos de los rebeldes con armas rusas) en varias ciudadanos y pueblos del país, y solo luego de mucha presión internacional –y la resignación internacional respecto a la anexión de Crimea- la violencia se ha reducido y el resto de Ucrania parece estarse introduciendo en un proceso de transición.
  3. Bashar al-Assad ¿Quién es? Presidente –disputado- de la República Siria ¿Cuál es la naturaleza de su perversidad? Luego de unos tres años de guerra civil, al-Assad continúa su ofensiva sin consideraciones contra los grupos insurgentes que buscan su derrocamiento, y aunque el Estado Islámico ha ocupado su lugar como la mayor perversidad en Medio Oriente, el presidente sirio no ha dejado de utilizar los bloqueos de suministros y alimentos a civiles y los bombardeos a zonas residenciales en su terrorífico repertorio para subyugar a sus ciudadanos rebeldes.
  4. La CIA ¿Quién es? La Agencia de Inteligencia de los Estados Unidos ¿Cuál es la naturaleza de su perversidad? No solo los individuos pueden ser perversos, en diciembre de 2014 se conoció un informe del Congreso de Estados Unidos que detallaba las prácticas de tortura –ilegales, extendidas e inútiles- que la CIA ha utilizado desde 2001 en la “Guerra contra el Terrorismo”. Las revelaciones incluyen la disposición de la misma CIA a intentar vender su programa de “técnicas de interrogación ampliadas” (eufemismo para torturar) como efectivo ante la opinión pública estadounidense, en contra de toda evidencia.
  5. Nicolás Maduro ¿Quién es? Presidente de la República Bolivariana de Venezuela ¿Cuál es la naturaleza de su perversidad? Heredero de Chávez, Maduro recibió un legado de crisis a punto de estallar –o en desarrollo- que tienen a Venezuela en una larga situación de estar “al borde de desfiladero”. Ahora, sobre los excesos y defectos administrativos, la polarización política y el conflicto social que dejó las presidencias de Hugo Chávez, Maduro se ha aproximado a los problemas venezolanos con una mezcla perversa de incompetencia y autoritarismo. En efecto, su principal estrategia ha sido la de aumentar la presión sobre las fuerzas políticas de oposición, encarcelando al líder de las marchas ciudadanos Leopoldo López -entre otros- e iniciando procesos judiciales que levantan muchas dudas contra otros políticos contrarios como la diputada María Corina Machado.
El presidente de siria, Bashar al-Assad y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro se reúnen en Damasco. Fuente: Globovision .com

El presidente de siria, Bashar al-Assad y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro se reúnen en Damasco. Fuente: Globovision .com

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Ganadores y perdedores de los bajos precios del petróleo

petroleo

Durante semanas, el precio del petróleo no ha hecho sino descender. Preocupados, las economías exportadoras de crudo –dependientes tanto por el flujo de capital que lleva a la economía como por la financiación que provee para sus presupuestos- han intentado reunir voluntades, informalmente, y también en el marco de la OPEP, para reducir la producción y al disminuir la oferta, aumentar el precio internacional.

(El precio del barril de petróleo brent pasó de 112 dólares el 31 de junio de 2014 a 70 dólares al 28 de noviembre de 2014).

Pero la OPEP, liderada por Arabia Saudita, decidió el pasado jueves 27 de noviembre mantener los niveles actuales de producción, contra las pretensiones de países como Venezuela o Nigeria. De hecho, el efecto de los bajos precios sobre las economías petroleras ha sido diverso. Mientras países como Venezuela, Nigeria, Irán y Rusia se encuentran en una incómoda o crítica situación por culpa de la disminución del precio, otros grandes productores como Arabia Saudita, Estados Unidos o Canadá no parecen tan preocupados.

Ante la crisis, la explicación del fenómeno –que tiene grandes consecuencias no solo económicas sino geopolíticas- han sido en general dos. La primera, que supone un esfuerzo de parte de Arabia Saudita y las potencias occidentales (particularmente, Estados Unidos) de golpear las economías y los presupuestos de dos enemigos particulares, Rusia e Irán. El primero, en el marco de las sanciones impuestas por Occidente por la invasión en Ucrania y el enfrentamiento en Europa Oriental. El segundo, para presionar a los iraníes en las negociaciones por su programa nuclear y apoyar también las sanciones impuestas a su país.

Por supuesto, los bajos precios se apoyan en la baja eficiencia de estos mismos países productores y otros que quedaron en la mitad del enfrentamiento.

Precios petrplleo

Fuente: Deutsche Welle, 2014

La segunda explicación se refiere a una lucha entre los productores de petróleo sauditas y las empresas estadounidenses, canadienses y británicas que extraen el petróleo de esquisto. En efecto, la técnica del petróleo de esquisto resulta bastante costoso e implica costos de producción altos y poco competitivos contra la explotación eficiente de un productor convencional. En este sentido, Arabia Saudita estaría manteniendo los precios por los suelos para golpear los reducidos márgenes de sus competidores en Occidente y su competencia por el mercado estadounidense y europeo. Esta estrategia puede golpear a varias compañías petroleras, pero no a todas las que utilizan el método de extracción, que a través de mejores modelos de gestión y aprovechamiento, no tienen márgenes tan altos.

Ambos casos son probables –es más, seguramente la realidad, siempre compleja, sea un poco de ambas cosas-, aunque también otros elementos podrían explicar la disminución del precio (o ser causalidades complementarias), como la diminución en la demanda de China y Japón.

Ahora bien, sea como sea el escenario, es bastante improbable –en casi todos los escenarios- que el precio aumente en el mediano plazo, aunque es claro que eventualmente, es decir, en uno o dos años, un precio tan bajo es insostenible incluso para los saudíes y estadounidenses. Mientras tanto, por supuesto, los países petroleros tendrán que hacer con lo poco que les está entrando y enfrentar los seguros problemas económicos y políticos que acompañarán su falta de presupuesto.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

5 razones por las cuáles el Estado Islámico será derrotado

Islamic State

Combatientes del Estado Islámico desfilan por las calles de una ciudad iraquí. Fuente: Aljazeera.com

Por Santiago Silva Jaramillo

Ante la sorpresa –y el horror- de la comunidad internacional, en los últimos meses la organización fundamentalista de origen sunnita, autodenominado “Estado Islámico” se ha hecho al control de grandes porciones del territorio del oriente de Siria y el norte y occidente de Irak. En el camino, humillaron al ejército iraquí con rápidas victorias, atacaron a las fuerzas rebeldes moderadas que luchan contra Bashar al-Assad en Siria y ha intentado exterminar a minorías étnicas y religiosas y enclaves de minorías locales como los kurdos o los yizadiz.

Las potencias vecinas, como Turquía o Arabia Saudita –con algo de reticencia-, y Occidente –con mucho más escepticismo- han lanzado una campaña de bombardeos y apoyo a poderes locales para enfrentar al Estado Islámico. En un principio, la intervención no logró los resultados esperados, pero el mantenimiento de la ofensiva y la ayuda de combatientes locales, han empezados a conseguir avances en las últimas semanas.

Algunos analistas siguen desconfiando de la posibilidad de “destruir” al EI, como lo prometió el presidente estadounidense Barack Obama al anunciar los bombardeos de la OTAN contra el grupo, pero existen cinco razones principalmente para entender que, coyuntural y estructuralmente, el Estado Islámico se encuentra condenado al fracaso.

1. Conquistar es fácil, gobernar por otro lado…: el fundamentalismo del Estado Islámico es uno de sus peores enemigos. En efecto, luego de conquistar pueblos, ciudades y provincias sirias e iraquíes, el Estado Islámico ha intentado establecer algunas mímicas de autoridad (la mayoría, simplemente reciclando instituciones locales o tribales existentes), pero al mismo tiempo, han impuesto las sanciones de su versión de la Ley Islámica, sobre un control social extremo, violento y arbitrario, con crucifixiones, decapitaciones, violaciones, y masacres. Ese tipo de dominación ya ha probado ser un importante incentivo para la resistencia de las poblaciones locales y el ascenso de grupos de oposición armada a la ocupación. En el caso del EI, es solo una cuestión de tiempo.

2. Hacer enemigos es más sencillo que hacer amigos: el Estado Islámico nació como un proyecto de construcción de nuevo Califato Islámico, y este objetivo “misional” ha determinado las acciones y la expansión del grupo, llevándolo, primero, a crecer demasiado rápido y dependiendo de poblaciones locales y tribus cuya lealtad es en el mejor de los casos dudosa, y segundo, ha implicado la creación de docenas de grupos y países enemigos en un cortísimo lapso de tiempo, mientras, por supuesto, la creación de amigos ha sido exigua.

Explosiones de bombas lanzadas por aviones de la OTAN en el norte de Siria. Fuente: Aljazeera.com

Explosiones de bombas lanzadas por aviones de la OTAN en el norte de Siria. Fuente: Aljazeera.com

3. La geopolítica puede ser bastante cruel con sus hijos: el Estado Islámico nació y se nutrió de la inestabilidad de la región –y el creciente extremismo de algunos grupos locales- en la primera década del 2000. Su expansión fue posible, sobre todo, por los problemas vividos por Bashar al-Assad en Siria y luego, por las decisiones políticas torpes del gobierno chiita de Bagdad, cuya persecución de la minoría sunnita del norte del país preparó el terreno para que el EI fuera recibido como liberador por las poblaciones excluidas. Pero nacer del caos implica vivir de él, y la caminante coyuntura regional puede crear reyes y destronarlos con igual rapidez.

4. Llamar la atención de Occidente es perder: durante meses, las potencias Occidentales, aunque declaraban su preocupación y apoyaban el ingreso al conflicto de las potencias regionales, se mantuvieron prudentemente distanciados de intervenir en la lucha contra el Estado Islámico. Pero la creciente inestabilidad y sobre todo, el asesinato de ciudadanos occidentales por el EI llevaron a que Estados Unidos y sus aliados europeos no tuvieran opción sino intervenir directamente y buscara construir un coalición regional contra el grupo fundamentalista. Este es, por supuesto, un enemigo que el Estado Islámico no puede permitirse y que ha invertido recursos económicos y políticos importantes en luchar contra la expansión del grupo en la región.

5. Financiarse con el saqueo es insostenible: el Estado Islámico, como otros grupos similares, utilizan el saqueo como principal fuente de financiación. El problema es que el robo de recursos y la captura de rentas no suelen crear riqueza y aunque en los primeros momentos de la conquista son una fuente importante para mantener el esfuerzo bélico, tienden a agotarse rápidamente o a crear dependencia de intermediarios poco confiables, como en el caso del contrabando de petróleo o artefactos históricos. Así, con el tiempo, las rentas que sustentan a los militantes, sus armas y provisiones, se irán reduciendo cada vez más, obligándolos a ampliar su control territorial y a estirar sus líneas de comunicación y de logística, hasta un punto, seguramente, insostenible.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

5 preguntas: La nueva estrategia de Obama contra el Estado Islámico (Daniel Montoya)

entrenamiento iraqui

Tropas iraquíes entrenan para enfrentar al Estado Islámico – Fuente: The Big Picture – Boston.com

Esta es la primera entrada de “5 preguntas”, entrevistas sobre política internacional. Daniel Montoya*(@D_nielMontoya), negociador internacional de la Universidad EAFIT, responde algunas cuestiones sobre la nueva estrategia del presidente estadounidense, Barack Obama, para combatir al Estado Islámico en Siria e Irak.

RealpolitikMundial (1): El presidente Obama presentó recientemente una nueva estrategia de su país en su lucha contra el Estado Islámico ¿cree que la nueva apuesta por contener la expansión del grupo con bombadeos, apoyo en armas a la oposición siria y construcción de coaliciones internacionales es suficiente?

Daniel Montoya: La estrategia puede ser suficiente para contener y debilitar, como en Yemen a AQAP y en Somalia a Al-Shabab, pero insuficiente para eliminar definitivamente del mapa al Estado Islámico (EI)

RealpolitikMundial (2): Ahora, con la nueva estrategia, que compromete directamente a Estados Unidos en la región ¿cómo reaccionará el mismo Estado Islámico en el territorio?

Daniel Montoya: Si la estrategia de EEUU resulta efectiva, EI podría cambiar de la guerra de posiciones a la guerra insurgente donde evite la confrontación directa; movilizarse en células pequeñas, emplear tácticas de ataque-repliegue y esconderse entre la población civil.

RealpolitikMundial (3): Algunas voces -incluso de las mismas fuerzas armadas de EEUU- han criticado la estrategia como tímida en sus recursos (sin tropas en el terreno), y ambiciosa en su discurso (la promesa de “destruir al EI”) ¿cree que estas críticas están justificadas?

Daniel Montoya: Tienen razón en que para borrar a EI del mapa se necesita comprometer más recursos – como tropas en el terreno, sin embargo es muy costoso política y económicamente, y por eso Obama se ha cuidado de optar por esta opción.

El objetivo principal de EEUU en la guerra contra EI es evitar la formación de una plataforma exportadora de terrorismo a EEUU, y en segunda instancia, conservar la balanza de poder regional; en orden de eficiencia primero están los ataques aéreos, apoyo militar y de inteligencia a tropas de la región, que la intervención directa.

cita

– Daniel Montoya

RealpolitikMundial (4): Otro asunto relevante para los países occidentales ha sido el flujo de “combatientes extranjeros” que pelean en las fuerzas del Estado Islámico ¿cómo se puede configurar esto como un peligro para su seguridad interna en el futuro?

Daniel Montoya: Definitivamente es una preocupación para los países occidentales el regreso de veteranos Yihadistas, sin embargo no se debe sobredimensionar. Un ataque terrorista requiere de una logística compleja que hoy funciona bien en Siria e Irak, pero que es difícil de replicar en Europa o EEUU. Eso incluye acceso a dinero, explosivos, transporte, entrenamiento y personal, entre otros.

En realidad el mayor peligro son los “lone-wolfs”: radicales que operan solos y hacen ataques de baja elaboración – por ejemplo el Tiroteo en el Museo Judío en Bélgica, el 24 de Mayo de 2014. En este caso lo más importante es la capacitación y trabajo con la Comunidad para la detección temprana de esas personas con comportamiento sospechoso.

RealpolitikMundial (5): La política local había sido un obstáculo para Obama -y otros líderes occidentales- de tomar decisiones en el caso del EI ¿cómo reaccionaron y se comportarán las fuerzas políticas y los ciudadanos de los países involucrados en la intervención?

Daniel Montoya: La política doméstica de EEUU, Turquía, Irán, Arabia Saudita y, en menor medida, Rusia, se verá afectada en el momento en el que los gobiernos tengan que comprometer recursos sustanciales, hasta el momento no lo han hecho. Solo si el asunto EI rompe el equilibrio de la región, los países mencionados estarán dispuestos a intervenir directamente y las fisuras internas se harán evidentes.

* Daniel Montoya es Negociador Internacional de la universidad EAFIT, donde se desempeñó como coordinador del grupo de investigación en Estudios Internacionales y se enfocó en el estudio del impacto de las remesas en el sector de la construcción en Colombia. Durante su carrera profesional, Daniel ha trabajado y vivido en el exterior donde se destaca su trabajo en Proexport China y Stratfor. Sus áreas de conocimiento incluyen la inversión extranjera, inteligencia estratégica y geopolítica.

5 consecuencias geopolíticas de la crisis en Ucrania

Barack Obama visita Europa, Londres Fuente: The Big Picture - Boston.com

Barack Obama visita Europa, Londres
Fuente: The Big Picture – Boston.com

Por Santiago Silva Jaramillo

A las anteriores entradas sobre la crisis en Ucrania (Un realista, un liberal y un socialista discuten la crisis en Ucrania; y Putin está ganando: tres consecuencias para el mundo), ahora presento estas cinco consecuencias geopolíticas de las agresiones rusas en Europa Oriental y la tímida respuesta de Occidente:

Llamada de atención a la Unión Europea y sus detractores: los enemigos comunes son siempre el mejor incentivo para fortalecer una alianza. Y en los últimos años, a la Unión Europea le faltaba precisamente eso, un enemigo común claro que no fuera las peleas internas y la crisis económica. Rusia ha llegado a llenar ese vacío en la confederación de estados europeos. Ahora, los líderes europeos utilizan a este nuevo-viejo contendor internacional como la excusa perfecta para destrabar procesos de integración estancados e incluso contener las tendencias de separación en algunos países como Reino Unido. Una idea clásica, pero no por eso menos poderosa.

Puerto de Sebastopol, Crimea Fuente: The Big Picture - Boston.com

Puerto de Sebastopol, Crimea
Fuente: The Big Picture – Boston.com

“¡Fascistas del mundo, uníos!”: curiosamente, el mayor apoyo de Putin a su agresión en Ucrania no ha venido del interior de Rusia, los más emocionados con la “nueva asertividad” rusa son los extremistas de derechas de los países europeos. Partidos y líderes políticos nacionalistas de extrema derecha de Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Hungría, entre otros, han reconocido el referendo de Crimea que la anexó a la Federación Rusa y apoyado públicamente las pretensiones de Putin en Europa Oriental. Putin resulta un modelo a seguir tentador para muchos extremistas europeos: nacionalista, xenófobo, autoritario y conservador. Su apoyo resulta extraño, pero posiblemente peligroso si siguen ganando escaños en los parlamentos de sus países igual que en los últimos años.

La sonrisa en la boca de China: Barack Obama había anunciado un “pivote a Asia” hace poco más de un año y aunque la semana pasada realizó un extenso viaje en la región como soporte de la estrategia de contención del ascenso chino, la realidad es que la crisis en Ucrania probablemente s se ha robado la atención de la opinión pública estadounidense, y los tomadores de decisión de Washington. El pivote tendrá que esperar a que el viejo enemigo resurgido en Europa Oriental pueda regresar a las buenas maneras de los años noventa o a que los europeos occidentales asuman un rol más activo en su oposición a las valentonadas de Putin.

Escuela de Cadetes, Rusia Fuente: The Big Picture - Boston.com

Escuela de Cadetes, Rusia
Fuente: The Big Picture – Boston.com

La impotencia del Occidente democrático: sanciones. Esa ha sido la principal respuesta de Estados Unidos y sus aliados de Europa Occidental a la agresión rusa. Eso y hablar duro. Pero ninguna de esas dos apuestas han detenido las acciones de Putin en contra de Ucrania, ni han ayudado al torpe e incapacitado gobierno ucraniano a responder efectivamente a la práctica invasión de varias de sus provincias en el este y la pérdida de Crimea. Occidente ha demostrado que no cuenta ni con la determinación, ni con las herramientas adecuadas para prevenir una agresión como la de Rusia en Ucrania. Esto lanza al ambiente global un peligroso mensaje: que las potencias locales pueden pretender hacer algo similar sin que Estados Unidos o Europa tengan la voluntad suficiente y los recursos para impedirlo.

La doctrina Putin: toda la crisis en Ucrania ha sido, por supuesto, el perfeccionamiento de la política internacional expansiva de Vladimir Putin. Rusia, en las manos de Putin, busca volver a las viejas glorias del imperio soviético, poniendo bajo su bota, por lo menos, a los países que considera vitales para mantener su influencia regional y proyectar su poder global. Es nostalgia de potencia perdida, pero real y con consecuencias tan claras como las que ahora viven los ucranianos. Dos ideas sustentan esta doctrina –que con seguridad marcará las acciones rusas en los próximos años-: (1) que el “vecindario ruso” es inviolable por otras potencias y que, llegado el caso de una amenaza de oposición a la voluntad rusa (2) la fuerza puede utilizarse con impunidad ante la inactividad de la comunidad internacional. Estas ideas fueron puestas en práctica por Putin primero en Georgia en 2007, ahora en Ucrania y Moldavia y probablemente podrían influenciar sus estrategias futuras en Europa del Este y Asia Central.

Protestas en Europa en 2012, Grecia Fuente: The Big Picture - Boston.com

Protestas en Europa en 2012, Grecia
Fuente: The Big Picture – Boston.com

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter