Posts Tagged 'terrorismo'

¿Por qué sigue creciendo el terrorismo internacional?

2008,Helmand Province, Afghanistan.

Provincia de Helmand, Afganistán (2008). Fuente: Time.com (Ver galería).

Por Santiago Silva Jaramillo

La semana pasada, ataques terroristas simultáneos -aunque no necesariamente coordinados- golpearon con tragedias a tres países. En Francia, una persona murió y diez quedaron heridas luego de un ataque de un grupo presuntamente yihadista en una fábrica de Lyon; mientras que en Kuwait, un terrorista suicida hizo explotar un chaleco-bomba en una mezquita; y en Túnez, un militante armado asesinó al menos a treinta turistas en las playas de la costa Mediterránea.

La pregunta que surge en este contexto es clara ¿está creciendo el terrorismo mundial? Y si ése es el caso ¿por qué?

La respuesta a la primera cuestión es sencilla y soportada por datos del Global Terrorism Data Base (ver gráfica) es claro que entre mediados de la década del 000′ y el 2013, los incidentes asociados a actos de terrorismo se han más que duplicado. De igual forma, de acuerdo a cifras del Departamento de Estado de Estados Unidos, en 2010 hubo un total de 13.186 muertes por ataques terroristas, mientras que en 2014 ese número aumentó a 32.727. De hecho, ese año se ha convertido en el momento más fatal del terrorismo desde que se recogen datos.

Historico de incidentes-terrorismo

Comportamiento histórico de incidentes relacionados al terrorismo (bombas, ataques armados, asesinatos, sabotaje). Fuente: Global Terrorism Data Base, 2015.

Ahora bien, la segunda pregunta permanece ¿cuál es la razón del incremento? Lo primero para acercarse a una respuesta podría ser intentar pensar un poco más sobre las motivaciones y razones del terrorismo. El terrorismo es ante todo un instrumento de guerra irregular o de resistencia violenta en situaciones de asimetrías de fuerza. Mejor dicho, es el arma de los que quieren tener un impacto en una población o poder enemigo y tienen pocos recursos o se oponen a una contra-parte que los supera sustantivamente; es ante todo una forma “eficiente” -terrible, pero positiva en términos de un cálculo costo-beneficio- de buscar un objetivo político por medios violentos.

Por supuesto, la naturaleza del terrorismo solo puede explicar el incremento en los incidentes y las víctimas si se relaciona con la coyuntura política. En efecto, la región del planeta más afectada por el terrorismo en la última década es el Sur de Asia (Afganistán, Pakistán), seguida por Medio Oriente y el Norte de África. Tres circunstancias parecen explicar la explosión del terrorismo en estas zonas: (1) la invasión de Afganistán e Irak por parte de Estados Unidos y varias potencias europeas; (2) la Primavera Árabe iniciada en 2011 en países como Libia, Siria, Egipto y Túnez; y (3) el enfrentamiento geopolítico entre las potencias sunnita y chiíta, Arabia Saudita e Irán.

La primera circunstancia le dio gasolina a grupos islamistas como el mismo al-Qaeda o los talibanes, generando una lucha desigual en la que la única manera de oponerse a las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en las montañas de Afganistán y las ciudades de Irak era el terrorismo. La segunda circunstancia creó enfrentamientos entre autócratas regionales y sus poblaciones, pero llevó a el ascenso de organizaciones islamistas, respuestas violentas de los mismos dictadores que se resistían a ceder el poder o en los casos de Siria y Libia, un caos de transición o guerra en donde florecen las fuerzas de organizaciones como el Estado Islámico. Y la tercera circunstancia ha servido de combustible -en dinero, armas y apoyo político- a expresiones políticas y religiosas violentas de cada frente por la lucha entre sauditas e iraníes por la hegemonía del Medio Oriente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Sobre la radicalización y el terrorismo

radicalización2

Fuente: The Big Picture – Boston.com

 

Por Santiago Silva Jaramillo

Entre los años 1970 y 2013, de los 125.087 incidentes terroristas identificados por el Global Terrorism Database, 55.943 (es decir, el 45%) se han producido en el Sur de Asía (Afganistán, Pakistán, India) y el Medio Oriente y el Norte de África. Esta tendencia histórica se encuentra respaldada por la preocupación de los habitantes de estas regiones. En efecto, en los países de Medio Oriente, el 34% de los encuestados por Pew Global en 2014 señalaba a los conflictos étnicos y religiosos como la principal amenaza para sus sociedades, por encima de asuntos como la “desigualdad” o las “armas nucleares”.

El terrorismo se ha convertido en los últimos años en una presencia constante de muchas sociedades, pero muchos mitos parecen acompañar la visión que, sobre todo desde Occidente, se tienen sobre este fenómeno.

Lo primero es señalar que el terrorismo no necesita de apoyo popular extenso. En Nigeria, apenas 10% de la población tiene una percepción favorable de Boko Haram; el territorio de todo Medio Oriente y el Norte de África con una percepción favorable más alta de Al-Qaeda es Palestina, con el 25%; y solo el 8% de los pakistaníes tiene una percepción favorable de los talibanes, de acuerdo a cifras de encuestas de Pew Global.

Pero sí, de una soterrada tolerancia por parte de, al menos, una parte de la elite local. Al menos, para su supervivencia en el tiempo. Así, los militares de Pakistán y los de Nigeria han utilizado por años a los militantes de sendos grupos terroristas para conservar privilegios en sus países o buscar ayuda en el exterior.

En otros casos, su existencia se explica en la connivencia de élites locales –como los señores de la guerra afganos, o los políticos y narcos mexicanos- o por la desidia e incapacidad del Estado central de perseguir a los grupos violentos que compiten dentro de su territorio –como en Colombia, o países africanos como la República Centro Africana-.

Lo segundo, que el terrorismo es ante todo la herramienta de incidencia del radical sin recursos o en posición desventajosa respecto a su enemigo. Es popular entre grupos marginales porque los recursos que exige son pocos respecto al efecto que potencialmente puede tener respecto al objetivo de causar daño o miedo en la contraparte. Por eso no resulta sorpresivo que históricamente las armas más comunes en los ataques terroristas sean los explosivos (47,95% de los incidentes entre 1970 y 2013) y el objetivo más popular, los civiles (24,5% de los incidentes entre 1970 y 2013).

radicalización

Fuente: The Big Picture – Boston.com

De igual forma, la “teatralidad” de un ataque terrorista –tanto por el miedo que genera en el enemigo, como por la satisfacción que puede generar en los miembros actuales o futuros del grupo que lo perpetúa- lo hace todavía más atractivo para los grupos radicales, porque supone un arma que al tiempo golpea al contrincante, asegura al amigo y puede servir de plataforma de reclutamiento.

El problema es que no todo grupo marginal u organización no estatal que busque poder en el nivel local o nacional necesariamente utiliza el terrorismo –sobre todo de forma extensiva-. La utilización desigual del terrorismo como herramienta político-militar (particularmente alrededor de los objetivos y métodos utilizados) habla de diferentes motivaciones políticas.

Por supuesto, entre las diferencias, casi siempre se presenta una constante: la radicalización política de los miembros del grupo que, eventual o inicialmente, utilizan el terrorismo. Ahora, la radicalización es popular como herramienta de instrumentalización política porque recude los costos para los patrones o líderes políticos de “convencer” a sus seguidores o militantes de realizar actos hostiles –como el terrorismo-.

El radicalismo, curiosamente, no tiene preferencias. El extremismo no es –ni mucho menos- un fenómeno circunscrito a la religión o una ideología particular, y su naturaleza da cuenta sobre todo, de la radicalización instrumentalizada por la política.

Así, son los intereses particulares de un grupo marginado con aspiraciones políticas normalmente claras, los que llevan a que sus líderes instrumentalicen la posibilidad de radicalizar a sus miembros alrededor de ideas políticas o religiosas, reduciendo la dificultad –o creando la posibilidad- de utilizarlos en acciones terroristas.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Terrorismo internacional (cifras de 1970 a 2013).

Terrorismo internacional: de acuerdo a la base de datos del portal start.umd.edu, entre los años 1970 y 2013 se han realizado en el mundo 125.087 atentados terroristas. El 22,6% ha ocurrido en países del Sur de Asia (sobre todo Pakistán, Afganistán e India), el 47,95% han sido bombazos o explosiones, el 24,5% han tenido como su principal objetivo a civiles, y el 51% han utilizado explosivos o bombas como su principal arma. Los siguientes gráficos dan una idea de las principales características (el dónde, el cómo, y el qué) de 43 años de terrorismo internacional. Fuente: Start.imd.edu.

Terrorismo1

terrorismo2

terrorismo3

terrorismo4

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

5 razones por las cuáles el Estado Islámico será derrotado

Islamic State

Combatientes del Estado Islámico desfilan por las calles de una ciudad iraquí. Fuente: Aljazeera.com

Por Santiago Silva Jaramillo

Ante la sorpresa –y el horror- de la comunidad internacional, en los últimos meses la organización fundamentalista de origen sunnita, autodenominado “Estado Islámico” se ha hecho al control de grandes porciones del territorio del oriente de Siria y el norte y occidente de Irak. En el camino, humillaron al ejército iraquí con rápidas victorias, atacaron a las fuerzas rebeldes moderadas que luchan contra Bashar al-Assad en Siria y ha intentado exterminar a minorías étnicas y religiosas y enclaves de minorías locales como los kurdos o los yizadiz.

Las potencias vecinas, como Turquía o Arabia Saudita –con algo de reticencia-, y Occidente –con mucho más escepticismo- han lanzado una campaña de bombardeos y apoyo a poderes locales para enfrentar al Estado Islámico. En un principio, la intervención no logró los resultados esperados, pero el mantenimiento de la ofensiva y la ayuda de combatientes locales, han empezados a conseguir avances en las últimas semanas.

Algunos analistas siguen desconfiando de la posibilidad de “destruir” al EI, como lo prometió el presidente estadounidense Barack Obama al anunciar los bombardeos de la OTAN contra el grupo, pero existen cinco razones principalmente para entender que, coyuntural y estructuralmente, el Estado Islámico se encuentra condenado al fracaso.

1. Conquistar es fácil, gobernar por otro lado…: el fundamentalismo del Estado Islámico es uno de sus peores enemigos. En efecto, luego de conquistar pueblos, ciudades y provincias sirias e iraquíes, el Estado Islámico ha intentado establecer algunas mímicas de autoridad (la mayoría, simplemente reciclando instituciones locales o tribales existentes), pero al mismo tiempo, han impuesto las sanciones de su versión de la Ley Islámica, sobre un control social extremo, violento y arbitrario, con crucifixiones, decapitaciones, violaciones, y masacres. Ese tipo de dominación ya ha probado ser un importante incentivo para la resistencia de las poblaciones locales y el ascenso de grupos de oposición armada a la ocupación. En el caso del EI, es solo una cuestión de tiempo.

2. Hacer enemigos es más sencillo que hacer amigos: el Estado Islámico nació como un proyecto de construcción de nuevo Califato Islámico, y este objetivo “misional” ha determinado las acciones y la expansión del grupo, llevándolo, primero, a crecer demasiado rápido y dependiendo de poblaciones locales y tribus cuya lealtad es en el mejor de los casos dudosa, y segundo, ha implicado la creación de docenas de grupos y países enemigos en un cortísimo lapso de tiempo, mientras, por supuesto, la creación de amigos ha sido exigua.

Explosiones de bombas lanzadas por aviones de la OTAN en el norte de Siria. Fuente: Aljazeera.com

Explosiones de bombas lanzadas por aviones de la OTAN en el norte de Siria. Fuente: Aljazeera.com

3. La geopolítica puede ser bastante cruel con sus hijos: el Estado Islámico nació y se nutrió de la inestabilidad de la región –y el creciente extremismo de algunos grupos locales- en la primera década del 2000. Su expansión fue posible, sobre todo, por los problemas vividos por Bashar al-Assad en Siria y luego, por las decisiones políticas torpes del gobierno chiita de Bagdad, cuya persecución de la minoría sunnita del norte del país preparó el terreno para que el EI fuera recibido como liberador por las poblaciones excluidas. Pero nacer del caos implica vivir de él, y la caminante coyuntura regional puede crear reyes y destronarlos con igual rapidez.

4. Llamar la atención de Occidente es perder: durante meses, las potencias Occidentales, aunque declaraban su preocupación y apoyaban el ingreso al conflicto de las potencias regionales, se mantuvieron prudentemente distanciados de intervenir en la lucha contra el Estado Islámico. Pero la creciente inestabilidad y sobre todo, el asesinato de ciudadanos occidentales por el EI llevaron a que Estados Unidos y sus aliados europeos no tuvieran opción sino intervenir directamente y buscara construir un coalición regional contra el grupo fundamentalista. Este es, por supuesto, un enemigo que el Estado Islámico no puede permitirse y que ha invertido recursos económicos y políticos importantes en luchar contra la expansión del grupo en la región.

5. Financiarse con el saqueo es insostenible: el Estado Islámico, como otros grupos similares, utilizan el saqueo como principal fuente de financiación. El problema es que el robo de recursos y la captura de rentas no suelen crear riqueza y aunque en los primeros momentos de la conquista son una fuente importante para mantener el esfuerzo bélico, tienden a agotarse rápidamente o a crear dependencia de intermediarios poco confiables, como en el caso del contrabando de petróleo o artefactos históricos. Así, con el tiempo, las rentas que sustentan a los militantes, sus armas y provisiones, se irán reduciendo cada vez más, obligándolos a ampliar su control territorial y a estirar sus líneas de comunicación y de logística, hasta un punto, seguramente, insostenible.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Gráfico: Ataques terroristas en Colombia (2004-2013)

Ataques terroristas en Colombia (2004-2013): en los últimos meses, se ha presentado un preocupante aumento de los ataques terroristas en Colombia, particularmente, impulsados por los atentados contra la infraestructura vial y energética por parte de las guerrillas de las Farc y el Eln en los departamentos de Putumayo, Arauca y Norte de Santander. Los dos gráficos que presenta esta entrada dan cuenta de la tendencia de ataques terroristas en el país entre 2004 y 2013, y actos en contra de la infraestructura nacional. En efecto, el señalado aumento de los últimos meses hace parte de una tendencia de crecimiento en los eventos de terrorismo y sabotaje desde 2011, probablemente asociado a unas guerrillas más activas que buscan presionar al gobierno con terrorismo en Colombia mientras negocian en La Habana, en el caso de las Farc, o realizan acercamientos para iniciar negociaciones en Quito, en el caso del Eln. Fuente: Ministerio de Defensa, 2014

Tend. Trr. Col

ataques y variación

¿Le gustó esta gráfica? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Contexto internacional: Actores armados irregulares: rebeldes, terroristas y bandidos.

Fuente: The Big Picture - Boston.com

Fuente: The Big Picture – Boston.com

4ta entrega de la serie “Contexto internacional”; ideas, lecturas y recursos básicos para entender la política mundial

1. Contexto histórico y aclaraciones:

Hasta hace muy poco (y todavía en la cabeza de algunos analistas de la “vieja escuela” realista) los únicos actores de importancia a nivel internacional eran los Estados. En efecto, la mayoría de los teóricos de la Relaciones Internacionales han subestimado el papel que los actores no-estatales juegan en los asuntos mundiales. No es extraño sin embargo, pues solo hasta hace unas pocas décadas (y durante unos quinientos años) los principales y casi únicos jugadores de los problemas y desafíos globales eran los Estados-nación modernos.

Pero las últimas décadas han presenciado el ascenso de los actores no-estatales en el escenario mundial, desde las organizaciones multilaterales y las empresas y corporaciones multinacionales, hasta las organizaciones sociales y sus redes. De igual manera, los actores irregulares (sobre todo de naturaleza armada) también han ganado un espacio importante en las decisiones que los Estados toman a nivel internacional.

Una muy buena manera de entender este fenómeno resulta de analizar la dinámica de los conflictos armados recientes. En efecto, las guerras a gran escala (sobre todo entre dos estados) se han vuelto mucho menos comunes, reemplazadas en gran parte por los enfrentamientos entre un Estado y un actor no-estatal. Según datos de la Universidad de Uppsala, el 65% de los conflictos armados entre 1989 y 2012 fueron “menores”, es decir, que produjeron menos de mil muertes en el año de enfrentamientos.

Por otro lado, las redes transnacionales y las nuevas herramientas tecnológicas de comunicación han supuesto el exponencial aumento del poder de viejas organizaciones criminales y el alcance de tradicionales grupos militares. El mundo se enfrenta actualmente a mafias que extienden sus redes a docenas de países, redes de mercenarios que tienen contactos en varios continentes y organizaciones terroristas o insurgentes que se comunican unas con otras como nunca antes.

Nos encontramos en un nuevo mundo, uno en donde abundan los rebeldes, terroristas y bandidos y como nunca antes, se han convertido en una amenaza real al orden y la paz internacional.

Más información: Datos de conflictos armados, Sobre las nuevas guerras, Invisible Armies Insurgency Tracker-CFR

Fuente: The Big Picture - Boston.com

Fuente: The Big Picture – Boston.com

2. Bestiario de actores irregulares:

Rebeldes: la insurgencia es el rechazo violento que un grupo social o político realiza contra una figura de autoridad, comúnmente un Estado, un gobierno o un gobernante. Sus formas de acción y alcance pueden variar, desde un motín, una protesta sistemática, hasta la conformación de una subversión organizada. Los rebeldes están determinados por una idea política, sus acciones se diferencian de la de otros actores no-estatales en la claridad de sus aspiraciones de cambio social, político o económico. La violencia, sin embargo, resulta su arma más eficaz para lograr sus objetivos.

Más información: Noticias de Grupos Rebeldes en El País

Terroristas: El terrorismo (esto es, el uso de la violencia y el miedo para coaccionar a una sociedad o gobierno) ha sido una variable de la política internacional desde hace por lo menos dos siglos. En efecto, hechos tan relevantes como la Primera Guerra Mundial o la invasión estadounidense de Afganistán e Irak tuvieron como hecho desencadenante un acto de terrorismo.

Aunque un grupo que recurre al terrorismo puede tener aspiraciones ideológicas, en esencia, el terrorismo como herramienta es neutral; es decir, la utilizan anarquistas y comunistas, islamistas y fundamentalistas cristianos; Estados y grupos insurgentes, policía, militares y narcotraficantes. Todos por igual.

Sus métodos y formas de ejecutarlo tampoco responder a reglas salvo a una: la generalización del miedo. Aparte de esto, pueden incluir bombas, asesinatos selectivos o indiscriminados, secuestros o desapariciones. En efecto, el terrorismo es un arma irregular de una confrontación violenta, busca maximizar los efectos de lo que puede ser una acción pequeña utilizando el miedo que dicha acción provoca en el grupo contrario.

Más información: Terrorismo en Somalia, Afganistán y Pakistán, Sobre el “Terrorismo solitario”

Bandidos: de acuerdo a cifras de One Earth Future, la piratería marítima le generó entre 7 y 12 billones de dólares en pérdidas a la economía mundial entre los años 2008 y 2011. En efecto, las costas de Somalia, Nigeria, India y Sri Lanka y cerca al estrecho de Malaca concentran la mayoría de los actos de piratería mundial. La piratería es un fenómeno tan viejo como el comercio de bienes entre comunidades humanas, se apega a un fenómeno de bandolerismo organizado, puede darse en tierra o mar y se lucra del robo de mercancías, medios de transporte o el cobro de dinero por la liberación de personas o carga. Aunque herederos de una tradición milenaria, los piratas actuales han sabido adaptarse a las nuevas tecnologías.

En efecto, los piratas somalíes secuestran cargueros en el Estrecho de Adén en lanchas con motores sorbe borda, armados con lanzagranadas y Ak-47, se comunican con las navieras europeas y asiáticas por medio de teléfonos satelitales y luego reciben los rescates por el sistema financiero internacional.

Por otro lado, la enorme economía ilegal mundial, que sobrevive en la sombra de los intentos de control por parte de las autoridades de los Estados, representa un caldo de cultivo bastante fértil para las dinámicas mafiosas. De hecho, los mercados de drogas, armas, personas y bienes en general ilegales generan réditos multimillonarios para los cientos de organizaciones que se dedican a producir y traficar con ellos. La sombre, los réditos y la persecución de los estados implica que estas organizaciones criminales utilizan también la violencia para proteger sus prerrogativas y ganar nuevas, mientras intentan influenciar y corromper los controles que sobre sus actividades intenta ejercer la legalidad.

Más información: Combating Maritine Piracy, Datos sobre economía criminal mundial

Fuente: The Big Picture - Boston.com

Fuente: The Big Picture – Boston.com

3. Respuesta internacional:

Entre incertidumbre y desconcierto: existe una desigualdad natural en los intentos de control sobre el accionar de estos actores a nivel internacional. En efecto, los principales responsables de su control son los Estados, pero ¿cómo atender amenazas irregulares desde recursos y marcos de acción regulares? El mismo Estado-nación que ha perdido algo de protagonismo a nivel internacional es el llamado a combatir estas nuevas y viejas (aunque fortalecidas) amenazas.

Las alternativas posibles han variado desde la “descarga” de la regulación de ciertos fenómenos, hasta la apuesta por grandes esfuerzos contra pequeños grupos (Guerra contra el terrorismo). Al final, una salida popular al debate podría estarse perfilando en la apuesta de muchos estados por intentar combatir los fenómenos irregulares de manera irregular. Estados Unidos, por ejemplo, ha optado en los últimos años por la inteligencia, los golpes de precisión y las operaciones especiales en su enfoque para combatir a las organizaciones terroristas e insurgentes.

Más información: Sobre las guerras no guerra, Sobre la intervención desvinculada, Sobre el “nuevo arte de la guerra”

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Las guerras de 2013

guerra siria

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Sobre los conflictos armados en desarrollo

Los últimos días han presenciado importantes cambios en las guerras que se pelean actualmente en el mundo, de igual manera, Vision of Humanity presentó su informe anual de paz; este parece un momento oportuno para evaluar los principales conflictos armados de 2013. Por un lado, Estados Unidos ha decidido empezar a enviar armas a los rebeldes sirios en el conflicto que los enfrenta al gobierno de Bashar al-Assad que ya suma unas noventa mil muertes y las fuerzas de paz de la ONU han recibido carta blanca para luchar por el gobierno en la guerra del Congo. En efecto, revisamos los conflictos que involucran la lucha entre dos o más actores (en los que por lo menos uno de ellos es el Estado) y que registraron más de mil muertes en un año.

  • Conflicto armado en Birmania. Año de inicio: 1948. Beligerantes: Gobierno birmano Vs. Rebeldes comunistas y provinciales (MNDAA, ALP-ALA, KIO.KIa, entre otros). Causas: diferencias étnicas, descontento político y separatismo. Muertes civiles y militares en 2012: 1.900. Muertes de todo el conflicto: 210.000. Financiación: tráfico de opio y apoyo extranjero. Puesto en el Global Peace Index: 140 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Conflicto armado en Colombia. Año de inicio: 1964. Beligerantes: Gobierno colombiano Vs. Grupos insurgentes y criminales (Farc, Eln, bacrim, entre otros). Causas: descontento político, abandono estatal y conflicto de tierras. Muertes civiles y militares en 2012: 1.500. Muertes de todo el conflicto: 150.000-200.000. Financiación: tráfico de estupefacientes y otras economías criminales. Puesto en el Global Peace Index: 147 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra en Afganistán. Año de inicio: 1978-2001. Beligerantes: Gobierno afgano y OTAN Vs. Insurgencia talibán. Causas: diferencias étnicas, conflicto civil, terrorismo y cambio de régimen. Muertes civiles y militares en 2012: 5.100. Muertes de todo el conflicto: 600.000-2.000.000. Financiación: tráfico de opio y apoyo extranjero. Puesto en el Global Peace Index: 162 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra civil en Somalia. Año de inicio: 1991-2009. Beligerantes: Gobierno afgano y apoyo internacional Vs. Insurgencia y grupos terroristas (Al-Shabbab, milicias locales, entre otros). Causas: falla estatal, conflicto civil, étnico y tribal, intervención extranjera. Muertes civiles y militares en 2012: 4.100. Muertes de todo el conflicto: 300.000-400.000. Financiación: pillaje, secuestro y piratería, apoyo internacional. Puesto en el Global Peace Index: 161 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra civil en Irak. Año de inicio: 2003. Beligerantes: Gobierno iraquí y apoyo internacional Vs. Insurgencia y grupos terroristas (Al-Qaeda, milicias locales, entre otros). Causas: falla estatal, conflicto civil, étnico y tribal, intervención extranjera. Muertes civiles y militares en 2012: 5.500. Muertes de todo el conflicto: 100.000-1.200.000. Financiación: apoyo internacional. Puesto en el Global Peace Index: 152 de 162. Fuentes de información: The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra en Pakistán. Año de inicio: 2004. Beligerantes: Gobierno pakistaní y apoyo internacional Vs. Grupos terroristas y milicias locales (Al-Qaeda, talibanes, entre otros). Causas: conflicto étnico y religioso e intervención extranjera. Muertes de civiles y militares en 2012: 9.200. Muertes de todo el conflicto: 38.800. Financiación: tráfico de opio y apoyo internacional. Puesto en el Global Peace Index: 157 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra contra el narcotráfico en México. Año de inicio: 2006. Beligerantes: Gobierno mexicano Vs. Organizaciones narcotraficantes. Causas: tráfico de estupefacientes. Muertes de civiles y militares en 2012: 25.400. Muertes de todo el conflicto: 60.420. Financiación: tráfico de estupefacientes y otras economías criminales. Puesto en el Global Peace Index: 133 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra tribal en Sudán. Año de inicio: 2009. Beligerantes: Sudán del Norte Vs. Sudán del Sur y organizaciones insurgentes. Causas: conflicto étnico, escases de recursos. Muertes de civiles y militares en 2012: 2.900. Muertes de todo el conflicto: 10.000-12.000. Financiación: apoyo internacional, pillaje. Puesto en el Global Peace Index: 158 de 162 y 143 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.
  • Guerra civil en Siria. Año de inicio: 2011. Beligerantes: Gobierno sirio Vs. Organizaciones insurgentes. Causas: conflicto étnico-religioso, conflicto civil. Muertes de civiles y militares en 2012: 72.200. Muerte de todo el conflicto: 93.000-120.000. Financiación: apoyo extranjero. Puesto en el Global Peace Index: 160 de 162. Fuentes de información: GlobalSecurity.org, The Economist, Vision of Humanity.

¿Es la guerra una inevitable compañera de la historia humana? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

El ascenso del terrorista solitario

terrosimo en Boston

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Sobre cómo el futuro del terrorismo está en sus perpetradores solitarios

Enceguecidos por los espectaculares atentados del 11 de septiembre y sus terribles seguidillas en Londres y Madrid poco después, la mayoría de las personas parecemos haber olvidado que la naturaleza del terrorismo está en sus expresiones más personales, en sus acciones solitarias de no un grupo o una célula terrorista, sino del extremista individual.

Pero el 2013 ha servido para recordarnos que el terrorismo no debe responder a un plan maestro o un desafío logístico para conseguir lo que busca: esparcir el miedo en una población justificado en una reivindicación política.

El primer ejemplo nos lo dieron los hermanos de ascendencia chechena Tsarnaev en el atentado del 15 de abril en Boston. En efecto, dos personas, sin ninguna entrenamiento que el conseguido en internet y sin ningún vinculo claro con una organización superior a su participación esporádica en foros radicales, Dzhojar y Tamerlán Tsarnaev adelantaron el atentado terrorista más grave en suelo estadounidense desde Osama Bin Laden y al-Qaeda en 2001.

El pasado miércoles 23 de mayo, en las calles de Londres, dos hombres atropellaron y luego apuñalaron mientras gritaban “Alá es grande” a un soldado británico que salía de unas barracas. Todo el episodio fue grabado por uno de los perpetradores, en palabras de sus protagonistas, buscaba pagar “ojo por ojo” los excesos de Occidente en el mundo islámico.

El ascenso del terrorismo solitario como en estos dos casos plantea muchos retos para los países que los han empezado a experimentar.

En primer lugar, la dificultad de prevenir estas acciones deja a las autoridades y a los ciudadanos en una frustrante situación de expectativa, en donde se espera cuándo será el próximo hecho y en qué circunstancias. En efecto, para los aparatos anti terrorismo occidentales, diseñados desde el 11 de septiembre para perseguir a células terroristas que intenta entrar al país para realizar una acción, perseguir a ciudadanos en su propio territorio, con pocas conexiones con el bajo mundo y ninguna experiencia o antecedentes.

En segundo lugar, y más preocupante en el largo plazo, es que el hecho de que estos ataques hayan venido de inmigrantes ciudadanos de estos países pone en relieve las dificultades de estas comunidades dentro de Europa y Estados Unidos y lleva a respuestas xenófobas de parte de las poblaciones locales. Así, poco después del asesinato del soldado en Londres, en el lugar del atentado chocaron grupos de extrema derecha con organizaciones anti racismo. De hecho, esta respuesta es bastante común en los países europeos: los fundamentalistas de ambos lados se alimentan mutuamente.

¿Qué otros retos implica para la democracia el ascenso del terrorista solitario? ¿Cómo se puede reconciliar el control con las libertades en estos escenarios? Cuénteme lo que piensa, comente.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Entendiendo la guerra en Malí

Image

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Algunas claves para comprender mejor la más reciente guerra africana

Desde el pasado 11 de enero, Francia provee apoyo militar a las tropas del gobierno de Malí en África occidental. Su enemigo esta conformado por una confederación de organizaciones islamistas y tribales, predominantemente del pueblo Tuareg y con lazos con al-Qaeda. Los rebeldes, que dominan el norte del país desde hace poco más de un año, avanzan en su ofensiva para tomarse el resto del territorio malines.

Los franceses, en un arrebato que combina a partes iguales nostalgia colonial e intervención humanitaria han lanzado una ofensiva reducida (con ataques aéreos y operaciones de comando) para detener el avance hacia el sur de las fuerzas rebeldes.

  • Varios países del occidente africano han expresado su disposición a enviar tropas en auxilio de gobierno de Mali y la expedición francesa. Esfuerzos similares han sido moderadamente exitosos recientemente en Somalia.
  • El detonante del conflicto fue la caída de Muammar Gadafi. El dictador libio había contratado como mercenarios a miembros del pueblo Tuareg del norte de Malí; los mismos que una vez derrocado y asesinado Gadafi volvieron a su país con armas libias que les ayudaron a tomarse el poder.
  • El presidente Hollande ha emprendido la acción armada de su país en gran medida porque teme que el ascenso de un “Estado islamista” en la región puede significar un peligro para la seguridad nacional francesa y sus nacionales en el mundo. En efecto, el portavoz del grupo rebelde ha amenazado a los ciudadanos franceses, llamándolos “objetivo militar”, luego de iniciarse las operaciones.
  • Esta semana, luego de los primeros choques de gravedad, el gobierno francés ha convocado al Concejo de Seguridad de la ONU para atender el asunto. Estados Unidos ya ha expresado su disposición a prestar ayuda a los franceses en la forma de inteligencia y reconocimiento.
  • Según la Organización de las Naciones Unidas, la lucha entre rebeldes y el gobierno con apoyo francés ya ha dejado cientos de muertos y desplazado a más de 30.000 civiles, aunque el acumulado desde marzo del año pasado podría alcanzar más de 200.000 afectadas. En efecto, la fuerte escalada de violencia y la debilidad del gobierno de Malí hacen pensar que de seguir este curso, el conflicto podría cobrarse muchísimas víctimas civiles.

¿Podrá la intervención internacional derrotar a las fuerzas rebeldes y terroristas en Malí? ¿Tiene justificación la acción francesa? ¿Qué consecuencias tendrá en un Occidente cada vez más prevenido de entablar guerras en el extranjero? Cuénteme lo que piensa, comente.

El mundo en 2011

Secciones y artículos más visitados en 2011 - Realpolitikmundial.com

Sobre los acontecimientos internacionales más importantes de este año

El mundo es un lugar interesante; constantemente en movimiento, en donde cada instante supone un nuevo escenario, un cambio pequeño o una revolución. Este año el planeta tuvo de todo un poco, dictadores caídos, nuevas democracias, nuevos dictadores, se iniciaron guerras, se acabaron otras. Sufrimiento,  miseria, gloria y esplendor. Intenté que este blog tuviera referencias a todos estos acontecimientos, algunos tan sonados en los medios como la “Primavera Árabe” o tan obscuros como los nuevos conflictos en el África Subsahariana. Mapas, opinión y análisis; un espacio para discutir lo que pasa en el mundo.

Así pues, y en consonancia con todos los “resúmenes del año” que inundan por estos días a los medios de comunicación, quiero presentarles los acontecimientos que, a mi juicio, fueron más importantes este año, con las referencias al respectivo artículo en este blog o en otra de mis publicaciones. Espero lo encuentren suficiente y lo disfruten.

  1. La “Primavera árabe”: un tema recurrente durante este año en el blog. Hablamos primero, con algo de escepticismo, sobre las perspectivas iniciales de las revueltas y su supuesta pretensión democrática. Luego, sobre el apoyo histórico de Occidente a los autócratas árabes que estaban siendo derrocados y algunas consideraciones sobre las circunstancias del descontento de los pueblos bajo éstos regímenes. También reflexionamos sobre las razones por las cuales, y subiéndonos a la ola de optimismo sobre las revueltas, personajes como Gadafi debían ser derrocados, discutiendo algunas de las cínicas consideraciones de algunas personas. El seguimiento a los acontecimientos en Medio Oriente continuó con artículos en donde hablábamos de Túnez, Egipto y Bahréin y Libia, Yemen y Siria. En medio de todo esto, y luego de que las dudas en Occidente sobre la naturaleza de los grupos de oposición que lideraban las revueltas se extendieran, una dosis apenas saludable de escepticismo. Mediante la atención se centró en lo que sucedía en Libia a mediados del año, hicimos algunas consideraciones sobre el futuro del país luego de las revueltas y de las razones por las cuales la intervención de la OTAN en Libia no se replicaba en Siria. Hablamos también del nuevo escenario geopolítico de Medio Oriente luego de las revueltas y de las consecuencias de la muerte de Gadafi en Octubre.
  2. La muerte de Osama Bin Laden: luego de una operación en Pakistán contra un complejo en medio de una villa de retiro de los oficiales del ejército de ese país, la muerte de Osama Bin Laden durante una acción de las fuerzas especiales estadounidenses sacudió al mundo. Consideramos las consecuencias inmediatas de la muerte del líder de al-Qaeda y evaluamos las pretensiones que durante toda esta década enfrentó al terrorista saudí contra Occidente.
  3. La crisis europea: el 2011 se conocerá como el año en que la primera economía de mundo (en su conjunto, por supuesto) tambaleó a causa de las debilidades de los sistemas políticos y económicos europeos, sacadas a la luz por la crisis mundial de 2008. En el blog revisamos algunas de las razones estructurales de esta crisis y algunas ideas sobre las dificultades que implicará superarla.
  4. La retirada estadounidense de Irak: Diciembre de 2011 fue el mes escogido por el presidente Barack Obama para ordenar la retirada de las tropas estadounidenses de Irak. Hablamos sobre algunas de las consecuencias de esta retirada y lo que implicó estratégicamente para Estados Unidos, su papel en el mundo y su influencia futura en Medio Oriente.

¿Qué otras noticias o acontecimientos marcaron el 2011? ¿Cuál de éstos tendrá más importancia en el 2012? Cuénteme lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 221 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter