Posts Tagged 'Venezuela'



El ajedrez del 14 de abril (Contribución)

Por Rosa Isabel García Álvarez (@ipolitologa)

Venezuela durante los últimos años ha atravesado por momentos difíciles en el tablero internacional, debido a los planteamientos del denominado socialismo del siglo XXI, esto ha traído como consecuencia una serie de pesos y contrapesos a nivel regional; los cuales han desembocado en tensiones entre países. Uno de los casos más conocido fue el de Colombia con Venezuela, que tuvo consecuencias en términos políticos y sociales.

Ahora con la muerte de Chávez y Maduro como presidente encargado hasta el 14 de Abril, donde se va a decidir el futuro de Venezuela, el tablero de lo que pueda suceder, está en manos de los candidatos y del pueblo venezolano. Por otro lado los organismos internacionales, harán seguimiento a este evento, con el fin de que se pueda garantizar las condiciones de seguridad para los votantes y para la democracia.

Entando un poco en el asunto en este escrito se pretende mostrar los posibles escenarios que se pueden desembocar en las elecciones y las estrategias que cada uno de los candidatos van a usar. Para nadie es un secreto que maduro se encuentra trabajando por mantener el legado de Hugo Chávez vivo y por esta razón la estrategia se va a enfocar en utilizar todo lo realizado dentro del gobierno de éste. También Maduro va a optar por hacer énfasis en que no sólo él debe mantener vivo el legado de Hugo Chávez sino que es deber de todos los venezolanos mantenerlo, pues la revolución es de todos.  

En este discurso se evidencia que la identificación de un líder político con las personas a las que gobierna, genera una serie de sentimientos encontrados, lo cual hace que los votantes trasciendan de una fase en la que ser simpatizante se trasciende a una fase de identificación; debido a que los escuchan y sienten que sus necesidades serán satisfechas. Sin embargo, para lograrlo es importante tener un líder carismático y esto no ha sido evidenciado dentro de lo que ha sucedido actualmente.

Por otro lado, se sabe que hay otros candidatos para que sean elegidos como el próximo presidente de Venezuela. No obstante, hay un candidato que se destaca, este candidato es Capriles se ha convertido en la personificación de la oposición, con la cual muchas personas se han identificado. Esta persona al recorrer distintos lugares del país donde se encuentra con personas de diversos niveles socioeconómicos, ha conseguido a través de su propio carisma conseguir que los electores simpaticen con su propuesta de campaña; así mismo, este candidato ha expresado de manera muy abierta los desacuerdos que ha tenido con el gobierno del oficialismo, por lo que para muchos es considerado como una persona valiente y que puede cambiar la situación actual del país.

Lo que se puede establecer de todo lo dicho anterioridad es que va a haber un movimiento interesante por parte de ambos candidatos y que estos días que faltan va a ser relevantes para definir el futuro del país, pues allí se va a hacer una medición de fuerzas no solo entre los candidatos sino al interior del oficialismo y al interior de los que personifican la oposición. Esta medición va a mostrar el tipo de tendencia que tiene el votante y a su vez va a mostrar la importancia de la figura del líder político y la fortaleza de un personalismo dentro de la arena política. Dicho de otro modo, el proceso electoral va a demostrar que tan eficiente será basar todo un sistema político en una sola persona antes que pensar en el régimen político.  

Anuncios

Informe Especial Venezuela después de Chávez – Valora Inversiones

Venezuela después de Chávez: perspectivas políticas en el corto plazo.

El pasado 05 de marzo murió el presidente venezolano Hugo Chávez. A continuación, algunas perspectivas sobre las consecuencias política a corto plazo para Venezuela, Colombia y la región.

Este es un informe especial elaborado para Valora Inversiones. Pueden leerlo gratís completo en:

Informe Especial Venezuela después de Chávez – Valora Inversiones

¿Qué viene para Venezuela?

Venezuela

Fuente: venciclopedia.com

El país petrolero se acerca más al abismo de una crisis política de largo plazo. Algunos escenarios y sus posibles repercusiones para la economía venezolana.

La ausencia del presidente Chávez debido a su grave estado de salud y las recientes intervenciones quirúrgicas a las que ha sido sometido en Cuba ha profundizado la crisis política que vive Venezuela. El jueves 10 de enero, fecha de la posesión del presidente en su nuevo periodo constitucional de seis años, Chávez se ausentó de la ceremonia, siendo reemplazado por una “toma de poder simbólica” realizada por el oficialismo. La oposición venezolana ha exigido que el gobierno informe sobre el estado de salud real del presidente y en cabeza del ex candidato a la presidencia y contendor de Chávez, Henrique Capriles, ha advertido al oficialismo sobre violaciones a la constitución.

Si el presidente venezolano muere o queda incapacitado permanentemente para ejercer, la opción constitucional sería que el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela asumiera el cargo y llamara a nuevas elecciones. Una nueva contienda presidencial implicaría que un debilitado chavismo, representado quizá por Nicolás Maduro, se enfrente a una fortalecida oposición que ya ha demostrado que cuenta con la capacidad de dar la pelea política. Al fin de cuentas, un “chavismo” sin Chávez se vería en serias dificultades para ganar las elecciones en el caso de enfrentarse a un candidato popular como el mismo Capriles.

Producción OIL Ven

Aun así, también existe la posibilidad de que, previendo las dificultades, el oficialismo pretenda mantener a Maduro, como vicepresidente, en el poder, sin llamar a nuevas elecciones. La oposición ya ha hecho advertencias sobre este escenario, señalando su clara inconstitucionalidad. Un conflicto de esta envergadura supondría inestabilidad para el sistema político venezolano y un aumento de la polarización, en el marco de la ilegalidad y falta de legitimidad del presidente.

De igual manera, implicaría un nuevo líder del “chavismo”, que en la figura de Maduro, carece del carisma de Chávez y probablemente tendría que enfrentarse a una popularidad mermada y a la presión de una oposición fortalecida. Por otro lado, la sucesión sigue siendo todo menos seguro, pues aunque el mismo Chávez haya designado a Maduro como su segundo, dentro del “chavismo” existen otros líderes (particularmente Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea y Adán Chávez, gobernador y hermano del presidente) que buscarían heredar el poder.

Incluso en la delicada situación de salud de Chávez cabe la posibilidad de una mejoría. Si el presidente venezolano regresa a su país y logra asumir su cargo, tendrá que cargar con las acusaciones de des legitimidad que con toda seguridad utilizará la oposición respecto a la manera cómo se ha manejado su enfermedad y su ausencia durante la ceremonia de posición ante la Asamblea.

Venezela-paz

Finalmente, la situación venezolana (bajo la presión de la enfermad de Chávez) ha empeorado. La polarización política sigue aumentando, mientras el oficialismo hace todo lo que puede por mantener el poder hegemónico que ha ejercido por catorce años y la oposición gana aire sobre el descontento de los venezolanos con años de desgobierno, corrupción y violencia. La inestabilidad política seguirá siendo, por lo menos en el medio plazo, una realidad para Venezuela.

Nota: este artículo hace parte del esfuerzo conjunto de análisis de hechos políticos que realizamos para Valora Inversiones.

Gráfico: Internet, telefonos y tráfico portuario en Latinoamérica

Internet, teléfonos y tráfico portuario en Latinoamérica: utilizando la genial herramienta de datos del Banco Mundial, he construido tres gráficos bastante básicos, pero útiles sobre algunos países suramericanos. En esencia, usuarios de internet por cada cien habitantes, suscripciones a telefonía celular por cada 100 habitantes y el tráfico de conteiner por puertos de Colombia, Venezuela, Brasil, Argentina, Chile y México. Fuente: Banco Mundial.

internet

Ceulares

Containers

¿Le gustó este mapa? Suscríbase gratis al blog y recibirá el texto “10/10: diez tendencias que cambiarán al mundo en la próxima década” y el mapa “Los BRIC’s en perspectiva”.

#MakledUSA

De porqué el narco venezolano Walid Makled debe ser extraditado a Estados Unidos y no a Venezuela. 

El próximo sábado 9 de abril, los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Hugo Chávez, sostendrán la tercera reunión en el marco de las renovadas buenas relaciones entre ambos países. Los “nuevos mejores amigos” se disponen a firmar una cantidad importante de acuerdos y convenios binacionales. Pero como en todas estas reuniones sin embargo, la firma de tratados es solo una excusa para asuntos de mayor importancia, en este caso, el futuro de las mismas buenas migas presidenciales y, por supuesto, los elementos funcionales de esta inesperada alianza.

La reunión de este fin de semana además, presentará el primer verdadero desafío a las relaciones entre los dos países desde que, a pocos días de llegar Santos al poder, se restablecieran los canales diplomáticos y comerciales.

Todo se debe al señor Walid Makled, un ciudadano venezolano capturado en Cúcuta el 18 de agosto de 2010, un día después de que fuera pedido en extradición por un juzgado de Nueva York. Inmediatamente, como alarmado por la posibilidad de que Makled fuera enviado a Estados Unidos, el gobierno venezolano emitió su propia petición de extradición contra el presunto narcotraficante.

La Sala Penal de la Corte Suprema colombiana, interrogada sobre el lío jurídico de los dos destinos para la extradición, dictaminó que era potestad del gobierno nacional decidir a qué país enviaría a Makled. Santos se apresuró a asegurarle a Chávez que lo enviaría a Venezuela, pero los inconvenientes no pararon ahí.

Ahora bien ¿por qué es tan importante Makled?

Desde que cayó en poder de las autoridades colombianas el narco venezolano ha dejado saber que cuenta con información sobre la participación a gran escala del gobierno venezolano en actividades de narcotráfico. Tanto Estados Unidos, como el gobierno de Chávez quieren tener acceso a esas pruebas, para utilizarlas o desmentirlas, según les convenga. Las negociaciones y presiones ya han empezado, Chávez, por ejemplo, canceló la visita de la semana pasada a Colombia por fallas mecánicas de su avión, una decisión que dejó a muchos sospechando que en realidad la ausencia era una amenaza velada. Estados Unidos, por otro lado, ha optado por la zanahoria y la versión de una posible reunión Obama-Santos esta semana (donde se podrían alcanzar compromisos respecto al TLC) ha estado creciendo desde hace unos días.

Y Colombia en el medio.

¿Qué debe hacer Santos entonces? ¿Honrar la promesa que le hizo a Chávez de entregarle a este incomodo criminal y proteger así las relaciones binacionales? o ¿Cumplir con la orden de extradición inicial y con la tradicional cooperación con Estados Unidos contra el narcotráfico?

Santos lo enviará a Venezuela, aunque no debería hacerlo. Lo hará porque teme más la reacción de Chávez que la de Estados Unidos. Sin embargo, que mantenga al presidente vecino contento no quiere decir que sea lo mejor para Colombia. Y no lo es porque tomar abiertamente el lado de los venezolanos en un enfrentamiento con nuestro principal aliado internacional es tan torpe como contraproducente para nuestros intereses. El Congreso estadounidense, con mayoría republicana desde el año pasado, no verá con buenos ojos que Santos haya escogido promover la impunidad de los oficiales venezolanos salpicados por las acusaciones de Makled, protegiendo al debilitado Chávez, que se acerca además a unas elecciones. Igualmente, la reacción de las autoridades estadounidenses puede erosionar la cooperación y confianza mutua, ¿por qué entonces, habrían de compartir información con los colombianos si éstos van a aprovecharla a favor de Chávez, esto es, del narcotráfico?

Santos se equivocará el 15 de abril (o antes), cuando anuncie el envío de Makled a Venezuela, pero las consecuencias de esta acción, estoy seguro, resonarán durante mucho tiempo y nada bueno traerán para Colombia.

¿Qué le conviene más a Colombia, extraditar a Makled a Venezuela o a Estados Unidos? ¿Cree que Makled dice la verdad? Cuénteme lo que piensa, comente.

Tiranía (2 de 3): la democracia como apariencia.

El año 2011 parece empezar bastante mal para la democracia en varios países del mundo: autoritarismo, coerción, recorte de libertades, corrupción y manipulación de los sistemas electorales. A continuación, tres entregas que revisan algunas perspectivas de estos fenómenos en el mundo. Primero intentando dar claridad a qué es un régimen democrático (El ideal democrático), luego identificando los métodos mediante los cuales se manipula y utiliza el prestigio democrático (La democracia como apariencia) y finalmente, revisando algunos eventos puntuales (De cómo el 2011 será menos democrático).

La democracia como apariencia:

Anteriormente veíamos qué condiciones necesitaba un régimen político para ser considerado una democracia (incluso parcialmente). Mejor dicho, decía que una democracia no puede ser solo unas elecciones de cuando en cuando, tiene que tener sustancia. Sin embargo, muchos gobiernos alrededor del mundo se hacen llamar democracias mientras se comportan autoritariamente ¿por qué entonces, no ser abiertamente dictatorial? Muy sencillo, decirse democrático procura legitimidad a un régimen interna y externamente.

Lo anterior es algo que los autoritarios de este mundo saben muy bien. No hace falta decir que si se le interrogara al respecto, ningún líder político diría que no es un demócrata. Decirlo, pretenderlo, les da un poco de la legitimidad democrática que puede resultar tan beneficiosa. Todo esto, sin embargo, mientras aprietan las tuercas sobre sus ciudadanos, censurando medios, corrompiendo elecciones, debilitando a la oposición o simplemente eternizándose en el poder.

Así pues, los líderes autoritarios pueden utilizar principalmente dos formas de manipular la legitimidad de la democracia para mantenerse en el poder. La primera es intervenir directamente en el sistema, aumentando su poder mientras atacan el de sus enemigos, siendo, en cierta forma, abiertamente anti democráticos, pero intentando por todos los medios que sus acciones no se manchen por tal apelativo. Es el caso, por ejemplo, de cuando hace unas semanas el presidente venezolano, Hugo Chávez (nuestro Nuevo mejor amigo), llamó a sus diputados en la Asamblea Nacional a “triturar” a la oposición, que en 2010 por fin ganó suficientes escaños para constituirse como un verdadero obstáculo al gobierno chavista.

La segunda manera en la que los autócratas contemporáneos manipulan los supuestos valores democráticos, es la de utilizar el sistema para que se ataque a si mismo. Mejor dicho, hacer que mediante los mecanismos democráticos se aprueben normas o poderes anti democráticos. Chávez, de nuevo, es un maestro en este tipo de cosas. Así, en el mes de diciembre de 2010, la Asamblea Nacional de Venezuela aprobó una veintena de leyes en tiempo record, aprovechando su mayoría absoluta antes de que la nueva asamblea se posesione. La más importante de las leyes aprobadas fue la ‘Ley habilitante’, que otorga poder de legislar por decreto al presidente venezolano por 18 meses. Curiosamente, esos 18 meses coinciden con la llegada de la nueva asamblea y con el tiempo que queda para las próximas elecciones presidenciales (a las que Chávez por supuesto se presentará).

¿De qué otra manera se puede manipular la democracia? ¿Qué formas existen para evitarlo? ¿Le parece que Venezuela recorre el camino hacia una dictadura? Cuénteme lo que piensa, comente.

Nuestro “nuevo mejor amigo”

Aclaro, yo entiendo el pragmatismo detrás del acercamiento del presidente Santos a Chávez, estoy consciente de que los altos intereses nacionales lo exigen y que el mejoramiento de las relaciones colombo-venezolanas es un imperativo. Más aún, no dudo de la necesidad de impedir que los nuevos acuerdos se pierdan; un conflicto entre ambos países es tan indeseable como perjudicial. Sin embargo, no me parece que la nueva retórica de “somos súper amigos” del presidente Santos frente al mandatario vecino sea conveniente, es más, me parece excesiva e innecesaria. La relación con el gobierno venezolano debe ser de confianza, cercana, pero no permisiva.

Me explico.

La semana pasada la SIP (Sociedad Iberoamericana de Periodistas) señaló al régimen chavista como la principal amenaza a la libertad de expresión en el continente. Los que no es ninguna sorpresa, pues el presidente venezolano ha utilizado todas las herramientas, desde la no renovación de las licencias, hasta la misma violencia, para acallar a las voces disidentes de los medios de comunicación de su país. Un gobierno que censura y persigue a sus periodistas, que supone que no hay posibilidad alguna de oposición, mejor dicho, un gobierno que no es democrático, no puede ser nuestro mejor amigo.

Tampoco es bueno porque hasta hace muy poco (y nada indica que esto haya terminado), Chávez era, en el mejor de los casos, permisivo con las FARC en su territorio. Estoy consciente que el acercamiento busca precisamente que esto termine, pero la forma en este caso importa y sin antes lograr un compromiso real respecto al rechazo a la guerrilla colombiana, no es conveniente hacer muchas y muy bullosas declaraciones de amistad.

Es más, me pego del pragmatismo por un momento. Hace algunos meses los comerciantes colombianos afirmaron que habían logrado (luego de la crisis de principios del año) reemplazar la mayoría de sus ventas a Venezuela. De la misma forma, la misma economía venezolana se encoge, desgastada por años de mal gobierno, expropiaciones y gasto irresponsable. Es poco probable entonces que el intercambio comercial entre Colombia y su vecino vuelva a alcanzar los niveles de 2007 o 2008.

Lo que quiero decir es que Chávez no es nuestro amigo, no puede serlo. Socio comercial, claro, depositario de nuestro respeto, por supuesto. Pero nunca aliado político. Las agendas internacionales pueden coincidir en algunos casos, la cooperación es necesaria y la relación tiene briznas de dependencia, pero no es nuestro amigo. Amigo Piñera, presidente de Chile, o la recién electa presidenta brasileña, Dilma Rousseff, pero no Chávez, nunca él.

Le cree a la nueva amistad de Hugo Chávez y Juan Manuel Santos? Cuánto cree que durará?. Cuénteme lo que piensa. Comente.

Insisto.

Lo dije antes y sin importar lo que haya pasado en la última semana, me mantengo: la única salida posible al conflicto entre Colombia y Venezuela es la reconstrucción de las relaciones por la vía diplomática.

Repacemos. Juan Manuel Santos, presidente electo colombiano, inició acercamientos con el gobierno venezolano luego de ganar las elecciones y Chávez parecía seguirle la corriente, la posibilidad de un gesto importante en el camino de la reconstrucción de las relaciones (como la visita del mandatario venezolano a la posesión del colombiano) se incrementaba. El presidente Uribe sin embargo, queriendo dejar claro que las malas relaciones con Venezuela eran culpa de Chávez, presentó una serie de pruebas que demostrarían la presencia de varios jefes guerrilleros colombianos en Venezuela con beneplácito del gobierno de ese país.

¿Cuáles son entonces las opciones de Colombia frente a esta nueva realidad? Básicamente, cinco:

  1. Llevar el caso a las organizaciones internacionales y esperar a que alguna clase de presión (que no llegará) se ejerza sobre el gobierno venezolano.
  2. Presentar a los medios de comunicación las pruebas y toda la información que testimonia la relación Venezuela-FARC-ELN y apostarle a la presión que estos pueden generar. Presión por otro lado insuficiente y que Chávez descartará como “propaganda” con toda seguridad.
  3. Intentar influenciar, utilizando entre otros recursos las famosas pruebas, en las elecciones venezolanas, apostando a un debilitamiento o derrota de Chávez y su proyecto político. Opción difícil, en todo caso, además de larga y desgastante.
  4. También se podría pensar en la opción militar. Específicamente en acciones aéreas de precisión, como el bombardeo al campamento de Raúl Reyes, o una de agentes encubiertos, como la captura de Rodrigo Granda. Esta posibilidad sin embargo, quebraría las relaciones irremediablemente e incluso nos podría acercar como nunca antes a un escenario de guerra.
  5. Finalmente, esta la opción que gana mi apoyo, que es ignorar este episodio y retomar, en el marco del nuevo gobierno, la reconstrucción de las relaciones. Pues es claro, sólo en el diálogo se puede lograr que Chávez deje de apoyar a las guerrillas colombianas y sólo mediante la diplomacia se puede lograr reconstruir las relaciones comerciales y diplomáticas. Dejar de “castigar” la relación Chávez-FARC-ELN supone un gran esfuerzo para la mayoría de los colombianos, pero a veces hay que tragarse un sapo de ese tamaño si se quieren obtener resultados importantes en el futuro.

¿Cree que la mejor opción es retomar las negociaciones y los gestos de amistad? ¿Cual otra opción cree que tiene Colombia? Cuénteme lo que piensa, comente.

Colombia y Venezuela.

6 razones por las que con Santos podrían mejorar las relaciones con Venezuela:

  1. Porque no es Santos, tanto como un nuevo gobierno, lo que importa. Incluso si, como el electo, es continuista, un nuevo presidente siempre ofrece la oportunidad al vecino de un inicio fresco. Lo mejor para Chávez hubiera sido un reinicio con Mockus, pero Santos, como todo parece indicar, también le sirve.
  2. Porque Chávez lo necesita. El desabastecimiento venezolano está llegando a dimensiones catastróficas y la economía no solo está en recesión, es una de las pocas que no se puede contar en los pronósticos de recuperación de las demás de la región. Colombia ofrece a Venezuela, por lo menos, energía y víveres a buen precio.
  3. Porque Santos también lo necesita. Muchos de los apoyos más importantes de Santos durante su campaña vinieron del sector empresarial, el gremio que más lobby ha hecho intentando recuperar la relación entre los dos países. Santos no va a decepcionarlos.
  4. Porque tiene que pasar. Nada de “países hermanos” o “historias compartidas”; no necesitamos nada de eso para comprender que la interdependencia económica de ambos países derivaría en el eventual restablecimiento de las plenas relaciones diplomáticas y comerciales. Esto tiene que pasar; un rompimiento indeterminado es insostenible.
  5. Porque a Chávez le sirve. Hay que aceptar que las relaciones se han mantenido rotas, sobretodo, por la intransigencia del líder venezolano, sin embargo, puede ser momento de que Chávez comprenda que el dialogo le puede dar más réditos que el conflicto y que trabajar de la mano con el gobierno colombiano puede serle más lucrativo que enfrentarlo. Solo en términos de ayuda energética, Colombia puede salvarle el gobierno al presidente venezolano, o al menos de una fea derrota en las elecciones de fin de año.
  6. Porque la frontera lo necesita. El caos que se ha apropiado de algunos tramos de la zona fronteriza no beneficia a nadie, y la única forma de evitar que empeore es el restablecimiento y fortalecimiento de las relaciones binacionales.

¿Cree que las relaciones si se restablecerán a corto plazo? ¿Serán estos elementos suficientes? Cuénteme lo que piensa.


Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 230 seguidores

¡Publique en RealpolitikMundial!

Si le gusta escribir sobre temas de actualidad política y política internacional participe enviando sus textos a santiagosilvaj@yahoo.com. 500 palabras, una foto y enlaces. ¡Haga parte del blog!

Síganme en Twitter

Anuncios