Posts Tagged 'Turquía'

¿Se aproxima la tercera guerra mundial?

russia-1_3508898b

Fuente: telegraph.co.uk

Por Santiago Silva Jaramillo

Para empezar, no. No es probable que en el futuro cercano -y menos por el conflicto en Siria, como afirman algunos– se produzca una tercera guerra mundial.

En primer lugar, porque las apuestas y tensiones no son tan altas en este conflicto de Medio Oriente; es decir, que el riesgo de las afectaciones que una confrontación a gran escala produciría a los involucrados es mayor al de resolver los problemas por medio de la diplomacia. Por eso el derribo de un avión ruso por parte de Turquía ha creado muchos problemas, pero no produjo un escalamiento en la confrontación o más desorden que el incidente mismo. En efecto, Vladimir Putin y Percep Erdogan se pueden despreciar y considerar enemigos, pero esos sentimientos e intereses encontrados no alcanzan para generar una guerra entre ambos países.

En segundo lugar, la geografía supone un reto enorme e impone unas restricciones prácticas bastante complejas para todas las potencias involucradas. Es decir, que aunque Medio Oriente es fundamental para las potencias Occidentales, Rusia y obviamente las potencias regionales (Irán, Arabia Saudita y Turquía), el grado de dependencia sigue siendo bajo, y las condiciones de un despliegue completo en la región serían una pesadilla logística.

Finalmente, la oposición interna, las democracias y la inestabilidad de una guerra a gran escala disparada por un conflicto ajeno y lejano, convierten la alternativa de una confrontación armada entre las potencias por Siria en la fuente de inestabilidad interna que la mayoría de los líderes mundiales prefieren evitar. Esto no es una garantía, pero le resta puntos a la probabilidad de una tercera guerra mundial.

Así que calma, el apocalipsis todavía está lejos.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

¿Por qué la guerra contra el Estado Islámico sigue empeorando?

syrian_contact_17

Combatiente de las fuerzas leales a Bashar al-Assad en la ciudad de Deir ez-Zor. Fuente: Time (Ver la galería completa).

Por Santiago Silva Jaramillo

Luego de meses de mantenerse neutrales, los turcos han decidido intervenir en la guerra que en su frontera con Siria luchan las fuerzas del Estado Islámico, las tropas leales a Bashar al-Assad, las diferentes facciones rebeldes y los kurdos. Era casi inevitable que el caos en Siria e Irak terminara por arrastrar a los turcos –al igual que lo ha hecho con otros países vecinos como Jordania e Irán y amenaza hacerlo con Líbano, Arabia Saudita e Israel- al enfrentamiento del enemigo común representado por el EI.

La decisión del gobierno turco –que sus aliados occidentales venían esperando desde hace varios meses– llegó luego de que un atentado terrorista en una localidad al sur de Turquía fuera atribuido al Estado Islámico y su intención de golpear a sus enemigos kurdos y a los refugiados sirios que utilizan la frontera turca para refugiarse, aprovisionarse y atacar las posiciones del EI.

Los turcos, que habían evitado el enfrentamiento directo con el EI por razones geopolíticas –aunque prestaban ayuda y apoyo indirecto a fuerzas que combatían a los islamistas- han lanzado varias operaciones aéreas en el norte de Siria y operativos para capturar simpatizantes dentro de su territorio (unos doscientos en cuestión de días). Aunque el gobierno de primer ministro turco Recep Tayyip Erdogan ha descartado el despliegue de tropas al otro lado de la frontera, los bombardeos aéreos o de artillería a posiciones del EI tenderá aumentar.

La entrada directa de los turcos al conflicto sirio no solo afecta al Estado Islámico. Los kurdos, por otro lado, también se ven perjudicados por la decisión de Turquía. En efecto, las fuerzas kurdas que combaten al Estado Islámico en el norte de Siria están fuertemente relacionadas con el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (KPP por sus siglas en inglés), una guerrilla kurda que lucha por la independencia de la etnia en el oriente de Turquía. El gobierno turco, que en muchos sentidos había evitado luchar directamente con el Estado Islámico por no ayudar a los kurdos, ha lanzado operativos simultáneos contra ambas fuerzas para “equilibrar” sus intereses en la región.

De esta forma, el caos de la guerra en Siria aumenta el territorio de las hostilidades a buena parte del sur y oriente de Turquía, donde las fuerzas turcas enfrentarán al Estado Islámico en la frontera, mientras atacan a los militantes del KKP en un intento por evitar que ocupen los vacíos dejados por un eventual retroceso del EI.

20 year-old YPJ fighter Beritan Khabat from Derek, Syria. She joined the YPJ four years ago to protect her homeland and put an end to the suppression of women. "I fought with ISIS in Jezza and Serikani.  Women of YPJ are not scared of ISIS."  Newsha Tavakolian for TIME  Beritan believes that in her society women should be armed with guns and fight for their rights. She says that they have created a new idea for the men of the world. telling them that women too can be good fighters. "I fought with ISIS in Jezza and Serikani. And the first time I heard the sound of bullets next to my ears was in Talala town, while I was fighting with ISIS for the first time. The first time I thought about facing ISIS, my whole body was shivering and the whole thing seemed more like a joke to me. But when I thought deeply, I realized that I was going to fight with a radical group, and this empowered me so much that all my fears faded away. Women of YPJ are not scared of ISIS".

Una de las mujeres que combaten con las fuerzas kurdas cerca de la frontera turco-siria en la localidad de Kobani. Fuente: Time.com (Ver galería completa).

Por último, frente a este nuevo jugador en la guerra, el principal beneficiado es el presidente sirio, Bashar al-Assad, enemigo de los turcos, que verá como tres de sus contrincantes luchan entre sí mientras él puede concentra sus fuerzas e intenta recuperar algo del territorio perdido en cuatro años de guerra. Porque las hostilidades continuarán y solo dan señales de agravarse en el futuro, así en las últimas semanas la diplomacia mundial –en cabeza de la ONU– esté intentando sentar a las partes del conflicto sirio en una mesa de negociación.

Una solución negociada al conflicto parece improbable porque algunos de sus actores más importantes no tienen ninguna intención –al menos por el momento y visible- de ceder en sus posiciones sin exigir demasiado de sus contrapartes (como al-Assad y las mismas fuerzas rebeldes) y otros han ganado mucho en el caos de la guerra para querer que una negociación “prematura” les haga perder sus victorias (como el Estado Islámico o los kurdos).

En este punto, la comunidad internacional solo puede esperar que la guerra, que arrecia, no se siga saliendo por las costuras fronterizas y arrastrando a más partes al conflicto. Pero de esas esperanzas solo suelen quedar tragedias.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

La hora de la clase media

protestas brasil

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Sobre cómo el ascenso de la clase media mundial está cambiando la historia

Según el Banco Mundial, el PIB per cápita chino pasó de 949 dólares en el año 2000 a 5.445 dólares en 2011; de manera consecuente, en este mismo periodo el consumo de carne per cápita en China aumentó de 24.8 a 28.8 kilos y el de pescado pasó de 24.2 a 35.6, mientras el consumo de arroz se reducía de 82.8 a 77.7 y el de trigo de 72.5 a 61.6. De igual forma, la población urbana del gigante asiático (otro indicador de clase media) pasó del 19% en 1980 al 51% en 2011. La suscripción a telefonía celular por cada 100 habitantes pasó de 48 a 73 entre 2008 y 2011; los usuarios de internet por cada 100 personas pasaron de 22.6 a 38.4. La población viviendo con menos de 2 dólares diarios se redujo del 97.8% en 1981, al 27.2 en 2009.

De igual forma, la población urbana de Brasil pasó del 65% en 1980, al 85% en 2011. Su PIB per cápita de 1.931 dólares en 1980 a 12.164 en 2011. Mientras que las suscripciones a telefonía celular por cada 100 habitantes pasaron de 79 a 124 entre 2008 y 2011, y los usuarios de internet por cada 100 personas crecieron de 33.8 a 45 en el mismo periodo. La población viviendo con menos de 2 dólares diarios se redujo del 26.8% en 1981, al 10.8 en 2009.

Similar es el caso de Turquía, en donde la población urbana pasó del 44% en 1980 al 71% en 2011. El PIB per cápita se multiplicó por diez en los últimos 30 años, pasando de 1.560 dólares en 1980 a 10.124 dólares en 2011. Las suscripciones a telefonía celular por cada 100 habitantes pasaron de 42 a 89 entre 2004 y 2007, mientras los usuarios de internet por cada 100 personas pasaron de 34.4 a 42.1. La población viviendo con menos de 2 dólares diarios se redujo del 7.7% en 1987, al 4.7 en 2010.

Esta larga lista de datos busca mostrar algo: el ascenso de la nueva clase media mundial; un fenómeno social, político y económico que está cambiando la manera en que se comportan muchas sociedades alrededor del mundo y que bien puede ayudar a explicar desde la Primavera Árabe hasta las recientes protestas en Brasil y Turquía, y predecir la inevitable y posible inestabilidad política de los próximos años en China.

gráfico consumo y PIB China

La nueva clase media mundial tiene hábitos de consumo distintos, más exigentes, y de igual manera, pide mejores instituciones y reglas de juego sobre las cuáles organizar sus sociedades; es por eso que asuntos apartemente mínimos y aislados (desde la demolición de un parque en Estambul, hasta la realización de un Mundial de futbol en Brasil) se pueden ver como conexión de las necesidades cambiantes de la nueva clase media. Lo que podrían parecer excusas se han vuelto en detonantes que tienen a gobiernos enteros de países generalmente prósperos en verdaderas dificultades.

En efecto, como sostiene Moisés Naím en una reciente columna, Samuel Huntington señalaba a finales de los años 60 que la gran ironía de la prosperidad de los países en crecimiento es que crean con demasiada rapidez una clase media a la que no pueden atender efectivamente ni sus gobiernos o gobernantes.

La clase media es más difícil de satisfacer y más democrática que el resto de la sociedad. En efecto, sus intereses y necesidades son superiores que los de las clases bajas (que ocasiones pueden ser satisfechas con populismo y con esto suelen perdonar el autoritarismo), pero sin el poder y la influencia de las clases altas, a las medias solo les queda exigir una democracia y un sistema más equitativo y controlado que les permita velar por su posición.

Así pues, entre demostraciones, cánticos y gases lacrimógenos se gesta la más reciente revolución; el comienzo de la era de la clase media.

¿Realmente ha nacido una nueva clase media mundial? ¿Qué efectos tendrá para la política mundial? Cuéntenos lo que piensa, comente.

¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

 

 

Autoritarismo electoral

Turquía1

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Sobre las protestas en Turquía y Brasil y qué significan para la democracia

En las últimas semanas, turcos y brasileros han salido a las calles a expresar su rabia y frustración con sus gobiernos. En Turquía, todo empezó luego de que una protesta en contra de la voluntad del gobierno de entregar un permiso para construir un centro comercial en el histórico parque Taksim en Estambul, fue reprimida violentamente por la policía. La indignación por la respuesta gubernamental alimentó entonces una ola de descontento que ha mantenido al primer ministro Recep Tayyip Erdogan asediado por el descontento y las críticas. Todo el asunto ha levantado serias dudas sobre la salud de la democracia turca.

La historia empezó con algunas similitudes en Brasil, en donde el incremento inusitado del valor pasaje de bus. Pero como suele pasar, los manifestantes iniciales fueron acompañados pronto por otros descontentos y otras causas; la corrupción y las preguntas sobre la inversión para el Mundial de 2014 se añadieron al listado de agravios de los brasileros. Pero hasta ahí las similitudes con el caso turco, porque la mesurada respuesta del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff contrasta con la represión liderada por Erdogan.

En efecto, como sostiene The Economist, Erdogan se ha inscrito, luego de reprimir las protestas de sus ciudadanos por la demolición del parque Taksim, junto a la larga lista de autoritarios electorales. En esencia, un autoritario electoral es el líder de un país relativamente democrático que “asume que ganar elecciones es toda la legitimidad que necesita” y que no tiene reparos en utilizar la fuerza si su autoridad es contestada.

Mientras el primer ministro turco respondió con autoritarismo y violencia a las protestas de sus ciudadanos (logrando solamente envalentonarlos más), la presidente de Brasil, Dilma Rousseff utilizó una aproximación tangencialmente opuesta a la Erdogan. La presidenta brasilera ha tomado una posición democrática ante una expresión legítima –por incómoda que sea- de sus ciudadanos.

Turquía2

Fuente: The Big Picture – Boston.com

Así pues,  las protestas hacen parte de las expresiones ciudadanas de una democracia; y solo cuando degeneran en violencia –y esto suele ocurrir solo luego de que son reprimidas sistemáticamente por el gobierno- pierden su legitimidad inicial. Al final, las protestas son el resultado de demandas sociales que no son escuchadas por medio de los canales institucionales convencionales; suponen una expresión  de la democracia participativa ante las dificultades de control social que en ocasiones supone la democracia representativa.

Revisar algunos datos de la World Values Survey nos puede traer algunas luces sobre lo que pasa y cómo entienden su realidad política los ciudadanos de Brasil y Turquía. En efecto, al preguntarles por la que debe ser la prioridad de sus países, el 59% de los brasileros y el 64% de los turcos señalan que el crecimiento económico sostenido. Pero curiosamente, el 25% de los brasileros también apuntan a la posibilidad de que las personas sean escuchadas, frente al 11,2% de los turcos, y solo el 6,1% de los brasileros apuntan al “embellecimiento de las ciudades”, frente al 9,4% de los turcos.

Al final, las diferencias sobre cómo asumieron las protestas líderes turcos y brasileros hablan sobre la madurez y estabilidad de sus democracias y probablemente auguran futuros muy distintos para ambos movimientos ciudadanos.

¿Qué otras cosas sobre la democracia nos dicen las protestas en Brasil y Turquía? ¿Cuál será el futuro de los manifestantes? ¿Qué pasará con los presidentes Rousseff y Erdogan y sus decisiones respecto a las protestas? Cuénteme lo que piensa, comente.

 ¿Le gustó este artículo? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

Mapa: Los CIVETS en perspectiva

Los CIVETS en perspectiva: los CIVETS (Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía y Suráfrica) son las economías emergentes señaladas hace un par de años por la revista The Economist como destinos atractivos para las inversiones. Este mapa pretende mostrar algunos de los cambios de la última década en estos países y si en efecto, sus situaciones economicas pueden ser comparables. Fuente: sipri.org, data.worldbank.org, un.org, hdr.undp.org.

¿Le gustó este mapa? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

La nueva geopolítica del Medio Oriente (2 de 2)

Fuente: The big Picture - Boston.com

De cómo ha cambiado la región después de las revueltas árabes

Parece que las revueltas en el mundo árabe están llegando a su fin. Claro, en Siria todavía hay enfrentamientos entre el presidente Bashar al-Assad y los ciudadanos sirios que exigen su renuncia, en Egipto el conflicto entre la población civil y el ejército se acentúa, mientras persiste el escepticismo y la desconfianza sobre el papel que jugará la milicia en la futura intentona democrática del país y la guerra civil continúa en Yemen. Sin embargo, es poco probable que nuevas revueltas se extiendan a otros países y todo indica que las llamas de la revolución se extinguen después de más de ocho meses de desordenes, represiones y derrocamientos.

Ahora bien, el Medio Oriente parece haber cambiado en menos de un año mucho más que en la última década y, desde que EEUU invadiera Irak en 2003, la composición geopolítica de la región no vivía un traumatismo similar. La nueva realidad (con las claras incertidumbres que permanecen) sería algo más o menos así:

Arabia Saudita: el 2011 tampoco ha tratado bien a los saudíes y aunque hayan tenido algunas victorias, como en Bahréin sobre los iraníes y los manifestantes, su posición general se debilita. En primer lugar, los más afectados por el incremento de la influencia de los turcos, después de Egipto, son los saudíes, que ocupados en apagar incendios en casa han dejado espacios a los diplomáticos turcos en toda la región. De igual manera, los acontecimientos en Yemen han supuesto una espina en el costado del régimen saudí que será difícil de curar. El régimen de Saleh, presidente yemení, que aunque corrupto e incompetente, había mantenido unos niveles aceptables para lo saudíes de estabilidad en su país, ha caído y ahora la guerra civil en Yemen parece perfilarse como un problema muy difícil de atender.

Israel: la situación de los israelíes es la más difícil de determinar. En cierta forma, los cambios en la región suelen traer siempre problemas para Israel, sin embargo, la debilidad de Bashar al-Assad en Siria podría suponer una buena noticia, aunque solo, y paradójicamente, si el régimen no se cae, sino que se mantiene comprometido en controlar su posición. Así, al-Assad permanecería distraído con problemas domésticos, dándole un respiro a Israel. Si el régimen cae, por otro lado, un nuevo gobierno en Siria sería, con toda seguridad, igual de adverso a los israelíes que el anterior. Los problemas de Irán, de igual manera, siempre pueden considerarse como victorias para Israel, por eso las desventuras del régimen iraní en los últimos meses solo representan ganancias para los israelíes. Ahora bien, aunque según esto Israel podría considerarse bien librado en el nuevo escenario, todo lo anterior lo ensombrece la caída de Hosni Mubarak en Egipto. Mubarak era un aliado silencioso, pero poderoso de los israelíes; en el interior de su país los maldecía, mientras los apoyaba en el control de la movilidad de la franja de Gaza. Pero una vez derrocado, el nuevo régimen militar egipcio ha aflojado los controles en la frontera con Gaza y la relación entre Israel y Egipto se ha enfriado visiblemente. Finalmente, está Turquía. Los turcos también han ampliado la distancia con los israelíes y los episodios de las flotillas humanitarias que salieron de suelo y con apoyo turco, dirigidas a territorio palestino, ha dictaminado la enemistad que desde hace algunos meses se ha apoderado de la relación entre ambos países. Con la influencia turca en aumento, por supuesto, Turquía es un enemigo que puede hacerle mucho daño a Israel.

El Medio Oriente es una de las regiones políticamente más volubles del planeta y las revueltas se han convertido en un poderoso precedente para los cambios rápidos, aunque traumáticos, en los países de la región. El mundo, claro está, no se detiene por nada y las formas como nos organizamos y desorganizamos constantemente es tan dinámica, que toda predicción puede resultar necia. Medio Oriente se reacomoda, pero sus complejidades permanecen y con toda seguridad, no dejarán de impactar al resto del mundo en el futuro próximo.

¿Quién más gana y pierde en el nuevo Medio Oriente? ¿Qué otro cambio geopolítico importante puede identificarse en el nuevo escenario de la región? Cuénteme lo que piensa, comente.

Recuerden que por suscribirse al blog (en la columna de la derecha) recibirán en su correo electrónico el artículo inédito “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década”.

La nueva geopolítica del Medio Oriente (1 de 2)

Fuente: The Big Picture - Boston.com

De cómo ha cambiado la región después de las revueltas árabes

Parece que las revueltas en el mundo árabe están llegando a su fin. Claro, en Siria todavía hay enfrentamientos entre el presidente Bashar al-Assad y los ciudadanos sirios que exigen su renuncia, en Egipto el conflicto entre la población civil y el ejército se acentúa, mientras persiste el escepticismo y la desconfianza sobre el papel que jugará la milicia en la futura intentona democrática del país y la guerra civil continúa en Yemen. Sin embargo, es poco probable que nuevas revueltas se extiendan a otros países y todo indica que las llamas de la revolución se extinguen después de más de ocho meses de desordenes, represiones y derrocamientos.

Ahora bien, el Medio Oriente parece haber cambiado en menos de un año mucho más que en la última década y, desde que EEUU invadiera Irak en 2003, la composición geopolítica de la región no vivía un traumatismo similar. La nueva realidad (con las claras incertidumbres que permanecen) sería algo más o menos así:

Turquía: los turcos llevan varios años profundizando sus relaciones en Oriente Medio, tomando el lugar de mediación, de “parte no interesada”, en muchos de los conflictos de la región. De igual manera, han mantenido un inteligente equilibrio entre sus compromisos mundiales (especialmente con Europa) y sus nuevos compromisos regionales. Es el caso de la posición que Turquía ha tenido respecto a las mismas revueltas árabes, combinación prudente entre rechazar la represión sobre los manifestantes y no apoyar la intervención de los europeos y estadounidenses en el asunto. Turquía ha mantenido su aproximación de “doble cara” durante la crisis, en donde se sigue mostrando como a lo que aspira: el liderazgo natural en Medio Oriente.   Su apuesta, además, recibió un impulso inesperado con el incidente de la flotilla de Gaza y, sobre todo, con la caída de Mubarak y la incetidumbre e inestabilidad egipcia, hasta ahora uno de los países más respetados y poderosos de la región. Si los turcos pueden llegar a llenar el vacío de poder dejado por los egipcios, todo el esfuerzo reciente habrá valido la pena.

Irán: el régimen iraní no ha tenido un buen año. Por un lado, las sanciones internacionales empiezan a hacer mella en su economía y mantener el control sobre una población descontenta se vuelve cada vez más difícil. El sistema político del país también pasó por una profunda crisis a mediados del año cuando el gabinete del presidente Mahmud Ahmadineyad se enfrentó al ayatola Alí Jamenei y la dirigencia clerical. El conflicto por afianzar el poder de ambos sectores sobre el país aumentó las dudas sobre la estabilidad y fortaleza del sistema político teocrático de Irán y representó un duro golpe al prestigio internacional del gobierno de Ahmadineyad. Aparte de esto, Irán no ha salido muy bien librado de las revueltas de la llamada “primavera árabe”. En Bahréin, la pequeña isla en medio del golfo pérsico, Irán se midió frente a uno de sus archienemigos, Arabia Saudita, al apoyar a los manifestantes de la mayoría chiita que buscaba derrocar a la dirigencia sunita que controla el país. Los saudíes, aliados de los gobernantes de Bahréin, enviaron tropas en su ayuda y aplastaron la revuelta. La situación actual en Siria tampoco les favorece a los iraníes, aliados desde hace años del régimen de al-Assad. En el mejor (peor ¿?) de los casos, si el presidente sirio prevalece, su posición dentro del país será demasiado débil e Irán, pase lo que pase, habrá perdido un importante aliado en la región.

¿Quién más gana y pierde en el nuevo Medio Oriente? ¿Qué otro cambio geopolítico importante puede identificarse en el nuevo escenario de la región? Cuénteme lo que piensa, comente.

Recuerden que por suscribirse al blog (en la columna de la derecha) recibirán en su correo electrónico el artículo inédito “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década”.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 224 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter